Escúchenos en línea

General Raúl Castro habla de Cuba después de su muerte

None | 27 de Abril de 2006 a las 00:00

La Habana – El segundo hombre al mando en el país, Raúl Castro Ruz, reclamó la unidad de los militares como garantía de que sobreviva el sistema político cubano tras la muerte de los dirigentes que encabezaron la revolución de 1959.

Vicepresidente primero y hermano menor del presidente Fidel Castro, dirigió el domingo pasado un breve mensaje a un grupo de veteranos de la región oriental de las fuerzas armadas, que fue transmitido por la televisión el martes en la noche.

"Pienso con optimismo absoluto en el futuro de esta revolución cuando ya hayamos desaparecido todos, que como es natural, por razón biológica o cualquier otra, no puede ser dentro de mucho tiempo", dijo quien cumplirá 75 años en junio.

Raúl Castro habló con los veteranos en la ciudad de Holguín (este), al concluir un desfile que mezcló a tropas regulares, vehículos de combate y población civil, para conmemorar el 45 aniversario del Ejército Oriental, uno de los tres agrupamientos de su tipo en el país.

"Cuando me vaya, o mejor dicho me quede en otra forma aquí, dentro de nuestro territorio, y muy especialmente en el oriental, será con satisfacción inmensa, siempre que cumplamos la tesis, la que se reflejó en este desfile: la unidad junto a nuestro pueblo", señaló Raúl Castro, también ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y segundo secretario del Partido Comunista.

Añadió que reclamaba "la unidad de todos nosotros, el pueblo, y cuando digo nosotros incluyo al Ministerio del Interior, junto a nuestro partido y bajo la dirección de nuestro partido".

Con su mensaje, Raúl Castro se sumó a otros dirigentes que han evocado en público el futuro del sistema político tras la muerte de los dos hermanos que han dirigido el país durante más de 47 años.

Fidel Castro, quien cumplirá 80 años en agosto, dedicó un extenso discurso al tema, en noviembre pasado, cuando señaló como riesgos el burocratismo, el despilfarro de recursos, el robo a las arcas estatales y la desigualdad social.

El canciller Felipe Pérez Roque dijo en 2002 que el antídoto sería la defensa del partido único, la economía centralizada y la unidad cívico-militar. En diciembre pasado pidió, además, conducta austera en la dirigencia, respaldo popular al sistema, a base de convicciones, no de bienes materiales, y llamó a impedir la formación de una clase propietaria.

También en diciembre de 2005, el presidente del Banco Central, Francisco Soberón, expuso que para resguardar el régimen político es necesario elevar el nivel de vida de la población y contar con un plan de desarrollo sostenible.


Descarga la aplicación

en google play en google play