Escúchenos en línea

Zelaya reclama triunfo y exige renuncia del presidente Maduro

None | 28 de Noviembre de 2005 a las 00:00

"Ahora es que Ricardo Maduro, flamante presidente de la República, no reconoce que las tendencias son las que marcan" los resultados de las elecciones, expresó Zelaya en tono muy disgustado cuando se dirigía hacia el departamento central de La Paz.

El candidato oficialista Lobo, advirtió la noche de este lunes que "el nacionalismo se pondrá de pie en todo Honduras", si el TSE no inicia el conteo de votos de las elecciones generales del pasado domingo.

En un encendido discurso ante cientos de militantes en la sede de su partido, Lobo rechazó encuestas a boca de urna y conteos paralelos de votos que dan como ganador de las elecciones al candidato del opositor Partido Liberal (PL), Manuel Zelaya, lo cual ha sido avalado por el propio presidente del TSE, Arístides Mejía.

"Exijo al TSE que se dejen de artimañas, que empiecen a contar los votos. Si el Tribunal no empieza a contar los votos, marcharemos al Tribunal a exigirle el conteo", advirtió el líder nacionalista, que asegura que sus propios datos lo dan a él como ganador.

El PN proclamó la victoria de su candidato y se declaró "en sesión permanente" hasta que sean contados todos los votos de la elección del pasado domingo. La proclama del PN se produjo después Zelaya se reuniera con el embajador de Estados Unidos, Charles A. Ford.

Pero en cambio, Zelaya denunció en la noche de este lunes que el presidente Ricardo Maduro "está jugando con fuego" al desconocer la voluntad del electorado.

Maduro afirmó la noche de este lunes que en Honduras aun no hay presidente electo, porque la elección del pasado domingo ha sido muy cerrada y "la declaración oficial sobre el vencedor solo la puede hacer el Tribunal Supremo Electoral".

Mel, como le dicen sus amigos a Zelaya, le dijo a Maduro, del Partido Nacional, que el pueblo ha hablado en las urnas, y que ya está "cansados de ustedes -los nacionalistas-, váyanse, el pueblo no los quiere. No jueguen con fuego que se van a quemar, no puyen al pueblo con vara corta. Están jugando con fuego, señor presidente", replicó Zelaya a Maduro.

"Usted es el gobernante y tiene la responsabilidad de llamar a la tranquilidad de este país. Su negativa a reconocer las tendencias es un acto de sumo peligro para este país. Yo no respondo por lo que pueda suceder al sistema democrático", subrayó Zelaya.

El Partido Liberal también anunció que este martes Zelaya viajaría a El Salvador para reunirse con el presidente Elías Antonio Saca, y luego viajar a Panamá, México y Estados Unidos.

Cientos de activistas del oficialista PN se concentraron la noche de este lunes frente a la sede del TSE, luego que el candidato presidencial Porfirio Lobo desconoció el supuesto triunfo del liberal Zelaya.

Decenas de policías antimotines fueron desplazados frente a la sede del hotel donde opera el centro de cómputo de las elecciones y se encuentran los magistrados del TSE, en el noreste de la ciudad. "Queremos que se cuenten los votos, si no vamos a entrar por la fuerza al edificio", advirtió uno de los dirigentes de la protesta por medio de un altavoz. Los activistas portaban banderas azules con estrella blanca del PN y gritaban consignas contra los magistrados, a los que acusaron de "mareros" (pandilleros).

La movilización se produjo luego que Lobo advirtió en la sede de su partido que "el nacionalismo se pondrá de pie en todo Honduras", si el Tribunal Electoral no iniciaba el conteo de votos de las elecciones generales del pasado domingo.

Maduro avaló indirectamente los reclamos del candidato del oficialista Patido Nacional, PN, Porfirio Lobo, quien ha rechazado la virtual promulgación como ganador de Manuel Zelaya, con base en encuestas a boca de urna, conteos paralelos y el aval del presidente del TSE, Arístides Mejía.

