Escúchenos en línea

LOS CACHORROS SUELTOS EN AMÉRICA LATINA
A tres días de asumir, Evo Morales anuncia un Estado social

None | 19 de Enero de 2006 a las 00:00

La Paz – El indígena Evo Morales proclamó el jueves -tres días antes de ser investido como nuevo presidente de Bolivia- la implantación de un modelo de Estado benefactor para corregir las consecuencias de 20 años de políticas económicas de libre mercado en el país más pobre de Sudamérica.

El dirigente aymara adelantó la reposición de instituciones públicas proscritas hace 20 años, cuando el ex presidente Víctor Paz Estenssoro revocó un modelo de capitalismo de Estado y lanzó al país a las aguas de una economía de libre mercado. "El Estado tiene que ser el actor central para planificar el desarrollo del pueblo boliviano", recalcó.

Morales adelantó que el Poder Ejecutivo bajo su mando contará con 16 carteras, la principal de ellas un ministerio de Planeamiento (o Planeación) de la economía, del mismo carácter del abrogado en agosto de 1985, cuando vía decreto se implantó un nuevo proyecto estatal o Nueva Política Económica. Asimismo aseguró la reposición del ministerio de Justicia y la creación de un inédito ministerio del Agua.

"Por una cuestión de derechos humanos, derechos de los pueblos indígenas, derechos laborales, se va a reponer el ministerio de Justicia. En un país democrático fundamentalmente buscamos justicia", enfatizó, luego de revelar la creación de una cartera nunca promovida en la historia administrativa del país y que representa, en los hechos, una política de estatización de estos servicios en el país.

"Sí, vamos a crear un ministerio del Agua, que se dedique específicamente a ese servicio básico. El agua no puede ser de negocio privado, desde el momento que es negocio privado se violan los derechos humanos, el recurso agua debe ser un servicio público", remarcó.

El poderoso consorcio europeo Suez gerencia los servicios de agua y alcantarillado en las ciudades de La Paz y El Alto, segunda y cuarta más pobladas del país desde 1997. En abril de 2000, una poblada echó de la ciudad de Cochabamba (centro, tercera más importante del país) a una operadora angloespañola.

Pese a ganar posteriormente un arbitraje internacional que obligaba al Estado boliviano a desembolsar una indemnización de 25 millones de dólares, la operadora europea cedió al Estado boliviano a mediados de diciembre pasado su paquete accionario por la simbólica suma de 2 bolivianos (poco más de 10 centavos de dólar).

El líder indígena, que llega al palacio Quemado con 65% de popularidad después de ganar las elecciones hace un mes con casi el 54% de los sufragios, comunicó también su decisión de borrar, por su contenido discriminatorio, el ministerio de Asuntos Campesinos.

"Nosotros no excluimos, no vamos a reconocer ningún ministerio de Asuntos Campesinos ni crear (otro) de asuntos blancos (o) asuntos especiales (...), acá todos somos iguales, por lo tanto ese ministerio de Asuntos Campesinos se convierte en ministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario", explicó.

Morales anticipó asimismo su decisión de mantener los ministerios de Hidrocarburos y Minería, sectores en manos de privados extranjeros, y volvió a abrirse a la inversión extranjera en condiciones de equidad con Bolivia. "Queremos socios no patrones", recalcó. En este marco, anunció su decisión de dotar de energía a zonas campesinas en Bolivia. "Vamos a priorizar cómo gasificar el campo, para que haya un desarrollo económico social", añadió. Bolivia posee el segundo reservorio de gas de Sudamérica: 108 billones de metros cúbicos.

Morales jurará a la presidencia de Bolivia a media tarde del domingo en presencia de 12 jefes de Estado de América Latina, Felipe de Borbón -príncipe heredero de la corona española- delegados de movimientos sociales, indígenas y campesinos de la región y representantes de organismos multilaterales. De acuerdo con la cancillería de La Paz, más de 1,000 periodistas extranjeros y 500 locales cubrirán la ceremonia.

