Escúchenos en línea

El 1 de marzo entra en vigor el TLC, pero sólo en El Salvador

None | 24 de Febrero de 2006 a las 00:00

Washington – El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana entrará en vigor el próximo miércoles 1 de marzo, con dos meses de retraso y con uno solo de los seis países latinoamericanos implicados: El Salvador.

El representante estadounidense de Comercio (USTR), Rob Portman, recomendó formalmente este miércoles al presidente George W. Bush que "emita la proclamación de la implementación del TLC con El Salvador a partir del 1 de marzo".

"Hemos trabajado estrechamente con El Salvador en los últimos meses para asegurar que su régimen de leyes y regulaciones reflejen las obligaciones y responsabilidades contraídas en el acuerdo", dijo Portman. "Hemos realizado este esfuerzo como verdaderos socios y aprecio toda la fuerte labor del gobierno de El Salvador para ayudarnos a alcanzar este importante hito" en el comercio bilateral, agregó.

"El Salvador es el primer país en recibir esta recomendación de parte del USTR", reconoció Portman, cuya oficina había postergado a fines de diciembre la implementación del TLC prevista inicialmente el pasado 1 de enero, a fin que los países firmantes adaptaran sus leyes y sus normas.

La oficina de Portman aseguró entonces que el aplazamiento "no era inhabitual" en este tipo de tratados y que Estados Unidos preveía la entrada en vigor del TLC el 1 de febrero con los países más avanzados y que los otros países se sumaran al acuerdo el 1 de marzo.

Dos meses después, El Salvador es el único país firmante en haber cumplido los requisitos estadounidenses y Portman no precisó ni el plazo ni el nombre de los países que podrían ser incluidos en la implementación del acuerdo en los próximos meses.

"Deseamos y esperamos poder incluir pronto en el acuerdo a más socios del TLC", explicó. "Vamos a seguir trabajando con todos nuestros socios del TLC para garantizar una oportuna y completa implementación del acuerdo", agregó.

Además de Estados Unidos y El Salvador, el acuerdo ha sido ratificado por Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Costa Rica es el único que no dio ese paso todavía, al haber sido postergado el debate en el Congreso para después de las elecciones del pasado 5 de febrero.

Horas antes de la visita del presidente salvadoreño, Antonio Saca, a la Casa Blanca, Portman elogió los avances logrados por uno de sus mayores aliados en la región, el único país latinoamericano en mantener tropas desplegadas en Irak.

"Nos comprometimos en este esfuerzo como auténticos socios y agradezco todo el duro trabajo realizado por el Gobierno salvadoreño para permitirnos lograr este acontecimiento histórico", afirmó el funcionario norteamericano. "Hemos trabajado estrechamente con dicho país en los últimos meses para garantizar que su régimen legislativo y regulatorio refleje las obligaciones y responsabilidades establecidas en el TLC", añadió.

En San Salvador, el diputado Gerson Martínez, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) manifestó que "quienes están felices con el TLC son las grandes empresas trasnacionales y las empresas fleco (aliadas) salvadoreñas que se van a beneficiar, pero no Juan Pueblo, los sectores productivos a los que sólo les queda sufrir el impacto". En ese sentido, aseguró que el tratado "destruirá a sectores productivos por la competencia desleal, habrá falta de acceso a medicamentos genéricos porque se tendrán que consumir sólo de marca a altos costos y se buscará solucionar el impacto fiscal por las importaciones con más impuestos a Juan Pueblo".

Los otros países firmantes están negociando la implementación de un acuerdo que contó con una fuerte oposición en Estados Unidos, cuyo Congreso lo aprobó en julio pasado. El presidente hondureño, Manuel Zelaya, anunció, por ejemplo, el envío de una misión de su gobierno el próximo domingo a Washington para acelerar la entrada en vigencia del TLC.

El comercio de Centroamérica con Estados Unidos asciende a unos 32.000 millones de dólares anuales, con lo que, como bloque comercial, constituye el segundo en el que participa este país, por detrás del que integra con Canadá y México (TLCAN). Las exportaciones estadounidenses a la región son mayores que las que envía EEUU a la India, Pakistán, Indonesia y a Rusia juntas.

Su ratificación y puesta en marcha promete un aumento exponencial en el acceso de esos países al mercado estadounidense, en el intercambio comercial y, por tanto, en la creación de empleos, aseguran los grupos defensores del convenio.

Sin embargo, sus detractores, entre ellos varias ONG, sindicatos y grupos ecologistas y de derechos humanos, protagonizaron una fuerte campaña de presión ante el Congreso de EEUU, convencidos todos de que el TLC perjudicará a los trabajadores estadounidenses y sólo profundizará los problemas de ciertos sectores en la región.

El anuncio de la implementación del TLC limitada a El Salvador se produjo en momentos en que Estados Unidos y Colombia tratan de lograr un TLC, tras casi dos años de negociaciones.

Como demostró el tratado con Centroamérica y República Dominicana, el acuerdo que pone fin a las negociaciones sólo constituye un primer paso. Dichos países tuvieron luego que esperar más de un año su ratificación por el Congreso estadounidense. Ahora, con excepción de El Salvador y Costa Rica, por razones diferentes, todos esperan que Portman dé luz verde a su implementación.


Descarga la aplicación

en google play en google play