Escúchenos en línea

«Alemán es un corrupto, no soy su amigo, y debería pasar en la cárcel toda su vida»

None | 26 de Marzo de 2006 a las 00:00

¡TENGO FE EN DIOS QUE VAMOS A GANAR!
Entrevista con Jorge Ramos de UNIVISION. 20 de marzo del 2006. Remitido por la Secretaría de Comunicación del FSLN.

Hace años que lo entrevisto a usted; no sé cuántas veces hemos tenido la oportunidad de conversar y le agradezco que se siente, una vez más, con nosotros. ¿Todas las preguntas?

Igualmente; claro que sí, todas las preguntas que usted quiera.

¿Qué está pasando en América Latina? ¿Qué cambios está usted viendo en América Latina?

La expectativa que habían tratado de crear o que habían creado, acerca de que el modelo neoliberal iba a erradicar la pobreza, iba a lograr el despegue de América Latina, iba a haber crecimiento con empleo, salud, educación... sencillamente, ha fracasado y con ello, se están hundiendo las fuerzas políticas que fueron abanderadas de ese modelo.

¿América Latina se está yendo hacia la izquierda?

Yo diría que, efectivamente, América Latina está apostando hacia las fuerzas de izquierda, las fuerzas más progresistas, más de avanzada, lo que, hasta hace unas cuantas décadas, era algo que no se podía pensar; no se podían poner las esperanzas de los pueblos, porque estaba de por medio la desconfianza, el temor y, todavía estaba la expectativa en el modelo neoliberal.

Si una vez más usted llegara a la Presidencia de Nicaragua ¿en qué grupo entra? Es difícil, a veces, catalogarlo; entraría en el grupo de Castro, Chávez, Evo Morales; o entraría al grupo de Kirchner, Bachellet en Chile ¿dónde lo ponemos?

Creo que no hay grupos, sencillamente, hay un proceso en América Latina donde, cada espacio se va abriendo, a partir de las características, las particularidades de los elementos históricos, sociológicos, culturales de cada nación latinoamericana. Aquí, tenemos un proceso que tiene sus carácterísticas, sus particularidades y está inmerso en lo que llamamos, el proceso sandinista, la Revolución Sandinista y lo que ha traído el sandinismo a Nicaragua.

Voy a volver a repetir esto para asegurarme que está bien. Le repito la pregunta: particularmente en Nicaragua, si usted ganara la Presidencia ¿qué es lo que los nicaragüenses quieren decir con eso?

Quieren decir que han perdido el miedo a las amenazas de Estados Unidos; porque, Estados Unidos siempre han amenazado con que, si gana el Frente, viene de nuevo el bloqueo, la guerra; ese ha sido el elemento. Aquí no se hablaba de las remesas, sino de la guerra, el bloqueo. Entonces, el pueblo nicaragüense estaría demostrando que ha perdido, finalmente, el miedo, el temor, enfrentado a los problemas que lo están agobiando.

¿Lo que me quiere decir es que usted, en realidad, está luchando contra Estados Unidos en Nicaragua? ¿Ese es el enemigo?

Yo no estoy luchando contra Estados Unidos; Estados Unidos está luchando contra Nicaragua.

¿O está luchando contra Daniel Ortega?

No. Estados Unidos, históricamente, ha luchado contra Nicaragua; invadió Nicaragua y podemos nuevamente hacer historia y, nos vamos a encontrar a Estados Unidos, siempre agrediendo a Nicaragua. ¡Nunca Nicaragua agrediendo a Estados Unidos!

¿Está usted a favor del Tratado de Libre Comercio entre Nicaragua y Estados Unidos?

Yo estoy a favor de un Tratado de Libre Comercio en donde se defiendan, se salvaguarden, los intereses del país, y este Tratado, no ha sido negociado con esa óptica. Incluso, es un Tratado que no se logró negociar a nivel centroamericano, es decir, que la Región negociara, lo que le hubiera permitido una mejor posición a la región centroamericana.

Pero, sin dar tantas vueltas... el Tratado que ya se negoció entre Nicaragua y Estados Unidos, que tiene que aprobar la Asamblea de su país ¿usted está a favor de ese Tratado?

Indiscutiblemente que el Tratado ¡ya está ahí! La batalla que nosotros estamos librando es, cómo hacerle reformas y eso, se ha estado aplicando en la Asamblea Nacional para que salvaguarde, hasta donde sea posible, los intereses del país.

Le repito, está usted a favor, entonces, de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Yo estoy a favor de Tratados justos.

¿Este Tratado es justo o no es justo?

¡No es justo!

O sea, usted está en contra de este Tratado, en particular.

La forma en que está planteado este Tratado, no es justa y, efectivamente, estoy en contra de ese Tratado.

¿Usted está a favor de la propiedad privada en Nicaragua?

Nosotros planteamos un régimen de economía mixta en Nicaragua, lo establecimos así en la Constitución de 1987. Economía mixta, pluripartidismo, no alineamiento en política internacional.

Déjeme hablar un poquito de Estados Unidos. Hoy, cuando hablábamos con uno de los expertos sobre el tema, nos decía: "uno de los fantasmas de Daniel, es Estados Unidos". ¿Usted odia a Estados Unidos?

Yo no odio a Estados Unidos. Yo lo que creo es que, la política norteamericana, ha sido una política de odio en contra del pueblo nicaragüense.

Pero, Daniel Ortega ¿odia a Estados Unidos?

Yo no odio a Estados Unidos; no puedo odiar al pueblo norteamericano ¡no lo puedo odiar! Yo denuncio y condeno ¡la política del imperio!

Para usted, ¿Estados Unidos es un imperio?

¡Claro que sí!

Esto tiene una connotación negativa para usted, es decir, un imperio ¿que hace qué?

El imperio trata de dominar, sojuzgar, de imponer. Esa es la característica del imperio, expandirse ¡a costa de lo que sea! Y eso es lo que ha hecho la política norteamericana.

¿Usted justifica entonces, los actos terroristas del 11 de septiembre del 2001, contra Estados Unidos?

No los justifico; nosotros condenamos los actos de terrorismo ¡los condenamos! y fuimos bien claros. Pero eso, no le da derecho a Estados Unidos a imponer una política de terror en el mundo. No le da derecho de invadir Irak; no le da derecho de cometer un crimen masivo en contra del pueblo de Irak, ese bombardeo brutal que vimos en Irak. ¡Eso no es ningún derecho de Estados Unidos!

Muchos temen entonces que, si usted llegara a ser Presidente, rompería relaciones con Estados Unidos.

En los momentos más difíciles del Gobierno que yo encabecé en los 80, estando el Presidente Reagan al frente del Gobierno norteamericano, nosotros defendimos ¡siempre! las relaciones entre Estados Unidos y Nicaragua. Tanto relaciones políticas, como relaciones económicas, comerciales. Fue el Presidente Reagan quien, en el año 85, decidió cortar las relaciones con Nicaragua. No fuimos nosotros.

Estamos en el 2006, ahora es el Presidente George W. Bush ¿Usted considera que George W. Bush es un terrorista?

Su política es terrorista ¡claro que sí! No respeta el derecho internacional. Lo que ha hecho en el plano internacional, es sencillamente, negar lo que se había logrado avanzar después de la II Guerra Mundial en Naciones Unidas; desconoció al Consejo de Seguridad cuando se lanzó contra Irak.

Lo que me está diciendo, señor Ortega, es que la política del Presidente Bush es terrorista ¿Cómo va a poder tener buenas relaciones con alguien a quién usted, obviamente, no parece tenerle mucho respeto?

¡Claro que sí! Estados Unidos tiene que cambiar su política. Creo que debe modificarla.

¿Usted cree que el Presidente Bush es responsable de miles de muertes?

Claro que sí es responsable.

Para usted, el Presidente Bush ¿es un asesino?

Ha cometido un asesinato masivo en Irak. Eso está a la vista.

No sé si aquí en Managua no lo sienta, pero estoy seguro que, cuando la gente escuche esto van a decir: ¡ahí viene otra vez Daniel Ortega! ¿Cómo alguien que puede decir estas palabras, que considera al Presidente Bush un asesino, va a poder tener buenas relaciones con Estados Unidos?