"Es de gran importancia que el Tribunal Supremo Electoral publique los datos oficiales. Debo esperar que lo haga en las próximas horas o a partir de mañana", dijo Maduro en una rueda de prensa, en la que negó que en el país haya crisis y que las Fuerzas Armadas se encuentren en alerta.

El TSE se limitó hacia las 8 de la noche del domingo a emitir un único boletín oficial con datos de únicamente 151 mesas, en las que Zelaya aventajaba a Lobo con aproximadamente un 5%, dato similar al conteo paralelo de los medios de comunicación sobre unos 600.000 votos de un padrón de 3,9 millones.

Maduro dijo que "no hay crisis" tras las elecciones del pasado domingo, de las que se ha declarado ganador Manuel Zelaya, del opositor Partido Liberal, "ni alerta de las Fuerzas Armadas". Maduro recalcó que lo que ha ocurrido es "un vacío de información oficial" por culpa del TSE, que hasta ahora sólo ha dado a conocer el resultado de 151 urnas escrutadas de las 5.312 instaladas en el país.

La agencia de noticias AFP aseguró que una fuente militar que pidió el anonimato el confió que "las Fuerzas Armadas se encuentran en alerta, ante eventuales conflictos entre los partidos Liberal y Nacional, por los resultados de las elecciones. Vamos a garantizar la gobernabilidad", dijo el alto militar.

El oficial de las Fuerzas Armadas manifestó que "los militares vamos a garantizar la gobernabilidad y la alternabilidad en el ejercicio del poder, porque es un mandato constitucional".

El alto militar recordó que "en 1954 el presidente Juan Manuel Gálvez se negó a entregar el poder y las Fuerzas Armadas tuvieron que darle un golpe", pero recordó que "en las actuales circunstancias las Fuerzas Armadas son muy profesionales y se va a cumplir lo que ordena la Constitución, que es garantizar la transición en el ejercicio del poder".

El jefe militar dijo que "el martes esperamos tener un 80 por ciento del material electoral puesto en Tegucigalpa. En este momento estamos transportándolo con toda la seguridad posible, más con los problemas que se han dado para hacer que se respete la voluntad popular".

El informante dijo que las Fuerzas Armadas están dispuestas a darle protección a los medios de comunicación y empresas que dieron a conocer resultados para evitar que puedan ser objeto de ataques.

"No hay crisis, no hay cuestionamiento de nada, ni de nadie de los partidos, sólo diferencias por lo cerrado de las elecciones en algunas partes", recalcó Maduro, quien además subrayó que "es absolutamente falso que las Fuerzas Armadas estén en alerta".

La "alerta" de las Fuerzas Armadas fue una versión extraoficial difundida por un medio de prensa, y negada hoy mismo por el coronel Leonardo Muñoz, portavoz de la institución castrense. Muñoz declaró a Radio América que los militares están ocupados en el transporte de todo el material electoral a la capital, después de unos comicios que "fueron una fiesta cívica", y que esa misión esperan concluirla el próximo miércoles "sin ninguna novedad".

Ahora mismo, según Maduro, las Fuerzas Armadas cumplen dos tareas, el transporte de las urnas a la capital para el recuento de los votos y llevando más ayuda humanitaria a los damnificados de la tormenta tropical "Gamma", que hace dos semanas dejó miles de damnificados, graves inundaciones y daños materiales.

El PN desconoció el supuesto "triunfo" de Zelaya, quien el domingo fue declarado "presidente electo" por el presidente del TSE, el liberal Arístides Mejía, con los votos de apenas 151 urnas (2,84 por ciento). El candidato del oficialismo, Porfirio Lobo, también se resistió a aceptar la derrota, y de nuevo exigió un recuento rápido de los votos al considerar que la elección fue "muy cerrada".

El presidente hondureño hizo un nuevo llamamiento al TSE para que agilice el recuento de votos, y dijo que espera que pronto comience a dar información oficial para que haya más tranquilidad.

A los candidatos a la presidencia de los cinco partidos que participaron en la contienda, Maduro también les pidió "paciencia", y recordó que oficialmente el TSE tiene de plazo hasta el 20 de diciembre próximo para dar a conocer su declaración final sobre las elecciones.