Candidatos a presidencia de México arrancan con promesas una larga campaña

Ciudad de México – Cinco candidatos a la presidencia de México arrancaron este jueves una larga campaña electoral de más de cinco meses que desembocará en los comicios del 2 de julio, con abundantes promesas de crecimiento económico, seguridad y lucha contra la pobreza.

Andrés Manuel López Obrador, ex alcalde de la capital mexicana y candidato de una coalición de izquierdas liderada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), inicia la competencia con ventaja, según confirmaron este jueves las encuestas.

López Obrador, que decidió abrir su campaña en el pueblo más pobre de México, va delante con un 37%-34% de preferencias del electorado, según dos encuestas difundidas respectivamente por los diarios Milenio y Reforma. Detrás de él está el oficialista y ex ministro Felipe Calderón, líder del partido en el poder, Acción Nacional (PAN), con un 26% a un 31% de los votos.

Calderón, de 43 años, abrió simbólicamente su campaña a medianoche del jueves, pero su primer acto de campaña masivo transcurrió igualmente en una zona pobre, Iztapalapa, un suburbio de la capital donde prometió mano dura contra la inseguridad. "A mí no me va a temblar la mano para actuar firmemente contra la delincuencia que tiene desangrados a los mexicanos", afirmó el candidato oficialista Calderón, ante una escasa audiencia en las afueras de la capital mexicana, tradicional feudo de la izquierda.

En tercer lugar y disputándole el segundo puesto aparece el priísta Roberto Madrazo, ex gobernador, con un 22% a un 30% en los sondeos. Madrazo fue el que congregó más fieles, unos 10,000, en un acto en un feudo clásico del PRI en Ecatepec, en el centro del país, donde prometió que el regreso de su partido al poder equivaldría a más tranquilidad y estabilidad.

Los otros dos candidatos, con escasas posibilidades, son Patricia Mercado, del recién creado Alternativa, y Roberto Campa, ex rival priísta de Madrazo y candidato del partido Nueva Alianza.

Todos ellos podrán gastar oficialmente poco más de 60 millones de dólares para una campaña que se anuncia reñida, ante el escepticismo del electorado y numerosas citas electorales paralelas en los estados. Poco menos de la mitad de los 70 millones de electores mexicanos no han decidido su voto, y según la encuestadora María de las Heras, unos 20 millones piensan de plano no acudir a las urnas.

Madrazo, el más apremiado para recuperar terreno electoral, tomó la iniciativa ante el descrédito de los políticos y envió una misiva al resto de los candidatos. El ex gobernador pidió a los contrincantes que la campaña se desarrolle "dentro de la legislación vigente" y que todos se conduzcan "con la civilidad y madurez que demandan los mexicanos". El priísta, de 52 años, cuenta con la movilización y la experiencia de su partido en 17 estados en los que gobierna.

Madrazo, tras asegurar que él está empatado con Calderón y que pronto va a despegarse, quiso erigirse como el candidato de la estabilidad, con ciertos guiños al pasado. "Hay que regresar la dignidad al pueblo mexicano, regresar a la tranquilidad", dijo el hombre que quiere regresar el PRI al poder.

López Obrador ratifica compromiso con pobres

Con un acto en el municipio más pobre de México, en la sierra del estado sureño de Guerrero, López Obrador, de 55 años, confirmó también su estrategia de movilización popular desplazándose a Metlatónoc, un pueblo que cuenta con índices de desarrollo inferiores a muchos países africanos, según la ONU.

De guayabera blanca (camisa típica del sur) y pantalón caqui, fue recibido con collares de flores de plástico que le colocaron indígenas. "Sí habrá orden macroeconómico, disciplina en el manejo de la inflación, el déficit público, estabilidad, pero con crecimiento sostenido de la economía, generación de empleos y bienestar para los todos mexicanos", aseguró López Obrador, quien en su natal Tabasco (sureste) encabezó durante seis años un instituto indigenista.

"Vengo a Metlaltónoc para decir a ustedes, y a todos los pobres de México, que desde el inicio de mi gobierno se aplicará un programa nacional de asistencia social. Ese programa lo vamos a elaborar y a llevar acabo con la participación de ustedes, nada haremos sin la opinión de los pueblos indígenas", prometió.

