Escúchenos en línea

Firmas europeas lucran con privatización de agua en América Latina

None | 18 de Marzo de 2006 a las 00:00

Ciudad de México – Organizaciones no gubernamentales participantes en el foro alternativo del agua en México acusaron a empresas europeas de estar lucrándo con la privatización del servicio del líquido en América Latina y de incumplir sus compromisos en detrimento de los consumidores.

"La Unión Europea es la que más está exigiendo (en la Organización Mundial del Comercio) a todos los países, sobre todo a los países de América Latina, que liberalicen sus servicios públicos", particularmente el del agua, explicó la representante de la Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio (Remac), María Atilano.

En particular, son compañías empresas francesas y españolas las que están acaparando los servicios privatizados del sector del agua, señaló la Remac, que presentó junto con la Iniciativa de Copenhague para América Central y México (Cifca, que agrupa a 40 ONG europeas) un estudio sobre este tipo de privatización en este último país.

Los ponentes del informe apuntaron en concreto contra las francesas Suez, Veolia (propiedad de Vivendi) y Aguas de Barcelona (de la que posee una parte Suez). "Existen pactos y normas de responsabilidades de transnacionales en Naciones Unidas, pactos que las propias transnacionales irónicamente los firman" y no respetan, agregó Atilano.

En particular presentaron el caso de la compañía Aguas de Saltillo, que en 2001 comenzó a ser cogestionada por el ayuntamiento de esta ciudad del norte de México junto con la empresa privada española Aguas de Barcelona.

La compañía se comprometió a lograr en cinco años una cobertura de servicio del 95%, una eficiencia de cobranza en superior al 90%, atención de fugas y disposición de agua de los ciudadanos por un periodo de doce horas. Transcurrido ese plazo, "lo único que han logrado ha sido la eficiencia de la cobranza", aseguró Norma Castañeda, de Remac. Además, agrega el estudio, la firma ha subido de forma injustificada las tarifas un 15% en ese tiempo.

Según esta organización, este acaparamiento de los servicios básicos por empresas francesas y españolas se comenzó a gestar por los países europeos en los años 60 bajo el disfraz de políticas de cooperación.

Advierten que el agua corre riesgo de ser tratada como mercancía en TLC

El agua corre el riesgo de ser tratada por inversionistas como una mercancía si los gobiernos no incluyen excepciones en la negociación de tratados de libre comercio, advirtieron funcionarios centroamericanos y especialistas en el IV Foro Mundial del Agua.

Salvo que sea por razones de medio ambiente, un país que no incluye excepciones en materia de recursos hídricos en un TLC, "deberá tratar el agua como una mercancía a la cual no se puede limitar en su compra venta", advierte el documento de trabajo presentado durante un panel del foro.

Si bien existen mecanismos de derecho internacional para proteger a países receptores de inversiones extranjeras, los tratados implican de cualquier forma el riesgo de poner "en seria vulnerabilidad" la regulación estatal del recurso hídrico, dijo René Orellana, viceministro de Servicios Básicos de Bolivia.

Evo Morales, presidente de Bolivia, se ha resistido a suscribir un tratado de libre comercio con Estados Unidos en pos de un 'Tratado de Comercio de los Pueblos'.

"El tema de las exportaciones de agua nos preocupa si no se contempla los derechos de las comunidades" por encima de los intereses económicos, añadió el funcionario boliviano. Orellana relató cómo su país ha logrado rechazar "persistentes intentos" de inversionistas extranjeros para exportar agua boliviana a Chile.

Durante la negociación del TLC de Centroamérica y Estados Unidos, que sólo ha entrado en vigor para el El Salvador, algunos países como Costa Rica, Honduras y Nicaragua sí hicieron claras excepciones en todas las actividades relacionadas con el agua. En cambio, Guatemala y El Salvador no hicieron estas excepciones, dijo a su vez el costarricense Federico Valerio, de la intergubernamental Global Water Partnership Central America.

"El agua es un bien común y por tanto su gestión debe permanecer en el ámbito público y sin fines de lucro", señaló en otro encuentro Abel Mamani, ministro de Agua de Bolivia, ex dirigente social durante las manifestaciones que obligaron al anterior gobierno a cancelar un contrato con la empresa Aguas del Illimani, subsidiaria de la trasnacional francesa Suez.


Descarga la aplicación

en google play en google play