Escúchenos en línea

El partido de Lula critica con dureza actual política económica

None | 10 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Sao Paulo – La dirección nacional del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, aprobó este sábado una dura resolución con críticas a la actual política económica.

El documento cuestiona la restricción monetaria impuesta por el gobierno desde el comienzo del mandato de Lula para controlar la inflación, reducir los gastos públicos y obtener los superávit destinados a pagar los intereses de la deuda exterior.

"Nuestro país no puede y no va a aprisionar su futuro dentro de la camisa de fuerza impuesta por la deuda pública y por las altas tasas de intereses del estado brasileño a lo largo de las últimas décadas", asegura la resolución. Ello no puede ser "el único remedio para combatir la inflación", agrega el documento, aprobado tras una reunión en Sao Paulo de los 69 miembros de la dirección del PT.

"Rechazamos en absoluto la propuesta de 'déficit cero', ya que lo que necesitamos es perfeccionar la gestión del Estado para ampliar las inversiones públicas y los gastos sociales", añade.

Esta es la primera resolución aprobada por la nueva dirección del partido desde las elecciones internas de septiembre, convocadas para sustituir a los dirigentes que tuvieron que renunciar a sus cargos por un escándalo de corrupción. También es la primera vez que un documento interno del mayor partido de izquierda del país critica con tal dureza la política económica de Lula.

El PT fue fundado en 1980 por el socialista Lula da Silva, quien fue elegido presidente brasileño por ese movimiento en 2002.

Las críticas afectan principalmente al ministro de Hacienda, Antonio Palocci, quien recientemente propuso aumentar la meta anual de superávit fiscal, actualmente del 4,25 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Palocci, quien ha sido criticado en los últimos días tanto por la derecha como de la izquierda, fue confirmado en su cargo por Lula, quien lo consideró insustituible.

"Consideramos fundamental reducir de forma significativa y sustentada las tasas de intereses, algo totalmente compatible con el escenario internacional, con la situación de las cuentas del Gobierno y con la estabilidad de los precios", según el documento.

Hasta ahora todas las críticas al interior del PT habían sido sofocadas por la dirección del partido, que era controlada por líderes más allegados a Lula. La resolución aprobada hoy, sin embargo, contó con el apoyo del nuevo presidente del PT, el ex ministro de Trabajo Ricardo Berzoini.

Al documento se opusieron los dirigentes más próximos al Gobierno, como el vocero del PT en el Congreso, el senador Aloizio Mercadante, y el portavoz del partido en la Cámara Baja, diputado Henrique Fontana, quienes reconocieron las divergencias. Ambos se declararon decepcionados con la resolución y con la posibilidad de que el PT se convierta en opositor a Lula.

"Hoy fue evidente que las tendencias más a la izquierda asumieron el control del PT con esa crítica a la política económica del Gobierno y al ministro de Hacienda", afirmó el tercer vicepresidente nacional del partido, Jilmar Tatto.

La misma resolución, sin embargo, manifiesta el respaldo de la formación a la posibilidad de que Lula intente su reelección en las presidenciales de octubre de 2006. "Reelegir a Lula es la principal tarea de nuestro partido en 2006", asegura la nota.

Ello exige -agrega- un fortalecimiento de los lazos del partido y el Gobierno con los movimientos sociales que ayudaron a elegir a Lula y que "ansían por cambios profundos en la política, en la sociedad y en la economía".

"La nueva dirección del PT tiene plena conciencia de lo que está en juego tanto para Brasil como para Latinoamérica: no permitiremos el regreso al Gobierno de partidos comprometidos con el ideario neoliberal, los intereses del capital financiero y los Estados Unidos", agrega la resolución. (Agencia EFE)


Descarga la aplicación

en google play en google play