Escúchenos en línea

DE LA DIÁSPORA LATINOAMERICANA

None | 7 de Abril de 2006 a las 00:00

Diputados salvadoreños critican política de migración de EEUU

Berlín – Diputados salvadoreños acusaron hoy en Berlín a Estados Unidos de aplicar una política migratoria que ha provocado el incremento de pandillas callejeras en El Salvador.

"Estados Unidos debería crear programas de reinserción y no mandarnos de regreso criminales a El Salvador", dijo Rolando Alveranga Argueta, del partido gubernamental "Alianza Republicana Nacionalista" durante una rueda de prensa en Berlín.

Alveranga forma parte de una delegación de parlamentarios de ese país centroamericano que se encuentran actualmente de visita en Berlín para conocer de cerca la problemática alemana en materia de migración y compartir experiencias con sus homólogos germanos. Los diputados del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) decidieron "de última hora" no viajar a Alemania como un acto "de protesta" al gobierno, justificó el presidente de la Asamblea.

Los legisladores criticaron el hecho de que EEUU esté deportando a los salvadoreños que delinquen en el país, lo que estaría promoviendo en El Salvador el crecimiento de las violentas pandillas callejeras conocidas como Maras, que azotan la región entera.

Su expansión es tal que, de acuerdo Alvarenga Argueta, "se dice que en El Salvador hay más pandilleros que policías", unos 20.000.

La delegación, compuesta por dos representantes del opositor Partido de Conciliación Nacional (PCN) y dos del gobernante Partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), terminará hoy mismo su gira de trabajo con una reunión en el parlamento federal alemán.

"Queremos conocer cuáles son las características y mecanismos europeos para atender a los inmigrantes desposeídos", señaló el presidente de la Asamblea Legislativa salvadoreña, el opositor Ciro Cruz Zepeda.

Los diputados recordaron que en EEUU viven más de dos millones y medio de inmigrantes salvadoreños, cuyas remesas significan al país la entrada de 2.800 millones de dólares al año, es decir 15% del Producto Interno Bruto (PIB).

"Esa emigración nos produce una tranquilidad. Es una válvula de escape. Si regresaran esos dos millones y medio de personas, tendríamos fuertes problemas de desempleo y pobreza", dijo el diputado del PCN, Alejandro Marroquín.

Los representantes populares expresaron también su intención de informar a sus interlocutores alemanes sobre la nueva era de paz que reina en El Salvador 14 años después del conflicto armado.

Amnistía Internacional (AI) Alemania, sin embargo, acusó al gobierno de Antonio Saca de no cumplir con las recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para esclarecer las desapariciones de personas durante la guerra civil (1979-1992), y pidió ayuda a los diputados para los familiares.

"Para nosotros está claro que no se puede construir la paz si no hay justicia para las víctimas", espetó a los diputados Ferdinand Muggenthaler, encargado para Latinoamérica de AI Alemania, en la misma rueda de prensa.

El diputado de la mayoría gobernante, el arenista Julio Antonio Gamero, respondió que la sociedad salvadoreña está empeñada en cerrar las cicatrices del pasado, por lo que "la preocupación del gobierno se enfoca a que no vuelvan a suceder" ese tipo de abusos a los derechos humanos.

Detienen a 162 indocumentados Centroamérica y cuatro "polleros"

Ciudad de México – Agentes federales de México detuvieron a cuatro supuestos traficantes de personas y a 162 indocumentados procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras, quienes pretendían viajar a Estados Unidos, dijeron hoy fuentes oficiales.

Las autoridades arrestaron a los "polleros" y a los inmigrantes en dos operaciones en los estados sureños de Chiapas y Tabasco (fronterizos con Guatemala), señaló la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) en una declaración.

En el primer caso, efectivos de la Agencia Federal de Investigación (AFI), que depende de la PGR, detuvieron a 136 indocumentados guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, así como al conductor de un camión de carga que los transportaba por una autopista de la localidad chiapaneca de Comalapa, se informó.

Por otra parte, los agentes federales localizaron a 26 indocumentados hondureños, entre ellos un menor de edad, durante una operación efectuada en un paraje de la carretera que une a Villahermosa, la capital de Tabasco, con la localidad de Coatzacoalcos, en el estado de Veracruz (Golfo de México). Esas personas viajaban en un camión y se localizaron con un equipo electrónico que utiliza a menudo la PGR para detectar armas, drogas y mercaderías ilegales, según el informe oficial.

