Escúchenos en línea

NOTAS DE LA DIÁSPORA CENTROAMERICANA

None | 26 de Febrero de 2006 a las 00:00

Mano de obra nica es imprescindible, dice Cámara costarricense de la construcción

Por Josué Bravo, corresponsal en Costa Rica del Diario La Prensa

La importancia de la mano de obra nicaragüense en el sector construcción de Costa Rica se explica en pocas palabras: su presencia es imprescindible y de ellos depende que se hagan o no edificios en el país. Así lo resume el director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), Randall Murillo Astúa.

Destaca que los inmigrantes nicaragüenses han solventado la necesidad de mano de obra en este rubro en el que los costarricenses "ya no quieren trabajar", en momentos que se requiere cumplir estándares de cantidad y calidad.

"Es imprescindible para llevar adelante las obras pese a que ahora hay un gran uso de maquinaria y tecnología en construcción, pero siempre la mano de obra nicaragüense es necesaria", dijo Murillo en entrevista con el diario La Prensa.

"Si no fuera por la mano de obra nicaragüense posiblemente en Costa Rica no se construyera", agregó.

Cifras recopiladas por el Banco Central de Costa Rica indican que en el país viven 258,498 nicaragüenses, de los cuales el 19 por ciento se dedica a labores de construcción; no obstante, Murillo cree que los inmigrantes que trabajan en esta área pueden ser más, dado que existe un sector informal que no es controlado por el Estado.

El director ejecutivo de la CCC destaca la calificación de los nicas, a quienes describe como buenos trabajadores y artesanos, muchos de ellos han aprendido el oficio empezando como peones o ayudantes, pero luego se han convertido en albañiles o maestros de obras.

"Se puede decir que entre un 25 y 30 por ciento de la mano de obra nicaragüense es calificada. Muchos que vienen llegan a una construcción a trabajar como peones, pero a medida que se les va dando oportunidades empiezan a pegar bloques, a trabajar la madera o aprender soldadura", explica.

"El nicaragüense no sólo tiene habilidades para volar pala, a como decimos nosotros, sino que va exigiendo oportunidades para calificarse. Quizá algunos no pueden tener oportunidades de realizar estudios por su condición migratoria, pero van tomando participación en la mano de obra calificada", dice.

"Hace varios años, del ciento por ciento quizá el 80 por ciento eran nicaragüenses no calificados los que venían a trabajar y el resto eran ticos, ahora eso ha cambiado porque también nosotros capacitamos al trabajador independiente de su nacionalidad y algunos aprovechan la técnica que otros tienen", agrega.

El director ejecutivo de la CCC divide en dos bloques el sector construcción en Costa Rica. El informal, que se dedica a realizar el 65 pro ciento de las construcciones, en su mayoría pequeñas casas dispersas por el país; y el formal que ellos representan, encargados de hacer grandes edificaciones.

Dice que en los dos hay mucha presencia de nicaragüenses, pero la diferencia es que los agremiados a la CCC les pagan mejores salarios, evitan contratar a ilegales y cumplen con cargas sociales.

"En cambio el sector informal no lo hace. Eso no sólo significa que no protegen al trabajador, sino que nos hacen una competencia desleal porque al final uno termina pagando demás por las cuotas del seguro social", se queja.

Murillo quiere romper el mito que indica que los nicaragüenses vienen a quitarle el empleo a los ticos.

En ese sentido dice que los costarricenses no quieren emplearse en labores de construcción porque han encontrado en áreas como la industria una forma de empleo menos pesado, o porque simplemente se ha capacitado mejor.

Murillo critica la actitud del Gobierno tico que a su juicio ha tenido una participación en contra de la contratación de extranjeros.

"Eso ha permitido que se contrate al trabajador extranjero con mayores dificultades. Por ejemplo, cada vez que se inicia una construcción antes que el trabajador, llega el inspector del Instituto de Seguros o de la Caja de Seguridad Social y lo primero que hace es pasar lista. Si hay irregularidades nos sancionan", explica.

Inmigrantes molestos ante posible impuesto a remesas en Arizona

Tucson (Arizona) – La comunidad inmigrante de Arizona está molesta por una propuesta de ley que la obligaría a pagar un nuevo impuesto del 8 por ciento cada vez que envíe dinero a sus familiares en México y Centroamérica.

La medida afecta directamente a millones de inmigrantes documentados e indocumentados que trabajan en Arizona y que mensualmente envían dinero a sus familias en sus países de origen.

