Escúchenos en línea

García, próximo rival de Humala para la Presidencia de Perú

None | 24 de Abril de 2006 a las 00:00

Lima – Tras más de dos semanas marcadas por un lento recuento de votos, las autoridades electorales peruanas han anunciado que será el ex mandatario socialdemócrata Alan García quien se disputará la Presidencia del país frente a Ollanta Humala en la segunda vuelta electoral.

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) señaló que escrutados el 98.46% de los votos depositados el pasado 9 de abril, el líder nacionalista Humala lleva 30.70%

Sin embargo, la pugna en los últimos días no estuvo tanto entre Humala y sus dos rivales, sino entre García y la derechista Lourdes Flores, que finalmente se quedó fuera de la carrera presidencial por unos 80,002 votos. García lleva el 24.33%, y Flores el 23.67%.

Fernando Tuesta Soldevilla, ex jefe de la Onpe y experto en procesos electorales, es categórico: "Resulta casi imposible que los resultados cambien y coloquen a Lourdes Flores en segundo lugar. Eso está claro desde hace varios días".

Paradójicamente, las encuestadoras habían colocado a García durante toda la campaña electoral en el tercer puesto, mientras la candidata conservadora, la mejor tratada por los medios de comunicación, lideraba los sondeos hasta unos días antes de la votación.

El director del Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima, Luis Benavente, señaló que Lourdes Flores cometió un error al no haberse anticipado a la campaña en su contra. "Esto le costó su pase a la segunda vuelta. Era sindicada como la candidata de los ricos y no hizo nada por inmunizarse", expresó.

Otro analista, Fernando Tuesta Soldevilla, dijo que una candidatura como la de Flores Nano respaldada desde el inicio por un porcentaje importante de la población solo se pierde por errores propios. "Es como haber perdido dos partido en el último minuto", agregó.

El líder del Partido Aprista, al que la mayoría de los analistas ya otorga el calificativo de "favorito" en la segunda vuelta, puesto que podría hacerse precisamente con las preferencias de los votantes de Flores, prometió este lunes que su Gobierno será "amplio y antisectario" y estará formado por los profesionales más honestos del país.

García convocó "a todas las instituciones y a los peruanos que quieran actuar en favor de Perú" a unirse a su propuesta para derrotar a Humala el próximo 28 de mayo. "Les convoco a la inmensa tarea de poner en marcha el país", señaló en una rueda de prensa, poco después de que la ONPE reconociera que los resultados no variarán a falta de contabilizar el 2% de los votos.

En referencia a su gobierno anterior, que dejó sumido al país en una grave crisis económica, García dijo que ahora tiene "una excelente oportunidad de demostrar lo que ha madurado el Apra, lo que ha aprendido el Apra, sin caer en la demagogia y en la exageración".

Además, se mostró contrario a la propuesta del escritor Mario Vargas Llosa, quien abogó por una alianza entre el Partido Aprista y UN, con el fin de evitar la victoria del dirigente nacionalista. "No creo que sea un consejo acertado", respondió, tras agradecer al escritor y antiguo enemigo político que esté dispuesto a votar por él.

Rafael Rey, congresista que ha salido elegido para ocupar un escaño en el Parlamento Andino por la alianza Conservadora Unidad Nacional que lanzó la candidatura de Flores, también expresó su desacuerdo con Vargas Llosa. Rey estimó que "la gente puede interpretar que todo es un cargamontón (todos contra uno) de los partidos contra Humala y eso puede darle el argumento para vender la idea de que él representa el verdadero cambio, por eso no hay que hablar de alianzas".

El legislador Jorge del Castillo, estrecho colaborador de García, dijo que es equivocado el planteamiento de Vargas Llosa. "Nuestra posición es incluir, no excluir, no buscamos hacer una alianza con Unidad Nacional contra Humala", anotó.

El secretario general del Partido Aprista, Jorge del Castillo, fue aún más lejos y dijo que una alianza de esta naturaleza sería repetir el error que cometió Vargas Llosa cuando se presentó a las elecciones de 1991 con una alianza, que perdió frente a Alberto Fujimori.

Mientas tanto, el ex comandante Humala, que debía haber comparecido ante la Justicia para testificar en el juicio que se sigue contra su hermano Antauro por sedición, optó por retomar su campaña en el norte del país. El líder nacionalista explicó a través de su abogado, Carlos Enrique Escobar, que no se presentó ante el Juzgado Penal número 38 de Lima porque sus palabras no serían tomadas con imparcialidad y porque la ley le asiste.

El candidato debía declarar en torno al supuesto apoyo que brindó, cuando estaba destinado como agregado militar en Corea, a la rebelión protagonizada por Antauro en la localidad de Andahuaylas, el 1 de enero del 2005, que concluyó con cuatro policías y dos civiles muertos.