Los efectivos de la AFI también arrestaron en esa acción a dos hombres acusados de ser "polleros", indicó la Procuraduría.

Fuentes del Instituto Nacional de Inmigración (INM) de México señalaron que los indocumentados centroamericanos pretendían viajar ilegalmente a EEUU. Los inmigrantes quedaron a disposición del INM, mientras que los presuntos "polleros" deberán rendir declaraciones ante los fiscales, indicaron las fuentes.

25 mil vidas: saldo fatal del camino a Estados Unidos

Al menos 25,000 centroamericanos murieron o desaparecieron en los últimos tres años en su intento de llegar a Estados Unidos, denunció este viernes en Tegucigalpa un organismo de defensa de derechos de los inmigrantes.

Miembros de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC) dijeron que esta cifra podría incrementarse en los próximos años si se aprueban los proyectos de reformas a las leyes migratorias de Estados Unidos.

En opinión de los dirigentes de la NALACC, el salvadoreño Oscar Chacón, el guatemalteco Marlon González, y la hondureña Mirtha Colón, estas leyes "aumentarán la represión en contra de los indocumentados.

Chacón dijo que una de las leyes que más afecta a los indocumentados centroamericanos es la aprobada en diciembre de 2005 por la Cámara de Representantes de los EEUU, "la cual criminaliza a los indocumentados y a las personas que ayudan a los indocumentados, y propone la construcción de un muro en la frontera con México". Cuestionó también la reforma migratoria que se discute actualmente en el Senado estadounidense y que propone legalizar a los indocumentados.

Chacón dijo que esta es una propuesta "que divide a los extranjeros en tres grupos, los que tienen más de cinco años de vivir en EEUU, los que llevan menos de cinco años, y los que llevan menos tiempo. A los primeros se propone darles residencia pero con un montón de requisitos que quien sabe si se podrán cumplir", expuso.

Chacón señaló que esta ley solicita adicionalmente un aumento considerable del presupuesto y la logística para impedir el paso de los inmigrantes. "Estas medidas no van a detener la inmigración, lo que harán es más peligrosa la travesía, y eso significa más muerte, más mutilación y más sufrimiento para quienes intentan pasar la frontera", advirtió.

La hondureña Mirtha Colón dijo que el objetivo de su organización, y su presencia en Honduras, es buscar alianzas con organismos de la sociedad civil y de los Gobiernos de la región para hacer un frente común contra estas medidas.

Senado de EEUU fracasa en aprobar una reforma migratoria amplia

Washington - El Senado estadounidense fracasó este viernes en aprobar antes de su receso de dos semanas una reforma migratoria que legalizaría a millones de indocumentados, tras una votación que pone en duda el frágil acuerdo alcanzado entre demócratas y republicanos el jueves.

Por 60 votos contra 38, los senadores rechazaron avanzar en el acuerdo descrito hace apenas 24 horas como un "gran paso" por los líderes demócrata y republicano del Senado y saludado por el presidente George W. Bush.

La decisión del Senado podría poner fin a los planes de aprobar este año electoral una reforma migratoria amplia que mejore la seguridad fronteriza, legalice a los indocumentados y penalice a las empresas que contratan extranjeros sin papeles.

Fuertes desacuerdos entre republicanos y demócratas sobre la votación de enmiendas que podrían modificar el acuerdo trabaron el debate, y la fecha de su reanudación es incierta.

A meses de las legislativas de noviembre, en las cuales los republicanos se esfuerzan por mantener el control del Congreso, ambas partes se culparon mutuamente por el estancamiento.

De unas 400 enmiendas presentadas, los demócratas sólo han permitido votar tres, lamentó el líder de la mayoría republicana en el Senado, Bill Frist.

Con sus tácticas legislativas, los demócratas "han asfixiado el derecho de cada senador de ofrecer enmiendas y expresar su opinión", estimó.

Los demócratas temen que las enmiendas de republicanos conservadores, que creen que el acuerdo equivale a otorgar una amnistía, cambien el espíritu del pacto, y les exigen tener una visión unánime sobre la migración.