El futuro del controvertido proyecto de ley HCR 2037, aprobado esta semana por el Legislativo del estado, estará en manos de los votantes de Arizona durante las elecciones generales del próximo mes de noviembre.

Tratando de evitar que la iniciativa sea vetada por la gobernadora de Arizona, Janet Napolitano, los legisladores republicanos la redactaron de tal manera para que pase directamente a las urnas.

Según datos del Centro Hispano Pew, en el estado de Arizona viven cerca de 10 millones de inmigrantes indocumentados, quienes envían un promedio de 900 millones de dólares por año a sus países de origen.

De ser aprobado el proyecto de ley, los inmigrantes se verían obligados no sólo a pagar a las compañías de envío de dinero -que cobran unos 10 dólares por el envío de hasta 500 dólares-, sino también a un nuevo impuesto estatal equitativo a 8 dólares por cada 100 dólares que envíen.

Se calcula que durante el primer año de implementación del nuevo impuesto se recaudarían cerca de 80 millones de dólares, los cuales servirían para financiar un muro a lo largo de la frontera entre Arizona y Sonora (México).

Este es sólo uno de los más de 50 proyectos de ley que han sido presentados ante el Legislativo de Arizona con el objeto de penalizar a aquellas personas que ingresaron de manera ilegal al país.

"Esta es otra injusticia en contra de nuestra gente", dijo Isabel García, abogada y directora de la Coalición de los Derechos Humanos de Arizona. La activista aseguró que los legisladores estatales republicanos están empeñados "en hacer sufrir a la comunidad inmigrante".

"Es injusto que un trabajador que ha ganado su dinero con el sudor de su frente, que ya paga impuestos estatales y federales ahora tenga que pagar más impuestos," sostuvo García. Indicó que el hecho de que este proyecto sea llevado a las urnas solo incrementa el clima de odio y de ignorancia que hay entre los votantes de Arizona.

"La comunidad en general muchas veces desconoce los dos lados de la moneda, solo escuchan la versión de los políticos conservadores que aseguran que los indocumentados vienen a quitarles los trabajos y a beneficiarse de servicios públicos", dijo García.

En 2005, un total de 16 mil millones de dólares en remesas fueron enviadas a México, y 2.500 millones de dólares a El Salvador. Para estos países las remesas representan una de las fuentes más importantes de ingresos.

García agregó que este tipo de iniciativas de ley solamente fomenta una división que enfrenta a los anglosajones en contra de mexicanos, y que no resuelve el problema de la inmigración ilegal.

El desierto de Arizona ha sido calificado como el punto más vulnerable de entrada de inmigrantes indocumentados al país. De acuerdo a la Patrulla Fronteriza, al término del año fiscal 2005, más de 500.000 inmigrantes indocumentados fueron arrestados en esa frontera.

Para el inmigrante mexicano Marcos Luis Santos, la sola idea de tener que pagar otro impuesto le preocupa y le indigna. "Nosotros pagamos y pagamos más impuestos y cada día tenemos menos derechos", se quejó el jornalero. Enfatizó que el dinero que le envía cada quincena a su esposa sirve para darle de comer a sus cuatro hijos, y que pagar 8 dólares en impuestos significaría un par de zapatos menos para ellos.

EEUU ha deportado a más de un millar salvadoreños en este año

San Salvador – Un total de 1,137 salvadoreños fueron deportados de Estados Unidos entre el 1 de enero y el 13 de febrero pasados, 327 de ellos con antecedentes penales, informó hoy una fuente oficial.

Un portavoz de la Dirección General de Migración dijo que los deportados en enero de este año ascendieron a 795, de los cuales 257 tenían antecedentes penales, mientras que en el mismo mes de 2005 los deportados fueron 492, de ellos 128 con historial delictivo.

Según los informes, entre los deportados en este año 55 personas han sido acusadas de robo en Estados Unidos, 31 de delitos sexuales, 53 por uso o posesión de drogas, 42 de asaltos y 9 por portar armas de fuego, y otros por diversos delitos más.

El presidente Elías Antonio Saca pidió este viernes a su colega George W. Bush, en la Casa Blanca, un convenio para que los deportados con antecedentes penales puedan cumplir o completar sus penas en El Salvador. En la actualidad los salvadoreños deportados que han cometido delitos en Estados Unidos quedan en libertad al regresar a su país.

