Escúchenos en línea

La delincuencia, piedra en el zapato del nuevo gobierno hondureño

None | 27 de Febrero de 2006 a las 00:00

Tegucigalpa –La delincuencia en Honduras, que combina la acción de pandillas juveniles y grupos del crimen organizado y en algunos casos llega a asesinar para robar teléfonos celulares, se ha convertido en el principal reto del gobierno de Manuel Zelaya, que este lunes cumplió un mes en el poder.

"El talón de Aquiles del gobierno ha sido la inseguridad ciudadana en este mes, que ha sido bastante grande, pero (aún) es muy corto el tiempo para juzgarlo", declaró el diputado del opositor Partido Nacional (PN, derecha), Antonio Rivera.

Zelaya, de 53 años, del Partido Liberal (PL, también de derecha), asumió el poder el 27 de enero con la promesa de combatir la corrupción, disminuir la pobreza y atacar "de manera integral" la delincuencia.

Sin embargo, a un mes del ascenso lo que más destaca son los asesinatos colectivos, que serían obra de miembros de pandillas y del crimen organizado.

Un total de 20 personas fueron asesinadas en seis acciones criminales en la región norte del país, con el agravante de que en un caso habrían participado tres policías, que fueron capturados.

"Nosotros tenemos estadísticas exactas y hay una cosa: posiblemente ha repuntado el crimen organizado disputándose sectores", reconoció el ministro de Seguridad, Alvaro Romero.

Sin embargo, señaló que en los últimos cuatro años se mantuvo el crimen en un promedio anual de 3.600 muertes y en este último mes "ha bajado un poco".

"Honduras es uno de los países que está presentando los más altos índices de homicidios, casi 47 por cada 100.000 habitantes", reconoció, considerándolo "una cosa alarmante".

En enero de 2005 se registraron 326 asesinatos y en enero pasado 227, dijo el ministro, que prometió controlar la violencia delictiva a través de una "política integral" que ataque las causas que la provocan.

"Es inconcebible que alguien pueda matar a otra persona por un celular", admitió el ministro, en alusión a cifras de la misma Policía, que señalan que este año han sido asesinadas más de 30 personas para robarles sus teléfonos móviles.

El presidente Zelaya ha pedido paciencia a la población para poner en funcionamiento un "plan nacional de seguridad para el combate de la violencia y la delincuencia" que fue aprobado el 13 de febrero en Consejo de ministros.

El plan ordena a las Fuerzas Armadas transferir a la Policía 1.000 efectivos militares, 250 de los cuales fueron traspasados la semana anterior, e insta a la población "a la formación de 1.000 mesas de 'ciudadanos por la seguridad' para que analicen y dicten soluciones en materia de seguridad en los barrios y colonias de Tegucigalpa y San Pedro Sula (norte)".

El plan manda al ministerio de Defensa que inicie una campaña de "reclutamiento militar-educativo", con el propósito de darle una "formación integral" a 4.000 jóvenes para que ingresen al ejército en 2006.

A la vez dispone indultar a 980 de los 12.000 presos que hay en las cárceles, y que se reorganice de manera técnica y profesional los centros penitenciarios.


Descarga la aplicación

en google play en google play