Escúchenos en línea

«Vamos a ser presidentes»
Bolivianos votan, Bolivia cambia

None | 18 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Cientos de miles de militantes y simpatizantes del MAS, celebraron en todo el país la contundente victoria de su candidato. Las calles de todo el país se llenaron de gente que salió para festejar esta victoria que pocos pensaban podía ser tan marcada. Puños en alto, banderas al viento, canciones y bailes tradicionales, fueron las muestras de alegría que se vio en todo el país.

Por el momento, el MAS obtendría 78 representantes en el Congreso, entre diputados y senadores, en tanto que Podemos lograría 58 representantes. Unidad Nacional de Samuel Doria Medina tendría 10 representantes, 9 el MNR y uno NFR.

Morales -quien se define a sí mismo como un indio aymara "negro, loro y feo"- debe asumir la presidencia el 22 de enero en reemplazo del presidente Eduardo Rodríguez.

Unos 3,6 millones de bolivianos fueron convocados a esta elección, que transcurrió con apenas incidentes menores, aunque hubo grandes quejas por problemas en los padrones electorales, lo que dejó a un enorme número de personas sin poder votar.

En comicios en los que también se eligió un nuevo Congreso y –por primera vez en la historia del país– a prefectos (gobernadores) de los nueve departamentos, Bolivia prefirió el modelo de izquierda pregonado por Morales al sistema más ortodoxo que proponía Quiroga, un tecnócrata formado en Estados Unidos.

La victoria de Morales puede generar un cambio radical en Bolivia porque el líder cocalero ha promovido la libertad de cultivo de coca –una planta medicinal que es la base de la cocaína– y un control férreo del Estado sobre las importantes reservas de hidrocarburos del país.

Aunque a las 23H30 (03H30 GMT) sólo había un 2,7% de resultados oficiales, las encuestadoras, basadas en los conteos preliminares en cada centro de votación, otorgaban la noche del domingo más del 51% de los votos a Morales con un 100% de mesas revisadas.

Los partidos políticos tradicionales, cayeron dramáticamente en estas elecciones y algunos ni siquiera llegaron a participar como el MIR y NFR, por lo que muchos de sus principales miembros se fueron a otras tiendas y agrupaciones ciudadanas. Tendrán que pasar cinco años para que estos viejos partidos se reorganicen o se creen nuevas agrupaciones. Los próximos candidatos con seguridad ya no serán los viejos políticos, sino gente joven que tenga otra vision de futuro, dicen los analistas.

Las agrupaciones ciudadanas, de la mano de políticos tradicionales como Jorge Quiroga, tomaron el lugar de los partidos con mejores resultados, mostrando un cambio profundo en la política boliviana.

El derechista ex presidente Jorge Quiroga, principal rival de Morales, felicitó al izquierdista en un reconocimiento de su derrota. "La difusión de las encuestas previas están señalando un resultado. Felicito a don Evo Morales y a Alvaro García Lineras por su desempeño electoral", dijo. "La democracia boliviana está terminando un ciclo y construyendo uno nuevo", agregó el ex presidente, en una conferencia de prensa en que lucía triste pero sereno.

El candidato Samuel Doria Medina, tercero en la elección, felicitó a Morales y dijo que en caso de que sea el Congreso el encargado de elegir al nuevo mandatario, le dará el apoyo al líder cocalero.

En medio del insólito silencio de la Corte Nacional Electoral (CNE), la encuestadora Apoyo señalaba que Morales obtenía 51,3% de votos contra 32% de Quiroga, mientras Mori daba 51% contra 31%, con base de votos recogidos en un 100% de las mesas del país.

Las proyecciones dan a Morales una fuerza parlamentaria muy sólida. Con eso, en caso de que no gane hoy, Morales, de 46 años, tiene asegurada su victoria.

Presidente electo

Morales se proclamó como el primer presidente indígena en la historia de Bolivia luego de ganar de manera arrolladora la elección presidencial de este domingo y que sus dos principales contendientes reconocieran el triunfo del izquierdista.

Morales dijo este domingo, luego de votar, que en su eventual administración "habrá cero cocaína, cero narcotráfico, pero no coca cero. La coca ha parido este movimiento de los pueblos, a este instrumento político, la defensa de esta hoja levantó al pueblo organizado", afirmó. También habló de la nacionalización del gas. Señaló que "la riqueza natural (en su gobierno) va a volver a manos del Estado".