El total de deportados en 2005 fue de 7,239 personas, la mayoría por no tener en regla sus documentos migratorios. Según la Cancillería salvadoreña, unos 2,5 millones de salvadoreños viven en el exterior, la mayor parte en Estados Unidos.

Unos 268,000 salvadoreños gozan en la actualidad del Estatus de Protección Temporal (TPS) que Estados Unidos concedió al país tras los terremotos de enero y febrero de 2001, el cual vencerá el 9 de septiembre próximo. Sin embargo, el Gobierno estadounidense ha prorrogado por doce meses el beneficio migratorio a El Salvador, así como los otorgados a Honduras y Nicaragua.

Cien mil indocumentados con SIDA en Estados Unidos

Washington – Al menos 100 mil inmigrantes indocumentados en Estados Unidos están contagiados con el SIDA, razón por la que son discriminados por el gobierno norteamericano.

Según el diario californiano La Opinión, esa cifra incluye tanto a portadores como a enfermos, desde la etapa asintomática hasta la terminal.

Jorge Saavedra, director general del Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida (Censida) de la Secretaría de Salud de México, aseguró que sólo en el caso de los mexicanos que residen en Estados Unidos, "el índice de contagio con VIH/SIDA podría ser tres veces más alto que en la población norteamericana".

En entrevista con La Opinión, Saavedra consideró que la inexistencia de un programa de exámenes de detección del virus en los inmigrantes (en EE UU), la resistencia al uso del condón y la violencia sexual en la frontera, son factores que contribuyen a la proliferación de VIH.

Los más recientes informes del CDC HIV Surveillance, órgano encargado de cuantificar los casos de SIDA en Estados Unidos, revelan que en seis de las nueve jurisdicciones con más densidad de población latina se contabiliza el mayor número de personas contagiadas.

De acuerdo con las estadísticas, en Nueva York suman 149 mil 341, en California 123 mil 819, Florida (85 mil 324), Texas (56 mil 730), New Jersey (43 mil 824), Pennsylvania (26 mil 369), Illinois (26 mil 319), Georgia (24 mil 559) y Maryland (23 mil 537).

Tamil Kendall, coordinadora del programa de VIH/SIDA del Population Council (Consejo de Población), Oficina Regional para América Latina y el Caribe), estimó que la vulnerabilidad de la población emigrante se debe a problemas sociales. "Están lejos de su pareja estable y se encuentran fuera del alcance de la presión social en materia de sexualidad, indicó.

Líderes religiosos de California opuestos a proyecto migratorio

Washington – Representantes eclesiásticos de diferentes denominaciones se manifestaron en California contra la propuesta migratoria que presentarán los republicanos en el Congreso estadounidense, informa hoy el diario La Opinión.

De acuerdo con el rotativo californiano, en su edición digital, líderes de 19 congregaciones religiosas, entre ellos católicos, cristianos, episcopales, judíos y musulmanes, alzaron sus voces y oraciones la víspera a favor de los inmigrantes.

"Creemos que Dios quiere que seamos bondadosos y compasivos hacia nuestros hermanos menos afortunados y con esta ley se está negando lo que Dios quiere que hagamos hacia el prójimo", señaló Sergio Carranza, obispo de la Iglesia Episcopal de Los Angeles.

El prelado aseguró que, luego de conversar con unas 35 congregaciones religiosas, todos sus representantes comprenden que deben apoyar un movimiento social en contra de la propuesta de ley.

En la homilía, que tuvo por escenario a la iglesia Placita Olvera, de Los Angeles, el clérigo musulmán Shakeel Syed leyó unos párrafos del Corán, referentes a la solidaridad con los inmigrantes y con las personas que están en situaciones vulnerables. "Hay medio millón de musulmanes en la ciudad y nos solidarizamos con nuestros hermanos y hermanas inmigrantes que no tienen documentos", añadió Syed.

Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), resaltó la importancia de que diferentes líderes religiosos de la ciudad estén en contra de lo la "propuesta de inmigración más represiva en la historia de Estados Unidos".

Fuentes del Legislativo confirmaron que el presidente del Comité Judicial del Senado, el republicano Arlen Specter, comenzó a distribuir este viernes su iniciativa de reforma migratoria, la cual prevé presentar el 2 de marzo próximo. El texto combina partes de los proyectos de ley elaborados por los también senadores John Cornyn, Jon Kyl, John McCain, Ted Kennedy y Chuck Hagel, tendentes a reforzar la seguridad fronteriza.