Bueno, las he repetido todos los días aquí en Nicaragua y las repito, para hacer conciencia en el pueblo. Los pueblos no pueden dejarse aterrorizar, no pueden dejarse vencer por el miedo, simplemente ¿porque es el Presidente Bush? ¿porque es el Presidente de los Estados Unidos? El mismo pueblo norteamericano no puede dejarse aterrorizar, ¡no puede dejarse vencer por el miedo! y creo que la mejor prueba, es que ya el pueblo norteamericano, está condenando la política del Presidente Bush en Irak, y está pidiendo el regreso de los soldados, la salida de los soldados de Irak.

Si usted tiene que escoger un amigo entre el dictador Fidel Castro y George W. Bush ¿quién sería?

Primero, Fidel para mí, no es ningún dictador; es un revolucionario que encabeza un proceso, que defiende la dignidad de los pueblos latinoamericanos.

¿Cuántos años lleva Castro en el poder?

Lleva unos cuantos, ¡mucho menos que el imperio!

No ha habido elecciones multipartidistas en Cuba.

Creo que eso no determina lo que son las bases de la verdadera democracia.

¿Usted cree que Fidel Castro ha asesinado a miles de personas?

Yo lo que sé es que Estados Unidos ¡ha asesinado a miles de personas!

No me la cambie; no le pregunté eso. Yo le pregunto ¿usted cree que Fidel Castro ha asesinado a miles de personas?

Fidel Castro no ha lanzado bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki; Fidel Castro no ha invadido Irak, ni ha invadido Estados Unidos; ni ha puesto bombas en Estados Unidos. Son los Estados Unidos los que han mandado a poner bombas en Cuba; son los Estados Unidos los que han matado a ciudadanos cubanos.

Tengo que volverle a preguntar. ¿Usted cree que Castro es responsable de la muerte de cientos o miles de personas?

Repito, yo lo que sé, es que la política norteamericana ha provocado la muerte de miles...

Esa no es mi pregunta, usted lo sabe perfectamente. La pregunta es sobre Castro.

Esa es la respuesta.

¡No quiere criticar a Fidel Castro!

No, no lo critico. Yo critico la política norteamericana que ha bloqueado a Cuba; yo critico el bloqueo a Cuba.

¿Por qué esta amistad con un dictador?

Primero, no es un dictador ¡es un revolucionario! Es un revolucionario que ha defendido la dignidad de los pueblos latinoamericanos. Naciones Unidas acaba de reconocer que Cuba, es el único país en América Latina, que ha logrado rebasar totalmente, superar, los índices de desnutrición. Cuba no tiene problemas de desnutrición como tienen el resto de países latinoamericanos. Igual, en el plano educativo, en el plano cultural.

Si eso fuera cierto ¿cómo justifica los presos políticos? más de 333 según acabo de ver el último reporte ¿cómo justifica los muertos?

Yo lo que veo son presos políticos en Guantánamo, que es una prisión norteamericana ¡en territorio cubano! donde Estados Unidos, ¡violando el derecho internacional! tiene presos políticos. ¿Y las torturas? ¿Las cárceles volantes en Europa? ¿Los secuestros? ¡Eso es terrorismo!

Se lo planteo de otro modo, usted quiere llegar a la Presidencia con votos ¿no es cierto?

Sí, pero yo quiero llegar a la Presidencia con votos de un pueblo, ¡con dignidad! ¡Un pueblo con dignidad! Por buscar los votos, no vamos a empezar a aplaudir al imperio; no vamos a empezar a decir que el imperio es bueno; no vamos a decir que los yanquis se portan bien con la humanidad ¡no podemos decir eso! si la política norteamericana tiene un comportamiento ¡de destrucción, de amenaza para la humanidad! Ahí están los Acuerdos de Kyoto ¿quiénes son los mayores detractores de los Acuerdos de Kyoto? ¿Quiénes son los que subvierten el orden Inter.nacional, en todos los aspectos? ¡Estados Unidos! ¡Estos acuerdos tienen que ver con la sobrevivencia misma de la especie humana!

Déjeme tratar de colar una pregunta. ¿No le parece incongruente, por no decir, hipócrita, el querer democracia para Nicaragua? Usted quiere llegar a la Presidencia con votos, pero no querer democracia para Cuba...

¿Qué cosa es la democracia?

Un sistema donde, el que llega al poder, es el que consigue más votos en elecciones multipartidistas.

¡Eso es lo que le enseñan a un niño de cuatro años! Democracia, no es eso.

¿Qué es democracia?

La democracia significa derechos humanos plenos; significa el derecho al trabajo, el derecho a la salud, el derecho a una vida digna; el derecho a la vivienda; el derecho a producir; el derecho a la cultura, a la educación ¡Eso significa la democracia! No es simplemente ir a votar; en Estados Unidos, votan, eligieron al Presidente Bush y ¿quién decidió? ¡Lo decidió una Corte del Estado de Florida! ¿Eso es democracia? ¿Porque le dieron unos cuantos votos a Bush, eso es democracia? Eso no resuelve el problema; el problema de la democracia hay que resolverlo ¡a profundidad! Y tiene que ver con aspectos de contenido en el futuro de la humanidad; tiene que ver con el medio ambiente; con los Acuerdos de Kyoto ¡claro que sí! Democracia es cumplir los Acuerdos de Kyoto. ¿De qué sirve hacer elecciones, si por otro lado, están atentando en contra de la especie humana? Si te convertís en el principal factor de eso, porque no es necesario lanzar bombas atómicas, para atentar contra la especie humana. Con no cumplir con los Acuerdos de Kyoto, con estar protegiendo a la gran industria norteamericana, por no querer obligarle a una reconversión tecnológica que permita no contaminar el medio ambiente, entonces... ¿qué es eso?

Usted quiere para Nicaragua, lo que tiene Cuba.

Yo quiero para Nicaragua paz, independencia, dignidad, trabajo, salud y educación, respondiendo a nuestro propio proceso, a nuestras propias características. En Nicaragua, no podemos imitar a la Revolución cubana, que se libró en un momento determinado de la historia; que es un proceso que tiene sus propias características y donde, está un Estado socialista. En Nicaragua, nosotros no hablamos de Estado socialista cuando triunfó la Revolución, ¡hablamos de pluripartidismo, economía mixta y no alineamiento! Por lo tanto, tenemos componentes que nos diferencian del proceso revolucionario cubano. ¿En qué coincidimos? En que es necesaria la salud, el trabajo, la solidaridad entre los seres humanos ¡que es muy importante!, la educación. En eso coincidimos con Cuba.

Hablando de salud ¿cómo está su corazón?

Amando al pueblo.

Usted tuvo problemas de corazón, y los tratamiento médicos se los hicieron en Cuba ¿no tiene usted una relación de agradecimiento con Fidel Castro? ¿No le debe usted a Fidel Castro, un poco, por su salud?

Yo le tengo un agradecimiento a Cuba, por el hecho mismo de haber derrotado a una dictadura, la de Batista. Cuando nosotros estábamos luchando contra Somoza, a nosotros nos estimuló, nos alentó la victoria de Cuba.

Yo decía, un compromiso personal de su parte, con Fidel Castro, porque le salvó la vida por su problema cardíaco.

Primero, el caso no era grave, realmente; simplemente, en un chequeo médico, me detectaron determinada situación en el corazón y lo que hay, es un tratamiento. No hubo necesidad de operación, ni nada por el estilo. Sí, repito, nosotros tenemos agradecimiento con Cuba; cuando estábamos en el Gobierno, Cuba ayudó mucho a Nicaragua ¿cómo no se va a reconocer eso? ¿Cómo no se va a valorar eso? ¡Claro que se valora! Pero, eso no significa que Nicaragua y los sandinistas, no veamos más allá. Indiscutiblemente, vemos más allá porque Nicaragua, tuvo solidaridad muy importante de Cuba, pero también, de muchos otros pueblos del mundo.

Voy a saltar al tema de la campaña electoral. Déjame entrar con Arnoldo Alemán. Muchos están denunciando un pacto entre usted y Arnoldo Alemán. ¿Arnoldo Alemán es amigo de usted?

Somos nicaragüenses...

Hombre, le estoy preguntando si es su amigo, y no me quiere contestar.

Somos nicaragüenses, hombre, somos ciudadanos...

¿Es su amigo Arnoldo Alemán?

El es un adversario político, indiscutiblemente, ha sido la ficha de Estados Unidos en el 96, y lo fue después ¡y puede seguir siéndolo! no lo descarto.

¿Arnoldo Alemán es un hombre corrupto?

Sí, claro que sí.

¿Debe permanecer en la cárcel el resto de sus días?

