Escúchenos en línea

Bolívar camina por los Andes

None | 3 de Enero de 2006 a las 00:00

El mandatario electo boliviano indicó que hasta su triunfo electoral nunca tuvo relaciones con el Gobierno estadounidense, pero si con el pueblo norteamericano. En relación a la reunión que sostuvo con el Embajador de Estados Unidos en Bolivia, Morales indicó que ese tipo de contactos serán bienvenidos si las autoridades de Washington piensan en la vida, los pobres y la humanidad. El Presidente electo boliviano expresó su esperanza de que el encuentro con el representante estadounidense sea el inicio de un contacto "sin sometimiento, subordinación chantaje ni condicionamiento. Estamos en la obligación de defender la dignidad no solamente de los bolivianos, sino de los latinoamericanos, por tanto, estamos ahí para dialogar", puntualizó.

Sobre la existencia de un eje de izquierda, del que se le atribuye formar parte, junto a los presidentes Chávez y Fidel Castro, de Cuba, puntualizó que "se trata de pueblos que reivindican sus derechos y eso está en toda Latinoamérica y no sólo en Bolivia". Morales opinó que esa corriente seguirá avanzando, compartiendo experiencia, festejando triunfos.

"Acá se imponen razones sobre la vida y no imposiciones de intereses capitalistas", precisó. Es importante estar con el pueblo y no con el imperio y esa es mi experiencia, pese a las calumnias y satanizaciones, apuntó Morales, quien aseguró que mantendrá esa posición aunque se oponga la Casa Blanca.

No se trata de seguir imponiendo proyectos sino recoger las reivindicaciones para solucionar los problemas sociales, destacó. El gobierno de Estados Unidos -aclaró- tiene la obligación de respetar las decisiones de los pueblos, pero si no lo hacen van a seguir enfrentando mayor rebeldía y valentía de toda Latinoamérica.

Morales ratificó asimismo la determinación de cumplir con sus promesa de cambio para terminar con la discriminación, recuperar los recursos naturales, combatir el latifundio, industrializar el país y combatir la pobreza y el desempleo.

Chávez hace suya la agenda de Evo

El jefe de Estado venezolano destacó que "nosotros vamos a cooperar" con el plan de gobierno de Morales, que incluye la convocatoria de una Asamblea Constituyente, la nacionalización de los recursos naturales y la defensa del cultivo de la coca. "Haremos lo que modestamente podamos en todas y cada una de las líneas estratégicas" delineadas por Morales, dijo Chávez.

Asimismo, señaló que próximamente se firmarán más acuerdos con Bolivia, como el suministro de diesel a cambio de productos agrícolas, cooperación con un programa de asfaltado, más de 5.000 becas para estudiantes bolivianos, entre otros.

"Me acusan de que ando regalando lo que no es mío, pero el gobierno venezolano es integracionista, no regala, lo que antes se llevaban y robaban las élites y el imperio norteamericano, ahora no se lo llevan y parte de ello lo compartimos con pueblos hermanos como el de Bolivia", dijo Chávez.

Defendió los cultivos de coca: "Prohibirla porque de allí se saca la cocaína es como prohibir el acero porque de allí se fabrican armas", dijo, al señalar que la campaña contra ese producto es "una excusa del imperialismo para acabar con nuestra soberanía, para instalar bases militares",

Chávez advirtió a Estados Unidos que si intenta derrocar al venidero gobierno de Morales "se arrepentirá", como cuando fracasó en abril de 2002 un golpe al mandatario venezolano, detrás del cual, según Caracas, estuvo Washington.

"Estoy seguro de que si el imperialismo y sus lacayos por estas tierras quisieran derrocar mañana o pasado mañana al gobierno de Evo Morales, se van a arrepentir, porque ocurriría exactamente lo que aquí ocurrió", señaló Chávez durante una rueda de prensa con Morales en Caracas. Si hay una agresión contra Bolivia "la respuesta sería la profundización de lo que haya que profundizar", como ya ocurrió en Venezuela con la profundización de la Revolución Bolivariana. "El pueblo de Bolivia igual que el venezolano está dispuesto a ser libre", indicó.

