Escúchenos en línea

Unánime repudio a grosera injerencia yanqui

None | 31 de Marzo de 2006 a las 00:00

Los políticos de diversas tendencias cuestionaron este miércoles la grosera injerencia que el gobierno gringo, representado por el embajador de Estados Unidos en Managua, Paul Trivelli, ha estado realizando en los asuntos internos de Nicaragua.

El consenso es que Trivelli se extralimita en sus funciones y se entromete en los asuntos internos. "Me parece que el embajador Trivelli se ha extralimitado en algunos temas", porque nunca "se ha visto a ningún embajador en otros países hacer tantas declaraciones sobre la política doméstica del país donde está acreditado", señaló el diputado Jaime Morales, de línea independiente.

Las críticas contra el embajador estadounidense se reavivaron luego de que el diplomático justificara recientemente sus continuas intervenciones en la vida política del país y su intento por incidir en los comicios presidenciales de noviembre próximo.

Otro de los que criticó fuertemente al embajador Trivelli fue el diputado liberal arnoldista Carlos Noguera quien dijo que "cuando extranjeros, independientemente de que sea el embajador de los Estados Unidos u otro país, brindan declaraciones en ese sentido, la gente lo percibe como una injerencia en las cuestiones internas", recriminó el diputado liberal.

Los comentarios del diplomático han subido de tono a medida que se aproxima la campaña para las próximas elecciones, en las que el ex presidente y líder del Frente Sandinista (FSLN) Daniel Ortega intentará, por cuarta vez, retornar al poder. "Se necesita tener cáscara para hablar en la forma que habla este hombre, es increíble. Que lo escuche bien el tal Trivelli, que es un sinvergüenza, irrespetuoso y corrupto", reaccionó Ortega el lunes pasado. Ortega responsabilizó al gobierno de Enrique Bolaños por permitir "que gente sinvergüenza venga aquí a irrespetar" a los nicaragüenses.

"Pareciera que (Trivelli) ha entrado como actor de la contienda política que se enciende en nuestro país", irrespetando "las reglas de cortesía y protocolo que rigen a los diplomáticos", reprochó por su lado Morales.

Trivelli dijo recientemente que "es parte de mi trabajo estar bastante activo en este país (...). Lo que estamos tratando de hacer es apoyar el proceso democrático y decir a la gente que en este proceso electoral hay fuerzas antidemocráticas y fuerzas democráticas", dijo el embajador gringo, en alusión a grupos de izquierda y derecha.

Uno de los principales blancos del diplomático ha sido el ex presidente Arnoldo Alemán, líder del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), condenado a 20 años de prisión por lavado de dinero, que descuenta en libertad condicional. Trivelli ha tachado a Alemán en diversas ocasiones de "criminal", "sinvergüenza" y "corrupto".

"Que se vaya a vigilar la democracia en su país", expresó por su parte el coordinador de la bancada legislativa del FSLN, Edwin Castro.

Trivelli, sin embargo, ha hecho caso omiso a las críticas sobre su desempeño como embajador en Nicaragua, donde en septiembre pasado inició su misión dando un fuerte apoyo al presidente Bolaños, en medio de la crisis que éste libraba entonces con el Congreso, dominado por liberales y sandinistas.

Tampoco ha escatimado esfuerzos en destacar en sus discursos el "progreso" económico que vive Nicaragua desde que los sandinistas perdieron el poder en 1990, y en llamar a los nicaragüenses a no regresar a ese pasado.

Ortega señala a embajador gringo de «sinvergüenza, irrespetuoso y corrupto»

La dirigencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) enderezó sus baterías contra el embajador estadounidense Paul Trivelli, quien reconoció ante los medios que Trivelli se inmiscuye en la política interna nicaragüense.

Daniel Ortega, secretario general del partido rojinegro utilizó fuertes epítetos contra el diplomático estadounidense, durante la presentación de varios candidatos a diputados en la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG). Ortega dijo que "los nicaragüenses no debemos permitir que se metan en nuestros asuntos internos".

"Se necesita tener cáscara (sin escrúpulos) para hablar en la forma que habla este hombre, es increíble. Que lo escuche bien el tal Trivelli, que es un sinvergüenza, irrespetuoso y corrupto, porque desciende de familias que les robaron las tierras a los pueblos originarios de Estados Unidos, y han bañado de sangre a un montón de países latinoamericanos", expresó el líder sandinista Daniel Ortega.

"(A) este Trivelli se le olvida que tanto (George) Bush, como (Ronald) Reagan, sus antepasados, llegaron a territorio estadounidense a robarles las tierras a sus verdaderos dueños, los indígenas, y también le robaron tierras a México, y le han robado la vida a millones de latinoamericanos. Ustedes, Trivelli, son ladrones, corruptos y sinvergüenzas. Eso son ustedes", remarcó Ortega

El líder sandinista acusó al gobierno de Estados Unidos de usurpar territorio latinoamericano e impulsar una ley contra los inmigrantes.

"Ahora me van a decir los más connotados representantes del imperio yanqui, que tienen sangre indígena, cuando llegaron a matar a los indígenas. Son ladrones y corruptos, que atentan contra más de 12 millones de latinoamericanos que tienen mucho más derecho que esta gente, que usurpa tierras que pertenecía a los pueblos originarios de Estados Unidos", insistió.

Ortega responsabilizó al gobierno de Enrique Bolaños por permitir que Trivelli "venga aquí a irrespetar. Quisiera ver al embajador de Nicaragua en Estados Unidos dando una declaración como esa: lo expulsan inmediatamente", dijo.

También negó que exista un plan para sacar a Arnoldo Alemán de su hacienda El Chile, y dijo que los liberales deberían estar contentos de que esté en ese lugar, pues él considera que debería estar en La Modelo.

Entre tanto, el coordinador de la bancada sandinista, Edwin Castro, acusó a la administración estadounidense de rechazar a los candidatos liberales y sandinistas, porque están empecinados en que Eduardo Montealegre gane las elecciones nacionales. Castro: "Calderón Sol es mediocre"

"Ellos han dicho que aceptarían a dos candidatos: Montealegre y Herty Lewites, está claro que (ambos) son candidatos pro estadounidenses, que los gringos los aceptan porque seguirán la política interventora de Estados Unidos", señaló.

Castro censuró también al ex presidente salvadoreño Armando Calderón Sol, quien manifestó que el FSLN no tiene autoridad moral para criticar el injerencismo gringo.

"Fue un descaro total, de un político mediocre como Calderón Sol, venir a inmiscuirse en la política interna de Nicaragua, con una supuesta organización que nadie sabe de dónde es. Salen ahora las declaraciones del embajador Trivelli, donde reconoce con claridad que interviene en la política nicaragüense. Reconoce, además, como derecho del imperio, a hacer eso. Es triste, hay que ser claros y dignos para repudiar esa situación", exclamó.


Descarga la aplicación

en google play en google play