Escúchenos en línea

Una maniobra vergonzosa

None | 9 de Enero de 2006 a las 00:00

La crónica de los hechos

No hubo manera de elegir nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional y a las 6:30 de la tarde, la sesión ha quedado suspendida y han convocado para el próximo miércoles. Eso significa que por primera vez en la historia, el presidente de la República leerá su informe anual, sin que exista una Junta Directiva.

La sesión de este lunes comenzó con casi tres horas de atraso y se desarrolló en medio de un ambiente tenso por las acciones de última hora emprendidas por los liberales para ganar la elección y por varios incidentes entre grupos políticos rivales.

Además, al final del lunes, ya no hay candidatos oficiales para ganar la presidencia, pues tanto el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) como el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) retiraron sus candidatos, René Núñez y Enrique Quiñónez, respectivamente, porque ninguno alcanzó los 47 votos necesarios.

Ahora se manejan tres nombres para presidir el parlamento: Miguel López Baldizón, diputado oficialista; Vladimir Pineda y María Eugenia Sequeiro, liberales del grupo del banquero Eduardo Montealegre. La sesión fue marcada por la sorpresiva renuncia del diputado Gerardo Miranda a su membresía en el FSLN y se unió a la facción liberal arnoldista para la elección de la presidencia del congreso nicaragüense, que disputan ambas fuerzas políticas mayoritarias. El FSLN intentó incorporar a última hora a la diputada suplente de Miranda, Venancia Ibarra, pero aún está pendiente.

Uno de los incidentes comenzó cuando el presidente de la junta directiva interina, el liberal José Castillo Osejo, leyó una carta de Alemán solicitando la incorporación a la sesión de hoy de su suplente Roberto Rodríguez. Los diputados sandinistas rechazaron dicha incorporación al considerar que Alemán no tiene suplente por no haber sido elegido de forma directa por voto popular, sino que es diputado por ley. Sin embargo, los diputados liberales argumentan que Alemán tiene derecho a acreditar a Rodríguez.

Además de la sorpresiva adhesión de Miranda a la facción arnoldista, el PLC también pretende inscribir como suplente del reo Alemán –quien por su condición de reo está suspendido como miembro del parlamento– a un diputado del partido Camino Cristiano. Pero de acuerdo con una resolución expresa de la Corte Suprema de Justicia, Alemán carece de suplente, pues no ha sido electo, sino designado en su calidad de expresidente y su vicepresidente, es el actual mandatario Enrique Bolaños.

La decisión del diputado Miranda, representante por el departamento de Rivas y ex alcalde de San Juan del Sur, tomó por sorpresa al partido y a la opinión pública al ocupar su escaño en el sector de la facción liberal. "Es una traición que uno no se espera", dijo el diputado sandinista Gustavo Porras.

El diputado Natán Sevilla dijo en la sesión que la maniobra es rechazada por el FSLN por considerar que Alemán no tiene derecho a suplente, ya que no fue electo por sufragio, sino que su escaño le fue dado de forma automática al dejar el gobierno en enero del 2002. Según Sevilla "no se puede permitir esa tremenda ilegalidad" porque la elección de la junta directiva sería nula.

Miranda apareció sentado en el sector de la bancada liberal, custodiado por los más robustos diputados del PLC. Cuando el presidente de la Directiva de Edad, el liberal José Castillo Osejo, anunció que le otorgaba la palabra, se armó una tremenda trifulca. Los sandinistas le gritaban desde traidor, vendido, criminal, ladrón, corrupto y otros improperios impublicables. Pero hubo un momento que pudo hablar, y en esos aproximadamente 40 segundos, Miranda Obregón acusó a sus colegas sandinistas de falsificar su firma para lograr la integración de la diputada suplente Venancia del Carmen Ibarra Silva y evitar así la elección de Quiñónez.

"Señor presidente yo tengo la última palabra y quiero darle a conocer que esa firma que está ahí donde acreditan al suplente no es verdadera. Es falsificada. Yo en ningún momento no he acreditado al suplente. Compare la firma, la firma no es la mía", logró decir el diputado Miranda, en medio de los insultos de sus "queridos" compañeros.

