Escúchenos en línea

Dean cobra fuerza y amenaza cuatro países

| 18 de Agosto de 2007 a las 00:00
El vórtice del huracán Dean avanzaba el sábado por el este del Caribe y se dirigía hacia la isla de La Española, que comparten la República Dominicana y Haití, así como también en Jamaica y la península mexicana de Yucatán, mientras los meteorólogos advertían que puede convertirse en una devastadora tormenta de categoría 5 dentro de 72 horas. En Nicaragua, el Sistema Nacional de Atención y Prevención de Desastres (Sinapred) anunció que a partir de este viernes se ha instalado una comisión de seguimiento al desarrollo de Dean en Puerto Cabezas, capital de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN). Dependiendo del comportamiento del fenómeno climático se podría declarar una alerta en la zona para tomar medidas preventivas, ya que el huracán afectaría indirectamente al país con lluvias intensas, explicó el director del Sinapred, Ramón Arnesto Sosa. En la RAAN, una de las zonas más pobres del país y cruzada por numerosos ríos con salida al Caribe, hay 612 puntos críticos vulnerables y una población que podría ser perjudicada cercana a las 530,000 personas, según el Sinapred. Con vientos sostenidos cercanos a los 240 kilómetros por hora (150 millas), Dean provocó inundaciones, dispersó escombros y causó por lo menos tres muertes el viernes en Santa Lucía, Dominica y Martinica. Dean, por ahora de categoría 4, es el primer huracán de la temporada atlántica y se anticipa que cobrará fuerza durante el fin de semana al pasar por las aguas cálidas del Caribe. El Centro Nacional de Huracanes en Miami dijo que sus vientos podrían superar los 250 kilómetros por hora (155 millas) al acercarse el lunes al Golfo de México y el Yucatán. Para el miércoles existe la posibilidad de que Dean amenace las costas estadounidenses, aunque para entonces se cree que perderá parte de su fuerza. El peligro inmediato se anticipa para el sábado en la República Dominicana y Haití. El centro de huracanes emitió una alerta para las costas sur de la Dominicana el sábado por la mañana y una vigilancia de tormenta tropical para Cuba. En La Habana, el estado mayor de la Defensa Civil decretó en alerta ciclónica a las provincias orientales --Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Las Tunas y Camagüey-- y en fase informativa a las provincias centrales y occidentales. Las autoridades haitianas emitieron una alerta para las comunidades costeras y ordenaron a los botes pesqueros a no salir al mar hasta pasado el fin de semana. La primera ministra de Jamaica Portia Simpson-Miller ordenó la apertura de refugios en toda la isla y pidió suspender la campaña proselitista para las elecciones del 27 de agosto. "Unámonos ante la amenaza de este huracán", dijo. El viernes, Dean atravesó pequeñas islas del este del Caribe y un saldo de tres muertes, una decena de heridos y serios daños materiales es el resultado de su paso. En la pequeña nación insular de Santa Lucía, las ráfagas de viento arrancaron los techos de metal prensado de docenas de viviendas y la sala de pediatría de un hospital, cuyos pacientes habían sido evacuados horas antes. La vocera policial Tamara Charles dijo que un hombre de 62 años fue arrastrado por las aguas y se ahogó cuando intentaba rescatar a una vaca de un río crecido. En otra pequeña nación, Dominica, murieron una mujer y su hijo de 7 años cuando un deslizamiento de tierra aplastó la casa donde dormían, dijo Cecil Shillingford, coordinador nacional de emergencias. Las autoridades francesas de la isla de Martinica dijeron que un hombre de 90 años murió al parecer de un ataque cardíaco durante la tormenta. La población de Martinica, Santa Lucía y Dominica permaneció dentro de sus casas el viernes mientras Dean terminaba de pasar y las autoridades empezaban a evaluar los daños. Muchos de quienes se aventuraron a salir se sorprendieron de que las islas hubiesen sobrellevado la tormenta sin daños excesivos.

Descarga la aplicación

en google play en google play