Escúchenos en línea

Tierra y salarios, piden en Guatemala

None | 20 de Abril de 2006 a las 00:00

Miles de campesinos y docentes marcharon este jueves en la capital de Guatemala, mientras que otros bloquearon carreteras, para demandar solución a problemas de tierra en el país. La manifestación, que contó con el apoyo de cientos de maestros públicos, fue convocada por la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (CONIC), que demanda una solución urgente a la problemática agraria en Guatemala. Desde las primeras horas del día, grupos de campesinos se apostaron en tramos de carretera estratégicos de la costa sur, del oeste y del norte del país.

Mientras, en la capital más de 2.000 hombres, mujeres y niños participaron en la manifestación, que pasó frente a la Embajada de EEUU, donde criticaron el Tratado de Libre Comercio, y concluyó en las afueras del antiguo Palacio de Gobierno, donde exigieron tierras para vivir y cultivar.

Al menos cuatro heridos y 27 detenidos dejó ña jornada de protestas en Guatemala, luego que la Policía reprimiera los bloqueos de carreteras con los cuales los manifestantes demandaban una solución a la crisis agraria.

Los campesinos exigen al gobierno la solución de más de 1.000 conflictos de tierras, mientras que los maestros reclaman mejoras salariales y la suspensión de una reforma educativa que a su juicio conducirá a la privatización de la enseñanza.

Amnistía Internacional (AI) denunció en un informe presentado en marzo pasado graves violaciones a los derechos humanos de los campesinos y dijo que Guatemala es una "tierra de injusticias".

Según AI, desde que el presidente Oscar Berger asumió el poder en enero de 2004 se han acelerado los desalojos forzosos y violentos de campesinos, y su administración no atiende las demandas de los pueblos indígenas.

De acuerdo con la organización humanitaria, hasta diciembre de 2005 había 1.052 casos de conflictos agrarios sin resolver, lo que supuso un aumento en comparación con los 911 casos hasta octubre de 2004. "La gran desigualdad en la distribución de la tierra", indicó AI, se debe a que el 62.5$ de la superficie cultivable está en manos del 1,5% de la población.

Las protestas se realizan cuatro días después que el presidente Oscar Berger dirigió un mensaje a la Nación por radio y televisión, en el que llamó a la unidad del país y abogó por el diálogo con los diferentes sectores, aunque advirtió que utilizará la fuerza pública si hay bloqueo de carreteras.

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Erwin Sperisen, dijo que las fuerzas de seguridad detuvieron a 27 personas durante el desalojo de varias manifestaciones en el sur de la capital. Cuatro manifestantes resultaron con heridas al pasar una cerca de alambre, cuando huían de la Policía, añadió.

"En el momento que queman llantas, bloquean rutas y están estorbando el desarrollo y la economía del país tenemos que actuar y vamos a hacerlo", dijo el director de la policía, Erwin Sperissen. "Entre los capturados hay dos menores de edad y dos mujeres", añadió.

Según las autoridades, en la mayoría de los lugares la protesta transcurrió con normalidad aunque hubo enfrentamientos en los departamentos de Escuintla (sur) y Quetzaltenango (oeste).

Los principales incidentes se registraron en la aldea El Obero, en el municipio de Masagua (Escuintla), donde un grupo de campesinos se enfrentó con palos, piedras y machetes a las fuerzas de seguridad, que disolvieron la manifestación con gases lacrimógenos.

Inicialmente los Bomberos Voluntarios informaron de cuatro heridos de bala en El Obero, pero el director de la Policía Nacional Civil, Ervin Sperissen, aclaró que ningún campesino recibió impactos de bala porque los agentes del orden público no estaban armados o que los agentes de seguridad privada de las fincas podrían haberlos herido. El funcionario policial admitió que hubo disparos, pero dijo que los mismos fueron hechos por un guardia de una finca privada, que fue detenido.

"No hay heridos de bala, no hay muertos", aseguró Sperissen, quien señaló que no se permitirá el bloqueo de las carreteras porque se viola el derecho de locomoción y se impide el desarrollo económico del país.

El dirigente de la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (Conic), Juan Tiney, afirmó que hubo dos heridos de bala por la policía. Otras fuentes dijeron que los tres heridos recibieron golpes y uno de ellos, cuyo brazo está roto, admitió haber sido alcanzado por una granada lacrimógena lanzada con escopeta.

En El Obero cuatro campesinos resultaron heridos y uno de ellos, Israel Jiménez, de 80 años, se encuentra en estado crítico al sufrir un golpe en la cabeza que le provocó un trauma en el cráneo, según fuentes del Hospital Nacional de Escuintla. Además, un policía recibió varios golpes en diferentes partes del cuerpo, y ocho campesinos fueron detenidos.

En regiones del departamento de Quetzaltenango también hubo enfrentamientos entre la policía y maestros que apoyaron la jornada de protestas campesinas, y al menos nueve de ellos sufrieron lesiones.

Según la policía, durante la jornada de protestas fueron detenidos en diferentes puntos del país treinta campesinos, entre ellos tres menores de edad y tres mujeres.

Un dirigente de la CONIC comentó a los periodistas que el Gobierno no tiene voluntad política para atender la demanda de tierra y aseguró que no desistirán de las protestas hasta recibir una respuesta positiva de sus demandas por parte del Ejecutivo.

El vicepresidente Eduardo Stein anunció que recibirá a los dirigentes de la CONIC en las próximas horas para escuchar sus peticiones y proponerles la instalación de una mesa de diálogo.


Descarga la aplicación

en google play en google play