¡Claro que sí!

Si él es un ser corrupto, ¿cómo usted puede pactar con él? ¿no llegó a acuerdos con él?

Los acuerdos se han tomado con una fuerza política que tiene determinado número de Diputados en la Asamblea Nacional.

Usted pactó con un corrupto ¿es lo que me quiere decir?

No, ¡pactamos con una fuerza política! que tiene una representación en la Asamblea Nacional, sin la cual, no se puede llegar a ninguna gobernabilidad.

Usted pactó con Alemán, en realidad.

No, con Alemán no; el acuerdo fue con el Partido Liberal. Cualquier gobierno, sea el que sea, si tiene una Asamblea Nacional en donde, no tiene mayoría, no le queda más que buscar acuerdos en esa Asamblea Nacional. Lo mismo ha tenido que hacer el Presidente Bolaños en la Asamblea ¡ha tenido que buscar acuerdos con el Partido Liberal! Hacer pactos, o como le quieran llamar. El Frente, lo que ha hecho es tomar acuerdos con el Partido Liberal, que tiene un dirigente que es Arnoldo Alemán ¡es cierto! Pero, ése es un problema de los liberales, que lo quieren tener de dirigente. No podemos obligar nosotros a los liberales, que son una fuerza política real, en este país, y decirles: "quiten a Alemán de dirigente". Ese es un asunto de ellos y ellos decidirán cuándo lo quitan. Nosotros sí hemos respaldado la lucha contra la corrupción y gracias al Frente, Alemán fue destituido de la Presidencia de la Asamblea Nacional; gracias al Frente, Alemán fue llevado a un proceso judicial.

Alemán no es su amigo...

Es que no podemos hablar de amistad, frente a lo que son relaciones de orden político.

Cuando llegué a Nicaragua para preparar esta entrevista, me decían: "Daniel ha dado un cambiazo; ahora es más católico que el mismo Papa".

Siempre he sido católico, nací católico, ¡siempre he sido católico!

Pero... ¿tanto?

Siempre he sido católico. ¿Sabés que, de joven, estuve a punto de ser religioso?

Se acaba de casar por la iglesia ¿hace cuánto?

Hace poco, hace unos meses.

¿Por qué lo hizo?

Sentí que era un compromiso que yo tenía con mi madre. Mi madre siempre me insistió que me casara, que me casara; ella era muy tradicional, muy católica.

Su madre, por supuesto, no pudo asistir. ¿Lo hizo por ella?

Sí, así es.

¿Usted cree en Dios?

¡Claro que sí!

¿Y cree en el infierno, en el cielo?

¡No, hombre! Ya estás como niño de cuatro años, otra vez.

¡Quiero preguntarle, porque ha cambiado tanto que ya no sé ni qué creer!

Estás como en las elecciones ¡igualito! A un niño de cuatro años se le dice: si votás, es democracia. ¡Eso es absurdo!

Cree en Dios, entonces, pero, explíqueme su Dios; es un Dios que... ¿qué hace?

Esa es una mentalidad, es una pregunta bastante ingenua...

Hábleme de su Dios; que cree usted que hace ¿es un Dios que determina todo, que ayuda a los pobres? ¿qué cree que hace?

Quizás, para entendernos mejor, mirá, yo me formé en una familia católica; una familia, también sandinista, que habían sido víctimas de la política yanqui en Nicaragua; mi padre estuvo detenido, mi madre también estuvo presa, y crecí, escuchándoles a ellos, las historias políticas, hablando de Somoza, de Sandino; pero, a la vez, con una formación católica. Al primero que yo conozco, en mi niñez y, cuando voy acercándome a la juventud, es a Cristo. Cristo se convierte en una fuente de inspiración para mí; yo lo considero un rebelde, un revolucionario y lo identifico, inmediatamente, con los pobres, con la justicia, la libertad. Después, conozco el pensamiento revolucionario marxista, las experiencias revolucionarias de otros países; después viene el triunfo de la Revolución cubana. Pero, es un proceso en donde Cristo, juega un papel muy importante, en la fundamentación de la lucha.

Cristo fue un rebelde, es lo que me está diciendo...

Así es.

Usted comulga... va a misa

Así es, siempre he comulgado. En los años 80, en medio de la guerra, cuando a veces fallecían algunos compañeros que caían en combate, muchachos que morían combatiendo, iba a las misas y comulgaba. Lo que pasa es que lo hacía sin mucha estridencia; ahora, todo se ha vuelto un tanto estridente.

Dicen que es muy buen amigo de Monseñor Obando y Bravo; ahora más que nunca, lo ven más de cerca, en más ocasiones, quizás socialmente.

Siempre he tenido una buena relación con él. Me he relacionado con él desde que estaba muy muchacho, en la escuela secundaria. Lo conocí en El Salvador, donde él dirigía un Seminario y luego, cuando estaba en la cárcel, nos visitaba. Ha habido una relación de años, en medio de discrepancias y contradicciones que se dieron en los 80, indiscutiblemente.

Usted sabe lo que dicen muchos nicaragüenses, que ven con sospechas esta relación entre usted y Monseñor Obando y Bravo. Dicen que usted está utilizando a Monseñor, para tratar de conseguir votos, tratar de suavizar un poco su imagen y conseguir votos de los más católicos, de los más conservadores. Que lo está haciendo porque usted tiene dos caras, es lo que dicen.

Lo que pasa es que aquí es una sociedad que fue polarizada por la política norteamericana, fue polarizada por el somocismo y sigue siendo alimentada hacia la polarización. Como dice Bush: "vos estás conmigo, estás con el bien; o estás del otro lado, estás con el mal". Una cosa, totalmente fundamentalista. Sencillamente, no se le da su lugar al liderazgo de la Iglesia Católica; si la Iglesia se acerca, si se da una reconciliación, porque este es un proceso de reconciliación entre el sandinismo y la Iglesia Católica ¡eso es malo, para quienes promueven la confrontación, el odio, y la polarización! y son, los que se expresan de esa manera.

¿Está usted obsesionado con el poder? Usted fue candidato en el 90 y perdió; candidato en el 96 y perdió; candidato en el 2001 y perdió ¿Por qué no lo deja? ¿Por qué no deja que entren los jóvenes?

Primero, creo que hay un compromiso y una confianza en un sector importante de la población. Yo diría, tenemos el reto, el desafío; así como logramos tomar el poder por las armas, el desafío que tenemos es tomar el poder con los votos. Ese gran desafío y eso, implica nuestra perseverancia. Lo que hay es perseverancia, tenacidad, seguridad en que se va a lograr alcanzar la victoria.

¿Cuántos años tiene usted, señor Ortega?

Sesenta, recién cumplidos.

¿Por qué no lo deja ya? ¿Por qué no se lo deja a los jóvenes? Ha de haber jóvenes sandinistas, veinte o veinticinco años más jóvenes que usted, que puedan ser candidatos ¿Por qué tiene que ser usted?

¡Los estamos formando! Como candidatos, aquí...

¿Por qué usted? ¿Por qué esa necesidad de que sea usted? Si quiere que gane su Partido, puede ayudar, pero ¿por qué usted?

Este no es un problema biológico. Si te ponés a ver, aquí tenés de Presidente a Don Enrique Bolaños; los candidatos que aparecen como "candidatos frescos" en el sandinismo, son mayores que yo.

Quiere decir que si no gasta ésta ¿se puede lanzar todavía en la próxima?

Tengo la confianza, la seguridad que vamos a ganar ésta. Creo que es el tiempo para que el Frente retorne al poder.

¿Cómo piensa ganar? ¿Cuál es la estrategia?

Con los votos. Nosotros, hemos venido manteniendo un compromiso permanente con la gente pobre, haciendo conciencia; criticando las políticas neoliberales y, la gente, ahora se da cuenta que nuestra crítica era correcta; que nuestros señalamientos eran correctos, justos.

¿La estrategia es dividir pobres y ricos? En América Latina me ha tocado ver a varios candidatos que han llegado al poder, porque han logrado dividir; es decir, los pobres, la mayoría, han sufrido durante mucho tiempo y ahora les toca estar en el poder, con su representante ¿esta es la estrategia?