"Siento que tengo un gabinete acá en Venezuela", dijo Morales, al agradecer al presidente Chávez "ese apoyo tan solidario en base a principios". Añladió que reuniones como ésta con Chávez no deberían irritar a Estados Unidos "si realmente defiende la vida". Dijo querer tener un diálogo constructivo con Estados Unidos, al recordar que ya sostuvo una primera reunión con el embajador de ese país en Bolivia a petición del diplomático.

Durante la visita de poco más de 10 horas, Morales y Chávez rindieron tributo al héroe independentista Simón Bolívar y al cacique Guaicaipuro, líder local de la resistencia a conquistadores españoles, asesinado en 1568, tras lo cual sostuvieron un encuentro privado de varias horas antes de firmar los acuerdos.

Los acuerdos Caracas-La Paz

Entre los acuerdos, Chávez y Morales pactaron la ayuda de Caracas a La Paz en asesoramiento en materia de hidrocarburos y en formación de expertos "en otras áreas", mientras que Venezuela se compromete "a solicitar en Bolivia productos agrícolas destinados a sus reservas estratégicas", según la lectura de los convenios ante la prensa.

Además, Caracas manifestó su deseo de colaborar con Morales en la lucha contra el analfabetismo en Bolivia y ambos países acordaron aunar esfuerzos para profundizar planes de salud.

Chávez y Morales anunciaron un amplio programa de cooperación que incluye el suministro de todo el diesel consumido por Bolivia. En rueda de prensa luego de la firma con el presidente Morales de la Declaración de Caracas que recoge las proyecciones de una amplia colaboración bilateral, Chávez adelantó que ello forma parte de una perspectiva mucho más amplia.

El Jefe de Estado venezolano precisó que Bolivia pagará con alimentos por el combustible, con un costo estimado en 150 millones de dólares al año, lo que contribuirá a estimular a los productores bolivianos.

Chávez precisó que el próximo 23 de enero en La Paz, un día después de la toma de posesión de Morales, se firmarán los documentos específicos, un primer bloque de un sólido proceso y distintos mecanismos de cooperación e integración.

Entre otros aspectos, Chávez anunció también una donación de 30 millones de dólares para las campañas de alfabetización, vacunación masiva y el inicio de un plan de atención médica gratuita, que proyecta Morales.

Tras garantizar la solidaridad con el nuevo gobierno boliviano, el presidente venezolano adelantó que todo el respaldo será siempre con el total respeto a la soberanía y las leyes de esa nación. Nuestro primer interés -subrayó- no es ganar dinero, que es un interés capitalista, sino impulsar con la cooperación energética la necesaria unidad de pueblos, países y repúblicas.

Al respecto agregó con la llegada al poder de Morales se fortalece el proyecto de empresa multinacional Petroamérica, incluido en los esfuerzos por la creación de la Unión Sudamericana.

Morales parte este martes hacia Europa, luego de una rueda de prensa tras la firma de los acuerdos en el palacio presidencial de Miraflores.

Chávez reveló que el candidato presidencial peruano Ollanta Humala se encuentra de visita y que la noche del lunes sostuvieron un encuentro. Chávez calificó de "Quijote" a Humala y dijo que su presencia en Venezuela era "una extraordinaria coincidencia" por la visita este martes del presidente electo de Bolivia, Evo Morales. Este último firmó acuerdos de cooperación con el mandatario venezolano el martes.

"Quiero aprovechar para saludar la presencia aquí de un soldado peruano que hace varios años condujo lo que uno pudiera llamar una quijotada, un Quijote", señaló Chávez en rueda de prensa al finalizar la visita de varias horas de Morales a Caracas.

La noche del lunes Ollanta "me contaba cómo ocurrió aquella acción de octubre de 2000, un grupo de soldados, un gesto de rebeldía en un campo donde unas empresas transnacionales se habían adueñado de riquezas de aquel hermano país", narró Chávez.

