Escúchenos en línea

México lanza brutal represión contra centroamericanos

None | 19 de Abril de 2006 a las 00:00

Por Mark Stevenson, The Associated Press

TULTITLÁN, México – Mientras los inmigrantes mexicanos efectúan manifestaciones en Estados Unidos para reclamar mejor tratamiento para los extranjeros indocumentados, la población de extranjeros sin documentos que tiene México –cientos de miles de centroamericanos– son víctimas de robos, agresiones y extorsión. Los centroamericanos, como los calificó el columnista Gustavo Arellano del Orange County Weekly, "son los mexicanos de México", pero al contrario que los inmigrantes en Estados Unidos, padecen mayormente en silencio.

Sin embargo, el nivel de brutalidad que enfrentan en México se puso de manifiesto esta semana cuando en una operación policial contra inmigrantes indocumentados cerca de una estación ferroviaria en el Estado de México murió a tiros un hombre local, aparentemente porque su piel cobriza y ropas de trabajo lo hacían parecer centroamericano.

Virginia Sánchez, un ama de casa que vive cerca de las vías ferroviarias que llevan a los centroamericanos hacia la frontera estadounidense al norte, dice que no es raro oír disparos como ocurrió en su pueblo de Tultitlán.

"Muchas veces por la noche se escuchan los balazos y es que son los judiciales (policía estatal) que vienen detrás de los muchachos, los migrantes", dijo la mujer. "No vale, ni aquí ni en Estados Unidos, matar gente; todos somos seres humanos".

Su vecina María Elena González dijo que la policía también abusa sexualmente de las indocumentadas. "A las chicas las agarran nada más para violarlas", dijo. "Las desnudan por completo para revisarlas, según ellos, pero el fin es tratar de abusar de ellas".

El inmigrante guatemalteco Carlos López, de 28 años, que se ocultaba en un campo cercano a la espera de que pasara un tren, dijo que la policía rutinariamente roba a los inmigrantes y luego los deja ir. "Si traes dinero, te lo quitan, todos, los policías locales, los estatales, los federales", dijo López.

En los 15 días en que estuvo atravesando México, López, un trabajador agrícola, recordó cómo lo vapulearon desde que puso el pie en el país. "Cruzamos por el río (Suchiate) y cuando llegamos allí estaban los soldados, y nos dicen 'no pueden pasar a menos que nos dejen algo"', afirmó.

Junto a él José Ramos, salvadoreño de 18 años, dijo que la extorsión sigue interminable en cada parada en México hasta que los inmigrantes se quedan sin nada y tienen que mendigar para comer. "Si vienes en una combi (camioneta) te bajan y te revisan bien los bolsillos, y si traes dinero lo sacan y se lo quedan... y dicen ya vete", dijo Ramos sobre la policía en el estado sureño de Chiapas.

Otros cuentan que algunos inmigrantes son muertos a golpes por la policía y que dejan sus cuerpos cerca de las vías para hacer parecer como que se cayeron de un tren.

Aunque los inmigrantes reconocen generalmente que los agentes del Instituto Nacional de Inmigración de México se cuentan entre los más honrados de las fuerzas de seguridad del país, los inmigrantes aquí son habitualmente detenidos por policías o soldados, quienes técnicamente no están autorizados a aplicar las leyes inmigratorias.

Esa es una de las ironías del debate sobre inmigración: México usa el ejército y la policía local para detener a los inmigrantes, pero objeta que Estados Unidos haga lo mismo.

Y si bien los activistas que apoyan a los inmigrantes en Estados Unidos se oponen enérgicamente a un proyecto de ley en la Cámara de Representantes que tipificaría como delito la inmigración ilegal, la ley mexicana lo considera delito punible hasta con dos años de cárcel, aunque la deportación es más común.

México enfrenta su propio flujo de inmigrantes ilegales y según la mayoría de las versiones no lo está manejando bien, aunque las autoridades calculan que los inmigrantes representan apenas el 0.5 por ciento de la población, mucho menos que el 12 por ciento en Estados Unidos.