La estrategia es defender al país, porque el problema es que el país está siendo desintegrado por las políticas neoliberales. Claro que, los primeros que sufren, son los ciudadanos y las familias que están en la pobreza, porque esas políticas lo que hacen es incrementar la pobreza. Cuando nosotros afirmamos, y yo afirmo, que se trata de defender el derecho de los pobres a salir de la pobreza, estamos hablando de ¡la inmensa mayoría de los nicaragüenses! de más del 70% de la población que se encuentra en la pobreza, de la cual, un 40% está en la extrema pobreza. Estamos planteando lo que es una necesidad de toda esa población, que se siente defraudada de estos gobiernos que, presentaron las políticas de privatización, de libre mercado llevado a su máximo extremo, como "la varita mágica" que iba a sacarlos de la pobreza. ¡Y ha sido un gran engaño, un gran fraude!

Tengo tres temas, muy delicados, que quería tocar con usted. El primero es el de un helicóptero que usted está utilizando, investigué y cuesta US$1,500.00 dólares la hora ¿quién lo paga?

¿Ya no es de Chávez, entonces, el helicóptero? Porque decían que era de Chávez. El helicóptero es de una empresa guatemalteca, pueden averiguarlo.

Ya lo tratamos de hacer, pero, aparentemente el número no da; contesta una tienda de flores, no una tienda de renta de helicópteros. La Prensa hizo la investigación, no existe esa empresa guatemalteca.

Sí existe esa empresa, claro que sí.

¿Quién paga esos US$ 1,500.00 dólares la hora para que usted vaya en helicóptero?

Nosotros tenemos cooperantes, tenemos gente que apoya al Frente; tenemos bases que cotizan...

¡Pero les sale muy caro!

Bueno, las campañas son caras. No hay campaña barata.

¿El helicóptero no es de Chávez?

No, eso es un absurdo.

¿Usted cree que Hugo Chávez tiene algún interés en que usted gane la Presidencia aquí?

Tenemos una comunidad de intereses.

Usted es amigo de Chávez, lo ha visto en varias ocasiones. Chávez quisiera que usted ganara.

Claro, así como yo he deseado que ganara Chávez, que ganara Evo, que ganara Tabaré...

¿Usted cree que va a haber dinero venezolano, que ya hay dinero venezolano aquí para que usted trate de ganar?

No, no es el dinero venezolano el que va a decidir la elección en Nicaragua; no se trata de eso. Indiscutiblemente que llegando al Gobierno tendremos la posibilidad de optar a una alternativa de mercado, viendo hacia el Sur, donde tenés a Brasil, Argentina, Venezuela, Chile. Una cantidad de países donde Centroamérica no ha llegado a buscar el intercambio.

¿Chávez se está convirtiendo en un dictador?

No, ¡es el hombre con más elecciones en América Latina!

Pero, controla el ejército, a la Corte Suprema, controla el Congreso, controla a los medios de comunicación; cambió la Constitución, se puede reelegir ¿qué más puede controlar?

Chávez no es un dictador.

¿Cómo lo define usted?

Es un revolucionario que llegó al poder por la vía electoral; y se ha mantenido en el poder, por la vía electoral. En cambio, los llamados demócratas, recurrieron al golpe para tratar de quitar a Chávez.

Pero fíjese, cuando me está diciendo: su amigo es Castro, su amigo es Chávez, Khadafi también es amigo suyo...

¡Hermanos! Son hermanos míos todos ellos. Hermanos, más que amigos; yo me siento hermano de Kaddafi, de Chávez, de Fidel, de Lula, de Evo... ¡Todos ellos son hermanos! Somos hermanos latinoamericanos todos.

Con esto que me está diciendo, ¿usted se da cuenta que está asustando a mucha gente, o no?

¿De qué se asustan?

¡Me está hablando de dictadores! en el caso de Khadafi, gente aparentemente vinculada a actos terroristas.

Pero yo lo que sé es que Estados Unidos ha hecho ya buenas relaciones con Khadafi.

Pero cada vez que yo le pregunto de Chávez, usted me habla de Estados Unidos...

¡Ah! es que Estados Unidos está en todas partes; porque es un imperio y tiene que ver con la política en cualquier lugar del mundo ¡claro que sí! Y lo que sé es que, Estados Unidos, que hasta hace un tiempo descalificaba a Khadafi, ahora tiene buenas relaciones con él. Estados Unidos le compra petróleo a Venezuela, aún cuando tenga malas relaciones con Chávez... ¿entonces? Los empresarios norteamericanos quisieran que se levantara el bloqueo contra Cuba y presionan a Bush para que lo levante, porque les interesa ir a hacer negocios a Cuba.

Usted sabe perfectamente que no puedo tener una entrevista con usted, sin preguntarle sobre Zoilamérica. Tratamos de hablar con ella, y prefirió no hablar con nosotros, en este momento. ¿Hay algún acuerdo en la familia para que ella no hable?

Yo veo eso como un capítulo cerrado.

Volví a leer el testimonio de ella y me parece muy fuerte. Hay una parte en la que dice: "Daniel Ortega me violó en el año 1982, eyaculó sobre mi cuerpo para no correr riesgos de embarazo y así continuó haciéndolo durante repetidas veces".

Eso es muy fuerte y ¡es totalmente falso!

¿Ella está mintiendo...?

Está mintiendo, claro que sí.

¿Le pesa esto, señor Ortega?

¡Claro que sí!

¿Cómo lo maneja usted, con su esposa, con Rosario, cómo lo maneja cuando oye estas cosas? Cuando usted me está diciendo que es falso.

Bueno, yo no voy a pasar leyendo eso, todos los días. Sería enfermizo.

Esto le puede afectar en la campaña, le ha afectado su carrera política ¿no?

Ya lo han utilizado, dos, tres veces, en la campaña.

Otro punto, sobre el periodista Carlos Guadamuz ¿quién lo mató?

Quien lo mató se encuentra detenido.

El hijo de Carlos, usted sabe, lo acusó a usted, dos horas después del asesinato y dijo: "él, refiriéndose a usted, es el verdadero autor, detrás del que disparó, hay alguien más".

Eso fue una reacción emotiva de parte del hijo de Guadamuz; totalmente emotiva. Yo tengo guardada una notita que me había mandado Guadamuz, semanas antes, en la que me mandaba a pedir que le ayudara, que buscáramos una solución. Más bien estaba planteando una salida a la situación que él estaba viviendo, decía que estaba muy mal económicamente. Por lo tanto, no había una actitud de confrontación.

Me encontré en la comida a Jaime Morales, me jala a un lado y me dice: "Ramos, arreglé el problema de la casa con Daniel". ¿Se acuerda hace como diez años que conversamos, le hice como cinco, seis preguntas sobre lo mismo? Se arregló el problema de la casa ¿qué habla esto de la reconciliación que puede haber aquí en Nicaragua?

Creo que es una señal clara de que Nicaragua, a pesar de que había una tendencia, o ha habido fuerzas económicas, políticas interesadas en polarizar al país para evitar que se de la reconciliación, ¡se viene avanzando en la reconciliación! Esta forma en que tratamos el asunto de la vivienda, de la casa con el señor Morales Carazo; la forma en que se ha venido avanzando con la Iglesia Católica y con la Resistencia Nicaragüense, en un proceso de reconciliación, creo que son elementos que dejan ver, con toda claridad que, en Nicaragua, estamos superando la polarización, a pesar de que hay fuerzas internas y externas, empeñadas en querer polarizar al país, mantener la polarización entre los nicaragüenses.

¿Estamos viendo a un nuevo Daniel Ortega? Usted está cambiando ¿siente que ha tenido que cambiar también?

Creo que todos los días nos estamos moviendo en condiciones y circunstancias que son cambiantes, que se modifican y tenemos que enfrentar esas nuevas realidades.

Veo que todo está cambiando en su campaña; los colores, estamos sentados en unas sillas de colores. Tengo entendido que Sandino se sentó en unas parecidas ¿no es cierto? ¿Qué significan estos colores, que es lo que usted quiere proyectar?

Incorporar los colores que tiene Nicaragua en sus paisajes, sus costumbres, en su riqueza cultural, el pensamiento de la gente. Es decir, es un pueblo lleno de mucho colorido, mucha alegría, en todas sus manifestaciones.

¿Es usted supersticioso? ¿Cree en brujos, pócimas o cosas por el estilo?

No, en nada de eso.

¿Usted cree que va a ganar?

Sí, tengo la fe en el pueblo y la fe en Dios, que vamos a ganar.

Gracias, le agradezco mucho.

