Escúchenos en línea

Mandatarios de treinta países asistirán a la investidura de Bachelet en Chile

None | 10 de Marzo de 2006 a las 00:00

Más de treinta presidentes y jefes de Gobierno, además de delegaciones de otros cien países y casi mil invitados comenzaron a llegar este viernes a Santiago para asistir el sábado a la toma de mando de la primera mujer presidenta de la historia de Chile, la médico socialista Michelle Bachelet, quien sucederá al saliente Ricardo Lagos, tras imponerse con un 53,4 por ciento de los votos en los comicios del pasado 15 de enero.

Para este jueves por la tarde llegaron a Santiago los representantes de Barbados, Bulgaria, Irán, China, Nueva Zelanda y Paraguay. Y, hasta el momento, la única ausencia es la del presidente de Ecuador, Alfredo Palacio, quien canceló su visita a Chile por "problemas internos" en su país.

Asimismo el viernes llegó el Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, acompañado por el secretario de Estado de Exteriores y para Ibero América, Bernardino León; de los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Argentina y Néstor Kirchner. Para este sábado, a pocas horas de la ceremonia que se realizará en la sede del Parlamento chileno, en la ciudad portuaria de Valparaíso, a 120 kilómetros de Santiago, se espera la llegada de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice; los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; Brasil, Luis Ignacio "Lula" da Silva; Sudáfrica, Thabo Mbeki, y Perú, Alejandro Toledo. A ellos se suman 17 embajadores concurrentes y 18 embajadores residentes en Chile acreditados para la ocasión, considerada histórica no sólo para Chile, sino para toda Latinoamérica.

Las delegaciones, que en su mayoría se quedarán menos de 48 horas en el país, tendrán una apretada agenda, ya que por una parte deberán realizar visitas protocolarias de despedida al presidente Ricardo Lagos, quien los recibirá en La Moneda y les ofrecerá una cena, y, por otra, deberán realizar similares actividades con la presidenta hasta ahora electa, Michelle Bachelet, una vez que asuma el poder, pasado el mediodía del sábado.

Fuertes medidas de seguridad

Las medidas de seguridad para el evento están siendo implementadas desde hace varias semanas tanto en Santiago como en Valparaíso. Numerosos y al mismo tiempo sigilosos equipos de seguridad e inteligencia de distintos países se han sumado a los más de 3.200 policías chilenos destinados a garantizar el orden y la seguridad durante este cambio de mando, cuyas celebraciones se extenderán hasta el domingo, cuando Michelle Bachelet presidirá, ya como gobernanta en ejercicio pleno, una gran fiesta ciudadana para celebrar su llegada a La Moneda.

Informaciones del Ministerio del Interior y de la policía militarizada chilena dan cuenta de un despliegue nunca antes visto, ni siquiera para la cumbre de mandatarios del Asia Pacífico (APEC) que se realizó en Chile en noviembre de 2004. Las autoridades policiales confirmaron también que el Gobierno de Chile autorizó al Servicio Secreto estadounidense a ingresar al país medio centenar de armas cortas y de varios helicópteros de artillería para proteger ala secretaria de Estado norteamericana, Condoleeza Rice.

Asimismo, desde hace varios días y este viernes con mayor intensidad, cientos de policías realizan a cada hora la revisión de todos los hoteles que albergarán a las delegaciones extranjeras y se ha establecido un férreo operativo de seguridad en las inmediaciones del Palacio de La Moneda, el Parlamento, la Catedral de Santiago, el Ministerio de Asuntos Exteriores y algunas embajadas, para prevenir cualquier intento de acciones terroristas.

En Valparaíso, en el recorrido que realizará el presidente Lagos para llegar al Parlamento, que será el mismo que usará Bachelet cuando salga de la sede del poder legislativo ya convertida en mandataria en ejercicio, sólo se permitirá la presencia de 3.500 personas, quienes, así como los edificios aledaños, serán severamente controlados por la policía.

Mención especial requiere el recibimiento al presidente de Bolivia, Evo Morales, que inició una histórica visita a Chile para asistir a la toma de posesión de la nueva presidenta. "Esta es una visita histórica para nosotros", dijo Morales a los periodistas en el aeropuerto internacional de Santiago.

El dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia agradeció a su colega chileno, Ricardo Lagos, haber asistido a su propia toma de posesión, el pasado febrero, y destacó que por primera vez una mujer llegue a la jefatura del Estado chileno.

Morales es el primer mandatario de Bolivia que asiste a una investidura presidencial en Chile y su presencia es vista con gran expectación, sobre todo por parte de la izquierda política.


Descarga la aplicación

en google play en google play