Escúchenos en línea

Venezuela recupera plena soberanía petrolera

None | 2 de Abril de 2006 a las 00:00

Caracas – Venezuela, el único miembro de la OPEP del continente americano, puso en vigor esta semana un nuevo esquema legal para la explotación de petróleo por parte de empresas extranjeras, que según el presidente Hugo Chávez constituye la recuperación de la soberanía venezolana sobre ese valioso recurso no renovable.

La Asamblea Nacional aprobó las denominadas empresas mixtas a las que el gobierno venezolano condujo a 16 compañías petroleras privadas, que venían operando en el país bajo la figura de convenios operativos. El Presidente Chávez y el ministro de Energía, Rafael Ramírez, aseguran que estos no eran más que "concesiones disfrazadas".

Una negociación realizada a lo largo de 2005 desembocó en la firma el viernes pasado de los memorandums de entendimiento para la migración a las empresas mixtas, en las que las petroleras privadas se asocian a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que poseerá el 60% de las acciones y se guarda la potestad de decidir qué zonas les entrega para su explotación.

El Ministerio de Energía decidió reducir en 60% las áreas de explotación que se le van a entregar a las empresas mixtas porque, según Ramírez, bajo la figura de los convenios operativos tenían asignados 40.000 km2 de áreas de producción que las "empresas estaban utilizando como engorde para sus negocios".

Las empresas mixtas surgieron en aplicación de una Ley de Hidrocarburos adoptada por el gobierno de Chávez en 2001, que ilegalizó los convenios operativos, los que según el gobierno permitían a esas empresas extraer 500.000 barriles diarios pagando 34% de impuesto a la renta y 1% de regalía, provocándole al país pérdidas anuales por 4.000 millones de dólares.

Ahora, con las empresas mixtas, el gobierno venezolano tiene el control y están sujetas a las leyes venezolanas. Deben pagar un impuesto sobre la renta del 50% y 30% por regalías, como lo establece la ley de hidrocarburos. De acuerdo con los convenios operativos, PDVSA debía pagar a las empresas privadas los costos de extracción.

Pero mientras a PDVSA la producción de un barril le costaba 4 dólares, a las empresas extranjeras les costaba 22 dólares, según Ramírez, y además de ello, el gobierno tenía que pagarles un incentivo para que produjeran más petróleo, y cualquier conflicto debía dirimirse en tribunales extranjeros. También las empresas mixtas se convierten en filiales de PDVSA, dijo.

Pero adicionalmente, agregó, en los nuevos contratos "queda claro que las reservas petroleras son patrimonio del país", pues según dijo, antes la petroleras extranjeras las hipotecaban o las colocaban como garantía de un préstamo.

Asimismo, los trabajadores, que de acuerdo con Ramírez en los convenios operativos eran contratados bajo la modalidad de prestadores de servicios, en las empresas mixtas pasan a ser personal de PDVSA con todas las garantías legales que les otorga la ley venezolana.

"Así restablecemos nuestra soberanía sobre nuestro principal recurso", afirmó en concordancia con Chávez, quien la noche del viernes pasado así lo manifestó en una ceremonia en el palacio de Miraflores (sede presidencial) al firmar con las petroleras los acuerdos de migración.

Según el gobernante, con los recursos adicionales que el país obtendrá bajo el nuevo esquema, "vamos a sembrar el petróleo para convertirlo en vida, felicidad y progreso para todo el pueblo, que al fin y al cabo es el dueño de la soberanía nacional y de esos recursos".

De acuerdo con estimativos de PDVSA, por el solo hecho del paso a los contratos mixtos, este año Venezuela verá incrementados en 2.000 millones de dólares sus ingresos por el petróleo.

Las petroleras francesa Total e italiana Eni no firmaron el memorandum para la migración. La mayor petrolera del mundo, la estadounidense Exxon Mobil, no estuvo de acuerdo y prefirió vender su participación en el convenio operativo que explotaba.

Entre los firmantes figuran las estadounidenses Chevron y Harvest, la anglo holandesa Shell, la británica BP, la española Repsol, la china CNP, la brasileña Petrobras y la japonesa Teikoku.

Las empresas extranjeras participan también en la explotación de las gigantescas reservas de crudo extrapesado de la Faja del Orinoco (sureste), produciendo 600.000 barriles diarios a través de asociaciones estratégicas con PDVSA, que debido a las grandes inversiones tecnológicas que requieren están sometidas a un estatuto legal más favorable.

Venezuela, cuyas reservas se estiman en 300.000 millones de barriles, tiene una cuota en la OPEP de 3,2 millones de barriles diarios, es el quinto exportador mundial y el cuarto proveedor de Estados Unidos, con 1,5 millones de barriles diarios.


Descarga la aplicación

en google play en google play