En diciembre pasado, la Cámara de Representantes aprobó una propuesta de los republicanos James Sensenbrenner y Pete King, quienes priorizaron aspectos policíacos y represivos, entre ellos la construcción de un muro en la franja limítrofe con México.

El proyecto de ley que defenderá Specter incluye medidas más severas de refuerzo fronterizo y aplicación de leyes migratorias, tomando como base la propuesta de los senadores Cornyn y Kyl, presentada en el 20 de julio de 2005. Además impulsa disposiciones para incrementar las penas a los empleadores de indocumentados, a tono con el documento de Hagel, dado a conocer en octubre último.

En días recientes el presidente George W. Bush firmó la nueva ley contra la violencia doméstica, conocida como VAWA, la cual exige recolectar el ADN de todo inmigrante que sea detenido por alguna razón, con el objetivo de incluirlo en un registro nacional.

Analistas estiman que la aplicación de esa medida promoverá arrestos basados en un perfil racial.

Cinco inmigrantes con destino a EEUU mueren al ser atacados en Guatemala

Guatemala - Cinco centroamericanos de un grupo de inmigrantes indocumentados murieron y otros ocho resultaron heridos tras ser atacada la lancha en la que viajaban por Guatemala con destino a Estados Unidos, informó la policía este viernes.

"El hecho ocurrió en la madrugada del jueves y hasta el momento no se ha logrado establecer la identidad de los fallecidos, mientras que entre los heridos figuran cuatro salvadoreños, tres hondureños y un guatemalteco", dijo el vocero de la Policía Nacional Civil (PNC), Carlos Caljú, a la prensa.

Según el informe oficial, los salvadoreños heridos fueron identificados como Edy Villegas, Francisco Adalberto Villeda, Ever Antonio Alvarado y Jonatan Martínez, de 20, 26, 21 y 26 años respectivamente.

Los hondureños son los hermanos Nery (16 años) y German Gutiérrez (20) y Georgina Cárcamo (20), y el guatemalteco fue identificado como Cornelio De León (27).

Según Caljú, el ataque ocurrió en el departamento de Petén en Guatemala (norte), cuando el grupo se disponía a internarse en territorio mexicano para viajar a Estados Unidos en busca de mejores condiciones económicas. Hasta el momento se desconoce tanto a los autores como sus posibles motivaciones.

Tres de los heridos, incluyendo a Cárcamo, fueron trasladados al hospital nacional de La Libertad, en el mismo departamento, debido a la gravedad de sus heridas, agregó.

"La joven indicó que el ataque ocurrió cuando viajaban en una lancha sobre el río Usumacinta, un grupo de desconocidos les interceptó el paso a bordo de otra embarcación e intentaron despojarlos de sus pertenencias, y al encontrar resistencia, dispararon contra los indocumentados", explicó Caljú.

Según la PNC, los otros cinco heridos permanecen en un centro asistencial de una comunidad cercana a donde ocurrió el ataque. Los cuerpos de los fallecidos están en la morgue local mientras la Fiscalía realiza las diligencias pertinentes.

Toda la vida con mexicanos

Los inmigrantes parecen dispuestos a desafiar cualquier barrera. El hambre, detrás. Un fenómeno que se agudizará en tanto se siga despegando el Norte

Por Marina Menéndez Quintero, diario Juventud Rebelde, La Habana

Ni rosbif, ni pizzas o comida china; ni siquiera Mc Donalds... No fue un saboteo contra los restaurantes de Filadelfia pero se lo sintieron sus cajas registradoras, los dueños, y hasta el americano medio que pretendía congratular a su pareja con una cena.

Fue un muy aguado 14 de febrero. Cientos, tal vez más de mil mexicanos empleados por distintas cadenas gastronómicas se ausentaron de sus puestos ese día en aquella ciudad, y dejaron con un palmo de narices a la clientela.

Como en la película, la acción demostró la importancia del trabajo que, por menos dinero y sin acumular algún tipo de prestación social, desempeñan millones de inmigrantes en Estados Unidos. Sin embargo, el propósito de los huelguistas trascendió la advertencia de "Un día sin mexicanos", la ¿comedia? que Sergio Arau realizó basada en el drama de los "ajenos" y que ahora, sin embargo, los inspiraba a ellos, protagonistas de carne y hueso en la dura realidad.