"Hemos fracasado porque el líder republicano del Senado no ha dicho a sus propios miembros que hay un límite a cuán lejos nos pueden llevar con estas enmiendas debilitadoras" del acuerdo, se quejó el demócrata Dick Durbin.

"No tengo muchas esperanzas de que (cuando regresemos del receso) tendremos el tiempo o la voluntad de superar lo que hemos visto en el pleno en los últimos días", admitió.

Si hubiera una votación hoy en el Senado sobre el acuerdo, éste "obtendría 65 a 70 votos" y sería aprobado, lamentó John McCain en una conferencia de prensa tras la votación. "Nuestro grupo está dedicado a impulsar esta legislación hasta su conclusión", insistió. McCain y Frist son rivales en la interna republicana para las presidenciales de 2008.

"Estoy entristecido, pero no pierdo las esperanzas para el futuro", dijo el demócrata Edward Kennedy, que apoyó el acuerdo junto a McCain luego de que su ambicioso proyecto de ley conjunto para legalizar a todos los indocumentados en el país fuera rechazado esta semana.

"Seguiremos (debatiendo), si no hoy, entonces mañana y los días venideros porque la batalla debe continuar", había admitido Kennedy en el pleno, minutos antes de la votación.

El acuerdo, que se basa en una propuesta de los senadores republicanos Chuck Hagel y Mel Martínez, busca mejorar la seguridad fronteriza, la aplicación doméstica de las leyes migratorias y legalizar y abrir un camino a la ciudadanía para unos siete millones de personas que residen en Estados Unidos desde hace más de cinco años.

Los indocumentados que están en el país desde hace más de dos años y más de cinco (entre 2 y 3 millones de personas) obtendrían ciertos beneficios para conseguir permisos de trabajo temporarios y eventualmente la ciudadanía, a través del trámite de sus papeles en un puerto de entrada.

Quienes vivan en Estados Unidos de manera ilegal desde hace menos de dos años (1,5 a 2 millones de personas) tendrían que regresar a sus países.

Bush, que el jueves había pedido a los legisladores aprobar una reforma migratoria amplia antes de su receso de Pascua, aún no ha reaccionado a la decisión del Senado de posponer el debate.

"Confío en que podamos cambiar nuestro sistema migratorio de una manera que mejore la seguridad de nuestra frontera, respete el Estado de Derecho y, tan importante como eso, que mantenga la decencia de nuestro país", dijo Bush el viernes poco antes de la votación, durante un desayuno con líderes religiosos.

Detienen en México a 20 centroamericanos ilegales ocultos en un tren

Puebla, México - Un grupo de 20 indocumentados centroamericanos que viajaban ocultos en un tren fue detenido por las autoridades en el estado de Puebla (centro de México), informó la policía local.

"Durante la mañana sufrimos un calor insoportable, es muy cansador ir colgado (en el tren) sin descansar, algunos se quedan dormidos y se caen, y la maquina los mutila", narró uno de los indocumentados que fue capturado por la Policía de Puebla.

Los detenidos son 16 hondureños y 4 salvadoreños de entre 16 y 35 años. Según la policía, buscaban llegar a la frontera con Estados Unidos para cruzarla ilegalmente.

Los indocumentados fueron descubiertos en una revisión policial de rutina del tren y luego entregados a las autoridades migratorias.

El flujo de inmigrantes ilegales detenidos en México cuando intentan llegar a Estados Unidos aumentó 74% en los últimos cuatro años. En 2005 las autoridades interceptaron un total de 240.269 indocumentados, 92% de ellos centroamericanos, según datos del Instituto Nacional de Migración.

Jóvenes migrantes son utilizados para cargar marihuana hacia EEUU

Sasabe, México - Jóvenes migrantes mexicanos son contratados en Sonora, frontera con Arizona, para que atraviesen el desierto entre México y Estados Unidos cargando en la espalda hasta 20 kilos de marihuana, una realidad que sigue rebasando la capacidad de autoridades locales.

Las ciudades fronterizas mexicanas, como Altar y Sasabe, utilizadas por miles de migrantes que todos los días intentan llegar a Estados Unidos, "afrontan muchos problemas de inseguridad porque no hay suficientes policías", denuncia José Antonio Rivera, delegado de la Comisión de Atención a Migrantes de Sonora, noroeste de México.

