Escúchenos en línea

Juego de naipes habría originado matanza de militares en Honduras

None | 11 de Abril de 2006 a las 00:00

Tegucigalpa – Los dos soldados hondureños acusados de matar a seis compañeros la madrugada del lunes en el valle Jamastrán, 120 km al este de la capital, fueron detenidos este martes, y uno de ellos aseguró que las muertes se produjeron en un enfrentamiento a balazos tras un juego de naipes.

El soldado Santos Nazario Flores, acusado junto a su hermano de matar a un teniente y cinco soldados mientras dormían, dijo que él mató a un soldado que le había disparado al teniente, pero que no era el autor de todas las muertes.

"El soldado que le decían 'Mascotía' le pegó a mi teniente (Carlos Arteaga) por una jugada de naipe, y luego le disparó. Yo estaba acostado y le disparé a Mascotía", que también murió, dijo Flores a una emisora local tras su captura.

Este martes fue detenido el otro implicado, Marvin Joel Flores, hermano de Santos Nazario, y ambos fueron trasladados a la policía de la ciudad de Danlí, 100 km al este de Tegucigalpa, para ser interrogados.

Santos Nazario admitió que él le disparó al soldado que le disparó al teniente, pero "a los otros no", porque su fusil sólo tenía un tiro.

"Gracias a esfuerzos realizados por la policía y el Ejército estos individuos fueron capturados", indicó el portavoz del ministerio de Defensa, coronel José Lobo, quien insistió que respecto al incidente "se manejan varias hipótesis".

El oficial añadió que entre las hipótesis destaca una: que fueron contratados por madereros que enfrentan la persecución de las autoridades por talar bosques. "Ahora mismo no podemos descartar esas posibilidades, todas las hipótesis son posibles, sin embargo, estamos enfatizando a investigar para que nos arrojen argumentos sólidos", dijo.

Los militares pertenecientes al Sexto Batallón de Infantería se habían desplazado a la zona rural cinco días antes, como parte de las fuerzas que ha desplegado en todo el país el presidente Manuel Zelaya para proteger los bosques de los incendios forestales y de los depredadores, madereros y campesinos.

Después de media noche, minutos antes de ser relevados del turno, sigilosamente los hermanos les quitaron los cargadores de los fusiles M-16 a los soldados que dormían en las literas y en seguida les dispararon tratando de matarlos a todos. Luego huyeron, según una de las versiones.

Según el relato de tres sobrevivientes, 13 efectivos del ejército dormían en el aula de una escuela improvisada como barraca en la comunidad de El Maguelar, cuando los hermanos cabos Santos y Joel Flores, que montaban guardia, por razones no establecidas abrieron fuego contra sus compañeros.

Según la versión de los sobrevivientes, hacia la media noche los hermanos Flores le quitaron los cargadores de los fusiles M-16 de los soldados que dormían en las literas y en seguida les dispararon tratando de matarlos a todos. Luego huyeron del lugar con sus armas de reglamento y con los cargadores de sus compañeros.

Algunos de los cadáveres quedaron en las literas arropados con las sábanas y otros en el piso porque trataron de huir durante el tiroteo, según los sobrevivientes.

Uno de ellos "me pegó una patada para ver si estaba muerto y yo me hice el muerto", relató Mauricio Merlo, uno de los cinco sobrevivientes, dos de los cuales resultaron heridos pero ya estaban fuera de peligro.

"No tenemos nada, nada, para decir que estaban bebidos, que estaban en estado de ebriedad o se habían peleado con éste, todo mundo se acostó normal", dijo el jefe del batallón al que pertenecía el pelotón, coronel Jorge Centeno, de acuerdo a sus investigaciones.

El militar añadió que los soldados estuvieron durante el día apagando un incendio y después se fueron a bañar a un río, sin tener el menor problema.

Autoridades de la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC) que iniciaron las investigaciones indicaron que manejan tres hipótesis.

La primera es que los hermanos pudieron haber sido contratados por madereros que se dedican a la tala ilegal en la zona; la segunda que pudieron tener problemas con el oficial que comandaba el pelotón; y la tercera es que querían robarse las armas y las municiones.


Descarga la aplicación

en google play en google play