"Unos muchachos entregados a esa batalla que nos une, el nacionalismo, el rescate de los recursos naturales, el rescate de la soberanía, enfrentar la amenaza del ALCA (Area de Libre Comercio de las Américas), exigir respeto a nuestros pueblos", expresó Chávez. "Saludo en ti a la estirpe peruana", indicó el mandatario venezolano.

Poco antes de partir de Bolivia, Morales se reunió con el embajador de Estados Unidos, David Greenlee. La inesperada reunión con Greenlee abordó temas como la lucha antidroga y la relación bilateral, según una versión oficial. El encuentro tuvo lugar "en los marcos de la mayor cordialidad y respeto", según un informe del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales.

El futuro gobernante boliviano y el diplomático estadounidense "coincidieron en la importancia que tiene la lucha frontal contra el narcotráfico y el respeto a la democracia en la región, enfatizando en la soberanía, dignidad e independencia de los pueblos", apuntó el comunicado. Morales y Estados Unidos habían mantenido hasta ahora tensas relaciones.

En la reunión que sostuvo con el embajador Greenlee, Morales dejó en claro que no erradicará la cultura de la coca aunque sí combatirá el narcotráfico. La cita fue calificada este martes como una "buena señal" por el gobierno del presidente saliente boliviano, Eduardo Rodríguez.

"Es una apertura importante, tranquiliza a la población y aleja varios temores que se tenían respecto a ese tipo de relación que, entendemos, el país debe mantener" con Washington, estimó el delegado presidencial para Asuntos Políticos, Jorge Lazarte.

El presidente electo de Bolivia y el diplomático "coincidieron en la importancia que tiene la lucha frontal contra el narcotráfico y el respeto a la democracia en la región, enfatizando los principios de soberanía, dignidad e independencia de los pueblos", informó el lunes un comunicado del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales.

El vicepresidente electo Álvaro García cree que un acuerdo flexible con la administración Bush no tendrá escollos. "No hay problema con la erradicación. En Chapare, después del acuerdo del cato de coca (1.600 m2 por familia) entre el ex presidente Carlos Mesa y las federaciones de cocaleros, se erradicaron 6.000 hectáreas sin ningún muerto. Lo que pedimos es que se culmine este estudio sobre el consumo legal de coca y determine la cantidad del cultivo legal", dijo.

Pero "si la lucha contra el narcotráfico se convierte en un pretexto para la lucha contra campesinos, eso no lo vamos a soportar. O si la lucha contra el narcotráfico se convierte en una excusa para decir 'queremos un ministro' eso no lo vamos a soportar, ni de Estados Unidos, ni de Venezuela, ni de Brasil, ni de Francia, ni de España, ni de nadie. Dignidad ante todo", afirmó categórico.

Antes de partir a Caracas, en el comienzo de la gira de Morales, García aseguró que la administración del líder cocalero mantendrá relaciones de cooperación especialmente con la Casa Blanca. "Es la potencia más importante del mundo, la economía más importante del mundo. Evo Morales jamás ha hablado de un aislamiento respecto de la economía norteamericana. Lo que queremos es que esa apertura y esas facilidades que nos brinda Estados Unidos no arruinen a otros sectores y no vengan condicionadas a la pérdida de la soberanía", afirmó.

Morales, arribó este martes a Venezuela para una visita de 8 horas antes de iniciar una gira por otros 6 países de Europa, Asia, Africa y América Latina. "Son nuevos tiempos, estamos en una nueva época, es un nuevo milenio que no pertenece al Imperialismo, sino es para los pueblos y Bolivia se suma a esa lucha antineoliberal y antiimperialista", declaró a su arribo Morales.

Chávez, acudió a recibir personalmente a Morales, quien aprovechó la ocasión para enviar un saludo a los pueblos venezolano y latinoamericano. "El pueblo boliviano nos permitió ganar con amplia mayoría (53%) he decidido luchar por los pobres y por los pueblos indígenas, estoy muy orgulloso por esa gente que me apoyó, vamos a continuar esa lucha hasta liberar a América, la lucha por la segunda liberación", agregó Morales.

