Escúchenos en línea

Pacientes abandonados

None | 19 de Enero de 2006 a las 00:00

Mientras tanto, en los 32 hospitales públicos del país se vive una situación de caos, ya que los planes de contingencia puestos en práctica por las autoridades no dan abasto para atender a la población. En la mayoría de los casos, las emergencias son atendidas por médicos que hasta ahora desempeñaban funciones administrativas y por personal paramédico.

La ministra de Salud Margarita Gurdián informó que el sábado se reunirá nuevamente con representantes de la Federación Médica y el ministro Aranala, para encontrarle una solución a la actual crisis del sector salud. En la reunión se discutirán las exigencias de los galenos, que piden un incremento salarial del 70%, y que hasta ahora Hacienda ha negado porque el Presupuesto General de la República para este 2006, no cuenta con los fondos suficientes para garantizar ese incremento, según dicen ellos.

Arana afirmó que no puede darse "soluciones mágicas" al problema, y ofreció revisar la convención colectiva donde se podría encontrar alternativas para mejorar las condiciones de trabajo y beneficios al sector.

El gobierno aprobó en diciembre una asignación de 17 millones de dólares en el presupuesto para el 2006 para aumentos salariales a todos los empleados de salud, que suman unos 25.000 en todo el país, y ha dicho que no puede conceder más para los médicos.

¿Militarizarán los hospitales?

Por otra parte, el jefe de la Policía de Managua, comisionado Carlos Bendaña, se reunió la tarde de este jueves con la ministra Gurdián, personal del Ministro de Gobernación, la presidente del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Eda Callejas, y representantes del Hospital Militar de Managua, para conocer la situación actual del paro médico y brindar apoyo policial para resguardo de los hospitales públicos.

La ministra Gurdián escuchó la propuesta del jede de la Policía capitalina, y dijo que todavía la situación es manejada por el MINSA, por lo que no considera que los hospitales necesiten de resguardo policial.

Callejas dijo que analizan con el MINSA la posibilidad que las empresas provisionales que forman parte del INSS brinden atención médica gratuita a la población, mientras se encuentra una salida al paro médico.

También laboran las enfermeras, camilleros y demás empleados pertenecientes a la Federación de Trabajadores de la Salud (FETSALUD), sindicato que condenó la medida de presión ejecutada por los galenos con el cierre de las salas de emergencia. En opinión del líder sindical, Gustavo Porras, la población nicaragüense de más bajos recursos, el cliente más asiduo de los hospitales públicos del país, es la que lleva la peor parte en el diferendo entre médicos y el gobierno.

Los afiliados de FETSALUD, que también exigen un aumento salarial del 15 por ciento, prometieron, sin embargo, mantenerse en sus puestos mientras dure el paro total de los galenos. "La falta de atención médica en emergencias y a pacientes internos es imperdonable y rechazamos de plano esa acción", dijo la vicesecretaria de Fetsalud, Eveling Umaña. Los trabajadores también reclaman la falta de suficientes medicamentos, instrumentos y otros recursos de los que carecen los hospitales debido al bajo presupuesto gubernamental.

Los más de tres mil galenos agrupados en la Asociación de Médicos Pro-Salarios se niegan desde el miércoles a atender a los pacientes de la llamada ruta crítica, hasta tanto el gobierno les garantice un aumento salarial del 70 por ciento. La medida de presión, sin embargo, mantiene hasta ahora inamovible la posición del Ministerio de Salud (MINSA), que alega carecer de fondos para satisfacer la demanda. Según la titular de sector, Margarita Gurdián, el MINSA solo dispone de 152 millones de córdobas (menos de nueve millones de dólares) para mejorar los sueldos de todos sus empleados.

La ministra, que ayer fue abucheada por los huelguistas durante un recorrido por varios centros asistenciales de Managua, amenazó con pedir a su homólogo del ministerio de Trabajo que declare ilegal el paro, con lo cual podrían comenzar los despidos.

Gurdián llegó al Hospital Lenín Fonseca para constatar si es cierto que los hospitales estaban rechazando heridos, porque no hay médicos que les atiendan. La funcionaria dijo que no está en contra del aumento para los médicos, pero señaló que sólo ejecuta el presupuesto que se le asigna. "No puedo hacer magia", aseguró.

El Ministerio destinó un promedio de cuatro médicos de refuerzo en el hospital Alemán Nicaragüense y el Manolo Morales de Managua, y para el hospital de Rivas. El Nuevo Diario reporta que en algunos centros de salud capitalinos se retomaron las emergencias, pero todavía siguen canceladas en la mayoría de los hospitales de Managua. En el hospital Alemán Nicaragüense no se atienden ni a las embarazados y sólo se mantiene activa la Unidad de Choque, que atiende casos graves como cadentes.

