Escúchenos en línea

Otro nica asesinado por ticos
¿Quién frena la xenofobia?

None | 6 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Pablo José Mendoza, primo del fallecido, informó que el ataque se produjo luego de que su pariente discutió con dos hombres en el Bar Espejos, a un kilómetro de su casa.

Los tres nicaragüenses tomaban algo en el bar, pero al parecer tuvieron una discusión con otros clientes. Los pinoleros decidieron abandonar el local, pero cuando caminaban por la vía pública fueron interceptados por dos hombres, supuestamente los mismos que estaban en el bar, quienes bajaron de un automóvil negro de cuatro puertas y armados con objetos punzocortantes.

Los extranjeros fueron atacados por los dos agresores, quienes abordaron el vehículo y escaparon con rumbo desconocido.

"Recibimos un incidente por medio del 911 que nos alertaba sobre un masculino herido en la vía pública. Desplazamos una patrulla al lugar, 25 metros al norte de la pulpería Venus, y nos topamos no con uno sino con tres heridos", relató a DIARIO EXTRA de San José de Costa Rica, el capitán Manuel Narváez, de la Fuerza Pública de Alajuela.

Dos de los nicaragüenses venían cargando al que resultó con lesiones más serias, dejando un rastro de sangre en la calle.

Según Narváez, realizaron un dispositivo de cierre de carreteras para dar con el paradero de los agresores, pero no fue posible ubicar el carro negro.

"Nosotros acudimos de inmediato al incidente sin saber de qué se trataba. Al ver lo que sucedía llamamos de inmediato a la Cruz Roja y en pocos minutos llegaron dos ambulancias. Por desgracia uno de los muchachos ya estaba fallecido", comentó Narváez, quien dijo desconocer el motivo de la agresión contra los extranjeros.

"Eso es labor del OIJ. A nosotros no nos toca indagar las causas del hecho", concluyó el capitán Narváez.

Policía tras sospechosos de ataque a tres nicaragüenses

Por Irene Vizcaíno, diario La Nación, de San José

La Policía Judicial busca a dos hombres sospechosos de matar a un nicaragüense y herir gravemente a otros dos la madrugada del domingo en La Guácima de Alajuela. Según los informes, los individuos atacaron con puñales a un grupo de unos cinco extranjeros cuando salían de un bar. En el sitio quedó sin vida José Ariel Silva Urbina, de 23 años, mientras José Antonio Martínez, de 27 años, y Francisco Angulo, de 23, seguían hospitalizados ayer.

Por ahora no existe claridad sobre la agresión, aunque para el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se trató de una riña. "Estamos entrevistando a muchos vecinos, afectados, a muchas personas. No tenemos detenidos, la investigación está en proceso", se limitó a informar un agente.

Minutos antes del ataque las víctimas sostuvieron una discusión dentro del bar, al parecer, con un grupo de ticos en torno a la muerte de un nicaragüense tras un ataque de perros el 10 de noviembre en Cartago.

Pese a que no se descarta que las diferencias de criterio en torno al tema sean el móvil del ataque, tanto el OIJ como la Fuerza Pública se muestran reservados. "Hay muchas especulaciones. No se sabe si la gente que los hirió estaba o no en el bar", dijo Rigoberto Rodríguez, jefe de la Fuerza Pública de Alajuela.

Élder Angulo, hermano de uno de los heridos, quien resultó golpeado, fue parco. "Todo está claro. Nos atacaron y ya", dijo ayer.

Todos los afectados llegaron al país a trabajar y no habían estado implicados en pleitos en la zona.

Ariel Silva, el fallecido, tenía año y medio de haber llegado al país con la idea de reunir dinero para construir una casa a su mamá en Chontales.

José Antonio Martínez tiene cinco años de vivir aquí y laborar para una empacadora de frutas. Vive con su esposa y una hija. Colaboró Francisco Barrantes.

Ganemos la batalla al racismo y la intolerancia

Por Guillermo Acuña González, sociólogo costarricense

Debemos ganarle a la intolerancia, la xenofobia y el racismo, que parece son valores que articulan el tejido social de nuestras sociedades actuales. Recién un técnico de fútbol costarricense, negro, muy exitoso y con una gran carrera, denunció que ha sufrido racismo en los estadios de fútbol de Costa Rica, donde grupos pequeños de gamberros y fanáticos le endilgan improperios relacionados con su color de piel. ¿Hasta donde nos llevará esta actitud irreflexiva, azuzada por medios de comunicación irresponsables?

Para matizar el discurso, el canal 7 presentó ayer un documental denominado "un día sin nicas" en el que se reflexionaba sobre los impactos en la economía nacional si no hubiera mano de obra de aquel país para trabajar en las actividades que los requieren.

