Escúchenos en línea

Cientos de chinos trabajan como esclavos en las maquilas de Guanajuato, México

None | 26 de Febrero de 2006 a las 00:00

En condiciones de esclavitud, cientos de trabajadores chinos en Guanajuato
Por Carolina Gómez Mena, diario La Jornada
México.

En las maquiladoras de Guanajuato "no sólo los trabajadores mexicanos son víctimas de bajos sueldos y malos tratos, pues los empleados de nacionalidad china que laboran en esas plantas padecen mayores abusos", denunció Antonio Velázquez Loza, secretario general de la Federación de Sindicatos de Guanajuato, organismo afiliada al Frente Auténtico del Trabajo (FAT).

En entrevista con este diario, el dirigente precisó que los trabajadores chinos viven prácticamente en "esclavitud". Sus padecimientos comienzan al llegar a México, pues son engañados en su país con la promesa de que aquí obtendrían grandes ingresos, pero luego son obligados a trabajar largas jornadas por un salario ínfimo. También les impiden salir de las empresas y tener contacto con los trabajadores mexicanos. Les escatiman también la atención médica y les retienen sus papeles migratorios (visas de trabajo).

"Hay un caso específico, el de la maquiladora KBL de México SA de CV, de capital chino-estadunidense y que se dedica a la maquila de playeras, suéteres y blusas. Allí laboran alrededor de 300 personas de origen chino. Los contratan en su país como técnicos y les prometen un buen sueldo, pero llegan aquí y cambian el contrato, los tienen encerrado, tanto a las mujeres como a los hombre y les proporcionan habitaciones que carecen de sanitarios".

Asimismo, abundó Velázquez, la alimentación que reciben es pésima, los obligan a trabajar de seis de la mañana a nueve o 10 de la noche, con una hora de descanso, y apenas ganan el equivalente a dos salarios mínimos, pero ellos sólo reciben el equivalente a 50 dólares mensuales para sus gastos, el resto dicen que lo depositan en cuentas para sus familias".

Aunado a ello, "les impiden aprender español o dialogar con obreros mexicanos o entablar relaciones de noviazgo. No los dejan salir a pasear ni ir al médico, y tampoco los tienen inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Comparada con la situación que enfrentan los asiáticos, la de los trabajadores nacionales es casi privilegiada, pero sigue el común denominador de las maquiladoras, cuyo establecimiento en dicho estado se "promovió desde que el presidente Vicente Fox era gobernador y aseguraba que generarían el empleo necesario, y que ahora sigue apoyando el gobernador Juan Carlos Romero Hicks", lamentó Velázquez.

En KBL de México, filial de KBL Company International, "empresa operada por tres hermanos, el más importante, es William Ko, trabajan casi mil 200 personas, y de ellas casi mil son mujeres".

En esa empresa los mexicanos "apenas reciben el salario mínimo de la zona, que es de 45.86 pesos diarios, y de ese dinero deben pagar su transporte a la maquiladora y la comida que les venden en el comedor de la planta. Cumplen jornadas fuertes, tanto en horas como intensivas en producción".

La federación que encabeza Velázquez proporciona a algunos de los afectados asesoría legal, y una organización no gubernamental da apoyo a los extranjeros cuando "escapan" de la maquiladora y son trasladados a la estación migratoria de Iztapalapa.

"Muchos de ellos no soportan la situación y se escapan. Estamos denunciando a este tipo de empresas que existen en Guanajuato. Hemos entablado demandas individuales en favor de chinos y mexicanos".

Empresarios textiles mexicanos ven en CAFTA oportunidad de negocio

Tomado del diario La Jornada, de México

Mientras la Secretaría de Economía (SE) de México propuso a los empresarios del sector textil mexicano competir con países como Italia, Francia y España, para dejar de ver a China como su rival más importante, ellos han identificado un área de negocio con la que esperan aumentar sus ingresos por exportación hasta en 10 por ciento, lo que contribuiría a superar en 4 puntos porcentuales la caída de 6 por ciento, en este ámbito durante 2005, como consecuencia del ingreso del país asiático al mercado estadounidense.