López Obrador declaró que está dispuesto a seguir las reglas del mercado, pero que si llega al poder dará prioridad a los marginados. "Quiero que se escuche bien y que se oiga lejos: Sí habrá economía de mercado, pero el Estado, el gobierno, promoverá con decisión el desarrollo social para combatir las desigualdades", dijo el ex alcalde ante unas 2.000 personas, muchos de ellos indígenas.

Abanderado de la Alianza por el Bien de Todos, que encabeza el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), López Obrador es el candidato favorito en las encuestas de cara a las elecciones del 2 de julio. "Sí atenderemos los fundamentos actuales de la economía mundial, de la llamada globalización, pero ejerciendo nuestra libertad para buscar los puntos de vista de y la política que más convenga al interés nacional", añadió el político izquierdista, cuya moneda de campaña es "Primero los pobres".

El candidato llegó hasta este municipio --que tiene un índice de desarrollo humano inferior al de muchos países africanos, según el informe 2004 de la ONU-- cargado de promesas de "sacar al país del estancamiento económico" y de hacer llegar los beneficios el crecimiento "a todos los mexicanos, pero sobre todo los más pobres, a los pueblos indígenas".

Metlatónoc es un municipio enclavado en la sierra, con poco más de 25.000 habitantes dispersos en comunidades y rancherías. En el centro del poblado, cuya calle principal luce un lastimoso pavimento, unas 2.000 personas se agruparon para recibir a López Obrador, el primer candidato presidencial que ha pisado Metlaltónoc, al menos hasta donde recuerdan sus habitantes.

Tercer día de protestas estudiantiles colapsa centro de Quito

Quito – Las protestas estudiantiles en Quito continuaron este jueves con nuevos choques con la Policía que ya dejan cerca de 300 heridos y detenidos, pese al compromiso del gobierno de mantener inalterables las tarifas de transporte y de investigar la represión de las manifestaciones.

Por tercer día centenares de alumnos de colegios y la estatal universidad Central se enfrentaron a pedradas con la fuerza pública, colapsando el centro de Quito y ocasionando destrozos en viviendas y comercios, según constató la AFP.

Las protestas estuvieron dirigidas en un principio contra una eventual elevación de los pasajes de autobuses descartada por el gobierno, pero luego han involucrado nuevos reclamos, como la salida de la petrolera estadounidense Oxy y la exclusión de Ecuador de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

De acuerdo con la Cruz Roja, desde el lunes los disturbios dejan 142 lesionados, entre policías, estudiantes y personas ajenas a la protesta que han sido alcanzados por piedras y gases lacrimógenos. "Este jueves atendimos a 19 contusos", dijo una fuente del organismo de socorro.

Entretanto, la Policía reportó la captura de 139 jóvenes en los últimos dos días, la mayoría de los cuales ya han sido dejados en libertad por disposición del Ejecutivo. Los enfrentamientos, en los que participan niños y jóvenes entre los 10 y 25 años, también forzaron la suspensión de las sesiones en el Congreso, cuya sede está ubicada a escasos metros del centro de la protesta.

La acción de la fuerza pública ha sido duramente cuestionada por los líderes de la movilización y congresistas, que la acusan de "reprimir brutalmente" a los estudiantes. El ministro ecuatoriano de Gobierno (Interior), Alfredo Castillo, admitió este jueves que la Policía se ha "excedido" en el uso de la fuerza y anunció sanciones para los responsables.

"Creo que ha habido excesos, porque nuestra Policía, como casi en todos los Estados, todavía no da el salto de reprimir a conducir una protesta hasta convertirla en fecunda, es decir, en no violenta", afirmó en diálogo con la prensa extranjera. "La disposición es que ninguna manifestación sea reprimida, porque creo que la Policía debe proteger la protesta para que no sea violenta y pueda incidir en la conciencia colectiva", agregó Castillo.

