Escúchenos en línea

«¡AL-CA, AL-CA!, ¡al carajo!»
«Mar del Plata su sepultura»

None | 4 de Noviembre de 2005 a las 00:00

En el escenario también fueron colocadas tres gigantescas fotografías de Simón Bolívar, el poeta y prócer cubano José Martí y el prócer argentino José de San Martín. En las tribunas detrás del escenario, los invitados ilustres: a la izquierda, se ubicó una delegación de 300 cubanos. También las Madres de Plaza de Mayo, artistas e intelectuales locales.

El mandatario venezolano hizo su entrada al acto junto a Maradona y al cantante cubano Silvio Rodríguez, provocando una explosión de aplausos y gritos de la multitud.

Silvio Rodríguez comenzó a cantar frente a la multitud. Una ovación de varios minutos, con exclamaciones de júbilo recibió a Chávez cuando inició su discurso. "Gracias por haberme invitado a este acto. Estoy contento por participar de este día histórico", dijo para después invitar a Maradona a subir al escenario: "Saludo a Diego Armando Maradona, el pibe de oro. Ven acá Diego, ven acá. Dile algo a este pueblo Diego. Vente Diego, di unas palabras".

La multitud coreó el cántico más popular cada vez que aparece Maradona: "Olé, olé, olé, olé, Dieeego, Dieeegooo". Con voz casi temblorosa, el ex astro del fútbol expresó: "Los quiero mucho, gracias por estar. La Argentina es digna, echemos a Bush". Chávez cerró la breve participación del Diez con un "Viva Diego, viva Maradona, viva el pueblo".

Después, Chávez también invitó al escenario a Evo Morales, líder cocalero y uno de los favoritos a ganar las elecciones generales bolivianas de diciembre, quien dedicó "un saludo revolucionario a todo el pueblo latinoamericano antiimperialista".

"Sólo unidos podremos derrotar al imperialismo por una vida mejor. Así como el imperio fracasó para impedir la revolución cubana, igual fracasará para vencer a la revolución bolivariana", añadió el mandatario venezolano.

"El comandante Fidel Castro está siguiendo esta transmisión desde Cuba, nos esta viendo ahora, un saludo para el comandante", dijo, y la multitud coreó el nombre de Fidel. "Amaneció viendo el tren, la marcha y este día histórico aquí en Mar del Plata", contó Chávez y agregó: "Me encargó que los saludara, y aunque físicamente no está aquí, está con nosotros".

"Le digo como siempre: ´Hasta la victoria siempre: patria o muerte, venceremos. ¿Y saben cómo se despidió?", preguntó al público Chávez. "Le oí la voz muy emocionada, la voz le sonó como un trueno que cruzó el Caribe, el Orinoco, el Amazonas, el Río de la Plata y llegó aquí. Me dijo: «Chávez: ¡viva el Che, carajo!»."

Chávez, Maradona y Morales, hicieron un simbólico minuto de silencio el viernes por la "muerte" del ALCA. El minuto no pudo cumplirse en el silencio requerido debido a los gritos y vivas de unos 50.000 asistentes al cierre de la III Cumbre de los Pueblos, también llamada la "Contra Cumbre".

De acuerdo con Chávez, además de "enterrar el ALCA, los pueblos de América enterraremos el modelo económico que nos ha impuesto el imperialismo capitalista".

"Somos los parteros de los nuevos tiempos, de la nueva historia, de la nueva integración", dijo Chávez a la multitud y advirtió que sólo con unidad, Latinoamérica "podrá derrotar al imperialismo y conducir a nuestros pueblos hacia una vida mejor".

Planes contra Venezuela

Chávez aprovechó la oportunidad para aseverar que «el imperio norteamericano está debilitado» y dijo estar seguro de que eso se demostrará en el documento, que se suscriba en la Cumbre de las Américas. Cuando estaba haciendo una crítica a las políticas de privatización que imperaron en los 90 en América Latina, calificó como "entreguista" y "bastardo" al ex mandatario argentino, Carlos Menem.