"Por la zona de aquí del Sasabe se cruzan 'burreros' en caravanas de hasta 15 personas cargando 20 kilos de marihuana en la espalda. Son jóvenes que son contratados aquí, en poblados de Sonora, y les pagan de 1.000 a 1.500 dólares, cruzan la línea, abandonan la carga y se reportan ante la Patrulla Fronteriza que los regresa a Sonora", relató.

Sasabe comparte con Arizona un gran desierto que, según organizaciones no gubernamentales como Fronteras Compasivas, intentan atravesar todos los días hasta más de 3.000 indocumentados.

Desde la orilla de esta comunidad la línea fronteriza está a unos pasos, pero llegar a la carretera más cercana de Estados Unidos puede tomar hasta tres días.

En Sasabe elementos del Grupo Beta, creado para rescatar migrantes, sostiene que las fuentes de ingresos de la mayoría de los 3.000 habitantes son el tráfico de drogas y de personas.

"Aquí hace falta bastantes policías federales. Los pocos que hay son insuficientes para las cantidades de personas y drogas que se manejan", comentó uno de ellos que pidió el anonimato.

Vista desde arriba, Sasabe pasaría por un basurero, creado por el incesante paso de los migrantes, salpicado con algunas chozas en medio del desierto.

Sobresale la última casa que está antes de la aduana estadounidense por su gran dimensión en comparación con el resto de las viviendas, equipada incluso con antena parabólica.

"¿No es obvio?", responde el mismo elemento del Grupo Beta cuando se le pregunta quién vive en ella. En el Valle del Sasabe hay docenas de cruces ilegales. "La Osa", "La ladrillera", "La bellota", son algunos de los nombres que tienen.

El cruce denominado "El diablo", que muchos de los indocumentados prefieren por su lejanía y soledad, dicen los Beta, es propiedad de "un malandrín que tiene ya muchos años en la cárcel por tráfico de drogas y personas".

De Sonora es Alfredo Jiménez, un periodista especializado en seguridad pública y narcotráfico cuya desaparición hace más de un año motivó una histórica iniciativa de solidaridad de la prensa mexicana.

Varios medios de comunicación mexicanos publicaron esta semana simultáneamente un reportaje sobre su desaparición, atribuida al crimen organizado.

Altar, una comunidad mexicana donde los migrantes se convierten en ratones

Altar, México - "Eres como un ratón. Todo el tiempo corriendo y escondiéndote de todo, hasta cuando consigues "chamba" (trabajo) en el otro lado, como no tienes papeles, sigues siendo un ratón", dice José Luis Ornelas, uno de los tantos "regresados" que no lograron llegar a Estados Unidos.

Ornelas viaja acompañado de otro par de ojos temerosos que brillan en la noche. "Nos asaltaron y sin dinero no podemos llegar hasta Phoenix", dice este mexicano al subir a la camioneta que los regresa desde Sasabe a Altar, Sonora, una comunidad donde el flujo de indocumentados es incesante.

Uno de los últimos poblados de Sonora, frontera con Arizona, es Sasabe, donde comienza el "Corredor de la Muerte", un desierto que todos los días intentan atravesar unos 3.500 indocumentados, el mayor flujo migratorio de toda la frontera mexicana, según datos de la organización estadounidense Fronteras Compasivas avalados por funcionarios estatales.

Por su difícil topografía, el desierto de Arizona es poco vigilado por la Patrulla Fronteriza, lo que lo convierte en el cruce más usado a pesar de las extremas temperaturas, que llevan al 10% a la muerte por deshidratación todos los años, dice el reverendo estadounidense Robin Hoover, presidente de la organización.

Los centroamericanos, además, pueden morir por causas respiratorias, a causa de la extrema resequedad del desierto, comenta el médico local, José Corona.

A "la sala de espera" de los indocumentados, como se conoce a Altar, llegan todos los días hasta 1.400 personas, según el párroco Prisciliano Peraza, y si se suman los "regresados" o repatriados -que vuelven a intentar una, dos, cinco o más veces llegar a Estados Unidos- conforman una población flotante que se equipara a la permanente: unas 7.000 personas.

