Escúchenos en línea

LA CEDULACIÓN ES UN COMPLETO RELAJO, DICE DIONISIO PALACIOS, EX FUNCIONARIO CSE

None | 7 de Enero de 2006 a las 00:00

Por María José Uriarte R., Diario La Prensa, 8 de enero

El 15 por ciento del total del padrón electoral, calculado en 3 millones 400 mil ciudadanos, todavía no tiene cédula de identidad, estima el ex director de Cedulación, Dionisio Palacios. Señala que en octubre del 2005, cuando él fue separado del cargo, había un aproximado de 109 mil expedientes que estaban en la Dirección de Cedulación, por reflejar algún tipo de problema en lo referente al Registro Civil, por lo que estaban en consulta con su partida de nacimiento. Estima que el bolsón de cédulas fabricadas y que no han sido retiradas suma 103 mil documentos, aunque según datos que manejan los magistrados electorales, ese bolsón es superior y podría llegar a 150 mil cédulas. A eso se suma, de acuerdo al ex funcionario electoral, que anualmente 112 mil o 115 mil jóvenes cumplen 16 años, por lo que ya son aptos para votar y deben tramitar su cédula, además de aquellos ciudadanos que no se han cedulado por diversas razones.

En lo que respecta a la cedulación en el exterior, afirma que ese proceso no inicia por falta de voluntad política de los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) y desestima los argumentos de falta de recursos. Recordó que la Cancillería, para suplir los gastos que puede representar la cedulación en el exterior, aprobó un arancel de 25 dólares para el trámite de la cédula de identidad, pero que ni con esa medida los magistrados deciden impulsarla.

Palacios afirma que hay magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) que solicitan talón-foto para cedular a personas afines a su partido. Palacios dice que las cédulas nicaragüenses pueden estar siendo utilizadas con fines electorales por los partidos políticos, sobre todo por el Frente Sandinista (FSLN), porque militantes de esa organización controlan la Dirección de Cedulación. La cédula de identidad "algunos la obtienen muy rápido y se les facilita todo, (mientras) otra gente sigue esperando desde hace tiempo y nunca se le resolvió lo de su cédula", comenta.

"Mi retiro de Cedulación fue parte del pacto"

La Dirección de Cedulación es una de las cuatro áreas sustantivas del Consejo Supremo Electoral (CSE) y muy criticada por ciudadanos que acuden a realizar trámites para obtener su documento de identidad por primera vez o reposiciones, ya que si tienen suerte lograrán una respuesta en corto plazo.

El ex director de Cedulación, Dionisio Palacios, es consciente de que la Dirección de Cedulación enfrenta diversos problemas, los que serán superados cuando se maneje de una forma profesional y no por simples lineamientos políticos. Palacios laboró en el Poder Electoral durante 24 años, y antes de convertirse en Director de Cedulación señala que recorrió varias etapas desde que llegó en 1984, cuando fue nombrado como presidente Mariano Fiallos Oyanguren, a quien considera su maestro. Empezó como presidente regional en León y Chinandega, luego se trasladó a Managua para laborar en el área legal del Registro Central del Estado Civil de las Personas y Capacitación Electoral, hasta convertirse en el Director de Cedulación. Asegura que su trabajo como funcionario del Poder Electoral siempre estuvo apegado a un estricto profesionalismo. "No es por echarme flores, pero por mi trabajo realizado he sido consultor de la Organización de Estados Americanos (OEA) y he viajado por toda América del Sur y los países del Caribe".

El 2006 es un año electoral, en que el CSE tiene la responsabilidad de organizar los comicios regionales (costa caribe) y nacionales, en marzo y noviembre, respectivamente. Para Palacios, el escenario dentro de ese Poder del Estado es que habrá mucha dificultad, porque existe una serie de aspectos que forman una cadena, uno de ellos es el padrón electoral. A su criterio, el problema en el padrón electoral radica en que a pesar de que la Ley Electoral establece que se debe depurar constantemente, se hace un proceso de verificación hasta que hay un proceso electoral en marcha y éste es sólo un elemento de la depuración. Explica que el padrón electoral actual se encuentra "inflado" porque registra aún a personas fallecidas, personas que se encuentran recluidas en cárceles cumpliendo penas y tienen suspendidos sus derechos políticos, y aquellas que residen en otros países. Es por eso que al realizarse un proceso de verificación, lo que se hace es constatar la dirección del votante. En este momento se encuentra dedicado a organizar un organismo no gubernamental, para capacitar a instituciones políticas o civiles en materia electoral, pero desde el punto de vista de fortalecer la democracia y no a partidos políticos. Al momento de ser separado de su cargo, afirmó que entregaría su cargo hasta que lo recibieran los auditores del CSE, para evitar futuras acusaciones por supuestas anomalías, y no porque se resistiera a entregar esa Dirección.

