Escúchenos en línea

Presidente Morales con gran respaldo de bolivianos, pero con poderosos enemigos

None | 2 de Marzo de 2006 a las 00:00

La Paz – El presidente de Bolivia, Evo Morales, enfrentaba el jueves las demandas de una organización civil de la región de Santa Cruz que le acusa de oponerse a las autonomías provinciales, mientras se batía contra la oposición derechista para evitar la postergación de la Asamblea Constituyente.

El mandatario intentaba contrarrestar al político-empresarial Comité Pro Santa Cruz (CPSCZ), cuyo titular, Germán Antelo, se dijo "decidido a luchar" por la defensa de un régimen de autonomías departamentales (provinciales). Radicalmente opuesto al poder central de La Paz, Santa Cruz "irá solo o acompañado" al referendo autonómico, pautado para el 2 de julio, "pese a quien pese y pase lo que pase", advirtió Antelo.

"El tema autonomía es importantísimo para nuestro país", contestó el gobernante que, a contrapelo del CPSCZ, propugna autonomías no sólo departamentales, sino provinciales y hasta comunales.

Morales acusa al CPSCZ de intentar replicar el modelo centralista de La Paz a nivel departamental y se opone al carácter vinculante del referendo, principal demanda del CPSCZ, porque limitaría el mandato de la Asamblea Constituyente y "podría dividir" Bolivia. Representantes de los departamentos de Oruro, Chuquisaca y Tarija, también pidieron que los resultados del referendo autonomista tengan carácter vinculante.

El mandatario atendía otro frente en Santa Cruz, sede de los productores de oleaginosas (Anapo) que acusaron al gobierno de La Paz de no tratar de evitar que Colombia, que importa anualmente 160 millones de dólares en productos de soja bolivianos, abra su mercado a Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio (TLC) suscripto el martes entre Washington y Bogotá.

El presidente de Anapo, Carlos Rojas, temiendo la pérdida de 120,000 empleos directos e indirectos, llegó a amenazar a la administración de Morales: "No nos vamos solos, nos vamos con el gobierno".

Uno de los encargados de negociar un TLC con Estados Unidos, Julio Alvarado, renunció acusando al gobierno de "irresponsable" en el manejo de las negociaciones.

Además de lidiar con el CPSCZ y los empresarios soyeros, Morales intentaba imponer su poder para que el Congreso apruebe una ley de convocatoria a la Asamblea Constituyente. El mandatario acusó al opositor Poder Democrático y Social (Podemos), del ex presidente derechista Jorge Quiroga, de boicotear la aprobación de la ley de convovatoria, que trata desde el miércoles el bicameral Congreso boliviano.

Podemos y el Movimiento Al Socialismo (MAS), de Morales, se han enfrentado sin embozos en el plenario. Una reunión de líderes de brigadas (representaciones) regionales acreditadas en el Parlamento intentaba alcanzar acuerdos sobre el número de asambleístas y formas de elección de éstos.

Oposición y oficialismo discrepan además sobre los principios de cesación y pérdida de mandato constituyente, los términos de la mayoría absoluta y hasta la papeleta de sufragio.

Tras un eventual acuerdo en estos puntos, los representantes regionales abordarán el espinoso tema de la pregunta que se formulará en el referendo sobre autonomías y el alcance del carácter vinculante que Santa Cruz propugna, informó el senador conservador Wálter Guiteras.

En medio, un autodenominado 'Estado Mayor del Pueblo' (EMP), organización civil que Morales fundó en 2000, durante sus luchas con los cocaleros de la zona de Chapare, anunció movilizaciones sociales y campesinas para "defender" la realización de la Asamblea Constituyente, con la cual el gobernante se propone reestructurar el Estado.

El EMP denunció que Podemos se ha propuesto "torpedear" la aprobación de una ley de convocatoria a la Constituyente que viabilizaría la elección popular de asambleístas de antemano pautada para el 2 de julio.

Niega Morales quebranto de salud

Mayor responsabilidad pidió a los medios de prensa de Bolivia el presidente Evo Morales, al desmentir una versión periodística, según la cual su salud está quebrada por exceso de trabajo y que sufrió dos desmayos. "Pido, por favor, amigos de la prensa, manejarnos en la verdad y no en base a especulaciones", manifestó el gobernante al rechazar las versiones, que citaron fuentes no identificadas y supuestamente cercanas al gabinete presidencial.

Al desmentir rotundamente la falsa información, lamentó que los medios de prensa que la difundieron no revelen los nombres de sus informantes.

A diferencia de sus antecesores, el presidente trabaja a un ritmo muy fuerte, con una jornada que comienza a las cinco de la madrugada y se prolonga hasta altas horas de la noche, sin respetar fines de semana ni feriados, lo que ha dado lugar a rumores diversos.

Fuentes cercanas a Morales confirmaron que el ahora jefe de Estado siempre ha trabajado con esa intensidad, desde que era dirigente de los cultivadores de hoja de coca.

Sigue creciendo apoyo ciudadano

Morales tiene un índice de aprobación del 79%, según una encuesta publicada este jueves, que verifica también un sólido respaldo popular a su administración. La consulta la realizó la empresa especializada Apoyo Opinión y Mercado, del 10 al 15 de febrero pasado, en las ciudades de La Paz y el vecino municipio de El Alto, la oriental de Santa Cruz y la central de Cochabamba.

Consultados sobre si aprueban o desaprueban la gestión iniciada por Morales el 22 de enero, 79% de los encuestados la respalda y 9% la censura. Ese apoyo es cinco puntos superior al obtenido por Morales (74) en una encuesta similar realizada en enero pasado, cuando todavía no asumía la Presidencia.

El nivel más alto de aprobación (88%) se evidenció en El Alto, bastión de las grandes luchas sociales que propiciaron la elección por mayoría absoluta del líder del Movimiento al Socialismo (MAS) como presidente, en diciembre pasado. Morales registra también altos porcentajes favorables en La Paz (82%) y Cochabamba (82), así como en Santa Cruz (70), plaza esta última que han calificado como hostil al líder indígena y al MAS.

La encuesta de Apoyo Opinión y Mercado asigna 71% de respaldo global al vicepresidente Alvaro García Linera y porcentajes por encima de lo habitual para los integrantes del gabinete ministerilal.

El sondeo evaluó el apoyo a los desempeños de los ministros de Gobierno (Interior), Alicia Muñoz (34%); de la Presidencia, Juan Ramón Quintana (33), y de Planificación, Carlos Villegas; de Hacienda, Luis Arce (30). También a los de Producción y Microempresa, Celinda Sosa (29), y a los presidentes oficialistas de las cámaras de Senadores, Santos Ramírez (36), y Diputados, Edmundo Novillo (35).

Los nombrados registran bajos niveles de aprobación y en todos predomina la indefinición, aparentemente por no ser personajes conocidos hasta sus designaciones, según la encuestadora.

Por otra parte, la aprobación al gobierno sumó 71% y la desaprobación 10%, mientras la oposición tuvo un aval de 23% y una censura de 70%. El sondeo estableció además que 66% de los encuestados confía en que Morales culminará su mandato.

La gran mayoría cree que el presidente cumplirá sus promesas electorales. Ellas son realizar la asamblea constituyente (78%), celebrar un referendo sobre autonomías regionales (74), hacer del agua un servicio público (65), establecer un banco para la microempresa (64), reactivar la minería (62) y nacionalizar los hidrocarburos (61).


Descarga la aplicación

en google play en google play