Escúchenos en línea

Ollanta Humala ruega a sus padres que se callen por tres semanas

None | 22 de Marzo de 2006 a las 00:00

Diario Página/12, Buenos Aires

Lo de Ollanta Humala ya es una victoria épica. Hasta ahora, asombraba cómo había sobrevivido a las decenas de acusaciones de la oposición y de los medios; sin embargo, su verdadero logro será sobrevivir a la familia más políticamente incorrecta de la historia. Su madre afirmó ayer que se debería fusilar a los homosexuales para terminar con "tanta inmoralidad". Su padre decidió, en cambio, defender la liberación de una de las figuras que mayor rechazo generan en la sociedad peruana como Abimael Guzmán, ex líder del grupo terrorista Sendero Luminoso. Como si fuera poco, su hermano –y su rival en la contienda presidencial– lo acusó indirectamente de torturador. A pesar de todo esto, este héroe peruano contemporáneo salió adelante y un nuevo sondeo lo volvió a posicionar como el favorito, aunque achicando la distancia con la conservadora Lourdes Flores, que siguiendo el tono entre dramático y cómico de la extraña campaña peruana aseguró que recién "le volvió el alma al cuerpo" con la nueva encuesta.

"El clan Humala" es como cualquier otra familia. Su madre, Elena Tasso, es una confesa homófoba, aunque su marido la describe como "una mujer muy abierta y tolerante". Su padre, Issac, es un hombre orgulloso de sus hijos que casi consiguieron cumplir, en el 2000, el sueño de su vida: "Tener un hijo militar para llegar al poder mediante un golpe", según contó su esposa. Además, es un hombre de convicciones como así lo demuestra su férrea defensa al "etnonacionalismo", una corriente ideológica que combina la homofobia, la xenofobia, el antisemitismo y el militarismo. El candidato presidencial también tiene tres hermanos. Antauro, que actualmente cumple condena en prisión por encabezar una toma de una comisaría; Ulises, que compite con él por la presidencia y no duda en atacarlo cada vez que tiene un micrófono en frente, e Isaías, con un perfil más bajo.

El protagonismo de los Humala llegó a su clímax ayer cuando el diario sensacionalista Extra publicó unas declaraciones inesperadas de Tasso: "Yo les apuesto a ustedes que con dos violadores fusilados ya no habría más violaciones. Y con dos homosexuales que se fusilen ya no habría en la calle tanta inmoralidad". El ataque estaba puntualmente dirigido al conductor de televisión peruano Jaime Bayly, un bisexual declarado, que semanas atrás había invitado a su programa al padre del candidato, que se negó a ir por no compartir la orientación sexual del conductor.

Desde el humalismo restaron importancia a las declaraciones y afirmaron que su partido, Unión por el Perú, no era "un proyecto familiar". Sin embargo, esto no fue suficiente para Ollanta, que decidió ir a la casa de sus padres para, seguramente, rogar por tres semanas de silencio hasta la elección. El regreso del candidato a su hogar paterno fue seguido por las cámaras y los medios como si fuera una novela –aunque quizá para Ollanta lo sea–. Poco se sabe lo que sucedió del otro lado de la puerta; lo único seguro, según los periodistas peruanos, fue la cara de irritación con la que se fue el candidato.

Pero todos los Humala juntos no fueron suficientes para boicotear una candidatura que parece estar lejos de extinguirse. Un nuevo sondeo de la empresa CPI confirma lo que ya había anunciado la encuesta de Apoyo del domingo pasado: Ollanta es el favorito, aunque en una segunda vuelta con la candidata conservadora el resultado es todavía dudoso. La encuesta de CPI, no obstante, sí achicó levemente las brechas entre los tres primeros –Ollanta, Flores y Alan García–. Resta ver cuánto de la comedia familiar afectará las cifras de Ollanta, que hasta ahora ha demostrado ser casi impermeable a los ataques externos –de amigos y enemigos–.

Si la palabra comedia puede caracterizar la actual situación familiar de los Humala, dramatización sería la que describiría mejor la campaña electoral. Alan García reforzó ayer su nueva estrategia, dirigida principalmente a minar la popularidad de Ollanta: "Si al presidente Alejandro Toledo la popularidad le duró un mes, a este señor le va a durar un día" y agregó que todo el tiempo que se pierda de allí en más sólo beneficiará a los capitales colombianos y chilenos que seguirán ganando espacios. Así, con una mezcla de alarmismo y nacionalismo, el ex presidente aprista se presentó como la "verdadera alternativa" a los proyectos de "derecha", tanto de Ollanta como de Flores.

Flores también optó por demonizar al líder nacionalista y a pronosticar un empeoramiento de la situación nacional en una eventual victoria humalista. La candidata, que ha sido retratada por sus opositores como la representante "de los ricos", aseguró que hay una "ira pura" que recorre a la sociedad y advirtió que "si esa ira se canaliza hacia una protesta pura y a un proyecto que no tiene norte, que convive con la violencia, se va a agudizar el descontento". La solución: por supuesto, ella.