En este sentido, es positiva la actitud del medio, pero no basta. Hay que hacer más campañas a favor de las relaciones entre los pueblos; en Costa Rica, aprovechando el clima electoral, se debe confrontar las posiciones hasta ahora esgrimidas por algunos candidatos; la del Partido Liberación Nacional, Oscar Arias, que de buenas a primeras cuestiona la recién aprobada Ley de Migración, invocando su carácter policial y desfavorable para los derechos humanos. ¿Dónde estuvo todo el tiempo en que la ley se discutió en la Asamblea Legislativa? ¿Su preocupación, mas bien, no es por la posible falta de mano de obra para sus actividades familiares, en especial la agroindustria cañera? Entre tanto, en el partido Unidad Social Cristiana, el candidato Ricardo Toledo ha mostrado una actitud de cero tolerancia a los migrantes. Habría que preguntarle cuales son sus razones principales, si es que las de los cálculos electorales no entran en su cuestionado raciocinio.

Del lado de Nicaragua, habría que señalar el rumbo a los círculos políticos, que se han mostrado incapaces de desarrollar una verdadera política de desarrollo para el país y aprovechan, cada vez que pueden, la oportunidad de venir a Costa Rica a cuestionar algo que ellos no han sido capaces de asegurar en su territorio: los derechos humanos de las personas. A los medios de comunicación nicaragüenses, se les solicita un discurso más moderado, pues el tono con el que han tratado esta nueva época de tirantez en las relaciones entre ambas sociedades, poco colabora en el restablecimiento del equilibrio y la observancia.

El reto y la tarea es de todos; que todos tengamos claridad y objetividad para conseguir el ideal de una sociedad más justa e igualitaria.

Creo que hay que hacer mucho trabajo con jóvenes. Recién termino una experiencia de 4 talleres sobre identidad juvenil con un grupo de jóvenes de La Carpio (barriada miserable, habitada principalmente por nicas al norte de San José) de la Iglesia Luterana. Entre los aspectos que más me llama la atención es su necesidad de expresar todas las emociones a que se enfrentan producto de los conflictos entre ambas poblaciones y su fuerte apego a una tradición y cultura a las que se resisten a renunciar.

Comunicado

La Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones, luego de conocer la información periodística publicada en los medios escritos de Nicaragua y Costa Rica, referente a la muerte del joven nicaragüense José Ariel Silva, centroamericano nacido en Nicaragua y habitante de Costa Rica, hecho ocurrido en Alajuela la madrugada del domingo 4 de Diciembre, en la comunidad de La Guácima.

Considera:

  1. La vida es un derecho humano inalienable. La muerte de migrantes nicaragüenses en circunstancias violentas, es rechazado tanto en Nicaragua como en Costa Rica por los hombres y mujeres de buena voluntad.
  2. Los chistes de mal gusto enviados por celular o e-mail en Costa Rica y las calcomanías que llaman a "matar los perros ticos" en Nicaragua, no son apegados a la verdad y estrecha relación que existe entre trabajadores nicaragüenses honrados y patronos costarricenses. Son además opiniones que promueven falsos patriotismos y reacciones verbales violentas; crean inseguridad, incertidumbre, zozobra o miedo en la población nicaragüense habitando en Costa Rica; y justifican la violencia física contra los migrantes.
  3. No podemos permitir que entre dos naciones hermanas se abran brechas de desconfianza y molestia sumada a problemas fronterizos, porque su acumulación ha conducido a lo largo de la historia de Centroamérica a conflictos bélicos, pagando altos costos la juventud de nuestras naciones y frenándose la construcción democrática y el desarrollo del país.
  4. Hoy más que nunca es importante tomar conciencia en Nicaragua de la urgente necesidad de crear fuentes de dignas de empleo para la población económicamente activa, en particular la juventud, pues es justamente la violación del derecho al trabajo y a una vida digna, la que obliga a los y las nicaragüenses a rodar fortuna por el mundo.
  5. Costa Rica tiene una rica tradición pacífica y de respeto a los derechos humanos, ambos elementos aparecen consignados en su Constitución. Si las personas, instituciones y organizaciones en Costa Rica, no reaccionan frente a este clima de violencia, esa tradición, ejemplo para toda Centroamérica, corre riesgo de perderse. La prevalencia de la institucionalidad democrática en Costa Rica es garantía de la paz en la región.

Por tanto, en base a lo antes expuesto, la RED declara:

  1. La reciente muerte de Natividad Canda y la de José Ariel Silva, trae luto y dolor a su familia, a la sociedad nicaragüense y a la población de Costa Rica que convive diariamente con sus hermanos vecinos.
  2. Lamentamos estas muertes y urgimos a las sociedades de ambos países a reflexio! nar con profundidad sobre estos hechos, extrayendo aprendizajes y convirtiendo estas situaciones en oportunidad de cambios culturales, venciendo la cultura de la violencia y posicionando una cultura de tolerancia y solidaridad.