Los más decididos desafiaron a los agentes del orden en las calles y enarbolaron carteles que rezaban: "Somos trabajadores, no terroristas"...

Ha sido apenas una entre las variadas protestas que escenifican los inmigrantes contra la barbarie, si el Senado de EE.UU. da visto bueno al proyecto de ley Sensenbrenner, como ha sido bautizado en reconocimiento a su autor y que aprobó ya, en diciembre, la Cámara de Representantes.

El deseo de los sectores más recalcitrantes del Congreso de tapiar de una vez la totalidad de la frontera con México con una gigantesca cerca dotada de sensores, ha corrido como pólvora por el hemisferio. Ese es el paso que usan para llegar a la falsa "jaula de oro" todos los que están al sur.

Pero, además, la HR 4437 —como se identifica legalmente el proyecto— sería lesiva a la integridad de foráneos y nacionales en su propuesta de que se considere y trate como criminales a todos los ilegales, y a quienes les "protejan": granjeros, grandes y pequeños empresarios.

Un cable de la AP dio evidencias de la hipocresía y el escarnio que se mueve a pequeña escala tras la Sensenbrenner. Quejoso de sus vecinos en una región montañosa de los Apalaches donde dice que la ética de los trabajadores "ha declinado respecto de lo que solía ser", Charlie Bearse, presidente de la Sidney Coal Co. de Kentucky, dedicada a la explotación del carbón, ha pedido a la junta estatal de minería que flexibilice el requisito de que los empleados hablen solo inglés, para poder llevar a ciudadanos "no estadounidenses"...

Se estima que la ganancia que ellos dejan se refleja también, y de modo importante, en los grandes números de la economía nacional. Expertos mexicanos afirman que el trabajo de sus connacionales significa aproximadamente el 20 por ciento del PIB de los Estados Unidos.

La diáspora "hispana" —como llaman a los latinos— se está movilizando contra la indigna ley con el apoyo de organizaciones estadounidenses de defensa de los derechos civiles. Pocos días después del "día sin mexicanos en Filadelfia", unos dos mil manifestantes concluyeron en Washington una larga marcha emprendida en San Diego, justo en el lugar donde pereció baleado un joven mexicano. Clavaron una cruz en el Capitolio donde podía leerse: "Ni una muerte más", en alusión a las alrededor de 500 víctimas fatales que se registran cada año en la frontera.

Similares movilizaciones tuvieron lugar en Minneápolis, y aún se anuncian más.

El proyecto está en vilo mientras no se pronuncie la cámara alta, y W. Bush jura y perjura que quiere implementar un adecuado programa de trabajadores temporales que, al menos, compense y satisfaga las expectativas de quienes en México han confiado en el Tratado de Libre Comercio (TLC).

Pero Washington no está tratando a los mexicanos como sus partners. "Esto es una integración", reclamaba Oscar Guerra, presidente del Colegio de Economistas de México, en declaraciones para este diario. "Nosotros hemos firmado un TLC con Estados Unidos. Si ellos están preocupados por el asunto de la seguridad, debían pensar que no somos solo sus vecinos, sino sus principales socios. Así nos deberían de ver".

El convenio ha sido catastrófico para los estados agrícolas sureños y promete dejar saldos peores el próximo año, cuando quedará "libre" la entrada de todos los granos. Hoy, renglones elementales como el maíz con que se elabora la infaltable tortilla de las mesas mexicanas, se está importando.

Son cosas que duelen. En un amago de "comprensión" por los muchos disgustos que el represivo proyecto de ley está removiendo de un lado y otro, el líder de las nuevas cruzadas contra el mundo se dignó, hace unos días, telefonear a Vicente Fox desde su avión Air Force One, distraídamente, mientras volaba hacia Milwaukee para decir un discurso. Bush anunció a su colega mexicano, un encuentro sobre el tema.

Muchos, no obstante, dudan de la legitimidad de las declaradas intenciones del Presidente de EE.UU. de propiciar una salida satisfactoria. En el presupuesto firmado por la Casa Blanca para este año fiscal, figuran 30 millones de dólares para reforzar la seguridad fronteriza. En el paquete, se afirma, está incluido el costo de la extensión de la valla.

Alarmados, los presidentes centroamericanos y de otras naciones involucradas se han unido al ejecutivo de México para pedir consideración, al menos, hacia los compatriotas que ya están dentro.