Maduro se reunió este lunes por separado con Zelaya, Lobo y representantes de la Misión de Observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), que reiteraron que las elecciones del domingo fueron "una fiesta cívica". El presidente también dijo que la votación "fue muy cerrada", y que confía en que "muy pronto estaremos conociendo resultados que generen confianza".

Tras unas votaciones celebradas con normalidad, el sistema de transmisión electrónica de datos del TSE no funcionó el domingo para proporcionar los primeros resultados oficiales, pero un sondeo a pie de urna y resultados extraoficiales daban el triunfo a Zelaya.

Sin esperar ningún dato oficial, el candidato opositor se proclamó ganador de las elecciones, y poco después el TSE anunció que el escrutinio de 151 de las 5.312 urnas instaladas también favorecía a Zelaya.

El presidente Ricardo Maduro afirmó la noche de este lunes que en Honduras aun no hay presidente electo, porque la elección del pasado domingo ha sido muy cerrada y "la declaración oficial sobre el vencedor solo la puede hacer el Tribunal Supremo Electoral".

Maduro reconoció que al interior del TSE, integrado por Mejía, de tendencia liberal, así como otros dos magistrados aliados al partido de gobierno, se habían presentado desavenencias, que no explicó, el día de la elección. "Este es un proceso raro, porque fue muy cerrado", dijo Maduro, quien hizo un llamado a la ciudadanía y los dirigentes políticos a que mantengan la calma.

Entretanto, el candidato oficialista Lobo advirtió minutos después en la sede de su partido que "el nacionalismo se pondrá de pie en todo Honduras", si el Tribunal Electoral no inicia el conteo de votos de las elecciones generales del pasado domingo.

En un encendido discurso ante cientos de militantes en la sede de su partido, Lobo rechazó encuestas a boca de urna y conteos paralelos de votos que dan como ganador de las elecciones al candidato del opositor Partido Liberal (PL), Manuel Zelaya, lo cual ha sido avalado por el propio presidente del TSE, Arístides Mejía.

"Exijo al TSE que se dejen de artimañas, que empiecen a contar los votos. Si el Tribunal no empieza a contar los votos, marcharemos al Tribunal a exigirle el conteo", advirtió el líder nacionalista, que asegura que sus propios datos lo dan a él como ganador.

Paralelamente, el candidato liberal Zelaya, que ya se sentía presidente electo, tuvo este lunes una reunion con el embajador estadounidense en Tegucigalpa, Charles A. Ford, y sus asesores anunciaron que mañana viajaría a El Salvador para reunirse con el presidente Elías Antonio Saca.

Y para añadir la nota luctuosa a la difícil situación pos-electoral, al menos 21 activistas del Partido Liberal murieron este lunes en un accidente en el centro de Honduras, que ha enlutado el proceso electoral tras los comicios del pasado domingo, en los que se ha declarado vencedor Manuel Zelaya.

Las víctimas participaban en una caravana y viajaban en una camioneta que cayó a un barranco cerca de la ciudad de La Paz, informó el portavoz de la Policía Nacional Gustavo Fajardo, y dijo que se ha iniciado el rescate de cadáveres. Hay un sobreviviente del accidente, en donde se ha identificado sólo al conductor, Roberto Ramírez.

Política de "mano dura" fue derrotada en elecciones generales de Honduras

Tegucigalpa (Agencia France Press AFP)– La política de "puño firme", que contemplaba el restablecimiento de la pena de muerte para enfrentar a las pandillas juveniles, fue derrotada en las elecciones del domingo en Honduras, en las que el titular del Tribunal Supremo Electoral proclamó vencedor al opositor Manuel Zelaya.

El candidato del oficialista Partido Nacional (PN), Porfirio Lobo (57 años) prometió "puño firme" contra las pandillas, e incluso habló de reinstaurar la pena de muerte, mientras que su contendor Zelaya (53), virtual ganador de los comicios, ofreció hacer cumplir la ley pero habló de rehabilitación.

