Escúchenos en línea

Uribe admite complot contra Hugo Chávez desde Colombia

None | 17 de Diciembre de 2005 a las 00:00

El mandatario venezolano dijo respaldar cualquier fórmula de paz para que se supere el conflicto en esa nación vecina, y rechazó, una vez más, los señalamientos de sectores opositores a su gobierno que lo acusan de colaborar con movimientos rebeldes colombianos.

"Yo les ruego a los colombianos que no crean nada de eso porque es mentira. Nosotros apoyamos la institucionalidad de Colombia, apoyamos al presidente Uribe, apoyamos lo que decida el pueblo de Colombia, apoyamos la democracia colombiana y queremos que los grupos armados se pacifiquen", concluyó.

Otro hecho que reveló la reunión, fue que el gobierno venezolano transportó hacia Cuba al jefe militar del rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN), Antonio García, que lleva allí una reunión informal con el alto comisionado de paz del gobierno, Luis Carlos Restrepo.

Uribe reveló que el jueves pasado se comunicó con Chávez y le pidió facilitar el transporte hacia Cuba del líder rebelde. "Él aceptó y Venezuela lo facilitó, yo quiero darle las gracias", dijo el mandatario quien no precisó el lugar desde donde partió García rumbo a la isla.

"Y quiero contarlo clara y paladinamente para que después no empiecen a hacer conjeturas ni a distorsionar la realidad. Estas cosas es muy bueno que queden en la memoria pública a tiempo. Porque si no, después se corre el riesgo de que las falseen", añadió.

A su turno, Chávez se declaró dispuesto a apoyar "cualquier fórmula en dirección a la paz, por supuesto respetando la soberanía del Gobierno colombiano para asumir la recomendación venga de donde venga. Que haya paz, ese es nuestro deseo. Paz, hermandad, integración y vida", precisó Chávez.

La reunión entre delegados del gobierno colombiano y del ELN se instaló la noche del viernes en un hotel de La Habana, en Miramar (oeste), en un acto al que asistió el Premio Nóbel de Literatura Gabriel García Márquez, delegados de España, Noruega y Suiza, la comisión civil y el vicecanciller cubano, Rafael Dausá.

Las conversaciones entre Gobierno de Uribe y Ejército de Liberación Nacional (ELN) son una etapa más de casi una década de intentos de diálogo, hasta ahora terminados en fracaso.

Con unos 4.000 efectivos, el ELN es la segunda fuerza rebelde que opera en el país sudamericano después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con 17.000 hombres en sus filas.

Con la reunión del sábado, los dos gobernantes sellan un año especialmente complejo para sus relaciones: durante 2005 sectores de Bogotá acusaron a Chávez de apoyar a grupos rebeldes, mientras Caracas argumentó que Uribe es laxo con los paramilitares que intentan atacar su gobierno.

Colombia y Venezuela comparten una convulsa frontera común de 2.219 km, penetrada por grupos de guerrilleros y paramilitares colombianos, así como narcotraficantes y delincuentes comunes de ambos países.

Chávez dice "añorar" una oposición política como la que tiene Uribe

El presidente Chávez criticó nuevamente a los sectores de oposición de su país y dijo "añorar" el estilo de los políticos contrarios al gobierno de Uribe. "Ojalá yo pudiera tener una oposición como la tuya", dijo Chávez a Uribe, al destacar la presencia en el acto de tres connotados opositores a Uribe.

"Añoro una oposición como la colombiana, la verdad es que sueño con esa oposición y no con una que se retira de los comicios", enfatizó el mandatario.

Chávez se sorprendió de ver el trato entre Uribe y la política liberal Piedad Córdoba, crítica severa de su gobierno, quien hizo una sorpresiva aparición en la Quinta de San Pedro Alejandrino, donde se llevó a cabo el encuentro.

Córdoba, con una camiseta de color rojo que llevaba la leyenda ¡Fuera Bush! estaba entre la multitud que aguardaba la llegada de Chávez. Uribe la vio y la llamó a su lado. El gesto impresionó al venezolano que le pidió a la política que le diera un abrazo a Uribe y ésta lo besó en la mejilla.

Jefe castrense venezolano denuncia que violentos buscaban apoyo militar

Caracas – El comandante del Ejército venezolano, general de división Raúl Baduel, afirmó este sábado que diez efectivos militares fueron "contactados" por "desestabilizadores" para integrarlos a un plan violento durante las pasadas elecciones legislativas.

"Algunos de nuestros efectivos, en su debido momento, notificaron a sus escalones superiores de la pretensión de algunas personas de contactarlos y de incitarlos a que se apartaran de la senda de su deber", señaló Baduel, citado por el diario el Universal.

Los diez efectivos del ejército, que permanecen en las filas castrenses, fueron "contactados" por personas que "todavía creen en salidas violentas" para incluirlos en sus planes de sabotaje de las pasadas elecciones del 4 de diciembre, sostuvo el jefe castrense.

El gobierno del presidente Hugo Chávez denunció el presunto plan saboteador, que según el mandatario está impulsado por Estados Unidos, y que explicaría la voladura de un gasoducto en el noroeste del país un día antes de los comicios, y la explosión de pequeños artefactos en diversos sectores de Caracas.

Baduel descartó que los intentos de sumar a efectivos militares en planes desestabilizadores sean exitosos. En las filas castrenses hay "solidez de los principios que nos animan y los preceptos que rigen nuestra institución", sostuvo.

Dijo que los militares contactados son de la 43 Brigada de Caballería Motorizada de la ciudad de San Fernando de Apure (300 km al sur de Caracas).

"Debe esperarse que las investigaciones hechas por los organismos jurisdiccionales competentes sigan su curso y determinen si en las actuaciones de nuestro personal, o de cualquier otra persona vinculada o no a nuestra institución, haya quebrantamiento de alguna norma legal", dijo Baduel. Agregó que el gobierno ha duplicado los controles y labores de inteligencia debido a estos hechos.


Descarga la aplicación

en google play en google play