Escúchenos en línea

Trabajadores de la salud
impiden aprobar presupuesto

None | 24 de Noviembre de 2005 a las 00:00

El jefe de la policía de Managua, comisionado Carlos Bendaña anunció que la policía ejecutará un plan especial para garantizar el orden en la capital, para la sesión prevista para este viernes en la Asamblea Nacional cuando se discuta el Presupuesto General de la Republica para 2006.

"Estamos reforzando la Asamblea Nacional con más de 90 agentes en el interior, más fuerzas externas que estarán cubriendo las vías adyacentes", declaró a los periodistas el comisionado Bendaña.

Las medidas fueron adoptadas luego que la sesión plenaria de este jueves fue suspendida a causa de una agitación provocada dentro del edificio por trabajadores de la salud que están en huelga por aumentos salariales.

Al suspenderse la sesión de este jueves, tanto los diputados de la bancada Liberal y de la Azul y Blanco argumentaron que ellos no podían trabajar ante la demanda a altas voces, de parte de los trabajadores de la salud en demanda para que se les incrementen sus salarios.

Los Diputados liberales abandonaron el local en protesta por la presencia de los trabajadores y acusaron a sus colegas sandinistas, de llevar a los agitadores para amedrentarlos, en su decisión de aprobar el presupuesto sin hacer las concesiones exigidas.

En tanto el diputado Bayardo Arce manifestó que la junta directiva del parlamento se puso de acuerdo para no permitir la entrada a ese poder del estado de grandes multitudes de personas interesadas en escuchar los debates. Esta decisión señaló Arce, es evitar que los gritos de los que asisten a los debates interrumpan el trabajo de los representantes.

Por su parte el diputado Jaime Morales Carazo, opinó que considera inapropiado que centenares de personas entren sin control a la Asamblea Nacional. Así no se puede trabajar y en todo caso hay que permitir el acceso al recinto parlamentario a pocas personas. la situación que este jueves impidió que se realizara la sesión, parecía más bien, una final del equipo Bóer en la última entrada, señaló.

Por parte la diputada Iris Montenegro señaló que ella realizó todos los trámites para que centenares de trabajadores de la salud entraran al plenario de la Asamblea. Además, argumentó, al pueblo no se le puede negar el acceso al parlamento, porque es público, Además los trabajadores tienen derecho a ver cuáles diputados respaldan sus demandas y cuales no.

Mientras tanto Félix Chévez, empleado del MINSA, dijo que la decisión de los diputados liberales y de la bancada Azul Blanco, de retirarse del hemiciclo parlamentario, es sólo una excusa para darle largas a la aprobación del presupuesto, en el cual demandamos que se nos destine una partida para el aumento de salario. Sin embargo, si no aprueban nuestras demandas sería una actitud peligrosa, porque aumentaremos nuestras protestas, dijo Chévez.

Se espera para este viernes, la movilización de varios sectores que exigen al Gobierno y a los Diputados mejoras salariales para cada uno de sus gremios. Tanto los estudiantes universitarios, Alcaldes, Red de mujeres, trabajadores de la Salud y de Educación prevén marchas hasta la Asamblea Nacional para exigir que se cumplan sus demandas y estar vigilantes ante la sesión plenaria, en cuanto a cómo queda el presupuesto de la república para el próximo año 2006.

Las protestas podrían arreciar este viernes cuando los diputados tienen previsto aprobar la ley de presupuesto nacional, cuya formulación fue previamente acordada por el gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para propiciar la reanudación de un programa de ajuste económico a comienzos de diciembre.

Ante esta situación, la policía nacional advirtió que para la sesión de este viernes no dejaran entrar a las distintas delegaciones de trabajadores para resguardar el orden y la seguridad de los parlamentarios.

El proyecto de presupuesto enviado por el gobierno al Parlamento es superior a los 1.000 millones de dólares, con un déficit de 250 millones que serían cubiertos con recursos externos.

El presidente Enrique Bolaños ha mantenido encuentros separados con las bancadas mayoritarias para pedir su apoyo al proyecto, sin que se hagan modificaciones porque se pondría en peligro los acuerdos con el FMI.

No obstante, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) denunció que el gobierno se somete a las exigencias del FMI, que se opone a los aumentos de salarios, porque alega que aumentará el déficit fiscal.

Diputados discutirán presupuesto

La directiva del Parlamento decidió que este viernes se llevará a cabo la sesión plenaria para discutir lo del presupuesto General de la República del 2006. La Comisión Económica del Parlamento emitió dos dictámenes sobre la aprobación del presupuesto que está supuesto a aprobarse este viernes.

