Escúchenos en línea

Este domingo, batalla decisiva entre Hugo Chávez y Bush

None | 3 de Diciembre de 2005 a las 00:00

El CNE ha dispuesto 9.387 centros de sufragio en las 24 regiones de Venezuela, en los que funcionarán 27.542 mesas, de las cuales 27.339 tienen máquinas automatizadas de votación.

Todas las mesas quedaron instaladas este sábado. Sólo un 10,08 por ciento de los más de cinco mil candidatos inscritos renunció a participar las elecciones parlamentarias del domingo 4 de diciembre, informó el CNE. El presidente de ese órgano, Jorge Rodríguez, explicó que se inscribieron cinco mil 516 aspirantes a la Asamblea Nacional y los parlamentos Andino y Latinoamericano, de más de 400 partidos, y de ellos renunciaron 556.

El reporte indicó que de la alianza Movimiento Unidad Nacional renunciaron 61 aspirantes (63 por ciento), de Venezuela de Primera 16 (34 por ciento), de Bandera Roja 15 (38 por ciento), de COPEI 15 (55 por ciento), de Acción Democrática 14 (47 por ciento) y de Primero Justicia inscribió 10 (27 por ciento).

La única organización que retiró a todos sus candidatos fue Nuevo Tiempo, del gobernador del estado Zulia, Manuel Rosales, que había postulado nueve.

Rodríguez expresó en cadena nacional de Radio y Televisión que ese fue el resultado final tras concluir el plazo para el retiro a las 16:00 horas. Los partidos abstencionistas están encabezados por Acción Democrática (AD) y el socialcristiano COPEI, que gobernaron el país durante medio siglo, pero que desde 1998 han sufrido nueve derrotas electorales consecutivas ante los seguidores de Chávez.

Previsiones de antes de la retirada de los cinco partidos indican que los seguidores de Chávez, agrupados en el Bloque del Cambio, deberían ganar dos tercios de los 167 asientos de la Asamblea Nacional. En opinión de las autoridades la retirada tampoco debe destapar un abstencionismo excesivo y estimaron que la participación será del 61 por ciento.

Las encuestadoras privadas Hinterlaces y Keller y Asociados estimaron a mediados del mes pasado, antes del retiro masivo de la oposición, que la abstención en estos comicios podría superar 70%, muy por encima del nivel de 44% que se registró en la última elección de diputados del 2000.

En las parlamentarias de julio de 2000 los partidarios del Gobierno lograron la mayoría parlamentaria al obtener 99 de los 165 escaños, en medio de un proceso donde la abstención alcanzó el 43,95 por ciento según datos oficiales.

Pocas horas antes de las elecciones y pese a haberse comprometido a participar ante observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), los partidos Acción Democrática y el socialcristiano COPEI anunciaron su retirada.

Otros organizaciones menores se unieron al intento de boicot que las autoridades venezolanas denunciaron fue organizado por el Gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush, como parte de su campaña internacional contra el país.

Frente a ello se estima que el 61 por ciento de los electores está listo para acudir a las urnas y el Consejo Nacional Electoral informó que se concluyó con total normalidad la instalación de las mesas y se distribuyó todo el material electoral.

No obstante, la jornada de mañana debe marcar otro hito importante en el proceso político bolivariano, pues no se trata sólo de un momento más de su desarrollo, sino del principio de una nueva etapa que debe conducir a la reelección de Chávez en diciembre de 2006. Y ese es precisamente el blanco hacia el cual apunta Estados Unidos a través de sus tiradores locales.

Según sondeos previos a la retirada de varios partidos, los seguidores del Presidente Hugo Chávez obtendrán dos tercios de los asientos parlamentarios, perspectiva que llevó a varios de ellos a retirarse para evitar una derrota aplastante.

El intento de deslegitimar las elecciones mediante el abstencionismo fue rechazado por observadores latinoamericanos que descalificaron argumentos técnicos dados por el sector opositor que se retiró.

Venezolanos con el ojo puesto en elecciones

Por Víctor M. Carriba, de Prensa Latina

Los venezolanos vivieron la víspera de las elecciones parlamentarias inmersos en su ajetreo habitual de los sábados, en especial por el inicio de las compras navideñas, pero con un ojo puesto en el ambiente político.