Integradas por unos 100.000 jóvenes (de una población total de 7 millones de habitantes), sobre todo de barriadas marginales, las "maras" o pandillas se convirtieron en el centro de la campaña electoral, debido a la espiral de violencia que vive el país.

Lobo en su campaña anunció que su ministro de Seguridad sería Oscar Álvarez, el mismo que ayudó al actual presidente Ricardo Maduro a emprender las batidas contra las pandillas, que en parte han sido neutralizadas.

Unos 3.000 jóvenes han ido a parar a las cárceles donde se han quedado unos 2.000, la mayoría sin sentencias y sin más pruebas de pertenecer a las pandillas que los tatuajes que llevan, algunos hasta en la cara.

Según analistas locales, en las elecciones a Lobo se le revirtió la campaña insistente que hizo, concentrada hasta la saciedad de que lucharía hasta exterminar las pandillas, mientras trataba de desautorizar la promesa de Zelaya de que también combatiría a esos grupos violentos.

Asimismo a la campaña de Lobo le habría perjudicado la promesa que hizo de reimplantar en el país la pena de muerte entre otros métodos de la peor dictadura que ha tenido Honduras, la de Tuburcio Carías, del PN, quien gobernó durante 16 años a partir de 1933.

Lobo prometía que en Honduras se iba a dormir "con las puertas abiertas", como en tiempos de Carías, cuando fue eliminada la delincuencia, pero también fueron exterminados, encarcelados o desterrados, opositores del PL.

En un comunicado de última hora dado a conocer la noche del sábado, la Mara Salvatrucha (MS), una de las principales pandillas, hizo un llamado a los candidatos presidenciales para que pongan fin a la política de represión y le den una oportunidad a rehabilitarse.

"No somos animales", dijeron líderes de los pandilleros a Zelaya y a Lobo en una carta emitida desde la Penitenciaría Nacional, 30 km al norte de la capital. Lo que se pide es "una oportunidad de rehabilitarnos y vivir una vida normal", agregaron los pandilleros presos.

Por el contrario, uno de los líderes de la Mara-18 (M-18), recluidos en otro pabellón de la Penitenciaría Nacional, dijo el viernes a la AFP que las elecciones les valían "un pepino", porque los políticos nunca se han preocupado por ellos.

Zelaya prometió una lucha frontal contra las pandillas juveniles, pero también contra "los mareros de cuello blanco que andan en carros blindados y aviones de lujo".

"Nosotros sí vamos a establecer un verdadero programa para erradicar ese flagelo del crimen, de las pandillas, de la delincuencia y también de los mareros de cuello blanco que andan en carros blindados o en aviones de lujo", sentenció Zelaya.

Derrotada la política de dictadura y miedo

Por Fredy Perdomo, del diario Tiempo de San Pedro de Sula

La filosofía del poder ciudadano del candidato liberal Manuel Zelaya Rosales, se perfilaba anoche triunfante frente a la propuesta de fuerza del "puño firme" de Porfirio Lobo Sosa del Partido Nacional.

La oferta de Pepe Lobo de volver a la época del cariísmo haciendo creer que los ciudadanos dormirían con la puerta abierta tampoco caló en los electores liberales, sobre todo en los de voto duro que se sintieron ofendidos porque recuerdan las atrocidades que cometieron contra ellos o sus familias.

Las encuestas a boca o pie de urna que comenzaron a revelarse después de las 5: 00 de la tarde y los resultados de las primeras urnas escrutadas comenzaron a dar como ganador a Zelaya Rosales.

El proceso de ayer al que fueron convocados 3,9 millones de electores para elegir a 2,854 candidatos a cargos de elección popular, contó con la novedad de la fotografía insertada en la papeleta tanto para presidente, diputados y alcaldes.

La fiesta electoral contó con la presencia de un grupo de 113 observadores enviados por la Organización de Estados Americanos (OEA) y 5. 000 de otras organizaciones civiles del país que dieron fe de que el proceso transcurrió normalmente.

