Escúchenos en línea

DE LA DIÁSPORA LATINOAMERICANA

None | 3 de Abril de 2006 a las 00:00

Senado de EEUU rechaza legalización de todos los indocumentados

Washington – El Senado de Estados Unidos rechazó el jueves un generoso proyecto de ley para legalizar a todos los indocumentados que entraron al país antes de 2004, lo cual abre la puerta a un acuerdo impulsado por los republicanos para legalizar sólo a quienes han estado aquí más de cinco años.

El proyecto de ley bipartidario impulsado por los senadores Edward Kennedy (demócrata) y John McCain (republicano), aprobado por la Comisión Judicial del Senado, fue rechazado por 60 contra 39 votos. Para superar la oposición de los republicanos más conservadores, el proyecto de ley debía recibir al menos 60 de los 100 votos del Senado.

Los senadores republicanos lograron un acuerdo el miércoles de noche para apoyar un proyecto de ley de los senadores Mel Martínez y Chuck Hagel que deportaría a los indocumentados que han estado en el país menos de dos años y legalizaría a aquellos que han vivido aquí más de cinco años.

Los extranjeros sin papeles que han vivido en Estados Unidos entre dos y cinco años tendrían que regresar a sus países, solicitar su ingreso en un programa de trabajadores temporarios y regresar legalmente.

El acuerdo sería votado entre esta noche y el viernes, dijo el líder de la mayoría republicana del Senado, Bill Frist.

Inmigrantes no quitan trabajo a estadounidenses

Las Vegas - Mientras el Congreso discute si los inmigrantes ilegales están quitando trabajos a ciudadanos de este país, un investigador dijo que no encontró evidencias en Nevada de que indocumentados hubiesen agravado la tasa de desempleo entre personas nacidas en Estados Unidos.

Jeff Passel, un demógrafo que trabaja para el Centro Hispánico Pew, dijo que aunque Nevada tenía en el 2004 la segunda proporción más alta de indocumentados en Estados Unidos, la tasa de desempleo del estado era una de las más bajas del país, un 3,8%. La tasa nacional de desocupación era en ese momento del 4,8%.

"Los inmigrantes ilegales tienden a ir a zonas de bajo desempleo, y si estuviesen quitando trabajos a los ciudadanos, se debería pensar que la desocupación sería más alta en los sitios donde hay indocumentados", dijo Passel al diario Las Vegas Review-Journal. Pero en realidad, lo contrario es lo que está ocurriendo.

Casi un 10% de los trabajadores en Nevada eran indocumentados, una cifra sólo superada por Arizona, según un reciente informe del centro Pew. De los 10 estados del país con la mayor cantidad de indocumentados en su fuerza de trabajo, siete tenían tasas de desempleo inferiores al promedio nacional.

Inmigrantes no se dan por vencidos

Washington, DC – Un 56% de los estadounidenses está a favor de ofrecer a los inmigrantes ilegales "algún tipo" de estatus legal, según una encuesta difundida ayer, mientras la reforma migratoria sigue provocando que miles de ellos salgan a las calles.

Una encuesta del Instituto Ipsos señala que dos tercios de los estadounidenses de entre 18 y 34 años de edad apoyan la posibilidad de que se ofrezca ese estatus a los inmigrantes y que entre los que se declaran demócratas el apoyo es mayor. A su vez, el sondeo indica que dos tercios de los estadounidenses creen que los inmigrantes ilegales cubren los puestos de trabajo que ellos mismos se niegan a hacer.

Este tema levanta ampollas en Estados Unidos, tal y como demuestran los miles de inmigrantes que desde hace semanas salen a las calles para protestar por la reforma de inmigración que estudia el Congreso y para reclamar que sean más justas con ellos.

El Senado continúa este lunes su debate sobre esta polémica reforma del sistema migratorio. Tanto los senadores demócratas como los republicanos han reconocido que esta discusión en la Cámara Alta es sólo el primer paso en el proceso de reforma del sistema migratorio estadounidense. El líder republicano del Senado, Bill Frist, prevé una votación sobre la reforma "en unas dos semanas".