Con los bolsillos alegres por el pago de los aguinaldos, la población abarrotó las tiendas grandes y pequeñas, los puestos de los buhoneros (vendedores ambulantes) y todo lugar con visos de comercio. Este sábado, uno de los puntos de más atracción fueron los llamados MegaMercales, mercados de productos alimenticios instalados al aire libre y con precios subsidiados por el Estado.

En los amplios espacios del Paseo de los Próceres (en el Fuerte Tiuna) y del céntrico Parque Carabobo se ofertaron decenas de productos tradicionales de esta época del año a precios rabajados, en ocasiones hasta en un 50 por ciento.

Buena parte del interés estuvo dirigido también a la adquisición de artículos de pirotecnia, de alta demanda en este período de fiestas, aunque en la jornada de hoy con un significado particular. Se trata de un "Gran Cohetazo Nacional" convocado por las autoridades para las 8 de la noche locales en saludo a los comicios del domingo.

La iniciativa forma parte de los esfuerzos del gobierno y de las organizaciones populares para conseguir una alta concurrencia a las urnas y enfrentar así las distintas acciones desarrolladas por la oposición con el propósito de deslegitimar el proceso electoral.

Explosiones en base militar

Explosiones de artefactos de escasa potencia hirieron a tres personas en una base militar y frente a una oficina pública mientras Venezuela se apresta a participar en sus elecciones legislativas que no incluirán a la oposición por primera vez en 46 años de democracia.

La Fiscalía General informó que una bomba de fabricación rústica estalló cerca de una oficina del gobierno, el viernes por la tarde y causó lesiones ligeras a un hombre de 22 años y a un adolescente, afirmó Aryeli Vera, portavoz de la procuraduría. Otros dos explosivos al parecer de granada estallaron en la base militar Fuerte Tiuna en Caracas, e hirieron de gravedad a un policía de 31 años, agregó.

"No quiero responsabilizar a toda la oposición, pero si hay sectores absolutamente irracionales en el campo de la oposición que creen que con esas actuaciones pueden perturbar el desarrollo del proceso", dijo el vicepresidente José Vicente Rangel el sábado a los periodistas.

El presidente Hugo Chávez instó el viernes a las fuerzas armadas a mantenerse alerta. El ministro de Defensa, vicealmirante Orlando Maniglia, dijo que 120.000 militares custodiarán el proceso.

El mandatario no ha escatimado esfuerzo en llamar a sus seguidores a volcarse a las mesas de votación para derrotar el boicot, que ha denominado una nueva conspiración de la oposición.

El presidente del congreso, Nicolás Maduro, indicó que en la agenda del 2006 estarán la Ley de Policía Nacional, que contempla la unificación de las policías de todo el país en un solo cuerpo y las reformas a las leyes de Bancos y Educación.

Rangel reconoció esta semana que con la oposición fuera de la contienda el único enemigo a vencer será la abstención.

Observadores dicen retiro opositores no deslegitima elecciones

Observadores internacionales coincidieron este sábado en que la retirada de los principales partidos opositores no deslegitima el proceso, y alabaron la seguridad del sistema automatizado de votación del país.

El CNE invitó a varios centenares de observadores, que serán liderados por misiones de la Unión Europea (UE) y de la Organización de Estados Americanos (OEA). En rueda de prensa, el grupo de representantes de organismos electorales de varios países latinoamericanos resaltaron que cumplirán con su labor "imparcial" de observación, y llamaron a los venezolanos a "participar masivamente" en la jornada electoral.

El presidente del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, Roberto Rivas, afirmó que el proceso electoral legislativo "cuenta con los requerimientos necesarios para ser legítimo".

"Hay una autoridad electoral, hay pueblo, hay partidos, porque no todos se han retirado, e incluso de los retirados, hay candidatos que permanecen (en la contienda), hay un sistema de votación y hay, adicionalmente, organismos de observación", dijo Rivas a la prensa.

Al respecto, el magistrado del Consejo Electoral de Uruguay, Wilfredo Penco, afirmó que como observadores internacionales "no vamos a entrar a examinar, y menos a calificar, las actitudes de los partidos políticos" que decidieron retirarse de la contienda. Penco indicó que, según constató el grupo, existen todas las condiciones necesarias para un proceso electoral limpio.

Además, señaló que "los procedimientos electorales que ha establecido el Consejo Nacional Electoral (CNE) reúnen las garantías necesarias para que la elección sea absolutamente limpia".

