Escúchenos en línea

DE LA DIÁSPORA LATINOAMERICANA

None | 3 de Marzo de 2006 a las 00:00

Acuerdan trabajar en reducción de costos de envío de remesas

Cartagena, Colombia – Un total de 27 países de la Unión Europea (UE), Latinoamérica y el Caribe acordaron en la ciudad colombiana de Cartagena un plan de trabajo conjunto para reducir el costo del envío de remesas, informaron este viernes fuentes diplomáticas.

El consenso compromete al grupo con un proceso de cooperación que permita proteger el dinero que giran a sus lugares de origen los inmigrantes de las dos regiones americanas en la UE, explicó el viceministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Camilo Reyes.

El alto cargo dijo que el acuerdo quedó consignado en el documento final del II Encuentro sobre Migraciones América Latina y el Caribe-Unión Europea, que anoche puso fin a dos días de trabajo en el balneario caribeño colombiano.

En la conferencia participaron 74 delegados de trece países europeos y de 14 latinoamericanos y caribeños, convocados para estudiar asuntos como el desarrollo de las migraciones, la migración ilegal, los derechos humanos de los emigrantes y la trata de personas.

Las implicaciones sociales y económicas de los flujos de América Latina y el Caribe hacia Europa, y los giros y las remesas, fueron cuestiones que también ocuparon a las delegaciones.

Además, los 27 países avanzaron en Cartagena en la preparación de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE y Latinoamérica que se realizará en Viena en mayo próximo.

Reyes destacó que la reunión terminó con un "mensaje de seguridad y de progreso que les permita (a los inmigrantes en la UE) mayores facilidades al enviar dinero a sus países de origen".

Colombia, país con una población en el exterior que supera los cuatro millones de personas, recibió el año pasado unos cuatro mil millones de dólares en remesas, según el Banco de la República.

Es un dinero "que se debe proteger, para beneficio de la economía colombiana", dijo el viceministro de Exteriores.

A finales del año pasado el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) instó a Latinoamérica y el Caribe a aprovechar los 55.000 millones de dólares que calcula dejaron las remesas en el 2005 para impulsar el desarrollo de la región.

Unos 150 millones de dólares llegan cada día a la zona por esta vía, que reporta muchos más ingresos a los países que la ayuda internacional y los préstamos de los propios bancos, según el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), dependiente del BID.

Embajador EEUU: remesas no son respuesta a problemas en Honduras

Tegucigalpa – La creciente dependencia de las millonarias remesas enviadas por los inmigrantes ilegales no son la solución para el desarrollo económico de Honduras, advirtió el embajador de Estados Unidos en Tegucigalpa, Charles Ford.

"Me entristece la posición de algunas personas que ven la inmigración ilegal a Estados Unidos como la respuesta a los problemas sociales y económicos de Honduras", dijo el diplomático en una conferencia que dictó la noche del martes a empresarios de San Pedro Sula, a 180 kilómetros al norte de la capital.

"Como economista, no como embajador, pongo un ejemplo crudo: (ustedes) los hondureños ganan dos veces más al exportar gente (a Estados Unidos) que por exportar productos", afirmó Ford. "Exportar la fuerza laboral joven de un país sólo provee beneficios temporales, pero roba su futuro a esa nación", subrayó.

Admitió que las remesas familiares, que en el 2005 ascendieron a 1.700 millones de dólares, representan un elemento importante para la economía nacional porque en Honduras la gente no dispone de amplias oportunidades laborales. "Pero la creciente dependencia de las remesas que envían los migrantes hondureños no es una solución a un desarrollo a largo plazo del país", aseguró.

Ford manifestó que Honduras enfrenta, más que sus vecinos en Centroamérica, "un agotamiento de recursos humanos por la pérdida de talento y esfuerzo". Señaló que "he escuchado que algunas personas aquí no quieren trabajar porque están esperando que les llegue su cheque de Estados Unidos (enviado mensualmente por sus familiares)", pero "tengo la esperanza que el país avanzará y proveerá de un mejor futuro y prosperidad a sus ciudadanos".

Las remesas equivalen ahora al 21% del productor interno bruto de Honduras y crecen anualmente en 34,3%.

Más de 800,000 hondureños viven en Estados Unidos, 100,000 de ellos tienen residencia, otros 90,000 son protegidos por una ley temporal que vence en 2007 y los restantes 610,000 viven de manera ilegal. El gobierno cree que cada 15 minutos como promedio un hondureño viaja hacia Estados Unidos sin documentación en regla, pero apenas el 1% logra su propósito.