No es claro sin embargo el alcance de la nacionalización de la que habla Morales, quien ha señalado en varios de sus discursos que es necesario trabajar con las multinacionales.

Morales que ha dado comienzo la "nueva historia de Bolivia" y agradeció su victoria a todos los movimientos sociales de la nación andina. Visiblemente emocionado y con lágrimas en los ojos, el líder campesino, agradeció su victoria a los movimientos sociales y adelantó que a partir de mañana o del próximo enero se inicia "la lucha por los recursos naturales para cambiar nuestra historia".

Morales ofreció una rueda de prensa en la ciudad tropical de Cochabamba, su "cuartel general", donde prometió un gobierno que "jamás extorsionará a quien quiera invertir en nuestro país".

"Estoy contento y emocionado", reconoció al agradecer su presencia a los observadores internacionales y a los periodistas que le han acompañado durante la campaña. Aseguró que la nueva Bolivia tendrá "igualdad, justicia, equidad y paz" y matizó que "la voz del pueblo es la voz de Dios y vamos a respetar las propuestas".

"Quiero reiterar que el movimiento indígena no es excluyente; con nuestro gobierno se va a acabar la discriminación, la xenofobia, el desprecio; vamos a cambiar el modelo neoliberal", manifestó el que será el primer presidente indio de Bolivia, un país donde este sector mayoritario ha sido históricamente excluido del poder.

Hizo un llamado a los movimientos sociales y políticos de Latinoamérica para reconstruir de forma simbólica "la patria grande" imaginada por Simón Bolívar y el "Tawantinsuyu" del imperio Inca. "Ya hemos ganado, aimaras, quechuas, chiquitanos y guaraníes por primera vez somos presidentes", aclamó. Batimos un récord. Ningún partido ganó con más del 51% de los votos. Ahora queda luchar por "la Unión de Latinoamérica, reconstruir el Tahuantinsuyo o la patria grande de Bolívar para vivir bien", finalizó Morales.

Una multitud de reporteros recibió a Morales en la sede del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Cochabamba a los gritos de "Evo, Evo, presidente" que se mezclaban con las melodías andinas.

Mientras tanto miles de seguidores se congregaban en las principales calles de Cochabamba para aclamar a su líder, el mismo que forjó su carrera sindical en esta región central de Bolivia y desde donde se catapultó en la política nacional.

El dirigente cocalero garantizó además a los bolivianos que "no estamos solos (...), tenemos el apoyo de muchos gobiernos" al informar de que ya había recibido la felicitación de al menos dos mandatarios latinoamericanos.

El próximo año empieza la nueva historia de Bolivia con igualdad, justicia social, paz y equidad. Será el tercer milenio de los pueblos y no del imperio, en el que se resolverán los problemas de la gente cambiando el modelo económico que bloquea el desarrollo de Bolivia y acabando con el Estado colonial, aseguró Evo Morales.

A las 7 de la noche Morales voló a Cochabamba para reunirse con miles de militantes del MAS que le esperaban para proclamarlo como presidente del país. Allí agradeció al pueblo de Bolivia y en especial a su comunidad, Orinoca, y a las seis federaciones de cocaleros del trópico de Cochabamba que le permitieron crecer políticamente hasta alcanzar la victoria con posiblemente más del 51% de los votos. Además, Morales observó que la elección demostró que no toda la gente de las ciudades desprecia al movimiento campesino.

La victoria del MAS en las urnas con mayoría absoluta, "es una revolución histórica, la gran diferencia es que es democrática y en base al voto. Más que una elección es un plebiscito que le ha dado al MAS victoria irrefutable e inapelable, Bolivia entera ha votado por el cambio y ha marcado el rumbo del cambio democrático", dijo Alvaro García Linera, el virtual vicepresidente del país.

García Linera considera que la victoria del MAS, "poderoso torrente de liberación y transformación social", es un hecho histórico de gigantesca trascendencia no vivido desde la revolución de 1952. "Hemos derrotado la infamia, la mentira, hemos sabido resistir como saben resistir los pueblos indígenas en estos 500 años", añadió refiriéndose a la intensa guerra sucia contra el MAS que se vivió durante la campaña.

