Escúchenos en línea

Pacto de Bogotá, en el centro de la disputa

Agencia AFP. Desde La Haya, Holanda. | 5 de Junio de 2007 a las 00:00
El Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, también conocido como Pacto de Bogotá y suscrito en la capital colombiana el 30 de abril de 1948, quedó en el centro de la polémica entre Nicaragua y Colombia ante la Corte de la Haya por un diferendo territorial en el Mar Caribe. Mientras Nicaragua lo invoca para justificar su decisión de cuestionar ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el cumplimiento del acuerdo bilateral Bárcenas-Esguerra de 1928, Colombia asegura que el Pacto de Bogotá indica claramente que los tratados en vigencia en el momento de su firma no pueden ser objeto de controversia. En su artículo XXXI, el Pacto de Bogotá indica que las partes firmantes "declaran que reconocen respecto a cualquier otro Estado Americano como obligatoria ipso facto, sin necesidad de ningún convenio especial mientras esté vigente el presente Tratado, la jurisdicción" de la CIJ en ciertos casos. Esos casos son "la interpretación de un Tratado", "cualquier cuestión de Derecho Internacional", "la existencia de todo hecho que, si fuere establecido, constituiría la violación de una obligación internacional", "la naturaleza o extensión de la reparación que ha de hacerse por el quebrantamiento de una obligación internacional". Para Nicaragua, en caso de que el acuerdo Bárcenas-Esguerra de 1928 fuese válido, algo que cuestiona dado que fue firmado cuando el país estaba bajo ocupación norteamericana, habría de todos modos un caso de "violación grave" de una obligación internacional de parte de Colombia al adjudicarse territorios y zonas marítimas no mencionadas en ese acuerdo. De su lado, Colombia se refiere al artículo IV del Tratado Americano, según el cual no podrán elevarse a la Corte Internacional de Justicia los asuntos "que se hallen regidos por acuerdos o tratados en vigencia en la fecha de la celebración del presente Pacto". "Nicaragua, al firmar el Pacto de Bogotá, pudo haber hecho una observación, ya que conocía el acuerdo y su protocolo, pero no lo hizo. Nicaragua reconoció en 1948 la validez del tratado y su protocolo", indicó en ese sentido el jurista británico Arthur Watts, coagente de Colombia, en la audiencia del lunes. En caso de que la CIJ acepte en forma completa la objeción preliminar presentada por la parte colombiana, la controversia entre ambos partes se daría por terminada, tal como lo establece el artículo XXXIV del Pacto de Bogotá. "Si la Corte se declarase incompetente para conocer de la controversia por los motivos señalados en los artículos V, VI y VII de este Tratado, se declarará terminada la controversia", afirma el artículo en cuestión.

Descarga la aplicación

en google play en google play