Escúchenos en línea

Continúa en Foro Mundial rechazo a hacer del agua una mercancía

None | 21 de Marzo de 2006 a las 00:00

Ciudad de México – El IV Foro Mundial del Agua entró este martes en su penúltima jornada en medio de un intenso debate sobre la privatización de ese recurso, política rechazada por gobiernos como Bolivia y Venezuela.

La cita, iniciada el día 16 pasado en un exclusivo centro de convenciones de la capital mexicana, será clausurada mañana con una declaración final de la cual se perfila será excluida la mención al derecho humano al vital líquido.

Sectores populares y de organizaciones civiles asistentes a la conferencia han denunciado fuertes presiones de las transnacionales del sector y los organismos financieros internacionales para imponer sus criterios neoliberales.

Sobre el particular, el multimillonario mexicano Carlos Slim expresó sin disimulos la posición de los hombres de negocio: indiscutible el derecho al agua, pero hay que pagar, indicó en uno de los paneles del Foro.

Organizaciones mexicanas y de otros países que acudieron al Foro han realizado numerosas protestas contra la aplicación de las políticas neoliberales al agua, entre ellas, una multitudinaria marcha en la capital el día 16.

Gobiernos como los de Bolivia y Venezuela adelantaron la decisión de no firmar la declaración final en caso de que se excluya de esta de manera explícita el derecho humano a recibir el indispensable líquido para la vida. Ese principio fue respaldado por parlamentarios de los cinco continentes, en un pronunciamiento tras concluir el Encuentro Mundial de Legisladores del Agua, que sesionó hasta ayer como parte del IV Foro.

En sus conclusiones, sostienen que el agua no es una mercancía o un recurso fijo, sino que tiene un valor social, ambiental y económico, el cual es esencial y un bien de dominio público. El documento final del Foro será abordado hasta el miércoles por representantes de 140 países en la Conferencia Ministerial de la reunión.

Financiamiento del BM, condicionado a privatizar agua

El país que se niegue a privatizar sus servicios públicos de agua potable y alcantarillado no recibirá financiamiento internacional para otras necesidades. Cuando el Banco Mundial u otra entidad o nación que ofrezca financiamiento insiste en que sólo facilitará préstamos para servicios de agua con la condición de que dicho servicio se privatice, el Estado que se niegue verá recortados los créditos para otras inversiones en el sector público, sostiene el informe Espejismo en el agua. El fracaso de las inversiones privadas en servicios de agua en países en desarrollo, presentado por el Movimiento para el Desarrollo Mundial e Internacional de Servicios Públicos.

El documento pone como ejemplo el caso de Guinea, que en 1999 no renovó un contrato de arrendamiento de sus servicios de agua a empresas francesas, por lo que "se congelaron las inversiones en el sector, y Guinea no podrá contar tampoco con aportaciones ni del Banco Mundial ni del Fondo Monetario Internacional, que han exigido la venta de los servicios de distribución de agua potable y de saneamiento como condición para recibir más ayuda".

Agua de mar, la opción para la humanidad en el presente y futuro

Por Ángeles Cruz Martínez, diario La Jornada, México

Para prevenir y curar enfermedades, aliviar la desnutrición infantil y como alternativa para enfrentar el posible agotamiento del líquido en el mundo, en países de Centroamérica y Europa se consume agua de mar. Al cuarto Foro Mundial del Agua se trajo la experiencia de Nicaragua, donde alrededor de 5 mil personas consumen el líquido rebajado con agua dulce o combinado con el jugo de cítricos, como la naranja o el limón.

Las propiedades terapéuticas del agua marina fueron descubiertas por el francés René Quinton en los albores del siglo XX, bajo la premisa de que la vida en el planeta surgió en los mares hace 3 mil 500 millones de años. En forma autodidacta detectó que la composición del agua de mar es equivalente al plasma sanguíneo. La mejor evidencia son las lágrimas, las cuales contienen sal, explicó María Teresa Ilari, directora del dispensario marino Santo Domingo, en la ciudad de Managua.

La evidencia, hasta ahora empírica, sobre los beneficios del consumo de porciones de mar ha generado el interés de investigadores nicaragüenses que están por iniciar un proyecto científico para validar el método, indicó.

Por lo pronto, en ese país centroamericano, así como en Argentina, Colombia y Uruguay, las personas tienen acceso al líquido marino y con ello ponen en práctica la teoría de que "al ponernos en contacto con el agua de mar, nuestro cuerpo recupera su vitalidad".

Ilari comentó, en entrevista, que el mar todavía contiene todos los minerales y oligoelementos de la tabla periódica -en forma orgánica y biodisponible-, moléculas de ADN, proteínas, aminoácidos y vitaminas que dieron origen a la vida.