El gran cambio pacífico y democrático del que habla García Linera tiene que ver con la construcción de un nuevo modelo económico, la recuperación de la soberanía y el control de los hidrocarburos, apoyo al empresariado, respeto de la propiedad privada, a las inversiones y los ahorros, y la preservación de la estabilidad macroeconómica.

El candidato a la prefectura y uno de los más representativos políticos del MAS en Santa Cruz, Hugo Salvatierra, aseguró que "el pueblo escribió de puño y letra este triunfo. El pueblo y la democracia están sólidos. El pueblo ha mandado a sepultar la corrupción", dijo.

En lo político, el gobierno del MAS garantiza la convocatoria inmediata a la Constituyente que sesionará en Sucre en agosto de 2006; las autonomías departamentales, pero preservando la unidad nacional, y un nuevo comportamiento de las dirigencias políticas basado en la ética. "Vamos a mandar obedeciendo, como dice el presidente Evo Morales; sabremos oír a todos los sectores, movimientos sociales, empresarios, cívicos y sistema político. La población debe asistir a este acontecimiento sin ningún temor. Nadie tiene que sentirse excluido y atemorizado", declaró García Linera.

Evo aseguró que el MAS "jamás extorsionará a los empresarios que quieran invertir en el país, jamás se vengará de la gente que hizo daño al país".

"Es verdad que antes nos mataron con bala y ahora intentaron matarnos con guerra sucia en base a la mentira, pero eso ha favorecido al MAS". Evo agradeció a los que le hicieron guerra sucia porque eso le permitió crecer electoralmente, e hizo énfasis en su agradecimiento a la red Unitel, un canal de propiedad de una familia de latifundistas de Santa Cruz que fue particularmente duro con la candidatura de Morales en la etapa pre electoral.

Golpe a la Corte

En su habitual tono crítico, Evo Morales también denunció irregularidades en la votación y mostró su preocupación por las quejas presentadas por muchos ciudadanos que hoy no pudieron depositar su voto al no estar registrados en las listas.

Lanzó, en este sentido, duras críticas contra la Corte Nacional Electoral, que en los próximos días dará a conocer los resultados oficiales de esta votación, en la que, de acuerdo a las firmas encargadas de realizar el recuento rápido, Evo Morales ya cuenta con la mayoría absoluta.

Morales no perdió la oportunidad de fustigar duramente a los funcionarios de la Corte Nacional Electoral (CNE), que en esta jornada fueron criticados por haber ordenado la depuración de más de un millón de personas del Padrón Electoral, curiosamente en las poblaciones donde el MAS tiene más apoyo.

"Si yo fuera miembro de la CNE y si tendría ética, renunciaría al cargo. Frente a los observadores de la OEA, digo que el proceso electoral se manejó irregularmente desde la Corte. Las cortes debían garantizar elecciones limpias y transparentes, pero las denuncias son graves. Algunos miembros de la CNE han cometido un crimen contra la democracia, y pese a ello el pueblo ha demostrado que se puede derrotar al neoliberalismo y a sus instrumentos en la CNE", observó el futuro presidente boliviano.

Según Morales, Bolivia no es inviable como predican los funcionarios del departamento de Estado norteamericano: "felizmente no estamos solos ni en Bolivia ni a nivel internacional, tenemos mucho apoyo de la comunidad internacional, varios representantes de legaciones diplomáticas y gobiernos de América Latina, Europa y Asia nos llamaron, esa es la fuerza del MAS", dijo.

En una rueda de prensa, manifestó estar dispuesto a mantener un dialogo con Estados Unidos pero «no de subordinación». También aseguró que colaborarán si Washington «lucha contra el narcotráfico», pero le pidió al presidente George W. Bush que retire «las tropas de Irak y que levante todas las bases militares de Latinoamérica», porque «no nos encontramos en momentos de guerra».

El líder cocalero, de 46 años, tuvo palabras de deferencia con el gobernante cubano, Fidel Castro, y con el venezolano Hugo Chávez, a quienes llamó «compañeros y hermanos» en la «lucha para reconstruir la patria».