México, con una población de unos 105 millones de habitantes, otorgó la ciudadanía a sólo 2,243 extranjeros en el 2005 y concedió la legalización a apenas unos 15,000. Pero el número de inmigrantes indocumentados detenidos en México casi se duplicó entre el 2002 –cuando apresó a 138,061– y el 2005, cuando la cifra alcanzó 240,269. Los guatemaltecos, con el 42% de los detenidos, y los hondureños, con 32.6%, representan tres cuartas parte de los indocumentados en México. Los salvadoreños son el grueso del resto.

En comparación con muchos de los que se manifiestan en favor de los derechos de ciudadanía en Estados Unidos, López es más pobre, ya que proviene de una región de Guatemala donde el salario promedio es inferior a un dólar diario, y menos inclinado a quedarse.

"Pienso que estaría bien tener un orden, poder trabajar dos años, hacer un poquito de dinero para poder construir tu casa y regresar a tu tierra", dijo López, y con respecto a su casa ideal dijo "¿El ranchito? Tendría cuatro paredes, y nadie que venga a fin de mes para decirme ya paga la renta o vete".

José Luis Soberanes, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos –que difundió un informe en diciembre en el que documenta muchos de los abusos a los derechos de los inmigrantes– lo resumió así: "Una de las más tristes insuficiencias nacionales ante en fenómeno migratorio", dijo Soberanes, "está en la incongruencia de exigir en el norte respeto a los derechos de los emigrantes sin ser capaces nosotros de brindarlo en el sur".

Desalojan a golpes a vecinos de Tultitlán; Peña Nieto culpa de la violencia al INM

Por Silvia Chavez e Israel Dávila, diario La Jornada, México

Tultitlán, México – Al menos 70 policías estatales armados con toletes arremetieron contra 60 vecinos, quienes durante cinco horas bloquearon la carretera que conduce de Tultitlán a Cuautitlán para demandar justicia por el crimen de Roberto Lugo Hernández, asesinado durante un operativo del Instituto Nacional de Migración (INM) y la policía estatal contra inmigrantes. Hubo 20 detenidos y varios heridos.

En tanto, el gobernador del estado de México, el priísta Enrique Peña Nieto, salió en defensa de la policía estatal, al señalar que "lo que no me parece lógico (es) suponer que nada tuvo que ver o que no estuvieron involucrados funcionarios del INM" en la muerte de Lugo Hernández -quien fue confundido con un indocumentado-, mientras que el director de la Agencia de Seguridad Estatal, Wilfrido Robledo Madrid, indicó que los vecinos amagaron con linchar al policía que disparó "en defensa propia".

Entrevistado en Naucalpan, el mandatario agregó que el "acto de violencia" fue dirigido por personal del INM, pues de esa institución fueron los vehículos quemados, y agregó que "los emblemas -de los vehículos- no mienten". Destacó que tanto autoridades estatales como federales deben asumir su responsabilidad en el caso, pero no envió ningún mensaje a deudos y vecinos de Roberto Lugo.

Mientras el mandatario estatal inauguraba áreas de especialidades en una universidad privada, vecinos del barrio la Concepción, en Tultitlán, y de la colonia Loma Bonita -del municipio vecino de Cuautitlán México- cumplían un día de bloqueo a la avenida San Antonio, mismo que extendieron este martes hacia la carretera a Cuautitlán, paralela a la autopista México-Querétaro.

Alrededor de las 13:30 horas, al menos 70 granaderos, algunos con armas de fuego y escudos, formaron una fila sobre la carretera a Cuautitlán, dirección norte, y avanzaron contra los manifestantes. Los vecinos enfrentaron a los oficiales, quienes respondieron con golpes.

La policía detuvo a 20 personas e intentó llevarse a algunos curiosos, como Anaur Alanís, de 14 años, quien afuera del negocio de su familia observaba, pero fue alcanzado y arrastrado. Sus padres forcejearon con los oficiales y lo liberaron.

"¡Justicia, justicia!", gritaban los manifestantes, que demandan una indemnización para la familia de Roberto Lugo, el retiro definitivo de los operativos del INM y ser atendidos por las autoridades municipales y del gobierno estatal.