  3. Convoca a la Sociedad Civil nicaragüense y costarricense a combatir la xenofobia en todas sus modalidades y a rechazar sus manifestaciones, promoviendo educación ciudadana, tolerancia y solidaridad.
  4. Propone a las organizaciones hermanas en Costa Rica, en particular las de DH, la investigación de estos hechos que afectan la hermandad y buenas relaciones entre Nicaragua y Costa Rica, y les invita a que en el marco de las festividades navideñas se contribuya a crear un clima de colaboración y cooperación entre las dos naciones, única vía efectiva de combatir la xenofobia.
  5. Solicita a la Defensoría de los Habitantes del hermano país, a levantar de oficio una investigación de los hechos, pues confiamos en la capacidad del Estado Costarricense de ser crítico y establecer las sanciones respectivas. La sanción por parte de la sociedad costarricense a hechos xenófobos aislados es la mejor forma de desestimular esas reacciones contra los inmigrantes nicaragüenses. Sirve de ejemplo en Nicaragua para entender que se trata de comportamientos individuales y no extenderlos o generalizarlos a toda una sociedad.
  6. Demanda acciones a la Cancillería de la República de Nicaragua para interponer sus buenos oficios ante las autoridades costarricenses, para demandar la realización de una profunda investigación cuyos resultados finales sean dados a conocer ante periodistas de ambos países.
  7. Invita al periodismo costarricense y nicaragüense a contribuir con la investigación, usar un lenguaje propositivo, educativo y de tolerancia a las diferencias entre nosotros, aportando datos sobre los hechos, abordándolo de forma binacional para que contribuya en ambas sociedades a la exigibilidad de la sanción y a la identificación de las personas autoras de tales hechos.

Dado en la ciudad de Managua, a las 9 am del día 6 de Diciembre del 2005.

¿Quién causa tanta alegría? ¡¡¡La Concepción de María!!!
¡Partidas de Nacimiento, Cédula, Pasaporte y Permiso de trabajo en manos de los y las migrantes!

Martha Isabel Cranshaw Guerra
Coordinadora
Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones

Turba xenófoba de ticos asesina a uno y hiere de gravedad a otros dos

José Mendoza, corresponsal en Costa Rica de El Nuevo Diario

Los chistes crueles y los comentarios xenófobos con los rottweiler que se originaron a raíz de la muerte de Natividad Canda Mairena, cobraron la vida de un nicaragüense, mientras otros dos resultaron heridos, uno de ellos gravemente. En total, fueron cinco los pinoleros agredidos por dos sujetos y una turba que colaboró con la golpiza tirándoles piedras.

José Ariel Silva Urbina, de 22 años, es el compatriota que resultó muerto de varias puñaladas y golpes la madrugada de este domingo. Él, en compañía de José Donaire --paisano-- tomaban unas cervezas en el bar Los Espejos, en La Guácima de Alajuela, al rato se les sumaron otros tres. Según versión del nicaragüense Rito Antonio Obando (quien se salvó de ser agredido), varios costarricenses empezaron a hacer mofa y chistes en contra de los nicas, haciendo referencia de Natividad Canda, devorado por dos perros rottweiler el 10 de noviembre

Silva Urbina decidió responder a los insultos porque incluso estaban "imitando la forma en que los perros actúan". Después de la discusión verbal los nicas optaron por salirse del local. Una vez afuera --declaró Obando--, una turba "como de 30 personas" los esperaba, además de unos individuos en un carro negro, quienes al parecer eran los que hacían los chistes e insultaban a los nicaragüenses. Los tipos se bajaron con cuchillos en mano y empezaron a perseguir a Silva Urbina y compañía.

"En la confusión todos buscamos cómo correr y salvarnos porque nos empezaron atacar a pedradas, sin embargo a Silva lo alcanzaron, y posteriormente, cuando los otros dos compañeros lo socorrieron, también fueron agredidos. Ellos --los ticos-- los apuñalaron y los golpearon, yo me salvé de milagro", testificó el nicaragüense Obando

Preliminarmente, los cruzrojistas que atendieron la emergencia informaron que en el cuerpo de Silva eran evidentes los múltiples golpes y heridas; y que falleció en el lugar tratando de buscar ayuda, según revela el rastro de sangre que dejó antes de expirar. Mientras que los otros dos nicas resultaron con heridas de gran consideración.

A José Antonio Martínez, de 26 años, le recetaron varias heridas, pero de tal magnitud que le dejaron las vísceras expuestas. Fue trasladado y se le practicó una cirugía de emergencia en el Hospital México. Martínez, "con las vísceras de fuera" y en las manos, caminó y pidió ayuda como pudo en las casas cercanas al hecho. El otro nicaragüense que resultó herido es Francisco Angulo, de 23 años, quien fue atendido en el Hospital de Alajuela.