"Las previsiones tomadas por el CNE (Consejo Nacional Electoral) de Venezuela recogen las condiciones necesarias para que el proceso de mañana (domingo) sea limpio", señaló en rueda de prensa Wilfredo Penco, miembro de la Corte Electoral de Uruguay.

"Efectivamente hay legitimidad: los venezolanos estarán ejerciendo su derecho al sufragio y eso le da legitimidad al conjunto del proceso electoral, no deja de ser legítimo este proceso", por el retiro de sus candidaturas de los cinco principales partidos de oposición, dijo por su parte el magistrado del Tribunal Supremo Electoral de El Salvador, Eugenio Chichas.

"Esta es una de las elecciones más observadas, de las más auditadas, certificadas y eso le suma otro grado de legitimidad", apuntó Chichas.

"Me parece que el elemento político es lo que ha pesado más en la actitud de los partidos y no tanto el técnico-electoral", señaló Aurelio Gracia, presidente de la Comisión Estatal de Elección de Puerto Rico. "Me da la impresión de que el CNE había trabajado para superar cualquier elemento" que pudiera enturbiar el proceso electoral, agregó Gracia.

Gracia se refirió en específico a la decisión del CNE de eliminar mañana el uso de las máquinas "captahuellas" que, a través de la identificación dactilar, impiden que un mismo elector sufrague más de una vez, una de las exigencias hechas por la oposición para participar en la elección.

"Creo que el CNE está aceptando en algún grado que se afectaba el secreto del voto (con el uso de las captahuellas), entonces ese tema se debería retomar para discutir si se van a volver a utilizar" esas máquinas en procesos futuros, opinó Gracia.

Los magistrados electorales, que ofrecen para el lunes un informe de las elecciones, rechazaron la petición opositora de eliminar el sistema casi completamente automatizado de votación, para volver al manual. "Eso sería como bajarse de un avión y montarse en una mula", dijo Luis Eduardo Botero, magistrado del ente electoral de Colombia.

Personalidades del mundo respaldan al gobierno venezolano

Renombrados escritores, académicos y luchadores sociales del mundo denunciaron hoy los intentos de interrumpir el proceso democrático venezolano con el tácito respaldo del gobierno estadounidense.

En un "Llamamiento en defensa de la democracia en Venezuela", esas personalidades señalan que la administración norteamericana ha puesto públicamente en duda la credibilidad del poder electoral venezolano.

El documento, suscrito por Eduardo Galeano (Uruguay), Emir Sader (Brasil), Ignacio Ramonet (España), James Petras (Estados Unidos) y Tariq Ali (Pakistán), entre otros, resalta la transparencia del proceso de elecciones en Venezuela.

Otros suscriptores del llamamiento son Fernando Morais, João Pedro Stedile y José Dirceu (Brasil), Atilio Borón (Argentina), Samir Amin (Egipto), Francois Houtart (Bélgica), Richard Gott (Inglaterra) y Jean-Pierre Chevenement, y Georges Sarre (Francia).

Señala que esa limpieza es reconocida por múltiples observadores internacionales. El texto apunta que en los últimos seis años "millones de venezolanos han tomado en sus manos su propio destino en contra de la adversidad para lograr la construcción de una sociedad de inclusión y de justicia".

Asimismo, considera que la Constitución Bolivariana es una de las más democráticas del mundo y destaca que el pueblo de este país ha ratificado su voluntad a través del voto en siete oportunidades en los últimos seis años.

Sin embargo, advierte, una élite minoritaria apoyada por el gobierno de Estados Unidos y los medios de comunicación privados ha tratado en varias oportunidades de poner fin al proceso de transformaciones en Venezuela.

Los firmantes también recuerdan el golpe de Estado en Abril de 2002 y el paro petrolero de ese mismo año y la actuación de los venezolanos en contra de esas asonadas que constituyeron un desprecio por la Democracia, por el estado de derecho y por la soberanía nacional.

Tras denunciar las verdaderas intenciones de los partidos de oposición que se retiraron de las elecciones parlamentarias de mañana, el documento denuncia que esa acción forma parte de una estrategia para deslegitimar a las instituciones venezolanas. Se trata de una violación del derecho que tiene un pueblo a elegir su propio destino, agrega.

Finalmente, el texto rechaza "este nuevo intento por sabotear la democracia" y expresa confianza en "el árbitro electoral y en la voluntad del Pueblo de ejercer su derecho al voto, elemento fundamental de la democracia, sin intimidación y sin chantaje".


Descarga la aplicación

en google play en google play