Los hondureños trabajan allá en actividades de agricultura, construcción, cocina, limpieza, pintura, mecánica, soldadura, transporte y comercio. Y las mujeres se dedican a los oficios domésticos. Las ciudades estadounidenses preferidas por los hondureños son Nueva York, Houston, Los Angeles, Miami, San Francisco, Virginia, Chicago, Phoenix, Dallas, Nueva Jersey y Washington.

Mujeres tras nuevos rumbos

Por Daniela Estrada, agencia IPS

Santiago de Chile – Siete años atrás, Melania decidió dejar su Perú natal para probar suerte en Chile como empleada doméstica, motivada por la pésima situación económica que atravesaba su país. Poco después la siguió su pareja y más tarde sus dos hermanas.

Melania, de 36 años, es una de las millones de mujeres que abandonan el país donde nacieron en busca de trabajo, a pesar de que la estadía en el nuevo territorio puede ser tanto o más difícil que la vida a la que renunciaron.

"Yo era la primera persona de mi familia que viajaba a otro país y temía extrañar mucho a mis padres y hermanas", dijo a IPS Melania, quien se casó y tuvo un hijo en Chile.

Trabajó cuatro años como empleada puertas adentro, con un día libre a la semana. Su sueldo le alcanzaba para enviar remesas a su familia, lo que incentivó a sus dos hermanas, quienes también llegaron a la capital chilena para trabajar en casas particulares cocinando, limpiando y planchando.

Aunque tuvo suerte de no sufrir en carne propia discriminación ni abuso laboral, sabe de ellos cuando se reúne con sus compatriotas residentes en Chile, quienes relatan largas jornadas de trabajo, ausencia de contratos laborales y nulo acceso a beneficios sociales.

Esta realidad es descrita ampliamente en el estudio "Mujeres migrantes de América Latina y el Caribe: derechos humanos, mitos y duras realidades", publicado por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade), División de Población de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal.

La investigación se propuso analizar la situación de los derechos humanos de las mujeres emigrantes de la región, identificando sus principales problemas, los instrumentos jurídicos internacionales para su promoción y protección y los desafíos pendientes.

Las cifras revelan que de los 180 millones de inmigrantes internacionales, cerca de la mitad son mujeres, muchas de las cuales viajan solas, en general en busca de mejores mercados laborales.

La tendencia de la feminización de las migraciones se da en todo el mundo, pero América Latina fue la primera región del mundo en alcanzar la paridad en la cantidad de hombres y mujeres que emigran.

La emigración femenina latinoamericana se da hacia tres destinos principalmente: países fronterizos más desarrollados, Estados Unidos y potencias de otros continentes, como España y Japón.

En el año 2000 los países de América del Sur que registraban un mayor grado de absorción de flujos migratorios eran Argentina (35,1 por ciento) y Venezuela (25,4 por ciento). Se destaca el traslado de mujeres colombianas a Venezuela y Ecuador, de nicaragüenses a Costa Rica y de peruanas a Chile.

Según el censo de 2002, 195.320 extranjeros residen en Chile, de los cuales 50.448 son argentinos, 39.084 peruanos, 11.649 bolivianos y 9.762 españoles, aunque se estima que la población peruana podría alcanzar las 100.000 personas.

La emigración de mujeres peruanas a Chile pasó de 50 por ciento del total en 1992 a 60,8 por ciento en 2002, debido principalmente a la demanda de mano de obra para el servicio doméstico.

En América Latina, la mayoría de las emigrantes toman su decisión de manera autónoma, pero hay muchas que cruzan las fronteras obligadas por conflictos armados, condiciones de pobreza, deterioro ambiental y desastres naturales que afectan su bienestar y el de sus familias, señala el documento.

El desplazamiento femenino también es propiciado por situaciones de violencia doméstica, abuso sexual o costumbres propias de una cultura que coarta las posibilidades de crecimiento y desarrollo personal de las mujeres, indica el trabajo del Celade, publicado el 22 de febrero.

Muchas son madres solteras, que actúan como la principal proveedora económica de su familia a través del envío de remesas, lo que sirve para aliviar la pobreza en sus países y comunidades de origen.

Aunque una cantidad importante de ellas encuentran trabajo en los países de acogida, en general se trata de labores de servicio doméstico, cuidados personales, venta callejera, atención de bares y restaurantes, aun cuando posean títulos de profesoras, enfermeras o secretarias, como sucede con las mujeres peruanas.

Según la investigación, las inmigrantes son vulnerables al racismo, xenofobia, violencia física, psicológica y sexual, abuso laboral, trabajo forzado, explotación sexual y trata de personas.

