Escúchenos en línea

Sociedad civil triunfa sobre diputados hipócritas

None | 7 de Abril de 2006 a las 00:00

El hecho de ser éste un año electoral, le permitió a miles de mujeres, hombres y niños alcanzar lo que durante seis años buscaron: convencer a los diputados del peligro que significaba despenalizar los delitos sexuales, y lograron que se incrementaran las penas para quienes hacen de esos delitos su actividad preferida. Las organizaciones que trabajan con la niñez y la adolescencia, como CONAPINA, CODENI, la Red de las Mujeres contra la Violencia, la Fiscalía y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, celebraron este jueves la decisión de los partidos políticos de integrar por consenso todas sus propuestas en el capítulo dos del nuevo código penal, referidos a los delitos sexuales.

Con pancartas que leían "Abusador sexual, mi voz te detendrá" y "Exigimos penas fuertes para los abusadores", los más de mil manifestantes presionaron a los diputados para que no aprobaran la reducción de penas para ofensores sexuales en el nuevo Código Penal.

El coordinador de la bancada sandinista, Edwin Castro, aclaró que jamás pensaron en despenalizar los delitos sexuales, y que por contrario buscaron el consenso para que los violadores paguen con todo el peso de la ley sus delitos. El presidente de la comisión de Educación, el liberal Orlando Mayorga, dijo que espera la misma firmeza de los legisladores cuando toque discutir el capítulo que habla del aborto terapéutico.

Eda Ortega, de la secretaría ejecutiva del Consejo Nacional de Atención y Protección de la Niñez y la Adolescencia (CONAPINA), dijo que los diputados no sólo integraron los delitos sino también los agravantes, y consideró que la sociedad civil obtuvo esa victoria porque siempre permaneció unida.

Luisa Molina, de la Coordinadora de Organismos que trabajan por la niñez (CODENI), dijo que se trata de un momento histórico, y que significa el fin de la impunidad para los violadores de niños, niñas y adolescentes, ya que las penas fueron considerablemente incrementadas, en muchos casos de dos a diez años, y en otros, como en estupro, las penas alcanzan hasta los 15 años.

En la marcha donde participaron en su mayoría mujeres que cargaban a sus niños, exigieron a los diputados no reducir las penas a los que cometan delitos sexuales contra la niñez y los adolescentes.

"El abuso y la explotación sexual son delitos que ocasionan daños físicos, emocionales y sociales graves, dejando secuelas para toda la vida. Por lo tanto, se debe castigar conforme la gravedad del delito", dijeron en un manifiesto la Red de Mujeres Contra la Violencia y la Coordinadora de la Niñez y la Adolescencia, entre otras organizaciones.

El antiguo Código Penal impone sentencias de 15 a 20 años de prisión para el delito de violación a menores de 14 años, pero el nuevo código las reduce a entre 12 y 15 años.

El presidente de la Comisión de Justicia, el liberal Noel Pereira Majano, dijo que la pena máxima será de 14 años si el delito sexual se comete contra un menor, incapacitado o familiar.

Los manifestantes también criticaron que el nuevo Código contemple el beneficio de la mediación, que posibilitaría negociar la impunidad de los infractores. Aseguraron que, entre 2002 y 2003, el Instituto de Medicina Legal atendió 7,688 casos de adolescentes víctimas de violencia o abuso sexual.

Otro estudio divulgado por la Red revela que el 25% al 30% de las mujeres de diversas ciudades de Nicaragua ha sufrido abuso sexual en algún momento de su niñez o juventud.

Un reciente estudio de la Corte Suprema de Justicia estableció que del 94,65% de las víctimas de delitos sexuales, un 44% fueron niños y adolescentes de entre 12 y 18 años y un 29% tenía de dos a 12 años.

El nuevo Código Penal, cuyo proyecto constan de más de 500 artículos, está siendo aprobado en parte, y este jueves avanzaron hasta el artículo 181 inclusive.


Descarga la aplicación

en google play en google play