Escúchenos en línea

Alerta Verde, última advertencia de la naturaleza a Nicaragua

None | 14 de Abril de 2006 a las 00:00

Por Joaquín Zúñiga, Adital. Zúñiga es antropólogo Social. Miembro de la Junta Directiva de la Fundación Luciérnaga. Editor-realizador de Alba Films.

En Nicaragua el estado del medioambiente es lamentable, sobre todo si consideramos la riqueza en recursos y la belleza natural que tiene el país y que debería ser una garantía de bienestar para sus habitantes. Sin embargo, los recursos se han explotado de manera irracional y el beneficio de esa explotación ha sido muy poco compartido.

Es esa realidad la que motiva la producción de la serie Alerta Verde -producida por Alba Films y apoyada por la Embajada Real de Dinamarca- con la intención de dar a conocer el verdadero estado del medioambiente en Nicaragua.

Los temas elegidos de la serie no se escogieron al azar, se trataba de temas recurrentes en las denuncias sobre delitos ambientales interpuestas ante la procuraduría del medioambiente en Nicaragua. Asimismo, también pesó en su elección la cantidad de pruebas que respaldaban los casos. Y los casos o temas fueron:

  • La explotación irracional de la tortuga marina (titulado Las tortugas también lloran)

  • La contaminación por cemento causada por una industria cementera en un poblado capitalino (titulado Lo que el viento nos dejó)

  • La explotación ilegal de madera y leña (titulado Erase una vez un país verde)

  • La contaminación y el mal manejo de las lagunas (titulado El espejo roto)

En el caso de Las tortugas también lloran se mostró el drama de la explotación de la tortuga en el pacífico de Nicaragua (de sus huevos) para lo cual el equipo de producción paso varios días en las playas de anidación, registró los nacimientos, las extracciones ilegales de huevos y la problemática social que empuja a la población local a explotar irracionalmente el recurso como medio de supervivencia. El video muestra como esa problemática social también dificulta y obliga a replantear las hipótesis de los proyectos de comanejo entre la población y las ONGs ambientalistas que trabajan en la zona. Una situación aún más difícil se registra en el atlántico donde la población consume por tradición la carne de tortuga, abundan los mataderos clandestinos y la carne de tortuga es mucho más barata que la carne de res, convirtiéndose en una alternativa para la población de menos recursos.

En el caso de Lo que el viento nos dejó la dificultad estuvo en hilvanar situaciones que mostraran la realidad de la contaminación por cemento, encontrar los momentos clave en que se estaba dando la contaminación, los sitios de acopio de desechos sin ninguna norma de seguridad, las víctimas cuyo estado de enfermedad o malestar fuera atribuible (debido a una situación específica que sirviera de vínculo y evidencia) a las emisiones de cemento. También ayudaron mucho los documentos históricos de la empresa que atestiguan el largo período de contaminación.

Eso nos permitió mostrar que la contaminación responde también a una negligencia de las autoridades gubernamentales en cuanto a la regulación de los procedimientos industriales y en cuanto a la atención a las demandas que los pobladores hacían a la empresa por hacer irrespirable el aire y ocasionar enfermedad y muerte. Algo interesante fue que después de la entrevista al gerente de la empresa. Este afirmaba que se estaban regularizando todos los procedimientos para reducir la contaminación mediante la reducción de la emisión de cemento en las chimeneas y haciendo un buen uso de los desechos. Solo días después, y contrario a las declaraciones del gerente, supimos de un sitio al aire libre y en medio de fuertes vientos que conducían al pueblo donde la empresa iba a depositar cada dos horas enormes cantidades de desechos sólidos de cemento. Luego descubrimos que mucho del cemento que los filtros retenían por el día era soltado por las chimeneas por la noche. Corrimos a filmar y así ya teníamos suficiente para terminar el documental.

En Érase un país verde el problema de la tala ilegal se abordó en sus dos expresiones fundamentales. Por una parte se filmó la extracción de leña que hacen los campesinos sin tierra y que van a vender en carretas a Managua o a las ciudades cercanas como medio de supervivencia. Aquí estábamos ante todo ante un problema social de falta de opciones y oportunidades de empleo que acompañaba a una falta de conciencia sobre la importancia de los bosques. Por otra parte fuimos hasta la Costa Atlántica donde el problema aparentemente era sólo la presencia de colonos del pacífico que llegan con un modelo agrícola extensivo de tala y quema haciendo avanzar rápidamente la frontera agrícola. Sin embargo este problema muchas veces es impulsado por las mafias madereras que, como una más de las maneras de burlar la ley, fomentan la acción destructiva de los colonos pues una vez que los árboles están quemados y caídos ya no hace falta permiso legal para su explotación comercial. De esta forma los madereros pagan 100 córdobas (unos 6 dólares) a los colonos por cada árbol de caoba o cedro derribado y ellos luego venden en mil dólares cada metro cúbico de madera a Europa y EEUU. Al tratarse de una mafia las denuncias son más difíciles de prosperar pues incluso las personas que trabajan en la Procuraduría del Medioambiente han sufrido amenazas de muerte por andar escarbando delitos que alimentan enormes intereses. Sin embargo, en parte debido a la presión ocasionada por la difusión masiva de este video el caso se ha retomado en los juzgados y se ha llegado a iniciar procesos penales en los sospechosos, muchos de ellos diputados de la asamblea nacional de los dos partidos mayoritarios (PLC y FSLN)

