Escúchenos en línea

Reforma migratoria a punto de fracasar

Agencia EFE. Desde Washington. | 7 de Junio de 2007 a las 00:00
El compromiso logrado en el Congreso para sacar adelante un proyecto de ley de inmigración quedó en entredicho este jueves y después de que el Senado rechazara una moción para limitar el debate y proceder a la votación de la medida. La moción recibió el apoyo de 33 senadores y el voto en contra de otros 63. El líder de la minoría republicana, Mitch McConnell (Kentucky), afirmó que su partido necesita más tiempo para trabajar en el proyecto de ley e introducir más enmiendas. "Apresurar el proceso no beneficia a nadie y pone en peligro el frágil compromiso que ambas partes han trabajado duramente para conseguir", afirmó McConnell. El líder de la mayoría demócrata, Harry Reid (Nevada), inmediatamente presentó otra moción similar a la rechazada, que se verá en las próximas horas. Si los senadores vuelven a rechazar la moción, el futuro del proyecto de ley quedará en suspenso. El proyecto de ley, sobre el que republicanos y demócratas llegaron a un acuerdo en mayo, ha recibido críticas tanto de los sectores más conservadores como de los liberales. Entre otras cosas, prevé medidas para la legalización de los cerca de 12 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula viven en el país. También establece un programa de trabajadores temporales. Los sectores liberales alegan que el proceso de legalización es muy dificultoso y caro para los inmigrantes más pobres, y los conservadores se pronuncian contra un sistema que consideran que equivaldría a una amnistía para los indocumentados. Anoche, los senadores aprobaron una enmienda republicana que limita a sólo cinco años la vigencia del programa de trabajadores temporales, lo que supone un duro golpe para los defensores del proyecto de ley, entre los que se cuenta la Casa Blanca. Los legisladores aprobaron también dos enmiendas sobre el idioma inglés. La primera, presentada por el senador republicano James Inhofe (Oklahoma), hace del inglés el idioma oficial de EE.UU. e impide que quienes lo deseen puedan recibir comunicaciones oficiales en otro idioma. La segunda, obra del senador demócrata Ken Salazar (Colorado), estipula que el inglés es el "idioma común" en EE.UU. pero precisa que quien lo desee tendrá derecho a recibir comunicaciones oficiales en otra lengua.

Descarga la aplicación

en google play en google play