La versión aprobada en la Cámara de Representantes pide la construcción de un muro en gran parte de la frontera con México, convierte en delincuentes a los indocumentados y sanciona a quienes les ayuden.

En cambio, el proyecto que debate el Senado incluye un programa de trabajadores temporales y abre la posibilidad de que, tras pagar una multa, los inmigrantes indocumentados consigan la residencia legal y, en última instancia, la nacionalidad estadounidense. La ley final deberá armonizar los proyectos de ambas cámaras.

Mientras tanto, los inmigrantes siguen saliendo a la calle, en imágenes nada habituales en los medios de comunicación desde las protestas por la Guerra en Irak. Nueva York fue el sábado escenario de una de las mayores protestas celebradas estos días con la asistencia de unas 10,000 personas, según datos de las autoridades, pero los organizadores cifraron la multitud en 50,000. También en la localidad californiana de Costa Mesa el sábado tuvo lugar una manifestación pro inmigrantes, a la que, según datos de la policía, acudieron unas 1,500 personas. Ayer, además, se manifestaron miles de personas en Fort Wayne, Indiana.

Grupos como la Coalición de Inmigración de la Capital Nacional intentan concentrar en una estrategia nacional movimientos que hasta ahora eran impulsados localmente, para que tengan un mayor impacto. Así, el jueves pasado lanzó la página www.April10.org para coordinar protestas multitudinarias en todo el país para el 10 de abril. Además, otras organizaciones de inmigrantes planean convocar un boicot para el 1 de mayo, que consistiría en no acudir a trabajar y no consumir nada.

Gobierno mexicano niega "fracaso" en seguridad en Nuevo Laredo

México - El Gobierno mexicano negó que haya fracasado su programa de seguridad en Nuevo Laredo, ciudad fronteriza con EU donde se han cometido 70 asesinatos en lo que va de año.

El portavoz del presidente Vicente Fox, Rubén Aguilar, dijo que "de ninguna manera" se puede considerar que han fracasado las iniciativas "Frontera norte" y "México seguro" llevadas a cabo en Nuevo Laredo para luchar contra los narcotraficantes, secuestradores y otros criminales.

"Al contrario, (los programas han funcionado) y vamos a seguir golpeando al crimen organizando, desmantelando bandas y encarcelando a los delincuentes", enfatizó.

Con el asesinato de cuatro personas en las últimas horas se elevan a 70 los perpetrados en lo que va de este año en Nuevo Laredo, ciudad colindante con la estadounidense de Laredo (Texas).

Fox prometió la semana pasada a su homólogo estadounidense, George Bush, a quien recibió en Cancún (este), mejorar la seguridad en sus fronteras, ante la posibilidad de que se apruebe en Washington una reforma migratoria beneficiosa para millones de mexicanos.

El mandatario mexicano también aseguró en esa localidad turística de México que unos 12 cabecillas del narcotráfico serán extraditados a EU "en cuestión de semanas", aunque ello derive en una sangrienta reacción de los criminales en México, tal como ocurrió en Colombia.

Aguilar dijo en una conferencia de prensa que el Gobierno de Fox "seguirá haciendo lo que ha hecho durante estos años" y que cumplirá "el compromiso de garantizar la seguridad en las fronteras del norte y el sur, siempre en el marco del respeto a los derechos humanos".

"Existe una acción compartida y un flujo de información con los gobiernos de Centroamérica, especialmente con Guatemala, para garantizar la seguridad fronteriza y evitar la emigración masiva de centroamericanos hacia Estados Unidos", indicó el portavoz de Fox.

La violencia atribuida a los narcotraficantes, secuestradores y otros criminales causó en el 2005 más de 1.500 muertos en Nuevo Laredo, Tijuana y otras localidades del norte, oeste y sur de México.


Descarga la aplicación

en google play en google play