Marcelino Pérez, director del hospital "Bertha Calderón", especializado en mujeres, se veía atareado tratando de garantizar un mínimo de atención a los pacientes hospitalizados y en el servicio de emergencia. "Tengo que estar al frente del hospital, haciendo visitas (a los pacientes) y operando porque también yo soy cirujano", explicó Pérez durante un recorrido por el centro. "Tenemos ocho médicos para cubrir las 24 horas de turno en todo el hospital, más cuatro para emergencias y seis en la sala de neonato", señaló Pérez.

El enorme salón de consultas externas del Bertha Calderón, que antes era frecuentado por un promedio diario de 250 mujeres, en su mayoría originarias de zonas pobres, que llegan para recibir tratamientos contra el cáncer o partos prematuros, lucía prácticamente desolado.

Dora Siles, una mujer de 49 años que padece de cáncer en la matriz, lleva ocho días hospitalizada sin poderse practicar un examen clínico que requieren los médicos para recetarle el tratamiento adecuado. La huelga "me afecta un poco porque no me pueden mandar el tratamiento si no me hacen el examen", dijo la mujer de aspecto pálido y dolorido, mientras otras pacientes trataban de pasar el tiempo conversando entre sí o viendo televisión.

"Llevo 14 días aquí, tengo hemorragia, dolor de cabeza, de espalda, pero estoy recibiendo mi tratamiento y espero salir con vida", aseguró Paulina Pérez, una frágil anciana de 75 años, consumida por la enfermedad.

El ambiente era similar en el hospital del niño de Managua "La Mascota", donde el subdirector del centro, Leonel Palacios, dirigía este miércoles la sala de choques y asistía personalmente a una niña microcefálica de un año que fue ingresada por problemas respiratorios. Según Palacios, la mayoría de los médicos de este centro no participan en la huelga, sin embargo, fuentes no oficiales dijeron que el hospital estaba operando con unos cuantos médicos, algunos de los cuales fueron contratados temporalmente.

Dirigentes niegan abandono de los más pobres

Los huelguistas habían anunciado que a partir del miércoles medidas extremas y se informó de pacientes rechazados en los centros de emergencia. Sin embargo, en conversación BBC Mundo, Elio Artola, presidente de la Federación de Médicos de Nicaragua, aseguró que sí se están atendiendo "emergencias graves".

"Somos médicos, no vamos a dejar a la población en indefensión. Estamos atendiendo las emergencias críticas. Un quemado grave, o un paciente infartado con insuficiencia respiratoria o un paciente baleado o perforado con arma blanca no lo vamos a dejar morir, pero si viene un paciente con gripe o dengue, los canalizamos al hospital de la policía o del ejército. Estamos ganando salarios de hambre. Un médico especialista gana un promedio de US$300. Es una injusticia. Aquí hay una élite que se chupa todo el presupuesto y gana salarios estratosféricos", dijo Artola.

En cuanto al aumento acordado por el gobierno, Artola dijo que "ese reajuste prácticamente ya se lo comió la inflación. Aquí en Nicaragua ya subió el agua, la luz, el combustible". Artola dijo que los médicos no levantarán la huelga: "Vamos probablemente a retomar el estado como estábamos anteriormente, que era atender todas las emergencias, pero nuestra lucha va a ir a las calles, seguirá hasta que el gobierno de respuesta a nuestras demandas".

Ministerio del trabajo puede declarar ilegal la huelga

El ministro del trabajo, Virigilio Gurdián, amenazó con declarar ilegal la huelga de los médicos pro salario si este viernes no abandonan su posición de no atender a los pacientes que llegan a las emergencias.

Durante dos meses hemos sido pacientes y no podemos seguir en esta situación

, señaló el funcionario. "Si quieren que negociemos debemos hacerlo en igual de condiciones y para esto los médicos deben desmontar su huelga", señaló.

El ministro Gurdián recordó que la huelga de los médicos, que desarrollan desde el pasado 14 de noviembre, en demanda de un aumento salarial del 70 por ciento, el Ministerio del Trabajo la declarará ilegal, si no es hoy podría ser mañana, declaró el ministro.

Habrá que ver qué otras decisiones tomamos, para que los médicos no dejen si atender a los pacientes.

Por su parte el doctor Rafael Díaz Salazar, director del hospital Manolo Morales, dijo que un equipo permanente de tres médicos para atender lo que denominan la ruta crítica, que son los casos de emergencia y de cuidados intensivos.

Por su parte la doctora Carmen Solórzano, dijo que no temen ningún tipo de represalia por parte de las autoridades de gobierno, que incluyen despidos. Si tomamos la decisión de iniciar y mantener esta huelga, nos mantendremos a pesar de las amenazas de la ministra de salud Margarita Gurdián y del ministro del trabajo Virgilio Gurdián.


Descarga la aplicación

en google play en google play