La economía en Altar se concentra en los migrantes. Unos venden pomadas para dolores musculares, abrigos, linternas, o spray negros con los que se pintan los garrafones de agua al cruzar la línea para evitar que brillen en la noche, otros transportan a los indocumentados hasta una de las decenas de entradas ilegales a Estados Unidos que hay en Sasabe -a 100 Km- por 10 dólares.

Otros más rentan cuartos pagados por los polleros, donde hacinados, esperan a que los recojan las camionetas.

"Desde Altar se vive atemorizado porque los polleros te dicen que si hablas con alguien la policía te puede detener aunque seas mexicano, pero los más ignorantes les creen y viven prácticamente secuestrados todo el trayecto", comenta Julio Castro, durante el camino a Sasabe.

Eso se debe, según José Antonio Rivera, delegado de la Comisión de Atención a Migrantes de Sonora, a la competencia entre los polleros y a una nueva forma de operar de los asaltadores.

"Ven un migrante, le preguntan el nombre de su guía o pollero que muchas veces aún no conocen, luego mandan a otro que se hace pasar por el que mencionó el migrante, se lo llevan y lo asaltan aquí mismo en Altar, en Sasabe o cruzando la línea fronteriza que en esta región es sólo un alambre de púas-", añade.

"Tú sabes que estás en 'tierra de nadie'", susurra Julio Castro en el camino a Sasabe, donde al llegar los migrantes se dispersan sigilosos entre los montes, y ocultos entre matorrales y piedras esperan la señal de los polleros para emprender la marcha en fila india por el desierto que puede durar hasta tres días.

La desconfianza invade todo el ambiente desde Altar hasta Sasabe. Los migrantes saben que en cualquier momento pueden ser asaltados por los mismos pobladores de Sasabe o de otras comunidades cercanas, muchas veces cómplices de los mismos traficantes.

Aún así, los reintentos por llegar a Estados Unidos se multiplican, como el de Claribel Osorio, una chica de 18 años que hace una semana fue asaltada y casi violada.

En Sasabe, que tiene un par de patrullas de la fiscalía local y un cuartel militar, hasta los Beta dejan de vigilar después del atardecer.

Frustran su sueño americano

Por Geraldine Rosado, Al Día

Marta Ramos, inmigrante indocumentada de Nicaragua, se le aguan los ojos cada vez que piensa en todo lo que tuvo que sufrir para llegar hasta este país, en busca de una mejor vida para ella y su familia. Al fin pensaba que había alcanzado su sueño, cuando llegó a Camden en el 2001.

Pero el 21 de marzo, la madre de 23 años fue sorprendida por 15 agentes de ICE (Immigrantion Customs Enforcement) quienes forzaron su entrada, cargando metralletas, a su residencia en el Este de Camden.

Los agentes se identificaron como oficiales de la policía y le dijeron que tenían una orden de deportación para ella, según contó Marta. Al entrar " (los agentes) me tiraron al sofá, me golpearon y luego me esposaron", agregó.

En ese mismo operativo detuvieron a su madre Sara Medal, su hermano Francisco Alejandro Borge, y una amiga de la familia de origen mexicana, Macrina Black. Los tres aun siguen detenidos y esperan ser deportados.

Marta fue liberada después de 14 horas ya que sus hijos de 4 meses, 1, 2 y 4 años requieren de su cuidado por enfermedad. Pero todos los días ella tiene que llamar y reportarse a Inmigración.

La madre asegura que todavía no le han mostrado su supuesta orden de deportación, aunque le dieron hasta el 24 de abril para preparar a sus hijos, quienes nacieron en los Estados Unidos y uno de ellos tiene síndrome de down, para su deportación.

Su mayor preocupación es que la regresen a un país del que lucho duro por salir. "Me vine huyendo de la droga, la prostitucion, la falta de trabajo y la pobreza", dijo. Agregó que toda su familia vive en Camden, incluso su esposo y padre de sus hijos, José Reyes, quien es dominicano y esta legal en el país. La familia tiene su propio hogar en la ciudad.

"No tengo nada en Nicaragua. Lo único que me espera es morirme de hambre," manifestó. La familia hasta ahora ha podido recolectar $1 mil para los gastos de asistencia legal, gracias a la ayuda de varios bodegueros.

Ellos piden que los líderes hispanos los ayuden a interceder en su caso ya que se le han acabado todos los recursos.