"Los planes militares para agredir a Venezuela están en plena preparación...Si al imperialismo norteamericano se le ocurriera invadir, en su desesperación a Venezuela, comenzaría en esta tierra la guerra de los 100 años", indicó.

Chávez afirmó que "el imperialismo norteamericano, en su desesperación, tiene planes para invadir a Venezuela, pero no hay que temerle al imperialismo; los pueblos del mundo unidos estamos en capacidad de derrotar a mil imperios". Estados Unidos "fracasará en su intento de detener la revolución bolivariana en Venezuela, igual que lo hizo con la Revolución Cubana", agregó el gobernante.

Varias personalidades cercanas al gobierno de Argentina estaban en el palco, entre ellos Luis D´elía, Miguel Bonasso y los líderes de Barrios de Pie. Decenas de miles de personas marcharon hasta el estadio desde el centro marplatense, en una marcha que comenzó bajo la lluvia alrededor de las 8 de la mañana. Luego de algunas canciones y bajo una intensa lluvia Víctor Heredia se sumó a Silvio Rodríguez. Por el escenario también pasaron Daniel Viglietti, Diego Maradona y Evo Morales.

Minutos después de las 10, los miles de manifestantes que participaron de la marcha contra la presencia del presidente norteamericano George Bush en la Argentina llegaron al estadio mundialista para asistir al acto que se realizará hacia el mediodía.

Las alrededor de 50 mil personas que caminaron a lo largo de 26 cuadras ya ingresaban al estadio e iban ubicándose, mientras ya estaba listo el palco. La columna había partido poco después de las 8 desde la esquina de Independencia y la avenida Luro y transitó por la primera de esas arterias hasta el estadio, ubicado en Independencia y Juan B. Justo.

"Bush, fascista, vos sos el terrorista", coreaba la multitud forzada a encaminarse por avenidas y calles fuera de la zona de exclusión tendida para aislar a los gobernantes de 34 naciones del hemisferio que participan del encuentro en estas playas del Atlántico. No formaba parte de las columnas, por razones de seguridad, el ídolo deportivo argentino Diego Maradona, quien había llegado al amanecer a bordo del 'Tren del ALBA' o 'Tren Anti-Bush'.

"Esta es la conciencia de nuestro pueblo latinoamericano en defensa de nuestra dignidad y soberanía. Nos convoca la lucha por nuestra libertad", dijo Evo Morales, líder indígena y candidato a presidente de Bolivia.

"El momento es muy importante. Es cierto que el ALCA (Area de Libre Comercio de las Américas) está moribundo como proyecto global, pero no ha sido abandonado", advirtió Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento cubano.

Alarcón agregó que aunque no todos los presidentes de América Latina comparten el rechazo al ALCA "hay un denominador común que es el intento por afirmar la soberanía, por desarrollar la cooperación... Una cosa muy importante que no existió nunca antes es que se ha ido conformando una alternativa que se llama ALBA", la Alternativa Bolivariana para América propuesta por Chávez.

La marcha era encabezada por una gran pancarta con un dibujo de Bush vestido con el uniforme militar nazi encerrando al mundo entre sus brazos bajo la leyenda "terrorista".

"Esto es en repudio a que Bush venga a la Argentina porque es un genocida de primer nivel. Fíjate lo que hizo en Iraq, lo invadió con mentiras... Además, ¿a qué viene a esta cumbre? Yo creo que no le importa", comentó indignada Olga Cardoso, un ama de casa de 56 años y madre de 8 hijos, que llego por la madrugada a Mar del Plata luego de viajar toda la noche en el tren que trajo desde Buenos Aires a Maradona y Morales, entre otras figuras.

La heterogénea multitud marchaba pese a la intensa lluvia que caía sobre la ciudad enarbolando banderas cubanas, venezolanas y argentinas.

Los pasos eran acompañados por un improvisado repertorio musical que incluía desde trova cubana hasta tango y en el que no quedaron afuera los cánticos populares en rechazo a Bush.

"Si no se van, si no se van, les va a pasar como en Vietnam", entonaba la multitud en repudio a la invasión norteamericana a Iraq.