Palacios fue separado de su cargo en octubre pasado, sin mayores explicaciones, y considera que fue una decisión política, por lo que optó por no entregarlo hasta que todo el trabajo realizado en el tiempo que se desempeño como director, fuese revisado por los auditores. Para el ex funcionario electoral, el proceso de cedulación viene en decadencia desde el año 2000 con el cierre de las oficinas municipales en todo el país, por supuesta falta de recursos. Recordó que primero se dispuso el recorte de la fotografía, aduciendo falta de material, y después cerraron las oficinas y dejaron sólo las departamentales, con un personal reducido que no era ni técnico en su totalidad. Recordó que en las regiones con mayor población urbana, como occidente, oriente y el centro de Nicaragua, no hay mucha dificultad porque hay mejores vías de comunicación, más oportunidades de trabajo, pero en el norte o en las regiones del Caribe enfrentan el problema de la distancia.

¿Cuáles fueron las causas para ser separado del cargo, razones políticas o profesionales?

Entiendo que son políticas, porque da a entender que parte de los acuerdos y del pacto, era entregar la parte técnica a los sandinistas en el CSE y, de hecho, en una Dirección (Cedulación) que yo manejé ahí con 26 personas, 25 eran del partido sandinista, y todo el resto de áreas estaban totalmente manejadas por el Frente Sandinista (FSLN) y esa división tenía que ser manejada o controlada al menos por el mismo partido.

¿Por qué controlada?

Digo que controlada porque en un año electoral, nombrar a alguien que es ferretero (Sergio Rayo), y que va a desempeñar un cargo que no es de tanta ciencia, pero sí muy delicado como la cedulación, no era el momento, porque, qué es lo que ha pasado ahorita, el subdirector prácticamente es el que está manejando Cedulación.

¿El nombramiento de Rayo fue para llenar un espacio?

Por supuesto, porque quien está manejando la cosa es el subdirector de Cedulación, de filiación sandinista.

Usted señala que es una Dirección muy delicada, en los últimos días se suscitaron denuncias de partidos políticos sobre anomalías de fabricación de cédulas de identidad clandestinas. ¿Qué tan factible es eso?

Yo creo que está mal usado el término, no es fábrica de cédulas, porque nosotros entendemos por fábrica de cédulas, hacer la cédula. Levantar el expediente o cedular sí se puede hacer en cualquier parte, pero la fábrica de cédulas está centralizada, tiene un sistema y no creo que se vaya a hacer un sistema tan caro clandestinamente. Pueden levantarse expedientes, puede cedularse en cualquier parte, hasta en los restaurantes como dicen ahí, pero no puede fabricarse una cédula. No es que no se pueda absolutamente, pero no creo que nadie va a hacer una inversión tan grande como para poner una fábrica en Sébaco, por ejemplo.

¿Hay magistrados que solicitan talón-foto?

Sí hay, no le puedo decir nombres, pero sí, al menos en esta oportunidad, pero sí, algunos solicitan talón-foto y de hecho en el CSE se creó una oficina, en principio para atender aquellos casos de emergencia que llegaban a los magistrados y ahora se ha hecho una oficina que tiene más concurrencia que un distrito, que eso es para atender al amigo o al que se quejó ante el magistrado.

¿O sea que hay un conocimiento de las autoridades superiores?

Si sucede, debe ser del conocimiento, porque eso se mantiene auditado, al menos yo nunca permití, si iba a salir, un magistrado si quería mandaba una carta y eso me ocasionó varios disgustos con algunos magistrados, mándame, mándame... Mándeme una carta.

¿Realmente hay debilidad en la estructura de Cedulación, para que de ahí se puedan dar elementos para un fraude en un proceso electoral?

Desde la oficina de la Dirección de Cedulación no, pero desde la cédula misma sí. Mi temor personal, como ciudadano nicaragüense porque ya no soy funcionario del CSE, es que de repente nuestra cédula ya pueda estar siendo utilizada con un elemento político para los procesos electorales. ¿Y por qué como elemento político? Porque algunos la obtienen muy rápido y se les facilita todo, otra gente sigue esperando desde hace tiempo y nunca se le resolvió lo de su cédula.

¿Quiere decir que en este caso se prioriza a aquellas personas que tienen determinada militancia o simpatía por determinado partido?

Si usted ve la denuncia que hay y estas personas que andan cedulando casa por casa, y hasta en los restaurantes, no andan cedulando a todo mundo, andan atendiendo una orientación política de un determinado partido y eso es lo peligroso. Yo creo que se puede abrir una cedulación ampliamente y si es posible capacitar en los colegios por un funcionario, pero con una oportunidad igualitaria para todos.