«Lo malo no es el capitalismo sino el imperialismo», dice Ortega

En la segunda entrevista que ofrece en los últimos días, el secretario general del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y su candidato presidencial, Daniel Ortega, ratifica su absoluta seguridad en el triunfo electoral en los comicios previstos para el próximo 5 de noviembre. En la entrevista concedida a la ultraconservadora cadena FOX News, de Estados Unidos, Ortega además promete que no habrá nacionalizaciones porque "no tiene sentido. Sí hay que tomar medidas en áreas sensibles donde hay verdaderos monopolios, para proteger a los usuarios. En lo que es la energía, las telecomunicaciones, el agua, en lo que son servicios básicos como la energía, salud, educación. En esos servicios básicos hay que tomar una serie de iniciativas para proteger a la gente y ponerle condiciones al inversionista, para que cumplan con lo que prometen". Asimismo, el jefe del FSLN asegura que «el problema de Estados Unidos es que tienen una política que no respeta el derecho de la humanidad a vivir en justicia, en paz; no respetan a Dios, si respetaran a Dios contribuirían a la paz; los gobernantes norteamericanos serían un factor de paz, de estabilidad y no un factor de guerra».

Entrevista de Daniel Ortega:
América Latina está decidiendo con los votos
Adam Housley y Helka Warner, FoxNews

En estas elecciones presidenciales ¿qué ofrecen ustedes, que los otros candidatos no ofrezcan?

Desarrollar al país, a partir de las propias capacidades que, en recursos naturales y humanos tiene Nicaragua. Para eso, debemos contar con una política masiva de crédito, acompañada de una política, también masiva, de salud y educación, tal y como logramos desarrollarla en los años 80. En la década de los 80, nosotros tuvimos una gran experiencia en lo que fue la política de crédito, de salud y de educación; por lo tanto, estamos hablando de un gobierno que, en tiempos de paz, podría hacer mucho más de lo que hicimos en los 80. Otro elemento importante, que no he escuchado de parte de ningún otro candidato, es la construcción del Canal Interoceánico por Nicaragua. Ese canal que están demandando, desde Asia, América Latina, y los mismos Estados Unidos, ya que es una necesidad para el comercio mundial.

¿Qué planea usted para el pueblo Nicaragua, cómo va a dar más empleo, más educación? ¿Cuál es su plan económico para ayudar a la gente?

Para que el país pueda desarrollarse en términos económicos, hay que inyectarle crédito al pequeño y mediano productor del campo, a las cooperativas, a la pequeña y mediana industria de las ciudades; un crédito masivo que permita generar empleo, producción, para que, en primer lugar, se alimente el pueblo y nadie pase hambre en este país y, para poder también, exportar. Esto, iría acompañado de proyectos que tendrían que ver con demandas energéticas que tiene Nicaragua y donde el Canal, se convierte en un elemento fundamental. El turismo, todos hablamos de turismo, sería una fuente de recursos, para invertir en el campo social.

No sé si usted sabe, pero la Secretaria de Estado, Condolezza Rice, dijo que estas eran unas elecciones muy importantes para Estados Unidos, que, Centroamérica, Suramérica, toda Latinoamérica era importante. Lo que hace usted es importante, si va al campo socialista o al capitalista. ¿Qué quiere hacer, de dónde va a venir todo ese crédito? ¿Sería de Cuba, Venezuela, de Estados Unidos, China? ¿De dónde?

En primer lugar, de las propias posibilidades que tenemos los nicaragüenses, porque este es un país que tiene mucha riqueza, muchos recursos. Luego, tiene que venir de lo que serían coinversiones con Gobiernos y empresas latinoamericanas, norteamericanas, europeas, asiáticas; estamos abiertos a todo el comercio internacional. Todo país está abierto, lo importante es que la relación sea justa, equitativa eso es lo importante. Y es por lo que luchamos los latinoamericanos, queremos un tratamiento justo, que se nos respete. Eso es lo que queremos los latinoamericanos.

¿Por ejemplo, si una compañía grande de Estados Unidos, quiere venir acá, no serían dueños solamente ellos, sería como el modelo de Cuba, donde ustedes toman el 30, 40% del control; o sería solamente de ellos? ¿Cómo sería?

Depende del tipo de inversión, pero lo importante es que siempre haya inversionistas nacionales con inversionistas extranjeros, y que también el Estado tenga participación. Estaríamos hablando de tres participantes, el inversionista nacional, el Estado, y la inversión extranjera, con lo que se evitaría que se ejerza un monopolio, y que se abuse de las condiciones que dan estos países a la inversión.

Cuando hablamos con el candidato Eduardo Montealegre, dijo que quiere tener inversiones acá, más trabajo, casi lo mismo que usted ¿cuál sería la diferencia entre el plan económico suyo y el de él?

La diferencia es que él ha estado con tres Gobiernos y ha tenido cargos muy importantes. En el último Gobierno fue Ministro de Hacienda, en el anterior, fue Canciller de la República y, esos Gobierno no hicieron nada. El ha sido parte de Gobiernos que, en tiempos de paz, no han cumplido con lo que han prometido; nosotros, en tiempos difíciles, en medio del bloqueo sí cumplimos con lo que estoy señalando. Cumplimos con el crédito para los productores, cumplimos con la salud, cumplimos con la educación.

¿Cuál es la frustración más grande que tiene el pueblo de Nicaragua?

La frustración más grande es sentirse engañado en estos últimos 16 años, cuando, se suponía, que llegó la paz a Nicaragua, terminó la guerra, ahora viene una nueva etapa, donde el país va a salir de la pobreza y, sencillamente ha sido la gran mentira. La gran mentira porque, en 16 años, tres Gobiernos gobernando en paz y el país, con el 80% de la población hundiéndose en la pobreza. Claro, que unos pocos progresan y concentran mucha riqueza, pero, la gran mayoría de la población está cada día más pobre, en el desempleo, le falta educación, la salud, no tienen para comprar los medicamentos, hay más analfabetismo. Es decir, un país que, en 16 años, lo que ha hecho es crecer en analfabetismo hasta alcanzar el 35%; crecer en la pobreza llegando al 80%. Somos el segundo país de América Latina, en la pobreza y extrema pobreza, disputándole el lugar a Haití ¿Dónde está, entonces, el progreso? ¿De qué les ha servido a estos gobiernos, decir que son demócratas, que son amigos de Estados Unidos? ¿De qué les ha servido todo esto? Por eso es que el pueblo se siente frustrado, engañado; por eso es que el pueblo, va a votar ahora, por el Frente.

¿Usted cree que va a ganar?

¡Claro que sí! Porque el pueblo sabe que el Frente sí cumplió. Nosotros no estamos prometiendo algo que no hayamos cumplido, sino que estamos hablando de algo que ya cumplimos. En cambio, el pueblo sabe que éstos, han tenido tres gobiernos en paz y no han cumplido. Nosotros, con un gobierno en una situación de guerra, de bloqueo les cumplimos. Esa es la gran diferencia.

Tengo una pregunta, usted ayer habló de esas elecciones y decía que Estados Unidos respete en Nicaragua las elecciones que se realicen y que no se meta; pero, hay gente que cree que Hugo Chávez le ha regalado un helicóptero, y junto a Castro, están tratando de influir en las elecciones acá, porque, con ese helicóptero, usted puede recorrer el país y eso es una influencia que molesta...

Primero, eso es una mentira. Chávez no me ha regalado nada, no me ha regalado ningún helicóptero. Simplemente, ese es un helicóptero que se alquila a una empresa de Guatemala. Es decir, el Frente paga por alquilar ese helicóptero; el cual ya regresó a Guatemala. No es un helicóptero mío, ni del Frente Sandinista, ni de ninguna empresa nicaragüense. Todo eso son mentiras. La verdad es que Estados Unidos tiene que respetar a los pueblos del mundo; tiene que respetar a América Latina. ¿Qué hace Estados Unidos en Irak? ¿Qué tiene que ir a hacer allá? El mismo pueblo norteamericano dice que hoy, la situación en Irak es peor, que cuando estaba de Presidente, Saddam Hussein, es peor, ahí no hay tranquilidad, muere la gente todos los días y hay una tropa norteamericana que quiere salir de Irak. Estados Unidos está gastando miles de millones de dólares en Irak, cuando debería salir de ahí y utilizar ese dinero, esos recursos para resolver sus propios problemas, porque hay pobreza también, en Estados Unidos. Para resolver el problema de toda la gente, a la que no se le está pagando el seguro y que fueron afectados por los huracanes, por el Katrine en New Orleans y otras ciudades. Lo que debería hacer el gobierno norteamericano, es respetar a la humanidad, respetar a los pueblos latinoamericanos, respetar la decisión de los pueblos latinoamericanos de buscar relaciones justas con Estados Unidos y con todas las naciones del mundo y, no tratar de imponer sus políticas, que ha sido el gran error de Estados Unidos.