Como médica internista, Ilari ha comprobado que el consumo de agua de mar revierte la desnutrición, aún en los casos más graves, así como la mejoría de diversos padecimientos: gastritis, cirrosis, asma, retención de líquidos, enfermedades de la piel, tuberculosis, anemia, obesidad, entre otros. La dosis ideal, apuntó, son tres vasos de agua de mar al día.

En Europa, existen 12 empresas embotelladoras que venden el agua de mar y organismos civiles como Aquamaris, que se dedican al fomento del estudio del agua de mar y sus aplicaciones nutricionales, terapéuticas, agropecuarias e hidrológicas.

Representantes de este organismo regalaron vasos con agua marina sabor naranja y limón en el Foro Mundial del Agua de los Niños. Además, en el Centro Banamex se realizó una conferencia con este tema y en el área de exposiciones hay un sitio con información escrita.

La agrupación española asegura que si por potable se entiende que es la mejor agua para beber, deberíamos introducir 25 por ciento de agua de mar entre los líquidos que bebemos. Sostiene que antes de 25 años, el atributo de potabilidad no será más de la sustancia incolora, sin olor e insípida que actualmente tiene el agua dulce.

A la vez que se incrementará el consumo de agua de mar, disminuirá el uso de la sal común, porque las personas habrán adoptado a la primera como ingrediente en la preparación de alimentos como el arroz, sopas o para cocer verduras.

"No tiene sentido, dice la organización civil, que muramos de sed rodeados de agua, sólo por no saber aprovechar las características diferentes de ésta; y menos todavía que nos empeñemos en que sea 'potable' el agua en que nos bañamos."

Colectar agua de lluvia, opción de abastecimiento: Legorreta

Por Mariana Norandi, diario La Jornada México

En un momento en que el tema del agua es el centro del debate público nacional, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) lanza el libro El agua y la ciudad de México: de Tenochtitlán a la megalópolis del siglo XXI.

Escrito por el arquitecto Jorge Legorreta, el libro plantea los problemas por los que atraviesa esta ciudad en materia hídrica como resultado de erróneas políticas hidráulicas desde la conquista por los españoles hasta nuestros días.

Legorreta plantea varias soluciones para abastecer de agua la ciudad y evitar el progresivo hundimiento de la misma. Propone la recolección de agua pluvial para evitar desperdiciarla, por medio de los sistemas de drenaje, así como la posibilidad de desentubar ríos tapados por ejes viales y convertirlos en ríos de concreto. Para la restauración lacustre de la cuenca, en la que se encuentra esta capital, hay que comenzar por pensar más la ciudad, debatir sus problemas y democratizar las políticas hidráulicas en el sentido de que se empiece a escuchar la pluralidad de voces que comprenden esta megalópolis. A pocos días de que este libro salió a la luz, el urbanista platica acerca de su contenido.

-¿Cuáles son los temas principales de esta publicación?

-Es un ensayo que está hecho para explicar a la gente los grandes problemas del agua que tiene la ciudad de México. Empieza por una explicación histórica, en la que se expone la transformación más radical, desde el punto de vista medioambiental, hidráulico y lacustre, del planeta. En menos de 500 años logramos extinguir mil 100 kilómetros cuadrados de agua que existían en esta cuenca cuando llegaron los españoles y que, por una incomprensión de la ciencia del renacimiento europeo, no se pudo conservar el paraíso lacustre. Se quitó el agua y en su lugar se creó una ciudad de 4 millones y medio de autos, con grandes problemas de contaminación, hundimiento y agua. Su población pasó de un millón 200 mil habitantes en el siglo XVI a 22 millones, y el agua cristalina se volvió agua negra que riega 900 kilómetros cuadrados de agricultura en el Valle del Mezquital. Tras explicar esa transformación lacustre se entra en un segundo escenario: el abastecimiento.

La ciudad se hunde

-¿Qué problemas plantea el abastecimiento?

-Durante todo el siglo XX se extrajo agua del subsuelo. Comenzamos en 1906 a cavar a 9 metros de profundidad y hoy estamos extrayendo a 450 metros, esto produce problemas de hundimiento. La ciudad tiene en sus mantos freáticos arcillas que, al extraer el agua, se comprimen y se producen vacíos que, con el peso urbano, la ciudad se hunde.