Al ser consultado sobre si la estrecha relación entre Fidel Castro, Chávez y Morales es la conformación de un "eje del mal", el Presidente de Venezuela replicó que "Washington, ese si es el eje del mal, y sus aliados en el mundo, que amenazan, que invaden, que matan, que asesinan. Nosotros estamos conformando el eje del bien, el eje nuevo del nuevo siglo".

El avión de Cubana de Aviación que trasladaba al presidente electo de Bolivia, Evo Morales, aterrizó aproximadamente a las 9:50 de la mañana de este martes en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, de Maiquetía. Tras los actos protocolares, Morales y Chávez se trasladaron al Panteón Nacional, ubicado en el centro de Caracas, donde reposan los restos del héroe independentista Simón Bolívar y un monumento al cacique Guaicaipuro, para colocar una ofrenda floral y luego participaron en actos indígenas.

Recibimiento popular

Más que un recibimiento oficial, Venezuela dio un cálido abrazo al presidente electo de Bolivia. Cientos de venezolanos, entre ellos representantes de las etnias indígenas, se congregaron en el Panteón Nacional, donde reposan los restos del Libertador Simón Bolívar y se levantó un monumento simbólico al cacique Guaicaipuro.

El homenaje rendido por Morales y el presidente venezolano a Guaicaipuro -líder de la resistencia al colonialismo europeo- se convirtió en un acto popular de recibimiento al presidente electo boliviano.

A diferencia de Bolivia, donde el 60 por ciento de la población se considera de origen indígena, en Venezuela apenas el dos por ciento corresponde a este sector de la población, uno de los más marginados durante siglos. Pese a la poca proporción indígena de Venezuela, Chávez ha logrado avances importantes en su gobierno en lo que considera una deuda histórica con los habitantes originarios.

La nueva Constitución aprobada en referendo durante el mandato de Chávez -quien se define a sí mismo un descendiente de los pueblos autóctonos- reconoce todos los derechos a los indígenas, incluyendo a las tierras de las que fueron despojados.

Como parte del proceso de cambios iniciado en 1999, las autoridades venezolanos iniciaron la entrega de tierras a las comunidades indígenas, además del reconocimiento de su cultura y acciones en defensa de sus costumbres ancestrales.

Sin embargo, la identificación entre Venezuela y Bolivia va más allá de los orígenes o de la participación de Simón Bolívar en la independencia del país que debe su nombre al Libertador de origen venezolano.

En el contexto de la actualidad política, el triunfo de Morales fue percibido como la continuidad de un proceso de avance de la integración latinoamericana, del cual Venezuela se ha convertido en una referencia importante.

El presidente boliviano manifestó su "alegría por el proceso de integración latinoamericana en la que participa Cuba y Venezuela".

"Con el triunfo de Morales son los Aymaras, Quechuas y los Incas que retornan del fondo de la historia, es el volver de los pueblos", dijo Chávez poco antes de la llegada del presidente de origen Aymara. Chávez aseguró que espera "apoyar al gobierno de Evo y al pueblo boliviano en lo que él ha llamado muy bien el rescate de la dignidad de Bolivia. Vamos a hablar de hidrocarburos, de Asamblea Nacional Constituyente, de la ley para las autonomías, de la ley anticorrupción, de ley estatal, la ley de tierras productivas", mencionó Chávez.

Del carácter y objetivos de la lucha boliviana contra el narcotráfico dependen en alto grado las relaciones entre la Casa Blanca y el palacio Quemado, había advertido en diciembre la administración del presidente George W. Bush.

Durante su campaña electoral y más aún, después de electo en las urnas por casi el 54% de los votos de los bolivianos el 18 de diciembre último, Morales anunció que el gobierno que presidirá desde el 22 de enero no erradicará la coca existente en el Chapare, entre 6.000 y 9.000 hectáreas, según cálculos diversos. Estados Unidos considera que esos cultivos se destinan a la fabricación de droga.

Negativa a la "coca cero" pero sí "cero narcotráfico" proclamó Morales, que pregona una nueva era de relaciones con Estados Unidos "sin chantajes ni condicionamientos".