Habitualmente la decisión de emigrar está supeditada a un arreglo familiar, ya que las mujeres que son madres deben dejar sus hijos al cuidado de alguien de confianza mientras están lejos, tarea que habitualmente recae en abuelas, tías o hermanas mayores.

"La separación de las familias, la responsabilidad económica de la mujer migrante respecto a su familia en el país de origen y la delegación del cuidado de los hijos han generado un nuevo tipo de hogar familiar de carácter transnacional", plantea el estudio, realidad que debe ser atendida con urgencia por los países de origen y recepción.

Pero no todas las mujeres que deciden abandonar sus hogares son víctimas, ya que algunas logran encontrar buenos trabajos y crear fuertes lazos afectivos en los países de acogida, mejorando su calidad de vida. Generalmente se trata de mujeres jóvenes, solteras y con formación profesional.

De igual forma, el estudio advierte que hoy en día existen numerosos instrumentos internacionales de derechos humanos que reconocen la condición particular de las personas migrantes en su calidad de sujetos de derecho.

Uno de los más importantes es la Convención Internacional para la Protección de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1990, y que entró en vigor en 2003.

A noviembre de 2005 se habían adherido a ella 49 países y 34 la habían ratificado, pero no la suscribió ninguna nación desarrollada ni las de América Latina con importante actividad migratoria como Brasil, Costa Rica, República Dominicana y Venezuela.

El último paso relevante fue la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, que entró en vigencia el 29 de septiembre de 2003. En ese marco se elaboró el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, y el Protocolo contra el Tráfico Ilícito de Migrantes por Tierra, Mar y Aire.

"La mayoría de los países de la región no cuenta con políticas públicas destinadas a los inmigrantes, ya que se tienden a resolver los problemas relativos a estos grupos a medida que se van presentando", dijo a IPS Carlos Zanzi, profesional de la no gubernamental Fundación Ideas, dedicada a estudios sobre exclusión política y social.

La Fundación, junto a otras organizaciones de la sociedad civil, está promoviendo un diálogo regional sobre los emigrantes, con el propósito de generar políticas, normativas, disposiciones e instrumentos que protejan sus derechos.

En Chile, la presidenta electa, Michelle Bachelet, quien asumirá su cargo el 11 de este mes, se comprometió a impulsar una nueva ley de extranjería, a promover la incorporación de la temática migratoria en convenios de integración y acuerdos multilaterales y a incluir la cuestión de la inmigración dentro del currículum educativo.

Patrulla de EEUU no juzga necesario muro en partes de frontera con México

Washington – La construcción de un muro en la tercera parte de la frontera entre Estados Unidos y México, un proyecto aprobado por la Cámara de Representantes en diciembre, "no es probablemente" necesaria, afirmó este miércoles David Aguilar, jefe de la patrulla fronteriza estadounidense.

"La contestación breve sería probablemente no", afirmó Aguilar en una audiencia en el Senado sobre la violencia fronteriza, al ser preguntado por el senador de Texas John Cornyn, sobre la necesidad de construir un muro en la frontera como lo aprobó la Cámara Baja.

"Lo que apoyamos es una valla que podamos manejar", explicó el jefe de la patrulla fronteriza, en una audiencia previa al inicio del debate en el Senado sobre la reforma migratoria aprobada por la Cámara de Representantes y que prevé la construcción del polémico muro.

España apuesta por facilitar remesas como impulso al Desarrollo

París – El ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Angel Moratinos, abogó el miércoles por la necesidad de facilitar el flujo de las remesas de emigrantes y potenciar así su papel como catalizador de desarrollo.

Moratinos participó en la segunda jornada de la Conferencia "Solidaridad y Mundialización: Fuentes Innovadoras de Financiación al Desarrollo y de Lucha contra las Pandemias", organizada por Francia. A la Conferencia Internacional de París acuden representantes de 95 países y decenas de organizaciones internacionales con la pretensión de reforzar el consenso alcanzado en Nueva York, en septiembre pasado, sobre la necesidad de hallar mecanismos de financiación del desarrollo.

En la Cumbre neoyorquina sobre el Cumplimiento de los Objetivos del Milenio España propuso el uso de las remesas como fórmula complementaria de la Ayuda Oficial al Desarrollo, pues reconoce la importancia que tuvieron las remesas para el propio desarrollo económico español y el importante flujo económico que generan.

El monto de remesas enviadas en 2004 desde España ascendió a 3,480 millones de euros (4,106 millones de dólares), siendo Marruecos, Ecuador y Colombia los principales destinatarios.