Pero usted sabe muy bien que, ideológicamente está, en contra; tienen socialismo acá, Cuba y Venezuela, y Estados Unidos es capitalista.

Lo malo no es que sean capitalistas, sino que son imperialistas. Eso es lo malo. Los Gobiernos de Estados Unidos, no el pueblo norteamericano, sino que los gobiernos, han cometido grandes crímenes en contra de la humanidad. Es la única nación, en la historia de la humanidad, que ha lanzado bombas atómicas ¿qué otro país lo ha hecho? Hitler quiso hacerlo, pero no pudo; Estados Unidos sí las lanzó, en Hiroshima y Nagasaki. El problema de Estados Unidos es que tienen una política que no respeta el derecho de la humanidad a vivir en justicia, en paz; no respetan a Dios, si respetaran a Dios contribuirían a la paz; los gobernantes norteamericanos serían un factor de paz, de estabilidad y no un factor de guerra.

Su historia con los Estados Unidos y lo que me ha dicho ahora, ¿Qué relación va a tener usted, si es Presidente, con Estados Unidos?

Estados Unidos es una realidad y América Latina es una realidad; no queda más que buscar el respeto mutuo. Eso es lo importante, que haya respeto. Simplemente que nos respeten.

Ahora que fui a Argentina, pasé por Chile, y observé que es más notorio, que en América Latina, están diciendo que el capitalismo no funcionó acá, el "open marketing", el mercado abierto no sirvió acá ¿qué alternativa tienen en América Latina para hacer una comunidad como Europa y que haría Estados Unidos con ello?

Para los latinoamericanos es muy importante la comunidad, la unidad latinoamericana, que le permita a América Latina hacer una política con más fortaleza de cara a la misma Comunidad Europea, a Estados Unidos y a los países asiáticos. Que América Latina pueda trabajar, en función de los intereses de sus pueblos, dentro del marco de la economía global, buscando, lógicamente, cómo el marco de la economía global sea, verdaderamente, respetuoso de los derechos humanos de los pueblos, del medio ambiente, del entorno ecológico. El problema es que la economía global, atenta contra los derechos más elementales de los pueblos; le importa poco que la gente gane salarios miserables, y van, donde la población gana los salarios más miserables, a instalar sus empresas. No les importa envenenar los ríos, envenenar el medio ambiente; lo único que les importa es ganar dinero rápidamente. No tienen sentido de preservar las condiciones mínimas para los seres humanos, para el medio ambiente, para este planeta.

¿Usted cree que están explotando a América Latina, o lo han hecho en el pasado?

Es un problema que vive la humanidad.

¿Pero explotaron a Nicaragua?

Claro. Nicaragua ha sido sometida al saqueo, desde que llegaron los españoles, lo mismo que América Latina. Luego, los británicos, los españoles, después los Estados Unidos. En 1854, cuando estaba la fiebre del oro en Estados Unidos, aquí se produjo una invasión de norteamericanos. En esa época, era muy arriesgado el viaje de la Costa Este a la Costa Oeste, o viceversa, cruzar todo el territorio norteamericano y, entonces, empresas navieras norteamericanas crearon dos rutas por Centroamérica, una por Nicaragua y la otra por Panamá. Claro que la más atractiva, era la de Nicaragua, porque era más cerca, cruzando el lago y el Río San Juan. Se instaló acá una empresa que se conoció como la Compañía del Tránsito, que trajo, de acuerdo con un Gobierno liberal en Nicaragua, a una tropa de Estados Unidos. Una tropa de soldados y un ideólogo de los sureños, que habían sido derrotados; gente del Sur que había sido derrotada, y añoraba volver a tomar su situación anterior. Aquí vino William Walker, un periodista, al frente de la tropa y se autonombró Presidente de Nicaragua. Estalló una Guerra Nacional y, fue el primer choque de Nicaragua y Estados Unidos. La guerra se definió en 1856; después, Estados Unidos decidió que Nicaragua, no tenía derecho a decidir sobre su territorio, sin tomar en cuenta la opinión, la voluntad de Estados Unidos y le impusieron a Nicaragua un tratado conocido como el Tratado BryanChamorro. En ese tratado, si Nicaragua quería hacer un canal con Europa o con otro país, Estados Unidos no lo permitía y se establecía que Estados Unidos tenía que autorizarlo, o sea... se arrogaba el derecho sobre territorio nicaragüense. Nicaragua ha sido atropellada a lo largo de su historia. Luego, en 1912, vinieron tropas norteamericanas que se mantuvieron ocupando el país hasta 1932, después impusieron a Somoza, durante 45 años.

Realmente, la relación de Estados Unidos con Nicaragua, ha sido dañina, no han traído nada bueno a nuestro país. El pueblo, no tiene ningún buen recuerdo de Estados Unidos, porque ha padecido, solamente, una política negativa, por parte de los gobiernos norteamericanos. El pueblo tiene un buen criterio, de ciudadanos norteamericanos que vienen aquí, que han venido a residir, pero no de la política del gobierno norteamericano. Aquí, la gente ha sufrido mucho; no le ha servido de nada ese tipo de relaciones de Estados Unidos con Nicaragua.

Hay empresarios, hombres de negocios que dicen, que si usted llega a ser Presidente, todo el capital que está ahora en Nicaragua se va...

Eso no es cierto; eso lo dicen los que no tienen invertido nada; los que tienen invertido en Nicaragua ¿cómo se lo van a llevar? ¿Cómo van a perder lo que han invertido? Esos se van a quedar. Sencillamente, eso es un elemento de propaganda electoral. Cuanto más tiene invertido aquí, un inversionista nacional o extranjero ¿por qué se va a ir? Tiene que cuidar su inversión.

Pero, si tiene miedo que usted vaya a nacionalizar...

Es que, de todas maneras, no le queda más que quedarse y esperar a ver qué va a pasar ¿Qué gana con irse? Perder todo lo que invirtió. Lo que tiene que hacer es quedarse y confiar en que no se le va a afectar. Nosotros no estamos afectando a nadie.

¿Pero no va a nacionalizar empresas?

No, no tiene sentido. Sí hay que tomar medidas en áreas sensibles donde hay verdaderos monopolios, para proteger a los usuarios. En lo que es la energía, las telecomunicaciones, el agua, en lo que son servicios básicos como la energía, salud, educación. En esos servicios básicos hay que tomar una serie de iniciativas para proteger a la gente y ponerle condiciones al inversionista, para que cumplan con lo que prometen. Porque ellos, cuando entran con su inversión, prometen muchas cosas, que luego, no cumplen y los servicios, más bien, se encarecen y además, se vuelve un mal servicio. Este es un problema que afecta no solamente a Nicaragua, sino que a muchos países latinoamericanos. Incluso, hay un informe del Banco Mundial donde, el mismo Banco Mundial, pone en duda y critica, el proceso de privatizaciones de servicios básicos en América Latina porque han sido un fracaso. Han sido fuente de corrupción y fuente de estafa para la población; la gente se encuentra irritada, lógicamente, porque se siente indefensa frente a un monopolio extranjero que controla los servicios básicos. Ahí, hay que tomar medidas para proteger a los usuarios. En otros aspectos, no hay ninguna razón. Claro que, si hay una empresa que esté envenenando las aguas, los ríos, que no esté cumpliendo con las normas que debe cumplir, vamos a hacer que se cumpla la ley. Eso sí. Porque hay muchas empresas extranjeras que no están cumpliendo con la ley; pagan salarios de hambre, no les permiten organizarse a los trabajadores, no respetan el Código Laboral, no respetan las medidas de protección al medio ambiente y, para seguir trabajando las empresas deben respetar. Eso es fundamental.

Una última pregunta: Su imagen en el extranjero... cuando nosotros decimos a la gente que vamos a Nicaragua, nos dicen: ¡cuidado ahí! No sé qué imagen tienen, pero como que no saben qué esperar de usted que es amigo de Chávez y Castro. ¿Qué tan equivocados están en la imagen que tienen de usted, de sus relaciones en Nicaragua?