Asimismo, demandaron al INM trato "humanitario" para indocumentados que llegan a la zona de vías de Lechería, La Piedad y La Concha, entre otros puntos.

A las 17 horas de este martes fueron sepultados los restos de Roberto Lugo por sus familiares, amigos y vecinos del barrio La Concepción. Joseline Hernández Zavala, su madre, dijo que su hijo acudiría este martes a su primera cita de trabajo y que era muy apreciado en su comunidad.

La Procuraduría General de Justicia del estado ha guardado hermetismo sobre la situación legal de los 10 policías que participaron en el operativo, quienes la madrugada de este martes fueron trasladados a la mesa de responsabilidades de los servidores públicos en la Subprocuraduría de Tlalnepantla.

En tanto, los cinco elementos del INM fueron puestos a disposición del Ministerio Público Federal, en Naucalpan.

El quinto visitador de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), Gonzalo Flores Arzate, cuestionó que a más de 24 horas del incidente en que falleció Lugo Hernández, la Agencia de Seguridad Estatal no haya identificado y presentado al oficial que disparó en su contra.

En entrevista telefónica, dijo que inició la queja 2233/06, y que dio 10 días de plazo al titular de la corporación policiaca, Wilfrido Robledo Madrid, para que entregue a la Codhem un expediente sobre los detalles de la agresión promovida por sus subalternos en Tultitlán, la lista de elementos que integraban el operativo, el nombre del comandante al mando del mismo, y la justificación legal para utilizar armas en dicho operativo.

En un comunicado, la Agencia de Seguridad Estatal argumentó que habitantes de La Concepción enfrentaron a los policías estatales y del INM en un intento por liberar a 10 indocumentados, y que hubo un "forcejeo donde se accionó el arma de cargo de un agente, ocasionando la muerte a Roberto Lugo Hernández". Por lo anterior, el agente del Ministerio Público del fuero común inició la averiguación previa CUA/MEX/III/2108/06, para deslindar responsabilidades.

Sin embargo, de acuerdo con la versión de Robledo Madrid, el operativo contra inmigrantes había concluido cuando integrantes del INM fueron agredidos con pedradas por los vecinos. "Eran como 100 personas de Tultitlán. Uno de los policías cortó cartucho e hizo la advertencia de que se detuvieran; le dijeron que no y que con todo y su arma lo iban a agredir. Entonces volvió a cortar cartucho, le llegan por atrás y a abrazar (sic), y ahí es donde dispara él, le pega a ese joven que era de los más violentos".

Para el comisionado, la actitud de los pobladores de Tultitlán en oponerse a los operativos tiene su razón, ya que obtienen beneficios directos de los inmigrantes, ya sea por alimentos o por alojamiento durante el tiempo que pasan por la localidad.

Detienen a 98 indocumentados que viajaban en un tráiler en Tabasco

Villahermosa, Tabasco, México – Un grupo de 98 indocumentados fue detenido este miércoles por elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) cuando viajaba en un tráiler en las inmediaciones de la caseta de cobro de la vía Villahermosa-Macuspana.

Los propios indocumentados mencionaron que son originarios de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala, entre ellos 69 hombres, 27 mujeres y dos menores de edad.

De acuerdo con el vocero de la delegación de la PGR, Iyac Guillén García, los ilegales fueron puestos a disposición del Instituto Nacional de Migración, en tanto un presunto pollero, no identificado, fue presentado ante el Ministerio Público Federal.

Guillén García explicó que el operativo se implementó luego de una llamada anónima, por lo cual se logró detener el tráiler que transportaba a los extranjeros. Agregó que la AFI estableció un comando de control para revisar a todas las unidades que circularan por dicho tramo, por lo que al detener al camión del Servicio Público Federal, se percataron que el conductor estaba nervioso.

Ello, continuó, puso en alerta a los agentes y al abrir la unidad en la parte posterior, pudieron encontrar a 98 personas sin documento alguno que pudiera validar su estancia en territorio nacional.


Descarga la aplicación

en google play en google play