Asimismo, denunció que la protesta puede estar siendo manipulada por sectores del Congreso que se oponen a su permanencia en el gobierno, en vista de la insistencia de los alumnos de seguir con las manifestaciones pese a que no habrá un incremento de los pasajes. "Detrás de esto estaría el aparato monopólico que conduce el Congreso. Nunca dije que se fueran a elevar las tarifas, como aducen los estudiantes", expresó el ministro.

Sin embargo, la Federación de Estudiantes Universitarios de Ecuador (FEUE) exigió del gobierno un compromiso por escrito, so pena de prolongar las manifestaciones. "Queremos documentos por escrito, caso contrario la lucha continúa", dijo Marcelo Rivera, dirigente de la FEUE.

Humala espera su hora en Perú

Lima – El candidato presidencial nacionalista Ollanta Humala, simpatizante de Hugo Chávez y Evo Morales, dijo a la AFP que prevé unas relaciones de respeto y equidad con Estados Unidos, especialmente en los temas de coca y TLC, en caso de ganar la elección del 9 de abril próximo en Perú.

Un triunfo de Humala no es una quimera para quien hace cuatro meses era un desconocido y ahora es figura imprescindible para tomar el pulso a un país que lo catapultó al frente de los sondeos junto a la derechista Lourdes Flores. Humala, un teniente coronel del ejército de 43 años que pasó al retiro en enero de 2005, creció geométricamente y pasó de 5% de intención de voto en octubre a un respetable 28%, un resultado que lo deja en virtual empate técnico con Flores, una abogada soltera de 46 años aspirante de la alianza Unidad Nacional.

"Las relaciones con EEUU deben ser mejores que ahora, creo que podemos trabajar sobre temas comunes, pero con respeto mutuo con equidad, en temas como por ejemplo la coca y el Tratado de Libre Comercio", dijo Humala durante una entrevista con la AFP en su cuartel general de campaña en Lima.

'El comandante', como lo llaman sus seguidores, descartó una política de choque con EEUU, primer socio comercial de Perú, señalando que "no me voy a negar en ningún momento a trabajar con ellos, porque tenemos que trabajar de la mano". Humala se define como un candidato "antisistema" y asegura que "la gente está harta de los políticos y gobernantes que prometen cualquier cosa cada cinco años en una elección".

"Este modelo económico neoliberal no ha beneficiado ni distribuido cosas básicas como salud, educación, seguridad", resaltó. "La gente quiere un cambio, no sólo de mensaje sino de mensajero", acotó y recalcó que ese hartazgo se basa en la percepción popular de que "los partidos políticos son como un club: las cosas se deciden en casa de 3 o 4 poderosos". Aseguró que Perú requiere "orden y disciplina" para superar la crisis de liderazgo del presidente Alejandro Toledo: "A mí me enseñaron a trabajar en orden y disciplina, si no, no funciona nada. Eso pide la gente".

El ex militar se define como "nacionalista por oposición al modelo neoliberal que promueve la globalización". Humala cree que el nacionalismo es un gigantesco tubo de ensayo donde caben izquierdas y derechas. "Yo soy nacionalista, aquí entran los derecha y izquierda para defendernos de la globalización. El nacionalismo es la defensa de la nación", dijo a la AFP Humala, quien saltó al primer plano en octubre de 2000 al encabezar una rebelión contra el presidente Alberto Fujimori.

"Mi caso y el de Evo Morales son similares: corrientes protestarias del sistema. Unos les dicen indigenistas, otros mesiánicos irresponsables, pero sencillamente es la voz de una Latinoamérica cansada de lo mismo de siempre, que quiere apoyar el cambio en Chávez, en Morales, y que está encontrando el cambio en Ollanta", agregó.

Humala sostiene "no ser comunista" y tampoco cree que el comunismo sea la solución a los problemas de Perú. Pese a ello considera que "hay mucho que aprender de Fidel Castro, un líder histórico, por llevar un proceso importante en Cuba".

Propone la industrialización de la hoja de coca como alternativa para frenar la migración de agricultores al narcotráfico, que ha convertido a Perú en uno de los principales puntos de acopio de coca en el mundo.