El video El espejo roto muestra los daños y las amenazas más graves de contaminación y desequilibrio ecológico que sufren las principales lagunas de Nicaragua. La contaminación por aguas servidas y basura de la laguna de Masaya, el despale y la contaminación que ocasionan la sedimentación de la Laguna de Nejapa, la explotación turística y la introducción de especies comercializables invasoras que amenaza la bella laguna de apoyo así como el abandono y contaminación de la Laguna de Tiscapa, ubicada en el centro de Managua. En todos los casos estas lagunas de agua dulce han sido referentes del nacimiento y crecimiento de las sociedades hasta el punto de ser motivo de leyendas fundacionales de pueblos y comarcas, porque además de su belleza imponente albergan otras enormes riquezas. Son fuente de agua potable, sostienen los bosques que la circundan, posibilitan la pesca de los pobladores, permiten el turismo y la investigación naturalista. Pero todo eso se está terminando por la falta de una ley ambiental efectiva y firme. Asimismo, muestra los esfuerzos de algunas instituciones, alcaldías e investigadores por dar a conocer el problema u ofrecer respuestas.

Todos los casos mostrados en esta serie demuestran que son muchas las dificultades y muchos los retos. La causa de destrucción ambiental tiene tres signos: por una parte la pobreza que empuja a la población a sobrevivir de la explotación de los recursos, por otro lado el abuso de los grandes capitales inversores que eluden toda responsabilidad ambiental. Por último, el tercero -y quizá el factor decisivo- es la desidia e indolencia gubernamental que no regula, ni crea las leyes necesarias ni concede recursos (o no dispone de ellos) para la aplicación efectiva de la ley. Median entonces en la problemática ambiental una crisis social, política, institucional y de valores. Quizá el medioambiente sea el mejor reflejo de lo que está pasando con las sociedades humanas contemporáneas y de la nicaragüense en concreto.

La serie completa se produjo en un año (todo el 2004) y su difusión por todo el país que fue un éxito estuvo a cargo de la Fundación Luciérnaga. Se transmitió televisivamente en los programas de opinión y debate mas vistos del país, entre ellos Esta Semana, el mejor programa de análisis político y social de Nicaragua. Aparecieron artículos sobre la serie los principales diarios del país y se anuncio en diferentes radios. La serie se exhibió en las escuelas públicas, en las universidades, en los centros culturales, en los cines convencionales y los parques centrales de las ciudades y los pueblos, se proyectó también en las comunidades de la Costa Atlántica haciéndose videoforos con las poblaciones con la población en general y también con las comunidades implicadas en los problemas de la tala ilegal y la explotación ilegal de carne de tortuga. La serie produjo una serie de efectos indirectos muy interesantes dentro de los cuales los más evidentes fueron la mayor vigilancia del tema ambiental por parte de los medios de comunicación en el país y la reapertura de casos de denuncias y procesos penales contra los sospechosos de explotación y tráfico ilegal de madera, la mayoría diputados de la asamblea nacional de los dos partidos mayoritarios: PLC y FSLN.

Debido a su éxito de producción y difusión la serie será reeditada en este año. Las problemáticas a abordar serán:

Los Plaguicidas: Su uso no regulado, la inexistencia real de una lista de plaguicidas prohibidos (que están harto prohibidos en muchos otros países), las intoxicaciones, el círculo vicioso que termina en el recrudecimiento de la pobreza debido a la resistencia de las plagas y la destrucción de los suelos que provocan los plaguicidas, la dependencia y el desastre ecológico.

Los Manglares: Los manglares son fuente de vida para los 3/4 partes de las especies marinas comercializables y sostienen a los ecosistemas costeros. Además son un dique de contención natural contra huracanes y maremotos. Sin embargo, en Nicaragua los manglares están siendo destruidos por muchas causas dentro de las que sobresalen la acción de las camaroneras y el despale irracional. Esto tiene serias consecuencias tales como el desplazamiento de los pescadores artesanales que se convierten en obreros de las camaroneras y la desprotección total ante desastres naturales, así como la perdida de especias pesqueras y de la flora y fauna marina y costera.

Las Minas: los terribles daños ambientales y humanos causados por la explotación minera son conocidos en todo el mundo. Nicaragua no es la excepción, mas aún cuan do el gobierno entrega en concesiones indignas enormes territorios del país que son consignados hasta por 50 años a la explotación de las empresas mineras trasnacionales.

La Langosta: La explotación indiscriminada de la langosta amenaza con extinguir la especie y desproveer a los pescadores de su única fuente de vida. Otro problema son los métodos irracionales de pesca. La pesca es a pulmón libre y eso ha ocasionado 700 muertes en los últimos 10 años así como numerosas enfermedades respiratorias. Los pescadores reciben una miserable retribución por la langosta que venden a empresas o intermediarios que son los que hacen el negocio.

Los títulos están por definirse pero ya la producción de la serie está en marcha y se prevé una difusión similar o mayor que la de la serie anterior.

Participaron en la serie:
Realizador y editor de 7 de los 8 documetales: Felix Zurita
Realizador y editor de y 1 de los 8 documentales: Joaquín Zúniga
Camara: Jan Van Bilsen, Felix Zurita, Ridders Mejia
Asistente de realización y edición de 7 de los 8 documetales: Joaquin Zúniga
Música y canción original: Salvador Bustos
Producción: Laura Prieto
Asistente de producción: Marjourie Arostegui


Descarga la aplicación

en google play en google play