Humala, quien asegura que no pactará alianzas, se enfrenta no sólo al desafío de mantener los votos obtenidos el 9 de abril, sino también de hacerse con el apoyo de otras fuerzas, lo que complica su escenario político. García es un rival difícil para el ex comandante debido a su gran experiencia política y a que sus bases electorales también están en las zonas rurales.

El entorno de la candidata derechista parecía resignado a aceptar su derrota ante García. "La suerte ya está echada para Lourdes Flores", dijo con resignación el congresista Rey.

"Debemos evitar dar la impresión de que no sabemos perder; cuando se gana hay que ser magnánimos, y cuando se pierde hay que ser humildes", declaró. Rey subrayó que personalmente reconocía la derrota y estimó que "Lourdes Flores en su fuero interno se da cuenta de que ya perdimos".

El último fin de semana la candidata Flores se mantuvo en silencio, sin contacto con la prensa y refugiada en su cuartel general en permanente contacto con sus personeros que verifican el proceso de conteo de los votos. El jueves último había afirmado: "sólo daré mi palabra final después de que se cuente el último voto y voy a tener la paciencia necesaria para esperar".

El empresario Arturo Woodman, candidato a la primera vicepresidencia con Flores, dijo que no se siente culpable "de una eventual derrota de Flores" al rechazar críticas según las cuales la habría perjudicado porque él es visto por el electorado como un representante de los ricos.

Los resultados electorales finales se conocerán este martes o a más tardar el miércoles, según los cálculos de las autoridades electorales. La segunda vuelta electoral se realizaría el 28 de mayo o el 4 de junio. El voto es obligatorio en Perú, que tiene 16,5 millones de electores.

Flores revive su pesadilla al ser desplazada por Alan García

(Agencia EFE)) La conservadora Lourdes Flores volvió a vivir la pesadilla del 2001, cuando el ex presidente Alan García la desplazó a un tercer puesto y la impidió acceder a la segunda vuelta presidencial en Perú, pese a ser una de las favoritas.

Esta abogada socialcristiana, de 46 años, se quedó a unos 80.000 votos de García, y con ello se volvió a frustrar su sueño de convertirse en la primera presidenta de Perú, después de liderar durante prácticamente toda la campaña los sondeos de intención de voto. A pesar de su ahínco, la dirigente de la alianza Unidad Nacional fue perdiendo poco a poco el respaldo, en buena medida por su imposibilidad de quitarse la etiqueta de "candidata de los ricos".

Las encuestadoras le llegaron a otorgar hasta el 37 por ciento de las intenciones de voto durante la campaña, en la que además contó con el apoyo incondicional de prácticamente todos los medios de comunicación peruanos. Sin embargo, las urnas solo le dieron el 23,6 por ciento de los votos.

Para superar el revés del 2001, cuando ganó el actual presidente Alejandro Toledo, Flores se encomendó a una campaña inmediata que le llevó a recorrer cada rincón del país durante cuatro años. En ese tiempo, hizo gala de su honestidad y predicó su alejamiento de cualquier atisbo de corrupción.

Sin embargo, la designación del controvertido Arturo Woodman, ligado al grupo empresarial más poderoso de Perú, como su candidato a la Vicepresidencia, y la irrupción de Humala en el escenario, con una propuesta nacionalista dirigida a los más pobres, dieron al traste con sus planes.

La candidatura de Flores se situó a la derecha del espectro político peruano, frente a las políticas más populares del ex comandante Humala y del socialdemócrata García. La líder conservadora encaró una dura campaña en el interior del país, feudo de sus rivales, donde fue increpada e incluso llegó a ser víctima de ataques con piedras al paso de su caravana.

Como medida desesperada, prometió la creación de 650.000 puestos de trabajo cada año, con lo que se ganó aún más críticas de sus rivales que la tacharon de populista.

Durante el lento escrutinio de los votos, el entorno político de Flores se comenzó a resquebrajar, en medio de las disputas de sus propios aliados que cuestionaron incluso que fuera la mejor candidata de la alianza.

El alcalde de Lima y líder de Solidaridad Nacional, Luis Castañeda, anunció su salida de Unidad Nacional, mientras que el congresista Rafael Rey, de Renovación Nacional, dijo que la elección del presidente en la segunda vuelta debe ser libre.

Para los analistas, el error de Flores en las campañas de 2001 y 2006 fue seguir vinculada a los grupos de poder y su incapacidad de escoger bien a su entorno de confianza.

Aún así, analistas y políticos de todas las tendencias reconocen la fortaleza y el ímpetu de esta abogada, que con 25 años de experiencia en la política nacional y tres intentos de asumir la Presidencia, podría volver a las andadas.


Descarga la aplicación

en google play en google play