Escúchenos en línea

Cuarto intento fallido
¡y el rancho ardiendo!

None | 12 de Enero de 2006 a las 00:00

La directiva del Parlamento que integran siete personas se elige con el voto de 47 de los 91 diputados y de los cuales 40 son liberales, 38 son sandinistas y los demás de las bancadas minoritarias, la oficialista Azul y Blanco, la independiente ALN-PC y Camino Cristiano (evangélico). Tanto los liberales como los sandinistas y los otros grupos parlamentarios están de acuerdo en que la directiva deben integrarla dos diputados del PLC, dos del FSLN y los tres cargos de las bancadas minoritarias, incluida la presidencia del Parlamento.

La paralización en la elección de la junta directiva ha impedido que el presidente Enrique Bolaños rinda cuentas de su labor durante el año pasado, informe que según la Constitución debe presentarse cada 10 de enero.

"No hay humo blanco en las negociaciones y por eso es que no se puede elegir a la nueva junta directiva", dijo el jefe de los diputados del PLC, Enrique Quiñónez.

"Esperamos se puedan abrir los mecanismos de diálogo, porque esta elección ya se está extendiendo demasiado", afirmo el diputado oficialista Miguel López, uno de los candidatos propuestos por el PLC para la presidencia del parlamento, quien declinó al cargo para dar lugar a nuevas postulaciones.

Los sandinistas rechazan al diputado de la oficialista Alianza por la República (APRE) Miguel López porque consideran que tiene un acuerdo con el PLC para facilitar la amnistia del ex presidente y ahora reo por corrupción Arnoldo Alemán.

"Nosotros mantenemos nuestra posición de buscar una directiva pluralista y mientras no logremos eso, pues no se podrá lograr una elección. No nos vamos a prestar a avalar una junta directiva cuya primera decisión va a ser la amnistía de Alemán", afirmó el diputado José Figueroa. El FSLN por su lado llevaba como candidato al diputado derechista Augusto Valle, quien también declinó porque no goza del respaldo de la bancada mayoritaria del PLC.

Valle desertó hace cuatro años del PLC para apoyar la lucha anticorrupción del gobierno del presidente Enrique Bolaños, y recientemente se unió a la facción parlamentaria de la recién formada Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), que pretende convertirse en alternativa electoral de la derecha para los comicios de noviembre próximo. Ellos ha originando fuertes pugnas entre ambos grupos derechistas.

La negativa del PLC y ALN de unir votos para escoger una directiva afín a sus posiciones políticas facilitaba al bloque sandinista tomar ventaja para negociar con grupos minoritarios la elección de sus candidatos.

El presidente de la República, Enrique Bolaños, llamó a los diputados a superar el estancamiento en que ha caído el Congreso, ya que el país no puede darse el lujo de tener paralizado un poder de Estado, según dijo el vocero presidencial, Lindolfo Monjarrezt. A petición de los partidos con representación parlamentaria, Bolaños había mediado para la búsqueda de un candidato de consenso, pero no logró conciliar las posiciones.

El funcionario recordó que hay una serie de leyes pendientes de aprobarse, necesarias para la tramitación de préstamos y proyectos.

Mediante su secretario privado, Bolaños anunció su distanciamiento del conflicto ante señalamientos de la prensa de preferir uno de los grupos en pugna. "El Presidente Bolaños mantuvo todo el tiempo la neutralidad, jamás mostró un interés a nadie en particular, lo que se dice en algunos medios de que se parcializó a favor del FSLN y la bancada de Eduardo Montealegre (disidente del es totalmente falso", señaló el secretario privado, Lincoln Escobar.

FSLN llama a pensar en Nicaragua y consensuar una junta pluralista

El coordinador de la bancada del Frente Sandinista, Edwin Castro, hizo un llamado a las demás bancadas parlamentarias a pensar en Nicaragua y aportar al buscado consenso para elegir una junta directiva plural que contribuya a la gobernabilidad y estabilidad del país.

Por cuarta vez fracasó este jueves un nuevo intento por elegir a la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional con la mayoría de votos posible y no simplemente con los 47 votos de ley, porque entre las facciones liberales insisten en vetar a los candidatos que se presentan de uno u otro lado.

Los liberales y sus aliados de Guillermo Osorno, Miguel López y Orlando Tardencilla, insistieron en su propuesta para que el presidente de la alianza bolañista APRE, Miguel López Baldizón ocupe la presidencia de la Asamblea, el jefe de la bancada del PLC Enrique Quiñónez ocupe la primera vicepresidencia y la también arnoldista Auxiliadora Alemán la primera secretaría, lo que fue rechazado por el FSLN y la alianza de Eduardo Montealegre.

La falta de acuerdos impidió nuevamente la elección de la junta parlamentaria, y llueven las acusaciones de uno y otro lado de inflexibilidad y de no abonar a la pluralidad de la nueva junta que dirigirá el parlamento para este año.

Castro afirmó que el FSLN hará los últimos esfuerzos en aras del consenso en el que afirmó que se han involucrado el Presidente de la República y el Cardenal Miguel Obando. El Frente Sandinista propugna por dos de los siete cargos directivos: la primera vicepresidencia y la segunda secretaría.

El plenario fue convocado nuevamente para sesionar este viernes a las dos de la tarde, pero todo indica que mientras se continúe vetando a los candidatos no habrá consenso y el Parlamento continuará paralizado.

Sandinistas rechazan acuerdo bilateral con el PLC

El Frente Sandinista rechazó este jueves un acuerdo con el PLC para acordar una junta directiva parlamentaria, tal como lo propuso el diputado Eduardo Mena, miembro del equipo negociador del Partido Liberal Constitucionalista.

Mena afirmó que la falta de acuerdo motivado por lo que denominó "boicot de la bancada de Eduardo Montealegre", está obligando a un acuerdo bilateral entre el Frente Sandinista y el Partido Liberal Constitucionalista para conformar una junta directiva libero-sandinista.

"Los medios de comunicación serían los primero en criticar y dirían que continúa el pacto entre el Frente y el PLC, y además nosotros seguimos insistiendo en que la junta directiva debe ser pluralista y contar no con 47 votos sino con 91", afirmó Edwin Castro.

Mena, que fungió como tercer secretario de la junta directiva saliente, dijo que no está quedando otra alternativa que un acuerdo libero-sandinista en que se dejarían por fuera a los grupos minoritarios, que ahora se presentan como representantes de agrupaciones políticas como la bolañista alianza APRE; el partido casilla de Herty Lewites Alternativa Cristiana y la reducida bancada de Camino Cristiano.

En lo único que hay coincidencia es que la codiciada presidencia de la Asamblea no debe ser ocupada por ninguno de los diputados del FSLN y del PLC, sino más bien por las llamadas bancadas minoritarias, pero todos los candidatos son vetados.

Se espera que para este viernes se lleve a cabo un nuevo intento de elegir a la junta directiva parlamentaria, pero muchos dudan que se logre consensuar porque nadie quiere ceder ni una pulgada en las cuotas de poder que se han planteado.


Descarga la aplicación

en google play en google play