En este contexto, el Ministerio español de Asuntos Exteriores asumió en Nueva York la coordinación de una iniciativa que, mediante la participación de todos los actores públicos y privados implicados, pretende potenciar el papel de las remesas.

En el desarrollo de esta idea, España ha presentado un documento de trabajo al Grupo Técnico de la Iniciativa contra el Hambre y la Pobreza, y diseña un proyecto piloto en Ecuador y Marruecos, dos de los destinatarios principales de las remesas generadas en España y países prioritarios de la cooperación española.

Ecuador apoya abaratar remesas pero avisa no es ayuda desarrollo

París – El ministro de Asuntos Exteriores de Ecuador, Francisco Carrión Mena, indicó este miércoles que su país respalda la propuesta española de abaratar las comisiones de remesas de inmigrantes, pero se mostró en contra de considerarlas como una fuente innovadora de financiación del desarrollo.

Carrión Mena hizo esas consideraciones al término del taller "Co–desarrollo y facilitación de transferencias de inmigrantes", con motivo de la Conferencia de París sobre Fuentes Innovadoras de Financiación al Desarrollo, que se clausura hoy.

"Las remesas no deben considerarse como nuevas fuentes de financiación, pues son fondos de carácter eminentemente privado, por lo que no pueden ser destinados para planes o proyectos estatales ni como fondos para el desarrollo", subrayó Carrión. Insistió en que las remesas no deben suplantar "los esfuerzos insuficientes de ayuda al desarrollo de los países".

Pero si que apoyó la propuesta de establecer controles efectivos sobre las transferencias de dinero de los inmigrantes para abaratarlas, pues en muchos casos, en especial cuando esos fondos transitan por canales ajenos al sistema financiero oficial, las comisiones pueden alcanzar hasta el 10 por ciento, dijo.

Para evitar que los fondos transiten por esas vías alternativas, el ministro abogó porque los países receptores de emigrantes fomenten políticas de regularización y, en su discurso, puso como "caso ejemplar" la efectuada en España en 2005. "El caso de España es ejemplar por su excepcional proceso de regularización", afirmó Carrión, quien estuvo como embajador de Ecuador en Madrid durante cinco años y luego, desde hace sólo cuatro meses, pasó canciller.

Ese proceso de regularización, del que se beneficiaron 141.000 ecuatorianos, según Carrión, generó el afloramiento de una economía subterránea, que es "bueno" para España y su seguridad social y para Ecuador, así como para los inmigrantes

El fenómeno migratorio, que marca "junto al terrorismo" el comienzo del siglo XXI, "no es un problema, sino un fenómeno que tiene problemas", pero que bien gestionado es "positivo" para el país de origen del emigrante y para el receptor del mismo, dijo.

El reto ahora para Ecuador es generar condiciones económicas atractivas para que vuelvan sus inmigrantes, que representan en torno "al 14 por ciento" de la población colombiana, añadió. Para eso necesitan ayuda del exterior en forma de proyectos de co–desarrollo económico.

Otro reto es lograr que las remesas enviadas por los inmigrantes se destinen más a la inversión, ya que actualmente representa sólo un 20 por ciento, mientras que la mayor parte, en torno al 60 por ciento, va a los gastos cotidianos. Precisó que Ecuador ingresó en 1.200 millones de dólares en 2001 en se concepto y 1.800 millones en 2005, lo que supone la segunda fuente de ingresos del país tras el petróleo y cerca del 10 por ciento del PIB.

Diez minutos para franquear el Río Grande y pisar Estados Unidos

Agencia Francesa de Prensa (AFP)

Piedras Negras, México – A riesgo de perder su vida, una familia entera cruza como puede el Río Grande que separa México de Estados Unidos: cada día decenas de mexicanos y centroamericanos intentan la aventura de la ilegalidad desde la ciudad fronteriza de Piedras Negras.

El intento es arriesgado, pero el premio vale la pena: incluso con un trabajo mal pagado en Estados Unidos, los padres esperan poder ofrecer una mejor vida a sus hijos, a condición de que no los atrape la "migra", la policía fronteriza estadounidense.

Esperan durante horas el momento propicio, escondidos entre los juncos y los arbustos de la orilla sur del Río Grande.

Los "polleros" (traficantes de seres humanos" observan las idas y venidas de la "migra" desde un puesto de observación, sobre un cerro.

Para este grupo procedente de Guanajuato, rumbo a San Antonio (Texas), donde les esperan familiares, la ayuda de los "polleros" expertos conocedores de la frontera, es imprescindible.