Rosendo Vallés Costas, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), dijo a La Jornada que el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos, mejor conocido como CAFTA, representa una "oportunidad extraordinaria", si se toma en cuenta que los países latinoamericanos firmantes del acuerdo por sí solos exportan hacia el mercado anglosajón 10 mil millones de dólares al año en ropa.

"Desde que escuchamos que Centroamérica (CA) y Estados Unidos (EU) iban a firmar un acuerdo, identificamos un área de oportunidad extraordinaria, debido a que en América Central hay una gran cantidad de confección de prendas de vestir, pero no tienen la capacidad de fabricar la misma cantidad de textiles", señaló el empresario.

En tanto, el titular de la SE, Sergio García de Alba, había recomendado a los miembros de la cadena productiva textil-confección especializarse en la elaboración de productos de mayor valor agregado, para no competir con China, sino con países europeos, es decir, orientar sus producciones hacia el diseño, ya que "si se quedan con la visión de competencia contra China tendrán que enfrentarse a precios bajos, mercados muy amplios de precios bajos, que no es lo más conveniente para los empresarios y sus empleados".

Sin embargo, Vallés Costás apuntó que la baja en la producción de textiles en Centromérica es el motivo principal por el que México debe enfocarse en ese mercado y no en otros, "aunque no deben dejarse de lado". De acuerdo con cifras del organismo empresarial, en CA existen 60 empresas dedicadas a la producción de telas, mientras que en el país, tan sólo la Canaintex agremia a 500, de las cuales en su mayoría son medianas y grandes.

El industrial del textil aseguró que los primeros resultados de las pláticas que han sostenido con representantes de los países miembros del CAFTA ya han dado sus primeros resultados; sin embargo, "el más importante es haber logrado que en el texto del acuerdo se incluyera la acumulación de origen".

Explicó que en este sentido la ventaja recae en que las telas que se producen en México son enviadas a las industrias centroamericanas, donde confeccionan la ropa, entonces éstas se encargan de exportarlas a Estados Unidos sin pagar impuestos, es decir, como si fueran de la región.

Es por eso, continúo Vallés Costas, que los textileros mexicanos prefieren enviar sus mercancías a esta región y no directamente a Estados Unidos, pues en este país la maquila de ropa es prácticamente nula.

Asimismo, subrayó que otro factor que permite "mirar con firmeza" el CAFTA es que la mayoría de las industrias de la actividad textil son nacionales, por lo que la inversión extranjera directa en la actividad es mínima, pero en lo que se refiere a inversión de los empresarios nacionales en el extranjero para traer maquinaria y equipo asciende a más de 400 millones de dólares, ya que este tipo de insumos no se fabrican en México.

El presidente de la Canaintex manifestó que aun con las ventajas que han identificado en Centroamérica, el gobierno mexicano aún debe mejorar la calidad de los energéticos, sobre todo de electricidad, "pues la mala calidad de este insumo pude afectar la productividad hasta en 5 por ciento". Al respecto, el industrial ponderó la necesidad de lograr mejores condiciones en el precio del gas natural e insistió en que "no puede seguir tendiendo como referencia una de las tarifas más caras del mundo, sin tomar en cuenta sus costos de producción".

Además consideró urgente ampliar la lucha contra el contrabando y para que así la industria deje de perder más de 9 mil millones de dólares al año por la venta ilegal de productos "bajo el amparo de programas establecidos por la Secretaría de Economía", que permiten la importación temporal de telas sin el pago de impuestos y "que muchas veces ya no son transformadas y devueltas al lugar de origen, se quedan aquí y aquí se venden".

Hizo un llamado para que las autoridades tomen cartas en el asunto, puesto que Economía no tiene la capacidad para controlar este tipo de cuestiones, por eso, afirmó el entrevistado, la Secretaría de Hacienda debería ser la encargada de vigilar a las empresas que hacen uso de este tipo de programas, "y lamentamos la falta de decisión del gobierno, porque se está atrasando la solución a un problema que con toda claridad puede resolverse de esta forma", concluyó.


Descarga la aplicación

en google play en google play