El analista independiente Marcelo Varnoux cree que la futura administración de Morales deberá negociar su política antinarcóticos con Washington, que aporta anualmente unos 100 millones de dólares a cambio de la destrucción de los cocales del Chapare que una ley boliviana considera ilegales y excedentarios.

"Los Estados Unidos no van a aceptar cero narcotráfico sin tocar los cultivos ilegales de coca (que son) parte de su política internacional no lo van a permitir", presagió el politólogo. Varnoux aconsejó forjar un acuerdo en que ambas partes cedan y en base "de un estudio real que diga cuánto es el consumo legal de la hoja de coca y cuánto se desvía al narcotráfico".

Ahora, rumbo a Europa y China

La entrevista con Chávez en Caracas marca el comienzo de una gira de diez días que lo llevará a España, Francia, Bélgica, Sudáfrica, China y Brasil, antes de asumir la Presidencia el 22 de enero en La Paz. El líder socialista -primer indígena en la historia de su país que llega a la Presidencia- alcanzó el viernes pasado el apoyo de Cuba para eliminar en un plazo de 30 meses el analfabetismo en Bolivia y desarrollar programas de salud.

En un breve contacto, Morales confirmó que será recibido en los siete países que visitará por sus respectivos gobernantes. El futuro gobernante planea volar el martes de Caracas a Madrid, donde el miércoles tiene previsto reunirse con el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

De acuerdo con la relación entregada por el MAS, Morales llegará el 5 de enero a París y un día después a Bruselas. El alto representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana, recibirá a Morales, el próximo jueves en Bruselas.

La cita permitirá a Solana escuchar de primera mano los planes de Morales en el ámbito interno boliviano, incluido en lo que respecta a la gestión de los recursos naturales, así como sus proyectos para la región andina y sudamericana.

Este último punto reviste especial relevancia para la UE dada la celebración de la IV Cumbre Unión Europea, América Latina y Caribe en Viena el próximo mayo, según fuentes cercanas al Alto Representante.

Solana, que en principio será el único representante de las instituciones de la UE con el que se entreviste Morales en este viaje, valora positivamente que el futuro mandatario haya incluido la capital comunitaria en su gira, según las fuentes.

La intención de Morales es desplazarse a Bruselas desde Madrid, donde prevé reunirse con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y posteriormente a París, donde se verá con el presidente francés, Jacques Chirac, según informó la misión diplomática de Bolivia ante la UE, que no descartó que haya cambios de última hora en la agenda. Francia sería así la última etapa europea de la gira internacional del líder boliviano.

Contreras rehusó sin embargo confirmar si en España se reunirá con empresarios de Repsol o en Francia con representantes de Total, dos consorcios petroleros que tienen fuertes inversiones en Bolivia. Morales ha señalado en varias ocasiones su intención de nacionalizar los recursos gasíferos, aunque sin explicar el alcance que tendría una decisión de esa naturaleza. Sin embargo ha dejado en claro que no tiene pensado confiscar ni expropiar los bienes de las petroleras.

Entre el 6 y el 9 de enero Morales visitará al ex presidente sudafricano Nelson Mandela en Johannesburgo, indica la agenda. El presidente electo tiene previsto asimismo visitar entre el 10 y el 12 de enero China -donde empresas también expresaron interés por el gas boliviano- y el 13 encontrarse con el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, en Brasilia. Brasil es el principal comprador de ese recurso energético.

Tras una corta visita a Cuba, el líder indígena boliviano retornó el sábado a Cochabamba, su principal bastión político. Morales viajó luego el domingo a su humilde caserío natal, Isayavi (en el cantón indígena Orinoca) en el sureño distrito andino de Oruro, donde recibió con sus allegados el año nuevo en una ceremonia comunitaria.

La integración a gas

La nueva riqueza de Venezuela y Bolivia y su impacto en la política regional. El gas, un combustible de muchos mercados y muchos precios. Lo que espera Argentina de Evo. Lo que espera darle. Chávez el petrolero vs. Chávez, el gasista.