Lo único que lograba acallar los gritos contra Bush era el rumor de que Maradona iba al frente de la marcha. Pero el astro, ante la falta de medidas de seguridad que garantizaran su protección, se encontraba aguardando ya en el estadio.

"Vine a ver al Diego y aunque estoy a favor de la marcha tengo que ir a laburar (trabajar). En la Argentina somos politeístas, están Diego y el otro", dijo sobre la costumbre de llamar "Dios" a Maradona la vendedora de ropa Rebeca Rinaldi, de 33 años.

Luis D'Elía, líder del movimiento piquetero argentino Federación de Tierra y Vivienda (FTV) desestimó que se vayan a producir incidentes durante las protestas.

Kennedy y el ALBA

Ya a su llegada a la urbe argentina Chávez había afirmado que estaba "muy entusiasmado, animado e inspirado" para participar en la IV Cumbre de las Américas, así como en las actividades paralelas organizadas por opositores a la política exterior de Estados Unidos y su presidente.

El mandatario venezolano sostuvo que llegó a la ciudad argentina inspirado en los más grandes principios de la patria grande, «que no es más que la unión de Suramérica. Sólo unidos seremos libres». El presidente destacó la gran convocatoria que constituyó la III Cumbre de los Pueblos, que concluye este viernes con la gran marcha contra el Alca, contra el neoliberalismo y contra la visita del presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

"Venimos muy entusiasmados, muy animados, muy inspirados en los más grandes principios de esta patria grande, desde la que salieron hace ya casi 200 años el verbo y la bandera de José de San Martín, el mismo de Bolívar, el de la unión de la gran Colombia, la unión de Sudamérica", afirmó apenas bajó del avión.

Respecto a su participación en la "Cumbre de los Pueblos", el ex militar afirmó que lo hacía porque "sólo unidos seremos libres".

"Me parece positivo que vengan a reunirse en Mar del Plata, en esta tierra heroica del sur de los pueblos del continente, los indígenas, las mujeres, los estudiantes, los luchadores, los campesinos, los pescadores", expresó.

"En vez de venir aquí a darle oxígeno a un demonio muerto, por qué no revisamos la propuesta de Alianza para el Progreso y proponemos algo parecido", agregó.

"La Alianza para el Progreso que propuso John Kennedy fue una iniciativa respetable, con 20.000 millones de dólares en un plazo de 20 años, para luchar contra la pobreza y la reforma agraria", dijo Chávez, en declaraciones a la prensa al margen de la Cumbre.

"Hoy habría que decirle al gobierno de Estados Unidos: por qué no revisan propuestas como ésa, en vez de proponernos un libre comercio asesino que hizo pasar los 50 millones de pobres que había en América Latina a los 220 millones que hay actualmente".

Resaltó que Venezuela está dispuesta a "retomar la propuesta de Kennedy 44 años después y aportar la misma cantidad de millones de dólares para una Alianza contra la miseria".

Según Chávez, es necesario reunir un fondo de emergencia contra el hambre no menor a los 100.000 millones de dólares para atender las necesidades de los 262 millones de pobres que hay, según él, en el continente, "si sumamos los 222 millones de pobres en América Latina a los 40 millones de Estados Unidos".

Según el mandatario venezolano, "no fue Cuba, ni los comunistas, ni las izquierdas de América Latina, las que bloquearon la Alianza para el Progreso, fueron las oligarquías, que se opusieron a la reforma agraria".

"John Kennedy, me hubiese gustado conocerlo, porque supo entender lo que pasaba en Sudamérica, en Africa y en Asia, quizás por eso lo mataron", concluyó.

Sobre Estados Unidos, Chávez señaló que "el imperio norteamericano está debilitado", y manifestó que prueba de ello lo darán los mandatarios del continente al firmar una declaración en la que -aseguró- no se hará mención al tema del ALCA.

Para el mandatario venezolano, es de gran importancia que todos los pueblos del continente, los trabajadores, campesinos y mujeres, se reúnan en esta ciudad, «pues ellos son el alma de la integración».