Inmigrantes no quitan trabajo a estadounidenses

Las Vegas - Mientras el Congreso discute aún si los inmigrantes ilegales están quitando trabajos a ciudadanos de este país, un investigador dijo que no encontró evidencias en Nevada de que indocumentados hubiesen agravado la tasa de desempleo entre personas nacidas en Estados Unidos.

Jeff Passel, un demógrafo que trabaja para el Centro Hispánico Pew, dijo que aunque Nevada tenía en el 2004 la segunda proporción más alta de indocumentados en Estados Unidos, la tasa de desempleo del estado era una de las más bajas del país, un 3,8%. La tasa nacional de desocupación era en ese momento del 4,8%.

"Los inmigrantes ilegales tienden a ir a zonas de bajo desempleo, y si estuviesen quitando trabajos a los ciudadanos, se debería pensar que la desocupación sería más alta en los sitios donde hay indocumentados", dijo Passel al diario Las Vegas Review-Journal. Pero en realidad, lo contrario es lo que está ocurriendo.

Casi un 10% de los trabajadores en Nevada eran indocumentados, una cifra sólo superada por Arizona, según un reciente informe del centro Pew. De los 10 estados del país con la mayor cantidad de indocumentados en su fuerza de trabajo, siete tenían tasas de desempleo inferiores al promedio nacional.

Inmigrantes no se dan por vencidos

Washington, DC – Un 56% de los estadounidenses está a favor de ofrecer a los inmigrantes ilegales "algún tipo" de estatus legal, según una encuesta difundida la semana pasada, mientras la reforma migratoria sigue provocando que miles de ellos salgan a las calles.

Una encuesta del Instituto Ipsos señala que dos tercios de los estadounidenses de entre 18 y 34 años de edad apoyan la posibilidad de que se ofrezca ese estatus a los inmigrantes y que entre los que se declaran demócratas el apoyo es mayor. A su vez, el sondeo indica que dos tercios de los estadounidenses creen que los inmigrantes ilegales cubren los puestos de trabajo que ellos mismos se niegan a hacer.

Este tema levanta ampollas en Estados Unidos, tal y como demuestran los miles de inmigrantes que desde hace semanas salen a las calles para protestar por la reforma de inmigración que estudia el Congreso y para reclamar que sean más justas con ellos.

El Senado continúa este lunes su debate sobre esta polémica reforma del sistema migratorio. Tanto los senadores demócratas como los republicanos han reconocido que esta discusión en la Cámara Alta es sólo el primer paso en el proceso de reforma del sistema migratorio estadounidense. El líder republicano del Senado, Bill Frist, prevé una votación sobre la reforma "en unas dos semanas".

La versión aprobada en la Cámara de Representantes pide la construcción de un muro en gran parte de la frontera con México, convierte en delincuentes a los indocumentados y sanciona a quienes les ayuden.

En cambio, el proyecto que debate el Senado incluye un programa de trabajadores temporales y abre la posibilidad de que, tras pagar una multa, los inmigrantes indocumentados consigan la residencia legal y, en última instancia, la nacionalidad estadounidense. La ley final deberá armonizar los proyectos de ambas cámaras.

Mientras tanto, los inmigrantes siguen saliendo a la calle, en imágenes nada habituales en los medios de comunicación desde las protestas por la Guerra en Irak. Nueva York fue el sábado escenario de una de las mayores protestas celebradas estos días con la asistencia de unas 10,000 personas, según datos de las autoridades, pero los organizadores cifraron la multitud en 50,000. También en la localidad californiana de Costa Mesa el sábado tuvo lugar una manifestación pro inmigrantes, a la que, según datos de la policía, acudieron unas 1,500 personas. Ayer, además, se manifestaron miles de personas en Fort Wayne, Indiana.

Grupos como la Coalición de Inmigración de la Capital Nacional intentan concentrar en una estrategia nacional movimientos que hasta ahora eran impulsados localmente, para que tengan un mayor impacto. Así, el jueves pasado lanzó la página www.April10.org para coordinar protestas multitudinarias en todo el país para el 10 de abril. Además, otras organizaciones de inmigrantes planean convocar un boicot para el 1 de mayo, que consistiría en no acudir a trabajar y no consumir nada.


Descarga la aplicación

en google play en google play