Escúchenos en línea

Crisis política se profundiza

None | 13 de Enero de 2006 a las 00:00

El Presidente pidió a los legisladores que "se pongan de acuerdo cuanto antes, por el bien del país". El Parlamento está integrado por 40 diputados del Partido Liberal, 38 del Frente Sandinista y 13 más agrupados en varias bancadas pequeñas, integradas por disidentes liberales, conservadores y de otras fuerzas políticas.

Las dos fuerzas mayoritarias, el Partido Liberal Constitucionalista y el Frente Sandinista de Liberación Nacional, con 40 y 38 asientos, respectivamente, retiraron a sus candidatos ante la imposibilidad de conseguir los 47 votos necesarios.

Los sandinistas, que cedieron en la reelección de su diputado René Núñez como presidente de la Cámara, propusieron que en ese cargo sea nombrado un miembro de la minoritaria bancada Azul y Blanco (oficialista), propuesta aún no avalada por los liberales.

Según Bolaños, en los intensos cabildeos de los últimos días el Ejecutivo consiguió que a una de las bancadas minoritarias se le concediera la presidencia de la Asamblea Nacional y otros dos cargos más en la directiva.

Nuncio Apostólico pide "serenidad" a los diputados

El Nuncio Apostólico, Jean Paul Gobbel, cree que no es sano que se estanque la vida parlamentaria por mucho tiempo. "No es sano que la situación dure mucho tiempo de esta manera", advirtió el Nuncio Apostólico, después de recibir a los diputados de la alianza parlamentaria encabezada por los liberales.

Hasta la Nunciatura Apostólica llegaron Enrique Quiñónez, del PLC; Miguel López, de APRE; y Frank Sarria, de CCN, quienes antes se habían reunido con el cardenal Miguel Obando y Bravo.

Monseñor Gobbel, también decano del cuerpo diplomático en el país instó a los legisladores a buscar como encontrar una solución a la crisis y elegir de una vez a la junta directiva de la Asamblea Nacional. "Es interés de Nicaragua que se solucione y la solución, una vez más, está en la serenidad, evitando ataques personales, que se multipliquen los encuentros y reuniones para que se llegue a una solución negociada, pacífica, que satisfaga a todas las bancadas", abogó monseñor Gobbel.

Aplaudió que "las últimas semanas", del año 2005, fueron de relativa serenidad, gracias a diálogos y acuerdos que hubieron a nivel político y entre el Ejecutivo y Legislativo. "El año 2006, a partir del lunes pasado, ha comenzado un poquito movido", lamentó.

"No es una situación desesperada. Sabemos que el diálogo sigue, tiene que seguir más", instó el representante de Su Santidad en el país. Monseñor Gobbel admitió que la situación del Parlamento preocupa a la comunidad internacional: "Lo que preocupa a Nicaragua, preocupa al cuerpo diplomático", dijo. "Estamos aquí para seguir la situación y para ayudar en cuanto podemos", agregó.

Monseñor Gobbel rechazó, sin embargo, que la Nunciatura o el Cuerpo Diplomático pueda mediar en la crisis del legislativo. "No es competencia del cuerpo diplomático de mediar en asuntos internos de Nicaragua, ni de hacer proclamaciones fracasantes sobre la situación política", señaló.

"A nivel individual, amigos de los partidos, decimos lo que pensamos. Yo lo hago con los amigos que me han visitado esta mañana, lo hecho con otros, con el Ejecutivo, pero no vamos a hablar mediación del cuerpo diplomático en esta situación", sostuvo. "No es competencia del cuerpo diplomático de mediar en asuntos que son puramente internos de Nicaragua", sentenció.


Descarga la aplicación

en google play en google play