Los capitalistas y oligarcas, se unen contra Humala, favorito para ganar en Perú

Lima (Página/12) - Desde la neoliberal Lourdes Flores hasta el socialdemócrata Alan García, pasando por la Bolsa y ex miembros del gobierno, el Perú tradicional abrió fuego contra el candidato nacionalista. El establishment se asustó y descargó toda su artillería contra la bestia humalista.

El ascenso del ex teniente coronel Ollanta Humala al primer lugar de las encuestas causó una conmoción en Perú ayer: se derrumbaron las principales acciones de la Bolsa de Lima, comenzaron a circular rumores sobre un presunto casete que vincularía al candidato con el ex jefe de Inteligencia de Alberto Fujimori Vladimiro Montesinos y, además, se forzó una especie de alianza implícita entre los otros candidatos que se unificaron bajo un discurso "democrático y racional" frente a lo que consideran el "proyecto autoritario" de Humala. Este mensaje se vio reforzado por los medios de comunicación, que también se sumaron a la ofensiva conjunta contra el candidato "antisistema".

La primera señal del descontento que provocó el avance de la popularidad del ex militar lo dio ayer la Bolsa de Lima, cuando las acciones más importantes sufrieron un abrupto descenso de hasta el 10 por ciento. A esta caída la acompañó una pequeña depreciación del sol, la moneda local. Pero el establishment no tiene poder sólo sobre los mercados. El mensaje financiero fue acompañado más tarde por un rumor que comenzó a circular por los principales medios del país, que sistemáticamente han optado por atacar la imagen de Humala. Esta nueva acusación apunta directamente al suceso que dio origen a la carrera política del ex militar, el fallido levantamiento contra el ya comatoso gobierno de Fujimori. Según los rumores, que cobraron fuerza con la denuncia del ex ministro de Alejandro Toledo Fernando Olivera, la sublevación que dirigiera Humala en el 2000 habría sido en realidad una cortina de humo para permitirle a Montesinos, que al separarse de Fujimori había quedado totalmente desprotegido, huir a Venezuela en secreto. Un registro oficial confirmó que ese 29 de octubre se realizaron llamadas entre el velero "Karisma", en el que huyó el ex hombre fuerte de Fujimori, y la base Locumba, en donde Humala inició la insurrección. A pesar de que Olivera lo negó, todavía circulan fuertes versiones de que la persona que tendría el casete que contiene la comprometedora conversación sería ni más ni menos que el propio presidente Toledo. Días atrás, el diario La Primera publicó que el presidente retendría el casete como garantía para no ser perseguido ni investigado en un eventual gobierno nacionalista.

Mientras tanto, en el plano político, el ascenso del ex militar también cerró filas contra la "amenaza autoritaria". Los principales candidatos, la conservadora Lourdes Flores y el ex presidente aprista Alan García, no sólo redirigieron sus campañas contra el actual favorito sino que, además, adoptaron una retórica muy similar. "La candidata de los ricos", como calificaron a Flores figuras tan dispares como Alan García y el presidente venezolano Hugo Chávez, adquirió un tono inusualmente agresivo ayer al anunciar: "Estamos decididos a dar una batalla sin cuartel a Humala y a su proyecto autoritario de violencia". Palabras similares se le escucharon a García ayer: "Representamos la democracia, la razón y la racionalidad de un programa que sí puede cambiar el sistema y crear empleo sin caer en extremismos ni barbaries".

Este nuevo frente –una suerte de Todos contra Humala–, sin embargo, probablemente producirá un efecto de suma cero entre sus miembros, ya que estarán compitiendo por la misma porción del electorado con el objetivo de ganarse un lugar en la segunda vuelta junto con el líder nacionalista. El propio candidato aprista lo entendió así cuando adelantó que "el voto se distribuirá entre la opción democrática y el riesgo del autoritarismo".

El humalismo también aprovechó las repercusiones de la última encuesta para subir su apuesta. El candidato a vicepresidente, Gonzalo García, adelantó ayer que si ganan habrá un cambio profundo en la economía nacional, principalmente a partir de la "nacionalización" de los sectores estratégicos, como el energético. Estas ambiciones, sin embargo, se verían obstaculizadas por la alta dispersión que reinará en el futuro Congreso. Según el sondeo del domingo, ningún partido estaría ni cerca de la mayoría y el humalismo sólo conseguiría un 16 por ciento de los votos.

Humala en el primer lugar a tres semanas de las elecciones en el Perú

Lima – El candidato nacionalista Ollanta Humala, un militar retirado, con un notable repunte en los últimos días se ubicó en el primer lugar de las intenciones de voto, superando a la derechista Lourdes Flores Nano a tres semanas de las elecciones presidenciales, según un sondeo a nivel nacional.