Durante su exposición, el presidente Chávez señaló que ya bastante daño ha hecho el neoliberalismo y recordó que este sistema mercantilista llevó a la quiebra a las economías de Argentina y de Venezuela, que quiso debilitar a los dos países y que en ambos casi desencadenó una guerra civil. «En fin, creó una desestabilización de todo el continente», dijo.

Indicó que su llegada a la ciudad de Mar del Plata representa el impulso al parto de los pueblos, que se define con la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba). Con la consolidación del Alba, indicó Chávez, se escribirá una nueva página en la historia.

Destacó que ambas cumbres son complementarias y que ninguna se contrapone a la otra. «Yo no hablaría de contracumbre, son dos cumbres una del pueblo y otra de los jefes del Estado», explicó.

Paro contra Bush en escuelas, hospitales y oficinas públicas

No sólo la ciudad de Mar del Plata, donde se celebra la IV Cumbre de las Américas, era este viernes escenario de las protestas contra Bush y el ALCA. A lo largo de todo el país, organizaciones sociales, partidos de izquierda, movimientos de desocupados, grupos de derechos humanos y sindicatos realizaban actos y marchas.

Quienes despuntaron la jornada fueron los integrantes del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) que marcharon por la mañana del viernes hacia la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires al grito de "Fuera Bush".

Encabezados por su líder, Raúl Castells, los manifestantes se enfrentaron a la policía cuando intentaban derribar las vallas que protegen la sede diplomática. Una vez dispersada la protesta, prendieron fuego a papeles frente a una casa de hamburguesas de origen estadounidense.

Escuelas, hospitales, tribunales, universidades y oficinas públicas de Argentina quedaron virtualmente paralizadas este viernes, al adherir sus trabajadores a una huelga en repudio a la visita de Bush.

La jornada fue convocada por la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), con peso en la educación y en la administración pública, y hecha propia por decenas de entidades sindicales de base, organizaciones piqueteras y de derechos humanos y partidos políticos.

Se sumaron al paro los sindicatos docentes de la capital y de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Río Negro, entre otras, mientras que en otros distritos hubo clases públicas, radios abiertas y charlas alusivas a los alumnos.

En la estatal Universidad de Buenos Aires (UBA), además de la mayoritaria adhesión docente al cese de actividades, algunos centros de estudiantes ocuparon las sedes académicas, como la Facultad de Ciencias Sociales.

En hospitales públicos de la capital argentina, sólo atendían las guardias de emergencia, y fue importante el ausentismo en los tribunales. El metro porteño tampoco tuvo actividad normal ya que, por segundo día consecutivo, una parte de sus empleados se negó a trabajar por temor a un atentado. Voceros de la empresa prestataria del servicio de metros sugirieron que esa decisión fue en realidad un artilugio gremial para sumarse a las protestas contra Bush que se extienden en todo el país.

La CTA y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) tapizaron los balcones de los edificios públicos con banderas argentinas y lanzaron a la calle panfletos multicolores con las leyendas "Fuera asesino Bush" y "Por la soberanía popular, no a la pobreza".

"Convocamos a toda la población en más de 200 ciudades, para que desde su lugar de trabajo, estudio o su hogar se una al banderazo nacional y a la consigna 'Sí a la integración de los pueblos, no a Bush y el ALCA'", exhortó Fabio Basteiro, secretario general de la delegación de CTA en Buenos Aires.

A la hora del almuerzo, circular por Buenos Aires fue una pesadilla. A las demoras en los subterráneos se sumaron cortes de calles en distintos puntos de la ciudad.

Desde los cortes, ATE, CTA y los integrantes de los sindicatos de docentes y médicos marcharán en las primeras horas de la tarde del viernes hacia la plaza frente al Congreso Nacional.

Allí, junto a actores, cantantes e intelectuales realizaban un acto cultural de repudio a la visita de Bush con una propuesta artística y a través de una radio abierta informaban al público el desarrollo de la Cumbre en Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires.