Por Mario Wainfeld, del diario Página/12, Buenos Aires

El gas, riqueza que puede viabilizar las economías y las sociedades de Bolivia y Venezuela, no es un commoditie pasible de ser vendido en cualquier lugar del mundo a precio uniforme. El barril de petróleo o la tonelada de soja tienen un mercado mundial único. El gas, básicamente, se puede vender en mercados regionales y su precio es muy variable en función de los costos de traslado, vía gasoducto o por barco. El futuro político de Hugo Chávez y el de Evo Morales dependen de su política enérgica, que puede (debe ser) un factor anticipatorio de la siempre esquiva unidad de la región. Esa región donde las centroizquierdas se obstinan en ganar elecciones y en encarnar (para azoramiento de surtidas derechas) la mejor chance de gobernabilidad. Esa región donde Estados Unidos, por sus desmesuras, sus errores y sus prioridades geopolíticas ulteriores al 11-S, tiene el menor peso político que se haya conocido desde hace un siglo.

El modo más usual y económico de transporte son los gasoductos, ya que licuarlo para trasladarlo por vía marítima es carísimo. Aun el lector más profano entenderá que un gasoducto no se construye de un día para el otro, que cuesta lo suyo y que requiere planificación por muchos años. El negocio gasífero, dicen los especialistas en la materia, es como un matrimonio perdurable cuyo estudiado noviazgo insume añares. Así las cosas, con los fierros de los gasoductos como anillos matrimoniales, compradores y vendedores establecen lazos difíciles de desbaratar porque hay mucho capital instalado en juego. Ese factor induce a integrantes del MAS boliviano y del gobierno argentino (consultados por este diario) a creer que las empresas extranjeras radicadas en el país del Altiplano no se han de ir fácilmente, aunque les cambien mucho las condiciones vigentes. El valor de sus instalaciones, su "costo hundido", es demasiado grande como para tener respuestas pasionales o para enconarse excesivamente por una época de vacas flacas. Eso no quiere decir que las susodichas empresas, y los susodichos gobiernos, no vayan a buscar hacer lobby en la Constituyente de este año, que puede reformar el régimen legal de hidrocarburos y que muchos especialistas consideran tan relevantes como la aplastante elección que acaba de ganar Morales.

- Necesidades mutuas: Bolivia fue millonaria en estaño y su población no salió de la pobreza. La plata también se evaporó o, mejor dicho, enriqueció a sus elites y a capitales foráneos. El gas ha resituado a Bolivia en el mapa mundial. Es una tercera oportunidad que su primer presidente indígena no debería dejar pasar. "Hace unos años Bolivia era, aunque no lo dijéramos, un país irrelevante. Mirábamos sus permanentes crisis con distante piedad y emitíamos comunicados formales apoyando su reivindicación de salida al mar. Pero en el fondo, sus estallidos no importaban porque se juzgaban inocuos para el equilibrio regional. Ahora, con el gas, su volatilidad política –bromea apenas un funcionario internacional sureño– es un problema de primer nivel en la agenda nuestra y de Estados Unidos."

El gas, casi huelga decirlo, no es un bien con el que se pueda hacer stock. Debe fluir y el flujo debe venderse. Los vecinos, los compradores naturales del gas, necesitan a Bolivia y Bolivia los necesita. De ahí a que haya políticas consistentes a largo plazo media un campo, pero la perspectiva existe.

- ¿A cuánto? Como ya se dijo, no hay un mercado único de gas ni, por ende, un precio mundial. Las aseveraciones del presidente electo de Bolivia exigiendo el mismo valor que se paga en California, dicen diplomáticos de Argentina y de terceros países del subcontinente, es sólo un planteo para negociar. El gas boliviano ya es costoso para Argentina, cuyo mercado no podría solventar el valor sideral vigente en Estados Unidos.

Los funcionarios argentinos toman con calma las declaraciones de Morales y confían en que la excelente relación que han urdido con él casi desde que Néstor Kirchner inició su mandato rinda sus frutos. Chato Peredo, uno de los principales cuadros del MAS, candidato a tener un cargo de postín en el gabinete de Morales, es un contertulio habitual de varios funcionarios argentinos, en especial de Julio De Vido, a quien ha visitado con sorprendente habitualidad en estos años.

