Escúchenos en línea

Los banqueros dicen que panorama económico en LA es muy positivo

None | 22 de Noviembre de 2005 a las 00:00

América Latina se encuentra en un buen momento. Al menos así lo dicen los banqueros.

Una mejor disciplina fiscal, políticas monetarias más prudentes, la flexibilidad cambiaria y la apertura comercial, son pilares que permiten predecir que no habrá crisis generadas en la región en los próximos años, según afirmó Martín Redrado, presidente del Banco Central de Argentina, en una de las últimas ponencias dentro de la XXXIX Asamblea Anual de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban).

Unos 1,500 miembros de 600 bancos del subcontinente se dieron cita en Miami, Florida, entre el lunes y martes de esta semana, para analizar los principales temas que preocupan al sector. Retos como la aplicación del nuevo acuerdo de capitales, Basilea II, y una mayor penetración entre la población con servicios bancarios novedosos y una mayor atención a las remesas y las microfinanzas, formaron parte de la agenda.

Pero la ruta actual de la economía latinoamericana, y posible impacto en la banca regional, no podían quedar fuera. Según Redrado, pese a la actual fortaleza de los países del área, persisten amenazas externas importantes, que requieren atención y acción para prevenir choques más profundos.

Mientras América Latina registra un crecimiento promedio aceptable, por encima del 4%, Centroamérica en su conjunto se mueve a un ritmo más lento, según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El petróleo es uno de los principales puntos de preocupación para la economía regional. Redrado considera que los altos precios continuarán, al menos por tres años, y que pese a los esfuerzos por mejorar la calidad de refinación del crudo, podría habar choques adicionales a los registrados.

El alto costo de los activos y la inflación se unen a la lista. El alza del petróleo empeora la situación del aumento de precios, y se visualiza además un mayor aumento de las tasas de interés a futuro.

La escalada en la tasa básica de la Reserva Federal estadounidense (FED), ya se ha visto reflejada en las economías domésticas. En El Salvador, la banca ha advertido que el aumento en los intereses será mayor a partir de 2006, de cara a los ajustes en las tasas a nivel mundial.

Los desbalances comerciales mundiales, sobre todo el déficit en la cuenta corriente entre China y Estados Unidos, también son un riesgo potencial para el área.

El petróleo presiona a CA

Frente al alza de los precios del petróleo en el mercado internacional, la factura petrolera de Centroamérica creció un 25% en 2004, respecto al año anterior, alcanzando $4 mil.

La relación entre el costo de los hidrocarburos importados y el total de las exportaciones pasó, del 11.6% en 2003, al 13.2% en 2004.

A nivel de los países, el impacto fue diferente: Panamá fue el menos afectado, con un 6.2% y Nicaragua a quien peor le fue, con un 31.3%.

Los precios promedio anual al consumidor final en gasolinas regular y especial fueron menores en Panamá.

En Costa Rica y Honduras tuvieron, respectivamente, los precios mayores.

Con respecto al diesel, nuevamente correspondió a Panamá el precio promedio anual menor y a Honduras el mayor.

Centroamérica sigue rezagada

Las proyecciones de crecimiento para América Latina son buenas en su conjunto. La Cepal estima que este año será el cuarto con un crecimiento sostenido arriba del 4%, pero al desglosar los resultados por regiones, se notan serias diferencias.

Sudamérica es la que tiene mejores resultados: su PIB cerrará 2005 con un crecimientod el 4.7%. El Caribe se ubica segundo, con un 4%, y por último está Centroamérica, con el 3.6%.

El Fondo Monetario Interncional (FMI) ha llamado la atención sobre el ritmo de crecimiento regional, pues aseguran que tomando el cuenta el crecimiento poblacional, no existe un avance real en el PIB per cápita. En otras palabras, las tasas de crecimiento de la economía deberían ser mayores, para lograr un combate efectivo contra la pobreza, y lograr un mejor estadio de desarrollo.

El Salvador, por su parte, es último en la región, con un crecimiento del PIB que no pasará del 2%, según proyecciones del sector privado, pero que podría alcanzar el 2.5%, según ha previsto el gobierno.

Avances sostenidos en la economía global y el comercio internacional forman parte del escenario que ha logrado que países como Argentina, tengan un crecimiento arriba del 7%. Sin embargo, esta buena racha mundial no ha llegado aún a la economía salvadoreña.

Una mayor responsabilidad en la política fiscal, y las oportunidades con la entrada en vigencia del tratado de libre comercio con Estados Unidos (Cafta, por sus siglas en inglés), podrían mejorar los resultados de la economía salvadoreña.

Pero trabas a la inversión, como una excesiva burocracias para los trámites, y un entorno hostil por el lado de la violencia, se unen a factores externos como el petróleo, a desacelerar la dinámica económica del país.


Descarga la aplicación

en google play en google play