Desde Washington, sin embargo, los que proponen "mano dura" echan garra otra vez al discurso de la "seguridad nacional", apoyándose en la caliente situación de una frontera asolada por la presencia de delincuentes y del narcotráfico.

Corre un peligroso compás de espera. La sola existencia de un borrador que aún es letra muerta, está atizando sentimientos xenófobos que hace rato se observan en fragmentos crecientes de la población norteamericana, y estos procuran pasar su cuenta "particular" a los extranjeros.

Los Minuteman, una suerte de cuerpo de voluntarios armados hasta los dientes y autoproclamados vigilantes del borde fronterizo, cabildean en los pasillos del Congreso a favor de la ley. Les llaman los "caza-ilegales".

Pero, adelantándose a la discusión del Senado federal, los aparatos legislativos de Arizona y Georgia buscan herramientas legales y se pronuncian por aumentar los impuestos que pagan los inmigrantes. Ahora también quieren gravar las remesas que envían quienes están allí sin documentarse.

Y mientras unos arguyen que el dinero será utilizado en programas contra la indigencia, otros, irónicamente, pretenden que se emplee en la propia construcción del muro: matadero de seres humanos y afrenta, en la nación que con más descaro se jacta de respetar los derechos de las personas.

Un reporte muy fresco de la Oficina del Censo de EE.UU. acaba de anunciar que después de Daniel, Anthony y Andrew, José es el nombre preferido entre los que acuden a certificar el nacimiento de sus hijos. Por si fuera poco, la institución estima que será un "hispano" el bebito que marque el habitante 300 millones el próximo mes de octubre, y anuncia que para el año 2050, el español, finalmente, se hablará tanto como el inglés en los Estados Unidos.

Pero ninguno de esos récords compensará el sufrimiento de ser tratado como un ciudadano de segunda en la meca de la prosperidad. Vivir en tierra ajena es duro. Solo que los ilegales, y los millones que aún se arriesgarán a cruzar, tienen en juego la existencia.

El testimonio de un "hispano" que ha dejado sus impresiones, siete meses después de su llegada, en una página del sitio web Adital, resulta elocuente. "Trabajamos o estudiamos duro, algunos pensamos en regresar a vivir en nuestra tierra; pero en algo coincidimos con los racistas y anti-inmigrantes: este no es el lugar para los que estamos aquí contra nuestra propia voluntad".

Sin embargo, la necesidad apremia, y no pocos estiman que ni siquiera el muro o las despiadadas leyes que amenazan hacer más dura su estancia en el Norte, detendrá a los inmigrantes.

Junto con los mexicanos, salvadoreños, hondureños, guatemaltecos y dominicanos, siguen confiando en que se materialice "el sueño americano".

La muerte pugna con la ilusión de prosperar en el país más poderoso del mundo. Es algo: del otro lado, ninguna expectativa parece abierta.

La pobreza los empuja. Asusta, incluso, verla detrás. Una mirada a las cifras basta para ilustrar la desprovisión en que sobreviven las economías de sus naciones. Las magras cifras de crecimiento que a algunos alientan, siguen sin resolver el problema de una desigual distribución que mantiene a tantos en la miseria.

En países como El Salvador, el dinero que a costa de la añoranza y tanta vejación envían los inmigrantes, resulta la primera fuente de ingresos de una economía dolarizada y vendida a privados, y en la que siguen sin verse vestigios de arranque mediante el estímulo al productor nacional.

En México, nación señorial comparada con sus pequeñas hermanas del istmo, está a punto de ocurrir otro tanto.

Según Oscar Guerra, los envíos de los mexicanos que trabajan en Estados Unidos no solo llegan a los sectores más marginados y preteridos de la sociedad. Además, significan hoy el ocho por ciento del PIB: mucho más que la inversión extranjera, y más que lo establecido en la incumplida Ayuda Oficial que las naciones ricas deben dar a las pobres para el Desarrollo.

Informes del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática de México, reportan que hoy el sostén del campo está en las remesas enviadas por cerca de 900 000 jornaleros y trabajadores agrícolas a quienes la miseria expulsó del área rural.

Pareciera que la nación enflaquece por un éxodo en busca de trabajo que está dejando a miles de mujeres solas al frente de la casa y los hijos. Quedan en la incertidumbre, aguardando el regreso de los maridos... Ahora, es posible que ellos ni siquiera logren cruzar.


Descarga la aplicación

en google play en google play