En este caso no les saldrá caro: los "polleros" les cobran 60 dólares por emigrante tan sólo para el cruce del río. A veces, el viaje desde el estado de origen puede costar centenares de dólares.

La familia, con cuatro hijos, avanza prudentemente dentro del agua agarrados de la mano.

Poco antes, los "polleros" estaban a punto de perder la paciencia, porque la barca a motor y el vehículo todoterreno de la policía fronteriza estadounidense no abandonaba su punto de vigilancia desde hacía varias horas.

Luego llegó el momento del relevo de la patrulla, ideal para intentar el cruce, a pesar de las decenas de cámaras ocultas instaladas en el camino.

En esta época del año, el nivel del río está en su punto más bajo y permite cruzar a pie, con el agua hasta el pecho. Dos hombres llevan a dos de los niños sobre sus hombros, demasiado jóvenes para pasar solos.

Su único equipaje, una modesta bolsa de plástico.

A cien metros de distancia, un chófer de camión que atraviesa el puente entre Eagle Pass y Piedras Negras frena para contemplar la dramática escena.

Una vez en suelo estadounidense, empieza la carrera contrarreloj para evitar las patrullas de la "migra".

Los emigrantes clandestinos deben primero atravesar un descampado, al descubierto, antes de intentar camuflarse en las cercanías de un hospital, y luego llegar al centro de la ciudad de Eagle Pass, la ciudad al otro lado de Piedras Negras.

Una vez conseguido el "pase", los "polleros" vuelven rápidamente a la otra orilla.

"Con los niños es más complicado, no puedes correr tan rápido, no puedes esconderte tan fácilmente", explica Juan, de una veintena de años, con arete en la oreja, dedos cubiertos de anillos y lentes de último modelo.

Este "pollero" cuenta con frialdad su experiencia.

"Hay que ver cómo "la migra" los echa al agua (a los emigrantes). Cuando hay más agua, se ahogan a veces porque no les dejan alcanzar la orilla; si están demasiado cansados, la corriente los lleva y se ahogan", señala.

Los intentos son constantes a lo largo de todo el Río Grande. Dos kilómetros al oeste, río arriba, tres hombres que acaban de llegar de Veracruz (este) esperan su turno, cautelosos.

En los alrededores, brilla por su ausencia la policía federal, en un país cuyas autoridades se muestran especialmente celosas de preservar el derecho de libre circulación de los mexicanos.

OIM anuncia programa para combatir tráfico niños en Latinoamérica

Ginebra – La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) anunció el martes el lanzamiento de un nuevo programa para combatir el tráfico de niños en Bolivia, Colombia, El Salvador y Paraguay, con la cooperación del Banco Interamericano de Desarrollo y las oficinas de las primeras damas de esos países.

"El proyecto no sólo ayudará a luchar contra el tráfico de menores, sino también a concienciar sobre la importancia de la educación reproductiva y sexual, y la prevención de la violencia doméstica", explicó hoy la portavoz de la OIM en Ginebra, Jemini Pandya.

El programa regional, que se prolongará durante los próximos quince meses, tendrá como componente principal la formación de un total de cien maestros procedentes de diez escuelas de los países participantes.

"Esperamos que esta formación tenga un efecto multiplicador ya que la información que daremos a los maestros se diseminará entre 4 mil alumnos de escuelas primarias y secundarias, los que a su vez la llevarán a sus familias y a sus barrios", indicó Pandya.

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cerca de 1,3 millones de personas, la mayoría de ellos mujeres y niños, son víctimas del trabajo forzado en América Latina y el Caribe.

Por ello, el OIM también espera promover, mediante esta iniciativa, la incorporación del problema del tráfico de personas en los programas escolares y en las agendas políticas.

Sobre la situación en los países comprendidos en el proyecto, el organismo internacional señaló que Bolivia es considerado un país "de origen y tránsito" para el tráfico de hombres, mujeres y niños, que son destinados al trabajo forzado y la explotación sexual en países vecinos, así como en España, Japón y Estados Unidos.

Los menores bolivianos también son traficados dentro de su propio país para obligarlos a trabajar en la minería y en la agricultura, agregó.

Asimismo, la OIM considera que en Colombia hay un "grave problema" de mujeres y niñas que son enviadas al exterior para ser sometidas a explotación sexual.

Una situación similar sufre El Salvador, aunque este país también se ha convertido en un territorio de "destino" del tráfico, particularmente de niños y mujeres de Nicaragua y Honduras.

En cuanto a los niños paraguayos, el organismo internacional indico que son traficados fundamentalmente a Brasil y Argentina, así como a España.


Descarga la aplicación

en google play en google play