«Vamos a terminar con el Estado colonial a través de una Asamblea Constituyente que va a refundar a Bolivia», por ejemplo, para que pueda haber indígenas y mestizos en el Colegio Militar, para que sean oficiales, y también en el Supremo Tribunal de Justicia, defiende Morales. En un difícil ejercicio de equilibrio, el líder indígena reitera que su Gobierno no expropiará los bienes de las empresas transnacionales, pero ellas deberán respetar las leyes bolivianas y la propiedad estatal de los recursos naturales. Pero detrás de él están sindicatos férreos.

Chávez anticipa

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó que el pueblo de Bolivia "que ha despertado" está "escribiendo una nueva página de su historia" este domingo cuando se realizan elecciones presidenciales en ese país.

"Desde aquí saludamos al pueblo de Bolivia (...) que ha despertado y estoy seguro que silenciosamente desde sus sabanas, altiplano, hasta sus montañas, por todas partes, en silencio pero con alegría, el hermano pueblo boliviano está escribiendo una nueva página de su historia", dijo Chávez.

"Estamos seguros de que lo que hoy va a resultar significará un paso más en esa integración que soñamos" en Sudamérica, señaló el mandatario durante su programa radiotelevisado "¡Aló, Presidente!".

Evo Morales, de campesino cocalero a primer presidente indio

Por Raúl Cortés, de la Agencia EFE

El campesino aymara Evo Morales Ayma, quien obtuvo una rotunda victoria el domingo en las urnas al frente del Movimiento Al Socialismo (MAS), pasará a la historia como el primer presidente indio de esta nación andina.

De complexión fuerte, nariz aguileña y mirada profunda, el dirigente cocalero vio la luz hace 46 años en una diminuta construcción de barro y paja del altiplano andino, literalmente en mitad de la nada.

Fue en una pequeña comunidad del departamento de Oruro, a más de 400 kilómetros al sur de La Paz, en el seno de una familia humilde de agricultores. Evo, como se le conoce popularmente, tuvo seis hermanos de los cuales sólo sobrevivieron él y otros dos, Hugo y Esther.

En su infancia fue pastor de llamas y cultivó la tierra estéril de los Andes, a más de 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar y donde el producto por excelencia es la papa (patata).

Los profesores de la pequeña escuela rural de su aldea natal le recuerdan como un buen estudiante, pero Evo se quedó a un paso de terminar la secundaria y a los 16 años se desplazó con su familia a la ciudad de Oruro, donde realizó el servicio militar. Allí aprendió a tocar la trompeta en la banda castrense, una de sus habilidades más reconocidas junto al dominio de la pelota en un campo de fútbol.

En los años ochenta del siglo XX emigró en busca de oportunidades a la región tropical del Chapare, donde se introdujo en el sindicalismo de la mano de los productores de coca y donde el domingo obtuvo una firme victoria al conseguir casi el cien por cien de los votos.

La defensa del cultivo, que en Bolivia se utiliza para rituales y usos alimenticios y medicinales desde tiempos ancestrales, aunque los excedentes se destinan al narcotráfico, lo aupó a la cúpula de los movimientos campesinos cocaleros.

El periplo sindical de Morales, soltero y padre de dos hijos de distintas madres, fue su trampolín a la política y en 1995 fundó el Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos, que acudió a las elecciones bajo la denominación de Movimiento Al Socialismo. Con esta agrupación llegó al Congreso, pero no abandonó la dirección sindical, lo que le generó duras críticas.

En 2002, cuando postuló por primera vez a la Presidencia, esa dualidad le supuso la expulsión del Congreso por una supuesta transgresión de la ética parlamentaria. Un castigo que, por contra, terminó en bendición, ya que ese año consiguió un sorpresivo segundo puesto en las elecciones generales, por detrás de Gonzalo Sánchez de Lozada, gracias a un discurso directo con un marcado acento del campo andino.

En aquel momento tuvo su primer roce público con Estados Unidos, cuando el entonces embajador norteamericano en La Paz, Manuel Rocha, lanzó duros ataques en su contra.

Abiertamente admirador del revolucionario Ernesto Che Guevara, asesinado en Bolivia en 1967 por los militares, Evo fue promotor de protestas callejeras y tuvo un papel destacado en la caída del ex presidente Sánchez de Lozada, en octubre de 2003, así como de su sucesor, Carlos Mesa, en junio pasado.