Un dictamen de mayoría que apoyan los diputados sandinistas aprueba aumentos de salarios para sectores sociales como el de salud que se encuentra en huelga en demanda de aumentos de sueldos y otro de minoría de los liberales que procura que el presupuesto que se apruebe sea el que se discutió con el FMI.

"Nosotros creemos que hay recursos para aumento de salarios y por eso es que apoyamos el dictamen de mayoría", dijo el presidente del Parlamento, el sandinista René Núñez, quien basó su afirmación sobre recaudaciones de tributos de parte del Gobierno, por lo que los diputados sandinistas han dicho que votarán en contra de ese presupuesto en apoyo a las demandas salariales de los empleados públicos.

"Si se aprueba ese dictamen de mayoría correríamos el riesgo de no lograr el programa con el FMI y eso es perjudicial para Nicaragua", dijo por su parte el primer vicepresidente del Parlamento el liberal, Wilfredo Navarro.

En tanto el presidente Enrique Bolaños, en breves declaraciones que brindó a los medios locales dijo que "el presupuesto será aprobado y tengo fe de que Nicaragua va a seguir progresando".

La falta de acuerdo con el FMI ha detenido este año el desembolso de más de 100 millones de dólares de parte de la cooperación internacional para apoyo presupuestario y proyectos específicos.

Continúa huelga en sector salud

Las negociaciones entre el Ministerio de Salud (MINSA) y los sindicatos del sector se encuentran estancadas porque las partes difieren en cuanto al monto a asignar para cubrir la demanda de aumento salarial de los huelguistas.

Los más de 20 mil afiliados a la Federación de Trabajadores de la Salud (FETSALUD) exigen 400 millones de córdobas (23 millones de dólares) para incrementar en un 37 por ciento los sueldos del sector.

Al inicio de la huelga la semana pasada, FETSALUD exigió un 100 por ciento de aumento, pero posteriormente accedió a reducir la demanda.

El MINSA, sin embargo, solo está dispuesto a liberar 170 millones de córdobas (10 millones de dólares) para cubrir las mejoras salariales.

Según la ministra Margarita Gurdián, el presupuesto total del MINSA para 2006 es de dos mil 700 millones de córdobas (158 millones de dólares).

El líder de FETSALUD, Gustavo Porras, afirmó que existen fondos suficientes en las arcas del Estado para atender las demandas de los trabajadores.

Lo que continúa impidiendo un final feliz a las negociaciones es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) no acepta incrementos mayores del nueve por ciento, aseguró el sindicalista.

La denuncia de Porras fue tácitamente aprobada por Gurdián, quien admitió que si los organismos financieros lo permiten, no habría mayores problemas para conseguir los fondos para salarios.

El MINSA no tiene acuerdos con el FMI, es el país, se defendió la titular, tras ser interpelada sobre la veracidad de la denuncia de FETSALUD. En la huelga participan además unos tres mil médicos de los hospitales públicos.

Los galenos agrupados en la Federación Pro-Salarios pidieron al principio un aumento del 140 por ciento, demanda que luego redujeron a la mitad.

Desde hace 11 días, los centros asistenciales administrados por el Estado solo atienden casos de emergencia. Todas las consultas externas y las operaciones quirúrgicas programadas por el sistema nacional de salud fueron suspendidas.

Nicaragua a punto de conseguir acuerdos con el FMI, dice Mario Alonso

Nicaragua está a punto de conseguir un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y lo único que le falta cumplir es que el Parlamento apruebe un presupuesto general para el año 2006 acorde al presentado por el Ejecutivo a ese organismo financiero.

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Mario Alonso, anunció este jueves en rueda de prensa de que una misión del FMI que concluyó una visita de dos semanas al país, partió muy satisfecha por los avances que mostró el país para alcanzar un acuerdo monetario.

"Ellos (la misión del FMI) se fueron muy contentos y están solo a la espera de que se apruebe el presupuesto tal y como lo presentó el Gobierno con un déficit de 2,2 por ciento en todo el sector público", dijo Alonso.

El alto funcionario agregó que si se logra aprobar el presupuesto que presentó el Ejecutivo el acuerdo con el FMI se extendería hasta diciembre del 2006.

Nicaragua aprobó una serie de leyes financieras que el FMI estaba exigiendo para despertar el programa con ese organismo que se encuentra dormido desde diciembre del año pasado cuando el Parlamento aprobó un presupuesto distinto al que el Gobierno negoció con el FMI. "Estamos despertando el programa y confiamos que vamos a salir bien", dijo Alonso.

El presupuesto para el año 2006 que presentó el Gobierno ante el Parlamento el pasado 15 de octubre, contempla gastos de 1.238 millones de dólares.


Descarga la aplicación

en google play en google play