Escúchenos en línea

Dean gira, elude las islas Caimán y va a toda prisa sobre Yucatán

Varias agencias. | 20 de Agosto de 2007 a las 00:00
Dean gira, elude las islas Caimán y va a toda prisa sobre Yucatán
El huracán Dean eludió la mañana del lunes a las Islas Caimán y se encaminó a toda prisa hacia la costa turística del Caribe mexicano, donde decenas de miles de turistas huían de lo que podría convertirse en una tormenta de categoría 5, la más peligrosa. Vea el último boletín del Centro Nacional de Huracanes de Miami Dean avanzaba este lunes hacia la península mexicana de Yucatán, tras azotar la isla de Jamaica con vientos y lluvias que destrozaron casas, arrancaron árboles y causaron inundaciones, llevando al gobierno a decretar estado de emergencia por treinta días. La Península de Yucatán se prepara para lo peor, y el estado de Quintana Roo declaró el alerta naranja, que implica "peligro inminente". Jamaica, en tanto, evitó el golpe directo cuando la tormenta pasó hacia el sur de la isla el domingo en la noche. No se registraron muertes allí, pero el huracán derribó árboles, inundó calles y arrancó los techos de numerosas viviendas, negocios y una cárcel. Ningún preso escapó. La primera ministra de Jamaica, Portia Simpson Miller, anunció que las fuerzas de seguridad tendrán más atribuciones luego de que la policía reportara varios incidentes de saqueo en distintas zonas de la isla, donde se estima que unas 350.000 personas podrían haber resultado afectadas por el ciclón. En sus casas o en refugios antihuracanes los jamaiquinos soportaron el paso de Dean aprovisionados de alimentos, agua, linternas y velas. La electricidad estaba interrumpida y los aeropuertos cerrados. Las calles de la capital quedaron cortadas con árboles caídos y muchas viviendas perdieron sus techos. Dean se encontraba a unos 710 kilómetros (440 millas) al este de la ciudad de Belice y se desplazaba con dirección oeste a unos 33 kph (21 mph), dijo el Centro Nacional de Huracanes de Miami. El aeropuerto de la principal ciudad turística de México, Cancún, estaba repleto de turistas que partían, y la zona de hoteles, que generalmente está colmada de gente, permanecía desierta. La compañía petrolera estatal mexicana evacuó a sus trabajadores del Golfo de Campeche, que figuraba en la trayectoria vaticinada del huracán. El centro de huracanes dijo que el primer huracán de la temporada del Atlántico podría soplar vientos de 260 kph (160 mph) antes de llegar a la Península de Yucatán, México, el martes. El continente mexicano o Texas podrían ser azotados posteriormente. La costa de Belice también estaba bajo una advertencia de huracán. Pero en las Islas Caimán se respiraba con cierto alivio. El gobierno anunció que el territorio "ha eludido la furia del huracán Dean". Algunas horas antes, parecía que un desastre se aproximaba a las islas, al acercarse la tormenta de categoría 4 con vientos de 240 kilómetros por hora (150 millas por hora) tras haber golpeado el domingo a Jamaica. "Cualquiera sea el Dios en el que crean, ahora es el momento de inclinar la cabeza y orarle", expresó el coordinador de los refugios de evacuación Zemrie Thompson ante 100 personas que se protegían en el colegio secundario John Gray. El ojo de Dean pasó a unos 160 kilómetros (100 millas) al sur de las Islas Caimán y el gobierno dijo que las ráfagas más potentes que llegaron aquí fueron de 92 kph (57 mph). El ciclón ha matado a por lo menos ocho personas en el Caribe. La tormenta de categoría 4 podría alcanzar el nivel más peligroso, la categoría 5, con vientos máximos sostenidos superiores a los 249 kph (155 mph) el lunes, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Miami. El gobernador de las Islas Caimán, Stuart Jack, expresó que las autoridades habían evacuado a unos 1,500 turistas del territorio británico el domingo en la tarde y estableció 19 refugios para las personas que no tuvieran un lugar seguro a donde ir. En Estados Unidos, el temor a que Dean alcance la costa sur de Texas agita el fantasma de Katrina, el huracán más destructivo de la historia del país, en 2005. Los sistemas de defensa entraron raudamente en funcionamiento, en especial por eventuales daños en instalaciones petroleras de la zona. Las autoridades de Texas abrieron centros de emergencias, trasladaron a presos a cárceles tierra adentro, y distribuyeron bolsas de arena en las zonas costeras. Dean aún se encontraba a varios días de distancia de Texas y no se sabía con seguridad si llegaría al estado, pero los funcionarios ya tomaban medidas preventivas. Incluso si el ciclón prosigue con su orientación hacia el oeste, hacia México, partes del estado podrían quedar inundadas. También en México la petrolera estatal Pemex inició el desalojo de las más de 140 plataformas marinas en la Sonda de Campeche, en el sureste del Golfo de México. Además ordenó a sus diversas embarcaciones y plataformas semisumergibles y autoelevables que se trasladen a un puerto seguro. En Haití, vientos de tormenta tropical y un estruendoso oleaje golpearon las zonas costeras y dejaron miles de damnificados. Cuba seguía su evolución con varias de sus provincias en estado de alerta. Las autoridades evacuaron a unas 150.000 personas de seis provincias orientales para ponerlas a salvo de eventuales inundaciones. En Jamaica, el gobierno informó que un grupo de al menos 17 personas, que podrían ser buzos españoles, quedaron aisladas en una minúscula isla al negarse a ser evacuados. Los centros de turismo en gran parte del Caribe debieron cancelar sus reservas y evacuar a los visitantes en prevención por la llegada del ciclón. Más de 90.000 turistas que veraneaban en Cancún y la Rivera Maya fueron evacuados durante el fin de semana hacia zonas más seguras.

Descarga la aplicación

en google play en google play