"Otro problema es el de los nuevos asentamientos de las grandes compañías inmobiliarias. Entre 2000 y 2006 detectamos alrededor de 260 mil casas construidas desde Chalco hasta Huehuetocan. Esas casas han resuelto el abastecimiento de agua yéndose al subsuelo, a 350 metros de profundidad, y eso está provocando hundimientos en la cuenca. Los desechos del agua residual y pluvial que captan esos asentamientos van a los drenajes de la ciudad, incrementando el volumen. Esto satura el drenaje y crea inundaciones.

"Por otro lado, estamos trayendo agua de regiones lejanas. Se comenzó en 1909 cuando se inauguró el acueducto de Xochimilco. Después, en 1940, trajimos el líquido de Lerma, provocando crisis agrarias en la zona mazahua. En 1980 lo trajimos de las ocho presas del Cutzamala, de Michoacán a Milpa Alta. No conformes con eso, en 1990 se intentó desviar el río Temacaltepec con fuerte oposición de campesinos, porque provoca daños en sus tierras. La visión de esta megalópolis es crear el gran centro de consumo mundial de agua y eso provoca problemas. Cuanto más extraemos y más transportamos, más desigualdad existe en la ciudad. Porque abastecerla no depende de volumen extraído, sino de mejorar los sistemas de distribución injustos que existen. Mientras en algunas zonas de Iztapalapa consumen 14 litros por habitante al día, en las Lomas disponen de mil litros por persona."

-Su libro habla de restauración lacustre, ¿a qué se refiere?

-Volver la atención más a la naturaleza y no tanto a las grandes obras hidráulicas. La cuenca tiene cerca de 90 ríos, la parte urbanizada tiene 48 que, si los ponemos en un plano del siglo XVI, nutrían el lago que conocieron los españoles. Si esa misma cuenca la ponemos en 2006, los 48 ríos siguen existiendo, pero están conectados todos al drenaje de la ciudad. Si no los controlamos en su parte alta, provocarán inundaciones.

Necesaria, una obra que separe

-¿Qué soluciones existen?

-En vez de sacar más agua con otro emisor del drenaje profundo, es necesario que se construya una obra que separe el agua negra de la pluvial. Todavía no se ha podido construir una política hidráulica que construya grandes almacenamientos de agua pluvial. El 80 por ciento del agua que sacan los drenajes en época de lluvia es agua pluvial mezclada con agua negra. Es inadmisible que estemos trayendo agua de nuestros hermanos indígenas de otras zonas del país, mientras en la ciudad la desperdiciamos.

-¿Se pueden recuperar los ríos?

-Hemos entubado ríos contaminados y, por encima, hemos construido ejes viales. Hemos cambiado agua por autos. Si esos tubos lo construimos bajo el cauce, podríamos tener ríos de concreto como el Támesis o el Sena.

-¿Qué lugar tuvo el problema de la ciudad de México en el cuarto Foro Mundial del Agua?

-El foro sirve para ampliar la conciencia sobre temas del agua, pero no para tomar acciones. Para emprender acciones, los políticos tienen que actuar con modestia y pensar más la ciudad. Todavía estamos a tiempo de corregir los errores históricos, de modificar las políticas hidráulicas, de prever situaciones catastróficas. Es cuestión de pensar en la ciudad y escuchar más a la gente que sufre los problemas del recurso.

'Morían de sed' cientos de jóvenes voluntarios en el IV Foro Mundial de Agua

Ciudad de México – Tuvieron que pasar cuatro días del IV Foro Mundial del Agua, que se realiza desde el jueves pasado en la capital mexicana, para que los cientos de jóvenes voluntarios que cumplen pesadas jornadas de trabajo recibieran el líquido embotellado en forma gratuita, denunciaron a la AFP algunos de ellos.

"No nos daban agua, teníamos que pedirla 'por favorcito'", comenta una chica que prefirió guardar el anonimato. Una playera (camisa de manga corta y sin cuello) y una chamarra (chaqueta ligera) fue todo lo que recibieron los cientos de jóvenes que ayudan a los organizadores a librar la pésima logística que ha caracterizado al Foro, el primero que el Consejo Mundial de Agua efectúa en un país de América.

"Somos los encargados de recibir las mentadas de madre (fuertes insultos) que se merecen ellos -los organizadores del evento- y recién ayer (lunes) nos dieron botellas de agua gratis", añadió otro de los jóvenes.

En las cafeterías del Centro Banamex, sede del foro, que alberga también un hipódromo, sólo se venden pequeñas botellas de agua producidas por la firma Coca-Cola; su precio, de aproximadamente un dólar, duplica la tarifa en la que se consigue el líquido embotellado fuera del recinto.

El costo de estas botellas de agua, que se consumen en pocos tragos, es inaccesible para los voluntarios que en su inmensa mayoría son universitarios.


Descarga la aplicación

en google play en google play