Amén de las buenas ondas y de la solidaridad precursora, hay razones prácticas que abonan un cierto optimismo del Gobierno. Argentina, ponderan en Infraestructura y en la Rosada, podría contribuir mucho en una tarea inevitable que espera a Morales. En Bolivia casi no hay redes domiciliarias de gas. El acceso al fluido es, como casi todo, monopolio de minorías muy concentradas. El gobierno de Kirchner, de la mano con empresas del sector radicadas en Argentina, aspira a servir de mediador entre la necesidad de millones de bolivianos y su propia riqueza. El tendido de redes, el despliegue de automotrices con rodados de combustión a gas, la promoción de una tarifa social podrían contar con apoyo técnico y comercial de Argentina, suponen.

Claro que el interés empresario no es filantrópico ni se superpone, de modo sencillo, con el del Estado nacional. Más de un funcionario recela por ejemplo de la conducta dual de Repsol que tiene un pie en Bolivia y otro acá. "Ojo con los gallegos –alertan, ejemplifican–, que pueden hacer palanca en Bolivia para que el precio del gas suba e impregne el que hay acá, mucho más accesible." Muchos mercados, muchos precios, mucha política.

- Dos combustibles, dos políticas: Morales jugará buena parte de su suerte futura en su política energética. Chávez lo viene haciendo desde hace mucho. Su canciller, Alí Rodríguez Araque, es un especialista en la materia, tanto que fue secretario general de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) durante dos años, hasta 2002. No eran ésos los actuales tiempos de precios siderales del oro negro y es fama que el hombre (abogado y ex líder guerrillero en los ’70) se desempeñó brillantemente.

Chávez no expande sólo discursos boliviarianos, también hace política con los combustibles. Venezuela nada en petróleo desde décadas atrás, pero la irrupción del gas es más reciente. La diferencia de comercialización entre ambos condiciona las tácticas de Chávez, que no tiene empacho en vender enormes cantidades de petróleo a Estados Unidos, pero que rehúsa la tentación de casarse con el gas. Ya se dijo, la venta de un commoditie se puede discontinuar de un día al otro y encontrar otro cliente, en cualquier latitud y al mismo precio. Con el gas, que Estados Unidos podría absorber como una esponja, es muy otra cosa. De ahí que Chávez se oriente a relaciones que pueden parecer estrambóticas pero son muy sagaces: proveer de gas a países de América Central, eventualmente subsidiando el precio, para ganar adhesiones (o de mínima atenuar enconos) en una zona muy porosa a la influencia americana o mexicana. En igual sentido, no sólo como comercio sino como cabecera de playa de una relación estable más vasta, debe entenderse el faraónico proyecto de gasoducto a Brasil y Argentina, del que hasta ahora se tienen anuncios imprecisos. Muchas preguntas quedan abiertas: ¿quién pagará las instalaciones? ¿Cuál será la traza de esa nueva Buenos Aires-Caracas? ¿Quién subsidiará el precio del fluido que sería carísimo para nuestros valores locales?

- Dame fuego: Mucha planificación, mucha anticipación, gran inversión a largo plazo, el negocio del gas puede jugar anticipando la integración regional de la que es parte. Bolivia, especialmente, y Venezuela pueden ser proveedores de Argentina y Brasil, los dos países de más peso de la región, los que pueden hacerles de chasis en caso de presiones externas o crisis internas. La existencia de intereses comunes (aunque para nada idénticos) añade novedad a las perspectivas de Sudamérica, el lugar del mundo más propicio a los progresismos en 2005 y el que sigue siendo el más desigual del globo terráqueo. Chávez y Evo tienen discurso rupturista, de los que ya hubo antaño, pero también cuentan con recursos que pueden servir para articular con sus vecinos. Es una novedad respecto, por ejemplo, de las épocas del estaño o de la plata.

Nada de eso supera el rango de una estrecha oportunidad. No es todo, es más que otras veces, es lo que hay.


Descarga la aplicación

en google play en google play