Escúchenos en línea

Detectan nueva ruta de traficantes de cubanos en México

None | 16 de Abril de 2006 a las 00:00

Marianela Rodríguez, habanera del municipio de Regla, arribó al país procedente de Quito, Ecuador, y salió felizmente por una puerta del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Dos días después cruzó la línea fronteriza con Estados Unidos y se acogió a la Ley de Ajuste Cubano, un acuerdo de 1966 que permite a los ciudadanos nacidos en la isla ingresar ilegalmente a territorio estadounidense y tramitar la residencia.

Al igual que Marianela, cada mes llegan al menos 50 cubanos a México, procedentes de países de América del Sur. Con ayuda de elementos de seguridad del aeropuerto capitalino atraviesan sin problemas el área de llegadas internacionales a la sala de vuelos nacionales, lo que les permite evitar trámites migratorios.

Para llevarla a Estados Unidos, los familiares de Marianela pagaron 5 mil dólares a una red de traficantes de Miami, Florida, la misma -según datos del Instituto Nacional de Migración (INM)- que controla cuatro rutas: dos en la frontera de Chiapas y Tabasco con Guatemala; una más en la frontera de Quintana Roo con Belice, y otra en el estado de Yucatán.

El paso de indocumentados cubanos por territorio nacional ha crecido de forma "alarmante" en los cinco años recientes. Datos del INM refieren que el número de isleños que pasan por aquí para llegar a Estados Unidos creció casi 300 por ciento en ese periodo, lo que ha puesto en alerta a la Procuraduría General de la República (PGR).

"Estamos inquietos, a la ex-pectativa, porque vemos que esto ha sido constante; llama mucho la atención el arribo sistemático de cubanos", destacan en la PGR.

La red de traficantes cubanos opera desde Florida, según agentes de INM consultados, pero sus tentáculos pasan por el aeropuerto de la ciudad de México y los estados de Chiapas, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo.

Los cubanos eligen México por ser más seguro que la vía marítima. "Lo importante es llegar a la frontera, después todo es fácil", asegura Mariela, poco antes de abordar un autobús en la central del norte.

Servicio a la carta

La red de traficantes ofrece a los familiares de cubanos radicados en Estados Unidos un servicio a la carta: la primera opción es la triangulación, vía aérea, desde La Habana a un país sudamericano, con destino final en México. Es la más segura, pero su costo es alto: entre 5 mil y 7 mil dólares.

La opción más barata es también más riesgosa. Se viaja en avión a Guatemala o Belice. El ciudadano permanece ahí una semana hasta que el pollero reúne a más cubanos que busquen cruzar a México por tierra.

Sin embargo, los traficantes han preferido en los años recientes la ruta marítima: a Yucatán o Quintana Roo. Es una ruta "nueva" que tiene en jaque al INM. No es para menos, pues esta institución confirma que en 2004 se detuvo a 300 isleños; en 2005 la cifra creció a 2 mil 500, y se espera que en este año rebase los 3 mil 500.

La propia PGR reconoce que la llegada de cubanos a Quintana Roo se ha incrementado en estos meses, al grado de que la institución mantiene un monitoreo constante de esa zona.

El INM confirma que la península de Yucatán y Quintana Roo se han convertido en la región preferida de los polleros. Entre diciembre y febrero pasados fueron detenidos en México 757 cubanos, frente a los 486 de los tres meses anteriores.

Lo más grave, de acuerdo con el instituto, es que la mayoría de cubanos que llegan a estas costas no son balseros. Un funcionario del gobierno de Quintana Roo describe así el fenómeno: "no parecen ser náufragos que intentan llegar a Estados Unidos, sino que podría haber una red de traficantes que llevan a los isleños a ese país vía México".

El gobierno de la isla denunció la semana pasada la existencia de una red que usa a México como puente hacia Estados Unidos, y acusó a funcionarios de Quintana Roo de estar involucradas en el tráfico de humanos. La Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo coincidió con la acusación de La Habana, y aseguró que existe participación en la red de miembros de la subdelegación del INM en Cancún.

La reacción del gobierno foxista ha sido tardía. La cancillería intensificó en estos dos meses sus contactos con autoridads de Cuba para reactivar los convenios de repatriación y detener la oleada de ilegales que buscan llegar a la frontera norte de México para acogerse a la Ley de Ajuste Cubano.


Descarga la aplicación

en google play en google play