Escúchenos en línea

Venezuela llama a consulta a embajador en Colombia

Agencia Reuters. Desde Caracas, Venezuela. | 27 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Venezuela llamó el martes a consultas a su embajador en Bogotá Pável Rondón, para evaluar las relaciones bilaterales, después del impasse suscitado por el fin de la mediación del presidente Hugo Chávez para lograr la liberación de un grupo de rehenes secuestrados por la guerrilla en Colombia. Pero el gobierno colombiano descartó llamar a consultas a su embajador en Venezuela, una decisión opuesta a la que tomó horas previas Caracas, en el más reciente desarrollo de la peor crisis diplomática que enfrentan los dos países en los últimos años. El gobierno venezolano "en razón de los recientes acontecimientos, y con el fin de proceder a una evaluación exhaustiva de las relaciones bilaterales, ha decidido llamar a consultas a su embajador en Bogotá, señor Pável Rondón", dijo la cancillería en un comunicado. El llamado a consultas es una decisión diplomática que se produce en momentos de grandes tensiones entre dos países, utilizada para evaluar la situación por parte de los gobiernos, expresar insatisfacción y en algunas ocasiones una fase previa a una ruptura de relaciones o al retiro del embajador, de acuerdo con expertos. Por su parte, en Bogotá, el canciller Fernando Araújo, informó: "El gobierno colombiano no va a llamar a consultas a nuestro embajador en Caracas, sino que permanecerá en esa ciudad. Nosotros vamos a monitorear la situación a ver qué es lo que sigue sucediendo". El mandatario colombiano, Alvaro Uribe, suspendió la semana pasada la actuación de Chávez y de la senadora opositora Piedad Córdoba en las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por considerar que excedieron sus funciones al contactar directamente a un general del alto mando de ese país. El diplomático anunció que Colombia manejará la situación con discreción y prudencia. En el pasado, Caracas retiró sus embajadores en México y Perú, por choques verbales entre sus presidentes y el líder venezolano, aunque posteriormente las relaciones volvieron a la normalidad. El llamado a consultas del embajador venezolano ya tuvo un antecedente en enero de 2005 cuando Caracas hizo lo mismo durante un mes, después de conocer que Bogotá pagó a militares venezolanos por secuestrar en Caracas a Rodrigo Granda, el llamado 'canciller' de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Esa vez Uribe y Chávez, conocidos por su locuacidad, se cuidaron de atacarse directamente y la crisis se superó con una reunión de ambos, a pedido de Brasil y España. Este martes la coalición oficialista cerró filas en torno a Uribe, como también ocurrió con el opositor partido Liberal que le brindó respaldo, mientras el izquierdista Polo Democrático Alternativo, en un prudente comunicado, evitó criticar al presidente y llamó a las dos partes a recomponer las relaciones. El partido Conservador, que hace parte de la coalición política que sustenta al gobierno de Uribe, calificó como "insultantes" e "injuriosas" los pronunciamientos del mandatario venezolano. Entre tanto, la senadora opositora colombiana Piedad Córdoba, a quien también Uribe le retiró la autorización para actuar como facilitadora del canje, se dispone a defender su papel en una sesión del Congreso citada para el atardecer del martes, que pidió sea pública. Córdoba, quien ha lamentado incluso con lágrimas el desenlace de su gestión, negó haber ofrecido a las FARC un gobierno de transición como denunció el comisionado de paz del gobierno, Luis Carlos Restrepo. Restrepo anunció este martes que Bogotá buscará la liberación de los rehenes directamente con los frentes de las FARC que los tienen en su poder, a cambio de beneficios jurídicos.

Descarga la aplicación

en google play en google play