No obstante, una observadora de El Salvador denunció que cuando intentó intervenir en una urna para cuestionar un procedimiento de los delegados de la mesa fue requerida con violencia por un policía que la alejó del sitio, con el argumento que no podía acercarse a ese lugar, pero al final ese fue un caso aislado.

Asimismo, se incluyó en estos comicios el voto en el exterior en las ciudades estadounidenses de Miami, Los Angeles, Houston y Washington. En Nueva York la elección se suspendió porque la junta electoral no llegó a ningún acuerdo y en Nueva Orleans se suspendieron después de que el huracán Katrina arrasó esa zona.

La seguridad de los comicios estuvo garantizada con la presencia de 17. 000 efectivos de la Policía Nacional, Fuerza Ejército y Fuerza Naval que patrullaron el país a pie, en automóviles, motocicletas y aeronaves.

Los activistas mantuvieron su tarea de información en tiendas de campaña y aunque los dos partidos tradicionales esgrimían su fe de triunfo, sus miradas reflejaban mucho nerviosismo.

El Partido Nacional mostró una mejor organización para transportar electores que tenían que votar fuera de su residencia, al extremo que enviaron un vuelo charter a la zona de la Mosquitia.

El día de la verdad comenzó en las primeras horas: a las 6: 00 de la mañana el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Arístides Mejía, dio el banderillazo en una ceremonia en la Hamilton School en la colonia Viera, frente a una delegación de los observadores. Luego los cinco candidatos presidenciales llamaron a los votantes a acudir masivamente a las urnas, en especial los dos mayoritarios, con mensajes de optimismo de que ganarían las elecciones.

Los comicios también iniciaron con las denuncias recurrentes de todos los años como la ausencia de uno o varios delegados o la falta de material, pero esos problemas se fueron solventando en el transcurso de la fiesta electoral.

También hubo queja de que la tinta enviada en las maletas electorales no era suficiente, por lo que el TSE dio instrucciones que en esos casos se buscara más tinta y, de no ser posible, siempre dejaran votar al elector.

Los delegados de las mesas también denunciaron que varios electores intentaron votar con tarjetas de identidad falsas, pero luego el TSE aclaró que eran legales algunos de estos documentos, a pesar de que presentaban algunas diferencias de color y detalles como deficiencias en la foto "fantasma" que aparece en el extremo superior derecho del documento.

La afluencia de electores como en otros años fue tibia en horas de la mañana y la participación de los ciudadanos se incrementó en horas de la tarde.

El TSE giró instrucciones en horas de la tarde de que las votaciones se podían extender hasta las 5: 00 de la tarde en los casos de las mesas que se abrieron después de las 6: 00 de la manaña y si habían filas de votantes esperando ejercer el sufragio.

También se repitieron las denuncias de fraude que son tradicionales pero que no representaron una incidencia en los resultados, por lo menos hasta el conteo que hacía el TSE anoche. Algunos electores también denunciaron que cuando terminaron de marcar sus papeletas, los delegados de las mesas electorales no les devolvían su tarjeta de identidad.

En el caso del elector Oscar Armando García Flores, denunció en un medio radial que el sábado anterior un activista de su colonia le entregó dos identidades sin habérselas pedido para que ejerciera el sufragio dos veces, pero no le explicó de qué manera.

En el curso del día candidatos y seguidores de los dos partidos mayoritarios se lanzaron "globos sondas" para inyectar optimismo en sus seguidores y uno de los presidenciables, Porfirio Lobo Sosa, mantuvo todo el día su campaña de miedo y la constante de que iba ganando el proceso.

Entre tanto, Zelaya Rosales se mantuvo más tranquilo y cumplió su promesa de no hablar de resultados antes de las 5:00 de la tarde como muestra de respecto a la Ley Electoral. Los dos candidatos de los partidos mayoritarios antes y después de ejercer el sufragio en los centros de votación, se desplazaron en helicóptero a varias ciudades para acompañar a sus candidatos a alcaldes en sus cantones de votación.


Descarga la aplicación

en google play en google play