Respecto a Chile, con el que Perú tiene según Lima una controversia de delimitación marítima, Humala ratifica "no ser antichileno para nada" aunque culpa a Santiago "de no haber contribuido a construir una relación de buena vecindad" en la última década.

"He dicho que no me voy a dejar pisar el poncho por Chile. Con Chile hay una serie de desencuentros históricos y si tenemos que buscar realmente una política de buena vecindad, ellos también tienen que hacer algo de su parte", dijo.

En la economía, Humala promete revisar los contratos firmados con empresas mineras y multinacionales al calor de las privatizaciones de la última década, debido a una serie de exoneraciones tributarias que se les otorgó.

"Se trata de fortalecer el rol del Estado en la economía para reemplazar al actual Estado corrupto y débil", acotó. Para ello, Humala quiere cambiar la Constitución y la legislación minera que prevé beneficios por riesgo de inversión en zonas donde existía la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso.

"No puede ser que las empresas mineras o las gasíferas ganen más aprovechando el alza de los metales y de los hidrocarburos y que el Estado peruano siga cobrando lo mismo en regalías", señaló.

Candidatos presidenciales costarricenses fustigan neoliberalismo

San José – La mayoría de candidatos presidenciales de Costa Rica fustigaron este miércoles las políticas neoliberales, durante un debate convocado por la iglesia católica, al que no asistió el ex presidente Oscar Arias, a quien las encuestas dan como favorito en los comicios del próximo 5 de febrero.

Doce de los 14 aspirantes presidenciales acudieron a la Conferencia Episcopal en la capital costarricense para exponer sus puntos de vista sobre temas como la privatización de empresas estatales, el tratado de libre comercio (TLC) firmado con Estados Unidos y la corrupción. La ausencia de Arias, que ha rehuido el debate con sus contendores, fue lamentada por el obispo Angel San Casimiro, quien moderó la actividad.

La mayoría de los candidatos se pronunciaron contra la política neoliberal aplicada en los últimos 15 años en el país, de apoyo a las empresas transnacionales y de abandono de la producción nacional y el mercado interno, lo que a su juicio ha causado aumento de la pobreza, desempleo, desigualdad social y desintegración familiar y social.

Con ese modelo económico se quitaron subsidios y otros apoyos a los agricultores, se crearon otros nuevos para las trasnacionales, lo que trajo la destrucción de la pequeña y mediana empresa, aseguró Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro), que según los sondeos es el inmediato rival de Arias, firme defensor de las privatizaciones y de la ratificación del TLC, que deberá decidir el Congreso.

Humberto Arce, candidato del Partido Unión Patriótica, aseguró que "el problema fundamental de Costa Rica es de fe en la democracia y las instituciones republicanas", lo que se refleja en una campaña electoral que ha estado especialmente "apagada", y en la que no se han debatido problemas fundamentales como la corrupción.

"La realidad es que tenemos una sociedad fracturada, en la que aumentan la pobreza y la desigualdad social"; el país "está gobernado por una camarilla" y mientras no se resuelva el problema de la corrupción no se van a resolver ninguno de los otros problemas, aseguró.

Las elecciones generales se realizarán el 5 de febrero. Además se elegirán los 57 integrantes del Congreso y las autoridades de 81 municipalidades.

La nueva izquierda latinoamericana

Por Esequías Doblado Hernández, licenciado en Ciencias Juridicas y Sociales. Columnista del Diario Tiempo de Colombia. Agencia Adital

El resurgimiento de la izquierda en Latinoamérica, seguramente tiene pensativo a los Estados Unidos de América. Además de su decano Fidel Castro, en su patio trasero, se encuentra con un Hugo Chávez en Venezuela; Lula da Silva, en Brasil; Evo Morales, en Bolivia; Lucio Gutiérrez, en Ecuador; Néstor Kirchner, en Argentina; Torrijos, en Panamá; Tabaré Vásquez, en Uruguay; Alejandro Toledo, en Perú y las expectativas creadas por Michelle Bachelet, en Chile, y Manuel López Obrador, en Méjico.