"Planteamos nuestro repudio a la presencia del presidente Bush porque representa las políticas económicas que trajeron el hambre y la miseria a nuestro continente", dijo Leopoldo González, secretario general de ATE Buenos Aires.

Los actos y movilizaciones se repetían en las capitales de las provincias de Córdoba, Corrientes, Catamarca, Chaco, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero y Tierra del Fuego.

"Creemos que en todo el país vamos a superar los dos millones de personas", anticipó Basteiro.

A las 17.00 (20.00 GMT) todos partirán hacia la Plaza de Mayo, frente a la casa de gobierno, donde junto a agrupaciones de izquierda realizarán el acto central del día.

Un grupo de piqueteros forcejeó este viernes con la policía frente a la embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires, donde protesta contra la visita del presidente de ese país, George W. Bush.

Los manifestantes, algunas decenas de militantes del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, lograron desprender una de las vallas metálicas del cerco policial en torno de la sede diplomática, y se la llevaron como trofeo. La policía reparó rápidamente la brecha y mantuvo a los manifestantes alejados de las puertas de la embajada.

Disturbios en marcha vespertina

Integrantes de una marcha de repudio a la visita del presidente Bush, protagonizaron la tarde del viernes disturbios en los alrededores de la zona donde se celebra la IV Cumbre de las Américas.

Los policías reprimieron con balas de goma y gases lacrimógenos a los manifestantes, varios de ellos encapuchados, que arrojaban piedras frente a las vallas que aíslan la zona donde se celebra la cumbre a la que asisten Bush y otros 33 jefes de Estado y de Gobierno.

Los manifestantes, pertenecientes a las agrupaciones de izquierda Partido Obrero y Movimiento Revolucionario Quebracho y organizaciones del ala más "dura" de los desocupados "piqueteros", lanzaron piedras, palos y bombas "molotov" y destruyeron el frente de comercios y bancos.

La sucursal de un banco privado en la ciudad balnearia argentina se incendió al ser atacada con bombas "molotov". La policía repelió de inmediato los ataques desde el otro lado de las vallas, sin salir de la zona de exclusión que protege a los asistentes a la cumbre.

Los incidentes ocurrieron cuando una de las columnas de esta nueva manifestación en repudio a Bush llegó hasta las vallas de protección. La Policía antimotines dispersó con gases lacrimógenos a unos 300 militantes radicalizados que lanzaron piedras a las fuerzas de seguridad apostadas tras las rejas de prevención.

Los incidentes, que incluyeron la quema de una entidad bancaria, se produjeron a unos 600 metros del lujoso hotel de Mar del Plata.

Los 300 activistas, la mayoría de ellos encapuchados, se desprendieron de una amplia movilización de unos 10.000 piqueteros y partidos de izquierda que marchaban por las calles de Mar del Plata en repudio a Bush. El resto de los manifestantes se dispersó en forma desordenada por las calles céntricas de la ciudad atlántica.

Una muchacha mostraba heridas en la frente por una pedrada, pero no se veían otros lesionados. La policía no informó sobre detenciones en el lugar de los disturbios.

Luego, integrantes del Partido Obrero (trotskista) y del Partido Comunista Revolucionario (maoista) volvieron a reagruparse frente a las vallas, tras las cuales la policía seguía lanzando bombas lacrimógenas.

Los más violentos lanzaron piedras contra las sedes de Telefónica (capitales españoles) y contra tres bancos, cuyas fachadas estaban tapiadas desde hace días por temor a los incidentes. En uno de ellos, se lanzaron bombas molotov y la entidad ardió en llamas, lo que provocó la llegada de bomberos al lugar.

Los activistas sacaron a la calle un sillón del banco atacado, y otros artefactos de madera a los que prendieron fuego en la Avenida Colón, a seis calles del Hotel Hermitage, sede principal de la IV Cumbre.

Los incidentes comenzaron cuando el grupo intentó derribar uno de los vallados que forman el amplio cordón de seguridad de unas 200 manzanas montado en Mar del Plata para la prevención en la cumbre, mientras quemaban banderas de Estados Unidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play