Sencillamente, ha habido una actitud, un comportamiento de parte de los gobiernos norteamericanos, de tratar de dar una imagen negativa de todos aquellos ciudadanos que, en el mundo, no solamente en América Latina, en el mundo y en los mismos Estados Unidos luchan por sus derechos. Es decir, cuando Martin Luther King empezó su lucha, para muchos norteamericanos era un demonio. Porque estaba defendiendo los derechos civiles de ciudadanos afronorteamericanos, y lo asesinaron. Lo mismo pasa con los líderes latinoamericanos; cuando un líder, un pueblo latinoamericano, sale a defender sus derechos, entonces empiezan a lanzar sus campañas de mentiras; a lanzar mentiras, mentiras, calumnias, para dar una mala imagen y luego, terminar también, matándolo; o invadiendo un país. Crean las condiciones para terminar invadiendo un país. Mienten, porque es la manera de lograr que el pueblo norteamericano, no reaccione inmediatamente, ante un hecho como éste. Por eso es que, nosotros vemos, que el pueblo norteamericano tarda en reaccionar, porque lo engañan, todos los días, le mienten todos los días. Pero el pueblo no puede ser engañado toda la vida; al final se va dando cuenta que está siendo engañado y reacciona. Es lo que está pasando ahora, con lo que ha sucedido en Irak, el pueblo se da cuenta que le han mentido, que ha sido engañado. Como se da cuenta también, que fue engañado con lo del Katrine, donde el Presidente, estaba al tanto de lo que podía suceder y no hizo nada por lanzar una alerta mayor, tomar mayores disposiciones para proteger y evacuar a la población. Todo eso se descubre hasta después. Y lo mismo pasa con los pueblos latinoamericanos.

Usted está preocupado, habla mucho de los derechos humanos ¿usted cree que hay un problema de derechos humanos en Cuba, con los disidentes y todo eso?

Yo no veo ningún problema de derechos humanos en Cuba. El problema de los derechos humanos en Cuba, yo lo veo a la inversa: Estados Unidos, con su política, le niega sus derechos humanos a todo un pueblo. Al tener bloqueada a Cuba, le está negando sus derechos humanos a Cuba y por eso es que, todos los años, en Naciones Unidas todos los países del mundo con la excepción de Estados Unidos, Israel, Islas Marshall, que son los que no votan demandan que termine el bloqueo. Son los Estados Unidos los que atentan contra los derechos humanos del pueblo cubano. Es a la inversa.

Habló usted de los problemas de Nicaragua, con Europa, con los británicos, con Estados Unidos en épocas pasadas, pero, también hay problemas con las personas y el gobierno acá. Eso también es importante ¿Hay problemas con este Gobierno o no, hay problemas también con Alemán, con personas de aquí?

Claro pero, ¿quién puso a Somoza en Nicaragua? Estados Unidos; ¿quién puso a Alemán en Nicaragua? Los mismos Estados Unidos. Ese es el problema: Estados Unidos decidiendo en la política nicaragüense y, poniendo a gente como Somoza y como Alemán. Entonces, que no se meta Estados Unidos en las elecciones de Nicaragua. Que nos respete, que deje a los nicaragüenses, elegir libremente.

La gente en Nicaragua votó por Alemán.

Sí, en el 96 y, ¿por qué? porque Estados Unidos decía que era el candidato de la democracia, el luchador contra el sandinismo; le dieron apoyo financiero, lo recibían en Estados Unidos, en Miami, le dieron todo el apoyo. El mismo apoyo que le dieron a Somoza, cuando lo pusieron y lo mantuvieron durante 45 años en Nicaragua.

Pero ahora, ¿usted cree que Estados Unidos está apoyando a algún candidato?

Lo que he escuchado son declaraciones de Representantes de Estados Unidos, que le dicen al pueblo de Nicaragua, que no vote por el Frente Sandinista. Eso no debe de hacerlo un representante de Estado Unidos. Aquí vino el General Colin Powell, siendo Secretario de Estado, en diciembre del 2003, cuando faltaba un año para las elecciones municipales y le dijo al pueblo, que no votaran por el Frente porque si el Frente ganaba las municipales, después iba a ganar las elecciones nacionales. Eso, es falta de respeto a un país.

Castro tiene problemas con Estados Unidos desde hace mucho tiempo, desde cuando la Guerra Fría con los rusos... Dice: que vas para un lado y para otro, que son de doble vía los errores.

Sencillamente, ¿Quiénes apoyaron y armaron a Batista en Cuba? Los Estados Unidos. Ellos, fueron los que impusieron dictaduras en toda América Latina; tenían a Trujillo en República Dominicana, a Pérez Jiménez en Venezuela. Los políticos norteamericanos, tenían a toda América Latina llena de dictaduras, sin pedirle permiso al pueblo norteamericano, que ni cuenta se da de eso. Los políticos, los gobiernos norteamericanos, para controlar a América Latina, lo que hacían era poner dictadores en toda América Latina y, si hay una dictadura viene una revolución. Es normal.

Esa es la historia, pero ¿Usted cree que todavía lo están haciendo?

Ya no pueden hacerlo.

¿Por qué?

Porque América Latina tiene más fortaleza, más independencia y, está decidiendo con los votos. La lucha en América Latina ha sido muy dura, aquí ha corrido mucha sangre, ha muerto mucha gente luchando.

Chávez y Castro son personas que no tienen buenas relaciones con Estados Unidos, ni con el Presidente Bush. A mi país, no les gusta Chávez ni Castro. Hábleme de su relación con ellos.

El hecho de que al Presidente Bush, no le gusten Chávez ni Castro, no significa que esté representando la voluntad del pueblo norteamericano. Esa es la apreciación del Presidente Bush. Lo que puedo decir es que, el Presidente Castro y el Presidente Chávez, representan una política de dignidad. Ni Cuba, ni Venezuela, ni Nicaragua han agredido nunca a Estados Unidos.

Teníamos un enemigo en África del Norte en los 80, y ahora, se ha hecho amigo de Estados Unidos. Si usted fuera electo Presidente, ¿estaría más abierto, tendría un cambio como el de Kadhaffi?

La verdad es que no se pueden comparar las situaciones de un país con otro; son procesos diferentes. El proceso de Libia, de Kadhaffi, es muy diferente al de Nicaragua. Ellos, tuvieron su conflicto con los italianos, que fueron los que ocuparon Libia; aquí, son los Estados Unidos los que han ocupado Nicaragua. En Libia, eran los italianos los que promovían regímenes corruptos; aquí, son los Estados Unidos los que han promovido a Somoza; los que promovieron a Alemán. Lo que deben entender los gobernantes norteamericanos, es que no pueden estarle exigiendo a los pueblos latinoamericanos, a los líderes latinoamericanos, que se queden callados frente a una política que irrespeta los derechos de estas naciones. Si Estados Unidos quiere buenas relaciones con la humanidad las pueden tener, pero tienen que cambiar totalmente. Son ellos los que tienen que cambiar su política. Tienen que cambiar la política belicista y lograr que, esos miles de billones que se gastan en armas en Estados Unidos… si ellos fueran realmente al desarme, inmediatamente eso facilitaría el desarme a nivel mundial. Y, se podría contar con esos recursos para combatir el hambre en todo el mundo, poner a trabajar a toda la gente y, tener realmente, condiciones de humanidad. Eso es posible, pero, para eso, necesitamos que los países más ricos, cambien sus políticas.

(grabación en blanco) ...en estos países o ¿usted no cree que es así?

Son situaciones totalmente diferentes. En primer lugar, Libia es un país muy rico y no necesita de Estados Unidos, en términos económicos. Si se ha dado una relación nueva, entre Estados Unidos y Libia, obedece a otras razones de la geopolítica en la región; pero no, a razones económicas. Libia no necesita ni un peso de Estados Unidos. Sí, pero por ejemplo, en Estados Unidos creen, el capitalismo cree que, si crean mercado, trabajo, así la gente va mejorando. Claro que el trabajo es bueno para todo el mundo. Tanto el socialismo como el capitalismo hablan del trabajo. Lo importante es que, al darle trabajo a la gente, se le de un trabajo digno. Que la promesa de trabajo se convierta en realidad, porque aquí, en América Latina, en estos 16 años, del 90 hasta la fecha, las promesas de libre mercado, han sido solamente promesas. En América Latina se privatizó por todos lados, son pocos los países que no privatizaron, quizás solo Costa Rica y Uruguay no lo hicieron, y, ¿de qué han servido las privatizaciones? ¿de qué ha servido el libre mercado?