Si a la lista sumamos al Frente Sandinista de Libración Nacional y el Frente Farabundo Martí, como partidos fuertes, que no solo han disputado, si no, que se presentan como instituciones con opción de poder en Centroamérica, el nuevo mapa político, debe tener a los expertos en política internacional, al servicio del gobierno norteamericano, buscando las estrategias adecuadas para contrarrestar ésta oleada de la nueva izquierda latinoamericana.

Según donde se desarrollen, tiene sus particularidades en su génesis, las que abandonando el fusil, como en, Nicaragua y el Salvador, Bolivia y Uruguay abrazan la lucha política electoral en los términos que le interesaba al TIO SAM. Es decir, en el "juego democrático", entendida la democracia, como aquella que no atenta contra sus intereses como imperio.

Una característica a nuestro juicio importante, lo es el discurso, que no es el marxismo ortodoxo, pues va desde la centro izquierda socialdemócrata, a la izquierda radical. En otros casos, como Panamá, Uruguay, Bolivia y Ecuador no es la voz de la izquierda política misma, si no, la voz de movimientos sociales, que cansados de la marginación y de la falta de respuestas a sus demandas, despertaron y decidieron convertirse en movimientos políticos, como una forma de acceder al poder e invertir su situación.

Aunque, más se ve en Venezuela, como ingrediente, para el surgimiento de la nueva izquierda, el desgaste de las anquilosadas, desprestigiadas y agrietadas, estructuras partidarias tradicionales, no ha sido el único país, pues, ha estado presente en Uruguay, Panamá, Bolivia y Ecuador; y en otros, en el que ha sido menos notorio.

Es importante señalar que la izquierda se ha empoderado en países, que en el ámbito latinoamericano son potencias económicas y políticas, como el caso de Venezuela, Argentina, Brasil, y próximamente en Chile y Méjico, que gozan de gran importancia y respeto en la política exterior de los Estados Unidos.

Una circunstancia favorable, lo es, que repunta en un momento geopolítico mundial unipolar, lo que moralmente desautoriza a USA, a reaccionar violentamente como fue la costumbre en el pasado, pues, desaparecida la Unión Soviética, como centro de poder hegemónico, no puede utilizar los ardides de antaño, como decir; "la democracia occidental se encuentra en peligro", ni mucho menos que "existe intervención extra-continental" en los asuntos internos de América.

La nueva izquierda latinoamericana, es también, una respuesta al fracaso de la nueva derecha política-gobernante, impulsada por RONALD REAGAN a principios de los años ochenta, que en sus inicios, sus objetivos, no eran la democracia en si, si no la democracia controlada, la democracia supeditada al poder militar, que le sirviera de soporte moral en su lucha anticomunista, y la plena instauración de la Doctrina de Seguridad Nacional.

Caído el Muro de Berlín, esta nueva derecha, que no es la de las dictaduras tradicionales, si no, la de los tecnócratas neoliberales, la de los ajustes estructurales y medidas fondo- monetaristas, que en vez de eliminarla, crearon mayor pobreza, es causa evidente de la decepción de los pueblos y de la búsqueda de nuevas alternativas políticas.

Algo, que no es posible obviar en este análisis, lo es que la izquierda latinoamericana, como hemos dicho, ha jugado el juego de la democracia en los términos que le interesa al TIO SAM, el que la entiende, como aquella que no atenta contra sus intereses como imperio. Pero, está visto en Venezuela que se ha nacionalizado el petróleo, y Evo Morales ha manifestado el rechazo total a la política de cero coca, impulsada por Estados Unidos en su lucha en contra de narcotráfico internacional, por ser la hoja de coca parte de la cultura indígena.

Lo anterior denota el surgimiento de una democracia en términos de cómo la entiende la desafiante izquierda, y ella supone una evasión a las reglas del "juego democrático" en la óptica norteamericana, porque, también supone va en contra de los intereses políticos, económicos y estratégicos que tiene en la región. La pregunta es ¿hasta cuando, el águila decidirá en el nuevo siglo y milenio que la izquierda ha roto las reglas del juego democrático?


Descarga la aplicación

en google play en google play