Escúchenos en línea

Díaz Lacayo advierte crecimiento de injerencia yanki en 2006

None | 26 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Estados Unidos profundizará en 2006 su intervención en la vida política nicaragüense con el objetivo de impedir el triunfo electoral del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), advirtió el historiador Aldo Díaz Lacayo.

A su juicio, las elecciones previstas para noviembre del año próximo desatarán imposiciones y maniobras políticas por parte Washington, ante la posibilidad de la llegada nuevamente al poder del líder del FSLN, Daniel Ortega. Desde el punto de vista electoral veo un año muy intervenido, alertó el historiador y ex diplomático, en declaraciones que reproduce este lunes El Nuevo Diario.

En su opinión, la presencia estadounidense será más fuerte que en 1928 y 1936, años de intervenciones militares, porque se hará a través del dinero y de las Organizaciones No Gubernamentales de derecha que se dedican a la "promoción de la democracia".

Agregó que el imperialismo ha desarrollado una convención social contraria a la izquierda para legitimar a la derecha, porque todo lo que huela a FSLN y Daniel Ortega, "es ilegítimo, censurable y, en consecuencia, condenable".

El analista político consideró igualmente que la principal preocupación de Estados Unidos es que el actual resurgimiento de la izquierda en América Latina se propague a Centroamérica.

En ese sentido, vinculó un eventual reforzamiento de la presión norteamericana sobre Nicaragua al resultado de las elecciones de julio próximo en México, donde el Partido de la Revolución Democrática (PRD), se perfila como ganador. Si en julio gana el PRD en México va a ser peor la presión estadounidense en Nicaragua, advirtió. Añadió que la situación podría empeorar para el FSLN con un eventual triunfo de Oscar Arias, en Costa Rica, en marzo próximo.

Al mismo tiempo, razonó que la intervención de Washington en las elecciones de 2006 en Nicaragua favorecerá al partido sandinista, cuyo probable triunfo, dijo, no depende de la división de la derecha, sino en el desprestigio de los gobiernos de los últimos 15 años.

«Será un año muy intervenido»

Por Lester Juárez, de El Nuevo Diario

La vida política, social y económica de Nicaragua será compleja en el año 2006 de acuerdo con las proyecciones del analista Aldo Díaz Lacayo, pues considera que las elecciones desatarán una serie de imposiciones y maniobras políticas por parte del gobierno estadounidense ante la posibilidad de un triunfo electoral del Frente Sandinista (FSLN).

“Desde el punto de vista electoral veo un año muy intervenido. Tengo la impresión que las elecciones de noviembre van a ser las más intervenidas de Nicaragua, más que la de 1928 y 1936, por la intervención brutal a través del dinero y las ONG que se dedican ‘a la promoción de la democracia’, ligadas a la derecha, Washington y medios de comunicación”, afirmó.

Dijo que el imperialismo ha desarrollado una convención social contraria a la izquierda para legitimar a la derecha, porque todo lo que huela a FSLN y Daniel Ortega “es ilegítimo, censurable y en consecuencia condenable”.

“Existe una contradicción brutal, casi insalvable, entre el objetivo estadounidense de incrementar la polarización entre la izquierda y la derecha en Nicaragua y la necesidad de arrebatarle el liderazgo a Ortega y a Arnoldo Alemán, en el caso del PLC (Partido Liberal Constitucionalista)”, apuntó

Dijo que la intención de Estados Unidos (EU) de crear liderazgos alternativos en la derecha es un mecanismo para “torcerle el brazo” a Alemán, aunque considera improbable que eso ocurra. “Si Alemán fuera vulnerable sería posible que le torcieran el brazo, pero lo veo improbable. Por el lado del FSLN es imposible que le doblen la mano a Daniel Ortega, al contrario, entre más agresión exista contra él mayor será la insistencia de su candidatura, porque se vuelve un punto de honor en el FSLN y en el pueblo de Nicaragua, que de alguna manera es antiimperialista”, comentó.

Díaz considera que la principal preocupación de EU, con el resurgimiento de la izquierda en Latinoamérica, es que ese fenómeno se propague a Centroamérica, y no descarta que el tipo de campaña a impulsar en Nicaragua dependa de un eventual triunfo del candidato mexicano Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

“Si en julio gana el PRD en México va a ser peor la presión estadounidense en Nicaragua, porque no solamente ganó Evo (Morales, de Bolivia); (Hugo) Chávez en Venezuela; (Luis Inácio) Lula, en Brasil; (Néstor) Kirchner, en Argentina; Tabaré (Vázquez, de Uruguay), la situación podría empeorar para el FSLN si en Costa Rica gana (Óscar) Arias”, consideró

Dijo que para Estados Unidos es primordial que exista un candidato fuerte de la derecha, pero requieren “doblarle el brazo” a Alemán para fortalecer la candidatura de Eduardo Montealegre o José Antonio Alvarado, de Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC) y Alianza por la República (APRE), respectivamente. De lo contrario “ni san Eduardo Montealegre ni san José Antonio Alvarado va a mover un solo voto del PLC”, anotó.

Agregó que todo lo que evidencie la intervención “brutal, descarnada y abierta” de Washington en las elecciones de 2006 favorecerá al FSLN.

Considera que no es la división de la derecha la que dará el triunfo al FSLN, sino que tiene las mejores condiciones para ganar, por el desprestigio de los tres últimos gobiernos de los últimos 15 años. Otra razón es que el FSLN y la Convergencia dominan el 90% de las alcaldías del país, que representa más del 80% de la población nicaragüense.

“Estos alcaldes harán hasta lo imposible en 2006 por capitalizar el poder municipal en función de la campaña electoral y las elecciones nacionales. El FSLN no tiene la oposición de la Iglesia Católica ni las denominaciones evangélicas, y por último, no hay duda que la ola de izquierda en América Latina tiene que expresarse con una simpatía en el pueblo de Nicaragua”, confió.

Considera que el tema de la elección de la Junta Directiva del Parlamento y el Diálogo Nacional son elementos indirectos de las elecciones, pero advirtió que el Diálogo podría terminarse en noviembre, con los resultados electorales.


Descarga la aplicación

en google play en google play