Pese a que EEUU ha dicho que apoyará al próximo gobierno boliviano, incluso si gana Morales, la preocupación de la Casa Blanca es un secreto a voces.

Sus proclamas "antiimperialistas", sus planes de despenalizar el cultivo de la hoja de coca y nacionalizar los recursos naturales, así como su afinidad con el cubano Fidel Castro y el venezolano Hugo Chávez, alejan abiertamente a Morales de Estados Unidos.

El domingo, tras emitir su voto, exigió al presidente estadounidense, George W. Bush, que retire a sus tropas de Irak y desaloje las bases militares que su país tiene en Latinoamérica.

Y es que la estela de Evo ha traspasado fronteras, como mostró su participación en el foro alternativo en la última Cumbre de las Américas en el que compartió protagonismo con Chávez y el ex futbolista argentino Diego Armando Maradona.

El sociólogo Alvaro García Linera, quien estuvo cinco años en prisión por ser el ideólogo del extinto Ejército Guerrillero Tupac Katari (EGTK), será el vicepresidente del Gobierno boliviano.

"Tuto" Quiroga acepta la derrota y felicita a Evo Morales

El candidato conservador en las elecciones bolivianas del domingo, Jorge "Tuto" Quiroga, aceptó hoy su derrota en las urnas y felicitó al líder campesino, Evo Morales, a quien las firmas encargadas de realizar un escrutinio rápido le acercan a la mayoría absoluta.

En un discurso a la nación, desde La Paz, Quiroga felicitó al pueblo boliviano por asistir pacíficamente a esta jornada electoral y celebró que "este ejercicio democrático haya permitido al mundo entero observar que Bolivia no se rinde, no se doblega y que va camino hacia un nuevo país".

También felicitó con humildad a los candidatos del Movimiento Al Socialismo (MAS), la formación de Morales ganadora de los comicios, porque "han hecho una buena campaña electoral".

Ante el llanto de algunos seguidores que se acercaron a escucharle en un céntrico hotel de la capital administrativa boliviana, Quiroga prometió a sus votantes que la confianza depositada en él "siempre será defendida", al tiempo que anunció que luchará desde la oposición.

El ex presidente boliviano (2001-2002), que estuvo acompañado de su candidata a la Vicepresidencia, María René Duchén, destacó la participación de los ciudadanos en las urnas. La afluencia de electores ha "permitido mostrar al mundo entero que más allá de las dificultades vividas en el tiempo reciente, Bolivia está de pie, no se rinde, no se doblega", opinó. "Celebro que este ejercicio democrático hubiera sido una demostración de paz, de tranquilidad, de fe en nuestra democracia", enfatizó.

Admitió asimismo que su partido, el Poder Democrático y Social (PODEMOS), ha sido "un proyecto que se fue haciendo en el camino en muy, muy corto tiempo" y "a contrarreloj", en alusión a la corta vida de esta formación creada para los comicios.

Jorge "Tuto" Quiroga perteneció durante varios años a la Acción Democrática Nacionalista (ADN) del ex dictador Hugo Banzer, del que fue vicepresidente cuando fue elegido en las urnas para el período 1997-2002. En 2001 asumió la jefatura de Estado en lugar de Banzer, que dejó el cargo por un cáncer que le causó la muerte un año después.

Las empresas que realizaron los primeros sondeos a pie de urna asignaron a Morales entre el 40 y 45 por ciento de los votos, porcentaje que podría convertirse en una mayoría absoluta si se cumplen los datos provisionales de un escrutinio rápido elaborado por las mismas compañías.

"Felicito públicamente a los candidatos del MAS, Evo Morales y Alvaro García Linera, por la victoria, han hecho una buena campaña. En época de campaña exacerbamos diferencias y polarizamos, pero ahora es el momento de superar diferencias", dijo Tuto visiblemente decaído por los resultados de los comicios.

A pesar de su derrota en las presidenciales, Podemos obtuvo hasta el momento una victoria mesurada en las elecciones prefecturales al obtener el control de al menos tres gobiernos regionales: La Paz, Beni, Pando. De ahí que Quiroga fue insistente al destacar que las elecciones de este 18 de diciembre marcan el inicio de una nueva era de la "democracia regional".


Descarga la aplicación

en google play en google play