Humala obtiene el 32%, cuatro puntos por encima de la aspirante por la alianza conservadora Unidad Nacional, Lourdes Flores, que sumó 28%, según el sondeo realizado por la empresa privada Apoyo.

En una eventual segunda vuelta entre Humala y Flores, cada uno obtendría un 50%, señala la encuesta de la independiente Apoyo, que realizó su sondeo entre el 15 y el 17 de marzo a nivel nacional sobre un universo de 2.000 personas, con un margen de error de 2%.

Hasta hace una semana, la misma encuestadora arrojó un empate técnico entre los dos aspirantes. Flores tenía 31% y Humala 30%

Las cifras de este domingo son las mismas que la de principios de año, antes que el líder nacionalista sufriera un remezón en su imagen debido a los problemas internos y denuncias de violación de derechos humanos cuando era capitán y jefe de una patrulla militar en una zona de la selva central del Perú, informó Alfredo Torres, director de la empresa independiente Apoyo.

"Curiosamente Flores ha caído en el segundo lugar sin haber perdido el respaldo popular. Ello ocurre debido a que Humala ha crecido gracias al apoyo de quienes, hasta hace poco, declaraban que iban a votar en blanco o que no sabían por quien votar", agregó. En la medición de la semana pasada estos electores (blancos e indecisos) sumaban el 26%, ahora llegan a 16%, dijo.

El sondeo no refleja el efecto que habría causado en la imagen de Ollanta, la declaración del viernes último de su padre Isaac Humala, quien propuso amnistiar a los jefes de las agrupaciones armadas Sendero Luminoso, Abimael Guzmán y del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), Víctor Polay.

Las declaraciones de don Isaac –fundador del Movimiento Etnocacerista, un grupo ultranacionalista que reivindica al Imperio de los Incas y a la raza cobriza indígena y rechaza todo lo foráneo– provocaron una andanada de críticas de los candidatos presidenciales, analistas políticos y otros.

El ex presidente Alan García (1985-1990), candidato del socialdemócrata Partido Aprista Peruano, se mantiene en el tercer lugar con 21%, uno menos que hace una semana, y según los analistas podría seguir cayendo.

El sondeo arrojó una novedad: Martha Chávez, la candidata por el movimiento fujimorista Alianza por el Futuro con 7% de la intención del voto, se ubicó en el cuarto lugar superando a Valentín Paniagua, del Frente de Centro, que con un 6% bajó al quinto lugar con tendencia a ir cayendo más.

La campaña de la aspirante fujimorista se vio estimulada por la visita a Lima por dos días de la empresaria japonesa Satomi Kataoka, novia del ex presidente Alberto Fujimori, detenido en Chile desde el 7 de noviembre de 2005 con fines de extradición.

Satomi en una reunión proselitista con los fujimoristas anunció su boda con el ex mandatario para este mes.

El candidato evangélico Humberto Lay, de Restauración Nacional, que hace unos meses no figuraba en las encuestas, se posiciona en sexto lugar con el 2% y con posibilidades de subir con el voto de los evangélicos, que son en el Perú la segunda fuerza religiosa, detrás de la católica.

Con humildad acoge Ollanta Humala encuesta favorable

Con humildad acogió el candidato presidencial peruano Ollanta Humala la más reciente encuesta de Apoyo, Opinión y Mercado que lo situó en el primer lugar de las preferencias electorales para los comicios del 9 de abril.

"Tomo con humildad los resultados de este sondeo de opinión, pero no configuran un referente para mi campaña", manifestó el presidenciable por el Partido Unión por el Perú a los reporteros.

Por condición socioeconómica se aprecia una polarización del voto, pues los sectores privilegiados solo le dan uno por ciento de apoyo a Humala contra 71 a Flores, condición que se revierte en el de los más pobres con 40 por ciento al primero y 23 para la segunda.

Entre las féminas Flores domina con 36 contra 25 al ex militar, mientras que entre los hombres el también presidente del Partido Nacionalista Peruano tiene las preferencias con 40 puntos contra 20 la de su más cercana perseguidora.

Mientras que por edades, la lideresa de Unidad Nacional solo predomina en los jóvenes hasta 24 años, mientras que Humala lo hace en el resto de los grupos etarios.

Por regiones Flores encabeza las intenciones en de voto en Lima (34 por ciento), García en la costa norte (32) y la sierra norte (31) y Humala domina en el interior urbano (33), interior rural (40), Arequipa y costa sur (39), sierra centro (44), sierra sur (52) y la selva (43).

En caso de ser necesario un balotaje, al ninguno de los candidatos alcanzar más del 50 por ciento en primera vuelta, Flores y Humala quedarían empatados, la primera le ganaría a García 59 a 41, y este perdería con Humala 43 a 57.


Descarga la aplicación

en google play en google play