Escúchenos en línea

Lula incrementará comercio bilateral con Nicaragua

Varias agencias. Desde Managua. | 7 de Agosto de 2007 a las 00:00
El jefe de Estado brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, llegará a Managua este martes por la noche procedente de Honduras, en su segunda escala de su gira latinoamericana, que inició en México y que incluiye también Nicaragua, Jamaica y Panamá. El Presidente Lula será recibido en el aeropuerto internacional Augusto César Sandino, 20 km al este de la capital, con honores de jefe de Estado por el presidente Daniel Ortega, miembros del gabinete y cuerpo diplomático. La visita oficial a Nicaragua que cumplirá desde la noche del martes el presidente de Brasil, es un verdadero acontecimiento por lo que Lula representa en el Brasil y en América Latina, en general", declaró el lunes el padre Miguel D'Escoto. El mandatario brasileño visita Nicaragua por tercera vez, aunque las dos anteriores lo hizo en condición de líder del Partido de los Trabajadores. Lula, como dirigente sindical, visitó el país en los años 80, y llegó en otra oportunidad, en febrero de 2000, al frente del Partido de los Trabajadores (PT) para participar en el IX Foro de Sao Paulo que aglutina a partidos políticos de izquierda de América Latina y el Caribe. Para D'Escoto, principal asesor en temas limítrofes y de relaciones internacionales del mandatario Daniel Ortega, de quien fue canciller en los años 80, Lula "es el más importante presidente del Brasil desde el punto de vista de América Latina, porque Lula además de ser un hombre que lucha por la decencia y la democracia, es un unionista y eso es ahora lo más importante en América Latina". "La contribución de Lula al espíritu unionista en América Latina, en esta coyuntura, es algo realmente importantísimo", reiteró. El padre D'Escoto, destacó que a los sandinistas "y en especial a Daniel" los une un "inmenso cariño y amistad" con Lula. D'Escoto recordó que junto a Ortega conoció a Lula en 1979, después del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, en la ciudad de San Bernardo (Brasil), luego de visitar San Paulo, donde habían sido invitados. El sacerdote de la orden maryknoll dijo que en Sao Paulo quien les habló por primera vez de Lula fue el arzobispo emérito de Río de Janeiro, el cardenal Paulo Evaristo Arns, "que es como el papá espiritual de Lula", quien les pidió que fueran a San Bernardo a visitar al hoy presidente brasileño. "Fuimos y desde entonces se ha venido forjando una amistad muy grande" con Lula, añadió. Lula llega a Managua, procedente de Honduras, segunda escala de una gira por cinco países latinoamericanos, que incluye México, Jamaica y Panamá, y tiene previsto cenar con Ortega. La visita de Lula a Nicaragua concluye el próximo miércoles, cuando viaja a Jamaica. El mandatario brasileño llegará acompañado por sus ministros de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge, y de Agricultura, Reinhold Stephanes, y cerca de 50 empresarios.

Los temas de discusión

Con una agenda abultada en temas de inversión, comercio y cooperación, el mandatario brasileño tiene previsto llegar a Managua a las 6:30 de la tarde del martes. Durante su visita oficial de un día y medio, Lula firmará acuerdos de cooperación y discutirá con Ortega la viabilidad de la ejecución de una serie de proyectos financiados por Brasil. La visita de Lula a Nicaragua concluirá el próximo miércoles, cuando viajará a Jamaica. El vicepresidente Jaime Morales, calificó el viernes la visita de Lula como "histórica" y de "especial importancia" porque es la primera vez que un mandatario brasileño visita el país. El programa preliminar de la visita, que aún está sujeto a cambios por la presidencia nicaragüense, prevé una reunión privada y un almuerzo, la mañana y al mediodía del miércoles, con el presidente Daniel Ortega, señaló la fuente. Hacia el final de la tarde habrá una declaración conjunta de ambos gobernantes y la firma de acuerdos de cooperación. El canciller Samuel Santos dijo a la AFP que en esta visita de Lula "vamos a estrechar relaciones con el gobierno y pueblo brasileño" y a ver las "opciones de negocios que tienen viabilidad o no. Eso toma mucho tiempo". Santos manifestó que "es muy difícil" cuantificar los montos de cooperación o inversión que se puedan acordar con Brasil, porque "todos los proyectos tienen un proceso un poco largo". Al respecto dijo que "no hay que crear falsas expectativas. Aquí lo importante es la buena disposición de los dos gobiernos de mejorar las relaciones que tenemos entre nosotros". La embajadora de Brasil en Managua, Victoria Alice Cleaver, ha declarado a la prensa que Lula desarrollará una agenda apretada para escuchar de las autoridades nicaragüenses cuáles son sus prioridades. El gobernante brasileño también tiene previsto escuchar a los líderes del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua (COSEP), y que para esta parte de la agenda habrá un diálogo el próximo miércoles.

Los acuerdos preeliminares

Ambos gobiernos acordaron el pasado 24 de abril implementar proyectos de cooperación, entre los cuales se incluyen la generación de energía hidroeléctrica y la producción de bio-combustibles. La comisión mixta de Brasil y Nicaragua acordó trabajar un memorando de entendimiento en materia de comercio e inversiones –que está previsto será suscrito durante la visita de Lula– el cual que incluye el desarrollo de siete parques industriales brasileños en Nicaragua, en áreas de agroindustria, manufactura ligera y de autopartes. En esa reunión, Nicaragua presentó a la contraparte brasileña una cartera de 37 proyectos dirigidos a satisfacer necesidades sociales de alimentación, transporte, vivienda, agua, saneamiento, salud y educación. Nicaragua ha planteado a Brasil su interés en adquirir 1.000 unidades de autobuses en un período de cinco años, en términos preferenciales de pago, para renovar la flota del servicio público para las áreas rural y urbana. También propone asistencia técnica para la construcción de aulas prefabricadas o con participación comunitaria, y financiamiento para un programa de viviendas de interés social, mediante una combinación de crédito hipotecario y respaldo de seguro de hipoteca, entre otras iniciativas. En el ámbito de inversiones, planteó la posibilidad de instalar parques industriales de manufactura ligera, autopartes, agroindustria, y producción a escala de productos agropecuarios como yuca (tapioca) e higuerilla para la industria de alimentos y de biocumbustibles. Brasil manifestó que apoyará el programa Hambre Cero, el proyecto insignia del gobierno sandinista, mediante asistencia técnica, capacitación y crédito, principalmente a la parte agrícola, pesca, pecuaria, ambiente y forestal. En materia de política exterior, proyecta establecer un mecanismo de consultas políticas sobre temas de la agenda internacional, que permita conciliar posiciones comunes ante los distintos foros multilaterales. En salud y educación, se intercambiarán personal para evaluar las áreas objetos de cooperación, al igual que en materia de vivienda, turismo y telecomunicaciones. Asimismo, Brasil explorará la posibilidad de elaborar un estudio diagnóstico sobre la obtención de otras fuentes de agua en el Gran Lago de Nicaragua, en el sureste del país, para tratarla debidamente y conducirla a Managua para su consumo. Este proyecto incluye la construcción de un acueducto de 50 kilómetros entre Managua y Granada.

Descarga la aplicación

en google play en google play