Pero ¿no es culpa de estos países también, donde hay corrupción…?

Es un problema que tiene que ver con la economía mundial. El orden económico mundial es injusto, sigue siendo injusto. No hay relaciones equitativas, justas, que permitan que los países más desarrollados contribuyan a que los países menos desarrollados, se puedan desarrollar y alcanzar un punto de equilibrio donde, tengamos empleo, en todas partes. Que no se de el problema del desempleo, de la pobreza, de la gente que tiene que emigrar Estados Unidos; o emigrar de países africanos hacia Europa, porque el fenómeno se da por todos lados, a causa de la pobreza. Hay mucha avaricia en el mundo. Ese es el problema.

Pero no es solamente culpa de Estados Unidos.

No, no es solamente Estados Unidos. Es un problema del capitalismo mundial, que tiene ya un buen tiempo, de estar proponiendo que va a acabar con la pobreza y no lo hace. Más bien, con el desarrollo tecnológico, como hace que las empresas empleen menos trabajadores, viene más desempleo por todos lados, incluyendo a los mismos Estados Unidos. Esto lo que nos demuestra, es que, la forma en que se ha puesto en práctica la política de mercado, no ha sido correcta. Ha sido una política de mercado, que ha trabajado con una mentalidad de corto plazo, de parte de los grandes capitales en el mundo, no solamente en Estados Unidos, que tratan de hacer riquezas rápidamente y, no les importa la destrucción que van provocando en la población y el medio ambiente. Ese es el gran problema. Hay que cambiar totalmente ese comportamiento y, esto depende de los países ricos, que son los que tienen las posibilidades. Tenemos el Acuerdo de Kyoto, que se suscribió hace algunos años y ¿acaso se cumple el Acuerdo de Kyoto? Hay resistencia de parte de muchos países, incluyendo a Estados Unidos, para cumplirlo. Es un Acuerdo que tiene que ver, ya no con sacar a la gente de la pobreza, sino que se trata de salvar al planeta donde está en juego la vida de los mismos ricos, porque a la hora que el planeta se destruya, mueren ricos y pobres.

Pero el campo socialista en el Este de Europa, se cayó porque, también, tenía tantos problemas en las industrias, no respetaron a los trabajadores, ni al medio ambiente, ni nada.

Yo no estoy hablando de lo que sucedió en Europa del Este; estoy hablando de cara al presente y al futuro. Si antes se equivocó uno, o se equivocó otro, eso no justifica seguirse equivocando. Si hubo gobiernos que actuaron mal, no justifica seguir actuando mal, porque entonces ¿cómo acabaría el mundo? Si el gobierno anterior fue peor ¿eso justifica que ahora, yo sea igual? No puede ser. Hay que pensar en la sobrevivencia de la humanidad y, eso obliga a lograr un verdadero acuerdo en la comunidad mundial, en Naciones Unidas, para que se democratice el planeta, en términos políticos, económicos, sociales. Lograr un acuerdo mundial entre todas las naciones, sería un mundo ideal, donde desaparezca el armamentismo y, que esos recursos, se utilicen para desarrollar a los pueblos.

¿Usted no cree que la Administración de Bush lo está tratando de hacer ahora?

No, no ha hecho nada en este sentido; al contrario, más bien ha sido una Administración que ha venido, de pronto, a levantar una carrera armamentista en Estados Unidos.

No quedan muchos países en el campo socialista.

China, Vietnam. China tiene un socialismo con economía de mercado. China tiene un socialismo nuevo, no es un socialismo viejo, es una mezcla. Hay una nueva forma de socialismo que mezcla la democracia. El modelo económico, político está agotado; hay que crear y desarrollar un nuevo modelo económico, político, social y llenarlo de humanidad. Hay que llenarlo de humanidad. Eso significa que debe ser un modelo que camine, en función de sacar a la gente de la pobreza, a través del empleo, la educación, la salud y, a la vez, proteger y rescatar el medio ambiente. Para esto es necesario, que se pongan de acuerdo, en primer lugar, los países que tienen más poder económico, militar.

Pero, ¿qué quiere que haga Estados Unidos?

Estados Unidos tendría que promover ese tipo de políticas en el mundo, una política de desarme, de respeto a todas las naciones, de no injerencia. Una política de utilizar recursos masivos para generar empleo y proteger el medio ambiente en el mundo y, salvar al planeta de una catástrofe en el plano ecológico.

Con dinero, con inversiones...

Hay que invertir para la vida. Se podría crear un fondo donde esté todo el mundo poniendo algo. ¿Qué podría poner Nicaragua en ese fondo? La protección de los bosques; Nicaragua tiene reservas de bosques que le ayudan a vivir a los norteamericanos y a los europeos. América Latina tiene reservas de bosques, en Brasil, Nicaragua; también tenemos en Nicaragua, la mayor reserva de agua en Centroamérica ese es nuestro capital, ese es el capital que podemos poner. Es decir, juntar recursos para que se establezca realmente, un nuevo tipo de relaciones entre los países; sobre todo, entre los más grandes, más desarrollado, más ricos, con los que están rezagados, para que éstos puedan, en realidad, avanzar, alcanzar un punto de equilibrio y, tendríamos entonces, un mundo en paz, en estabilidad.

Usted es muy idealista

Sí, siempre he sido idealista. La verdad es que soy idealista.

Es muy difícil ser idealista en este mundo. Yo era idealista pero, ahora, soy más práctica. Hay personas en este país y en otros países, que dicen que esta elección está mal, porque usted tiene fuertes apoyos en el Consejo Supremo Electoral...

Eso, sencillamente, son pretextos de quienes sienten que no van a poder ganar en esta ocasión. Los perdedores son los que hablan de esa manera. Porque, en las elecciones de 1990, el Frente tenía todo el control del poder ¿y entonces, qué pasó en ese momento?

Usted sale...

Entonces, eso que ellos están argumentando, simplemente, es un pretexto; porque el Frente ya demostró que, teniendo todo el poder, y teniendo el control del Consejo Supremo Electoral y todo el poder en el país. Hicimos elecciones en el 90 y reconocimos los resultados. Pero como ahora sienten que el Frente va a ganar, que el pueblo le va a dar el voto al Frente, dicen que esa elección está en duda, porque el Frente tiene mucha influencia. La influencia que tiene el Frente actualmente, es poquita, es mínima, comparada con la que teníamos en 1990. No hay razón alguna para que vengan a dudar de los resultados electorales; porque el Frente ya se puso a prueba en 1990.

Estamos haciendo una historia sobre los misiles en Centroamérica, quisiera saber, si usted conoce si en Nicaragua, el Ejército va a destruir sus misiles.

Aquí en Nicaragua, el armamento que tiene el Ejército está en correspondencia con lo que se conoce como balance razonable de fuerzas, a nivel centroamericano. Esto es resultado de los Acuerdos de Paz que firmamos los Presidentes centroamericanos en Esquipulas, Guatemala, en los años 1986 y 1987. Luego, fuimos tomando otros acuerdos para alcanzar la paz en Centroamérica, donde establecimos que los Ejércitos centroamericanos iban a ir a un proceso de desarme, de reducción numérica, pero en un balance; es decir, todos, no solamente uno. ¿Qué ha pasado en Centroamérica? El único país que, realmente, ha reducido drásticamente, su Ejército, ha sido Nicaragua. Los otros países centroamericanos, como Guatemala, tuvo una reducción pero, no tan significativa como la de Nicaragua, igual en El Salvador. Honduras, incluso, estaba incrementando su Ejército, con 4 mil soldados. Nicaragua quedó totalmente reducida, por lo tanto, no puede estar destruyendo armamento, a no ser que en Honduras y El Salvador destruyan los aviones, porque el punto de equilibrio, es ese.

El cohete es un arma totalmente defensiva, no ofensiva; si viene un avión, el cohete actúa para defender el territorio nacional. Si quieren que Nicaragua destruya los cohetes, Honduras y El Salvador tendrían que sacar sus aviones, porque son los que amenazan, en todo caso, la soberanía de Nicaragua. Lo ideal sería que no hubiera armas en Centroamérica. Nosotros estaríamos porque desaparecieran los ejércitos centroamericanos, pero todos, no solamente el de Nicaragua.


Descarga la aplicación

en google play en google play