¿Cuáles son las debilidades en Cedulación?

Las debilidades que yo creo, en principio cuando yo manejé eso, no sólo no se le dio la atención que se debía a Cedulación, ni la importancia que tiene, sino que en alguna medida se obstaculizó. Desde que se cerraron las oficinas municipales, todos aquellos ciudadanos que viven largo y que su cédula no había salido, se venían hasta la oficina central los pobrecitos a ver qué paso con su cédula, y de repente hay una resolución de los magistrados donde se dice que se prohíbe atender al público en la Dirección Nacional de Cedulación, que sólo en las oficinas, ¿pero cuáles oficinas? Las departamentales, con dos personas, es difícil. Y lo otro, yo no sé si por prevención o por descuido, no propiamente de la Dirección de Cedulación, porque el problema está en que las Direcciones del CSE y yo no sé si las de otros, ni siquiera conocen que tienen un presupuesto anual para operar. Cedulación produce dinero en las reposiciones de cédula que fácilmente es autofinanciable.

¿Qué se hace ese dinero?

Lo ocupan para otros quehaceres del CSE y Cedulación sin nada, le puedo hablar que del 2004 al 2005, la fábrica de cédulas no trabajó ni un solo mes completo por diferentes razones; se acabó el papel, se acabó el plástico, se vuelve a detener, se acabó el tonner, se fue el fluido eléctrico y se quemó una máquina, la huelga de los trabajadores... Esas cinco o seis causas fueron repetitivas durante el transcurso del 2004, del 2005 y no sé si ahorita está trabajando Cedulación. El funcionar de Cedulación está todo disperso, nace el proceso en el municipio o en la Oficina de Cedulación, ese municipio está subordinado a una estructura, no a la Dirección de Cedulación, sino que al Consejo Electoral Departamental de Cedulación, y entonces hay como un manejo compartido.

Cómo pueden responsabilizar a Cedulación, si hay un poco de problemas entre el municipio y el departamento que no las puede ordenar, porque para dar una orientación tiene que hacerlo a través de (....) y no sólo pedir autorización al magistrado-presidente (Roberto Rivas) para mandar una orientación a los presidentes departamentales sobre cedulación.

La facultad discrecional que le da la Ley de Registro Civil al que maneja la Cedulación a nivel nacional, no la maneja totalmente, porque si están cedulando en el municipio y el municipio no se subordina administrativamente a Cedulación nacional, tiene que hacerlo a través de los CED, no puede girar ninguna instrucción directa.

Para quedar claro ¿una especie de anomalía o de fraude desde Cedulación, es en el sentido de entregar cédulas de identidad a simpatizantes de un partido determinado?

Yo no diría fraude, sino que más bien descuido o falta de pericia en el manejo de eso, porque si muchos ciudadanos que tienen edad de cedularse no han tenido la oportunidad de hacerlo, se les está limitando su derecho político a participar en los procesos electorales. Si a usted se le perdió su cédula y quiere reponerla y nunca le dan respuesta de la misma, usted se va a quedar sin votar porque no le dieron una solución, además no puede hacer gestiones de ninguna clase.

Entonces no es propiamente fraude, pero en un proceso electoral, muchos dicen, las elecciones se ganan o se pierden en las urnas, pero si un montón de gente se queda sin votar por lo de la cédula, no es propiamente un fraude, pero es una falta administrativa, una falta de organización, una falta de atención al público en su derecho que tiene como ciudadano para tener ese documento que manda la ley que lo debe de andar, no sólo para votar sino para un montón de cosas.

¿Qué controles de calidad hay para emitir una cédula de identidad, no es la primera vez que se registran casos de personas que tienen en su poder dos documentos con distintos datos?

Suceden dos situaciones. Primero, hay ciudadanos que, por ejemplo, tienen un solo apellido porque no son reconocidos por su padre; solicitaron su cédula y la misma dice, se llama Pedro Altamirano. Pero después que obtuvo su cédula hace un reconocimiento del apellido paterno, entonces ya tiene dos apellidos, la persona solicita la cédula, pero no dice que tiene otra y lo malo es que el sistema que tienen no lo puede detectar, y en tres millones es difícil.

¿De ahí pueden variar los datos de domicilio y otros aspectos?

Sí, técnicamente puede darse esa situación, pero también puede darse el fraude en la cédula que ya se está dando. Normalmente una cédula y todos los países que ya tienen experiencia en esto, cada 6 u 8 años revisan las medidas de seguridad que tiene la cédula. La nuestra tiene 12 años y son las mismas garantías que tenía antes y nunca se las revisaron.


Descarga la aplicación

en google play en google play