Según información, los paisanos trabajaban en una empacadora de pepinos y en el caso del fallecido tenía año y medio de no ir a Nicaragua, sin embargo hace 5 años ingresó a tierra tica. Él era considerado como una persona muy tranquila que casi no salía y era dedicado a su trabajo. "Era un buen muchacho; sólo Dios y el trabajo", reiteró Wilfrido Bolaños, dueño de la casa que alquilaba el nicaragüense.

José Ariel Silva Urbina llegó a los 17 años a Costa Rica con el deseo de ayudar a su mamá y recoger plata para hacer su casa en su natal comunidad El Llanito, en Santa Lucía, Boaco. Estudió hasta sexto grado, y no era un tomador consuetudinario ni tenía vicios, dijo a EL NUEVO DIARIO su hermana María Auxiliadora Silva Urbina, quien tiene programado dar a luz el 12 de diciembre

Una invitación fatal

Ayudaba económicamente a su mamá cada mes, "era para la comidita", pues ella se separó de su padre. Su principal sueño era tener su casa en Nicaragua, cosa que estaba a punto de cumplir, pero que la fatalidad del destino no le permitió ni conocerla. "No tenía vicios, no era de andar tomando. Ese día aceptó una invitación que resultó fatal", expresó María Auxiliadora.

José Ariel era hijo de Flor Urbina y Andrés Silva, quienes gestaron tres hijos en total. José, el mayor; María Auxiliadora, de 21 años, la segunda (menos de un año de venir a Costa Rica), y la hermana menor que vive en Nicaragua.

La familia del nicaragüense asesinado recibió de parte de la Embajada de Nicaragua los trámites para la repatriación, así como los documentos de viaje para acompañar el féretro, y el compromiso de Karla Carcache, ministra consejera, de gestionar ante el Consulado de Costa Rica en Managua las visas de cortesía para reingresar al país. Ellos esperan trasladar el cadáver este mismo lunes en horas de la noche

María Auxiliadora reflejaba las horas de llanto y de preguntarse: "¿Por qué me lo mataron si no era un vago o buscador de problemas?"; llanto de pesar e impotencia de no poder "recuperar a su único hermanito". La noticia la recibieron a eso de las tres de la madrugada del domingo mientras dormían, y por supuesto no daban fe del trágico suceso que les anunciaban.

"Que se haga justicia. Si se pudiera condenar a muerte a los que lo mataron…, que se haga, porque es horrible ver cómo lo dejaron, ver el reguero de sangre que hizo por salvar su vida. Que se haga justicia, porque no es ningún animal al que mataron, era mi único hermano y duele mucho", dijo consternada.

Agregó entre sollozos que pedirá a las autoridades de Nicaragua que sigan de cerca el proceso, porque no confía en que se haga justicia. "Aquí a los nicaragüenses los matan sin importarles nada, no les dan la atención debida porque los miran como cualquier cosa", adujo María Auxiliadora

Ella está próxima a traer al mundo a su bebé, y no por eso dejará de acompañar a su "hermanito" a su última morada. Dijo no importarle que su hijo no nazca en Costa Rica para ser sujeta a un estatus de residencia, porque "su hermano es primero", y no dejará de ir por una residencia.

Referente al hecho, las autoridades encargadas de las investigaciones (Organismo de Investigación Judicial (OIJ)) no han brindado información oficial sobre lo ocurrido, sin embargo trascendió que ya existe una persona capturada como sospechosa de las agresiones.

Por su parte, el Poder Judicial se refirió al hecho escuetamente en un comunicado de prensa, indicando "que la Fiscalía Adjunta de Alajuela investiga los hechos con el fin de individualizar a los responsables de la muerte del joven identificado como Ariel Silva Urbina, de 22 años de edad. Se aclara que no hay detenidos. Así mismo se requiere establecer el móvil del hecho"

Antes de este lamentable hecho, el obispo de Ciudad Quesada, Ángel Sancasimiro, había expresado que era hora de "detener" la ola de xenofobia que se ha originado a través de los chistes y las burlas de algunos sectores costarricenses.

Con este hecho se nota que la situación podría empeorar en vista de que están tomando ribetes inmanejables los chistes y las burlas de que son sujetos los nicaragüenses, los que se acrecentaron con la muerte de Natividad Canda Mairena.

Y es que lo peligroso que se ha advertido (opiniones de sociólogos) y que puede generar la xenofobia quedó en evidencia la madrugada del domingo, cuando entre trago y trago surgieron los comentarios denigrantes en contra de los nicaragüenses, y como es de esperar hubo respuesta a los chistes y burlas, sólo que la peor parte les tocó a los pinoleros; y ojalá que no haya otra situación similar.


Descarga la aplicación

en google play en google play