En cualquier caso, las dos maniobras del PLC todavía no le son suficientes para juntar los 47 votos necesarios para elegir a Quiñónez. Nominalmente, tienen 41 votos, pues de los 53 originales: 12 se marcharon para formar diferentes grupos parlamentarios.

Pero además, el fin de semana perdieron a otro diputado, Alfonso Ortega Urbina, ex diplomático en el gobierno de Alemán y tío de Daniel Ortega, el dirigente sandinista. El diputado Ortega Urbina se disgustó con sus colegas de partido, porque no lo respaldaron en su aspiración para ganar la presidencia de la Junta Directiva, en el último año que podía serlo, puesto que al terminar la legislatura, se retira de la política. Ortega sin embargo, no se ha sumado al otro grupo.

El viernes el PLC habían logrado sumar a cuatro diputados: dos de Camino Cristiano, uno aliado de Herty Lewites y otro del grupo bolañista, pero esta mañana les desertó este último, el diputado Miguel López, después que no pudo convencer a su colega de bancada, Eduardo Gómez, para que también se sumara a la propuesta arnoldista. Sin embargo, ninguno de los dos ha dicho que respaldará al otro grupo.

Con todas esas sumas y restas, si finalmente Miranda puede votar y la directiva interina (formada por los dos diputados de mayor edad y los dos de menor edad) acepta inscribir a un suplente de Alemán, el PLC cuenta con 43 diputados seguros y quizás 45, pero en la otra acera, la alianza entre diputados oficialistas, sandinistas y del disidente liberal Eduardo Montealegre, llegan hasta 45.

Hay tres diputados que aún no definen su voto: Miguel López, Eduardo Gómez y Alfonso Ortega, en cuyos votos está la elección.

La integración de la Junta Directiva es de por sí importante, pues controla la vida parlamentaria, el cronograma para aprobar o no los proyectos de ley y administra un presupuesto considerable.

Este año es de mayor importancia, puesto que en noviembre próximo se realizan las elecciones generales y los partidos necesitan la proyección pública que ofrecen los siete puestos de la junta directiva, además del manejo de importantes recursos financieros y materiales.

¿Alemán rumbo a la Cárcel Modelo?

La Sala Civil Número 2 del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), controlada por el Frente Sandinista (FSLN), ordenó al Sistema Penitenciario que presente de inmediato un informe sobre el status de convivencia familiar y el comportamiento del reo Arnoldo Alemán, informó el magistrado Enrique Chavarría.

Aparentemente, la decisión ha sido tomada de común acuerdo entre el secretario general del FSLN, Daniel Ortega, y el Presidente Enrique Bolaños, por lo que es de suponer que el informe será entregado en cuestión de horas. Una vez presentado el informe, probablemente esta misma noche el tribunal dictará la orden para cancelar el régimen de convivencia familiar a Alemán y trasladarlo a la Cárcel Modelo de Tipitapa.

La decisión de Ortega y Bolaños ha dado ya sus primeros frutos: el diputado arnoldista Enrique Quiñónez desistió de su candidatura para presidir la Asamblea Nacional. El abogado de Alemán, el doctor Mauricio Martínez, calificó la medida como una presión del FSLN y del gobierno, para impedir que resulte electo un diputado del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en la jefatura del Parlamento. Ortega y Bolaños iniciaron una reunión de urgencia en Casa Presidencial, para definir su plan de trabajo.

Además, la bancada sandinista interpuso dos recursos de amparo, para impedir la acreditación de un suplente de Alemán en la Asamblea Nacional, y para defender la incorporación de Venancia Ibarra Silva, suplente del diputado Gerardo Miranda, quien esta mañana abandonó las filas sandinistas y se pasó a las del PLC.

El presidente de la Sala, el magistrado Gerardo Rodríguez, anunció que han aceptado ambos recursos, lo cual significa que se ampara tanto a la bancada sandinista como a la diputada Ibarra, y se suspende la incorporación de un suplente para el reo Alemán. Por lo tanto, el diputado tránsfuga, Gerardo Miranda, no podrá asistir a la primera sesión, puesto que él mismo acreditó a Ibarra para ejercer esa función por razones médicas.


Descarga la aplicación

en google play en google play