Escúchenos en línea

Otto Pérez Molina: autollamado «general de la paz», ofrece mano dura

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Guatemala. | 8 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Otto Pérez Molina: autollamado «general de la paz», ofrece mano dura
El general retirado Otto Pérez Molina, candidato presidencial del derechista Partido Patriota (PP), con amplias posibilidades en las elecciones del próximo domingo, ofrece gobernar con "mano dura" para terminar con la inseguridad que sufre Guatemala. Oficial del Ejército desde 1973, este militar de 56 años, se hace llamar asimismo el "general de la paz" por haber firmado en 1996, en representación de las Fuerzas Armadas, los acuerdos con la guerrilla que pusieron fin a la guerra interna que padeció este país entre 1960 y 1996. En el año 2000, tras dejar las filas castrenses, inició la creación del PP, una agrupación de extrema derecha integrada por militares y políticos conservadores, de la cual es secretario general. Pérez Molina cursó estudios superiores de Defensa Continental en el Colegio Interamericano de Defensa de Washington, y siguió cursos del Programa de Alta Gerencia en el Instituto Centroamericano de Estudios Económicos (INCAE) de Costa Rica, y una maestría en Ciencias Políticas por la conservadora Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Dirigió el grupo de "oficiales jóvenes" que en 1982 se opuso al golpe militar promovido por el general Efrain Ríos Montt, por medio del cual fue depuesto el gobierno del también general Romeo Lucas García. Esa acción le valió, además de la permanente enemistad con Ríos Montt, un prolongado arresto militar por insubordinación. Fue jefe de la temida Dirección de Inteligencia Militar (G2) entre 1991 y 1993, puesto desde el cual rechazó al auto–golpe de Estado perpetrado en mayo de 1993 por el presidente Jorge Serrano, y junto con el alto mando militar de entonces y organizaciones civiles obligó al retorno de la institucionalidad. El presidente Ramiro de León –que sustituyó a Serrano por disposición del Parlamento– le nombró jefe del Estado Mayor Presidencial (EMP), una unidad militar encargada de prestar seguridad al mandatario y su familia, así como espiar a los opositores del régimen. La G2 y el EMP son las principales unidades del Ejército acusadas de haber ordenado secuestros, torturas y asesinatos en contra de miles de personas durante la guerra interna. La revista neoyorquina "The Nation", en marzo de 1995, publicó una lista de militares guatemaltecos, entre los que destacaba Pérez Molina, a quienes señalaba como informantes de la CIA. A mediados de 2004, su nombre también figuró en una lista de militares retirados y empresarios, acusados de dirigir grupos clandestinos de seguridad, en un informe publicado por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, en inglés), denominado "Poderes ocultos en la Guatemala post conflicto". Pérez Molina ha desmentido esos señalamientos, y en su defensa asegura que "se trata de campañas negras" promovidas por sus adversarios para desprestigiarlo. Ha negado también haber estado involucrado en violaciones de los derechos humanos cometidas por el Ejército durante la guerra, y reta a quienes lo acusan para que "presenten las pruebas, si las tienen, y acudan a los tribunales". En febrero de 2001, su familia se mudó a los Estados Unidos, luego de que la esposa de su hijo Otto Pérez Leal –también militar–, y su hija Lisseth, sobrevivieran sendos ataques armados perpetrados por desconocidos en la capital guatemalteca. En las elecciones de 2003, su partido integró una coalición de minoritarias agrupaciones que promovieron la candidatura presidencial del conservador Óscar Berger. Durante los primeros cuatro meses del gobierno de Berger, Pérez Molina fue Comisionado de Defensa y Seguridad, pero dejó el cargo por diferencias con el mandatario, y ocupó el escaño en el Parlamento que había ganado en esos comicios. En los primeros seis meses de su gobierno, asegura que "con mano dura, carácter y decisión", y con el apoyo del Ejército, terminará con la violencia, y aplicará la pena de muerte, tal y como lo prevé la legislación penal guatemalteca. Según los pronósticos de la prensa local, Pérez Molina y su principal oponente, el socialdemócrata Álvaro Colom de la Unidad Nacional de la Esperanza, serán los más votados en las elecciones del próximo 9 de septiembre. De no lograr ninguno el 50 por ciento más uno de los votos válidos, se prevé que se disputen la Presidencia en una segunda ronda electoral, programada para el próximo 4 de noviembre.

Descarga la aplicación

en google play en google play