Escúchenos en línea

«He vuelto y soy millones»
«¡Uka jacha uru jutasjiway!»

None | 21 de Enero de 2006 a las 00:00

Acompañado de su hermana Esther -pues el líder indígena es soltero y requería una pareja para recibir el poder espiritual de la cosmovisión andina- calzando sencillas sandalias y ataviado como un sacerdote del Sol, Morales llegó al recinto sagrado pasado el mediodía y se sometió al esperado ritual.

Antes, Esther (quien asumirá el rol de Primera Dama de Bolivia) lo vistió con una túnica de aguayo antiguo o "unku", que sólo fue utilizado hace 10 siglos por sacerdotes Inti (Sol) de la dinastía imperial de la etnia, pantalón y un chutuqu (sombrero) de cuatro esquinas, las cuales representan el control de los cuatro puntos cardinales, coronado con unas flores blancas. El "unku" fue elaborado de color rojo y tiene figuras de anacondas, que representan al Amazonas, y cóndores, que simbolizan el mundo andino, su cosmovisión y su magia en armonía con la naturaleza.

Evo eligió para el rito las monumentales ruinas de Tiwanaku, a 70 kilómetros de La Paz y a más de 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar, dado que allí, antes de las elecciones, él había pedido 50 por ciento más uno de los votos y se comprometió a regresar a agradecer la victoria.

Las jóvenes pankarapawhiris (las que derraman flores) arrojaban las "claveles y mùsicas y dos ñustas lo esperaban en la cúspide de la pirámide a donde Morales llegará descalzo para recibir la canasta de claveles blancos. Luego el primer mandatario caminó sobre una alfombra de flores hasta llegar a la puerta de la pirámide con vista al este. Allí se arrodilló agradeció a los dioses. Acto seguido se encendieron cuatro fuegos sagrados y cuatro mesas (ofrendas de dulces, vino, mixtura y flores) en representación de la tierra, aire, agua y fuego. Después que se consumieron, le entregaron a Evo el bastón delante de representantes de 37 naciones indígenas originarias como símbolo de unidad y poder.

El Presidente electo de Bolivia, hijo de campesinos aymaras y quechuas, fue entronizado como "jefe supremo de los indígenas de los Andes" de manos de un sabio aymara en las ruinas preincaicas de Tiwanaku, dedicadas al dios sol Inti. Morales fue coronado con una suerte de gorra de lana, tipo birrete, de cuatro puntas, que representan las regiones precolombinas del Estado preincaico del Tawantinsuyo: Collasuyo, Antisuyo, Chinchasuyo y Contisuyo, que abarcó desde Chile hasta Ecuador.

En lengua nativa y con algunos vocablos de la perecida lengua puquina, fuente del aymara, Morales contrajo un compromiso telúrico con la Pachamama (madre tierra) y el Tata Inti (padre sol) en un ritual sobre una "huajta" (mesa) en la principal azotea del Kalasasaya.

Esta ceremonia indígena y mítica, en la cual no participó ninguno de los 65 presidentes blancos o mestizos que antes gobernaron Bolivia fue seguida por unos 20.000 indígenas aymaras revestidos de sus tradicionales ponchos. Varios campesinos ondeaban las "whipalas", esas banderas con los colores del arco iris que representan las etnias de Bolivia. Un centenar de carpas fueron instaladas por el Ejército para que los campesinos andinos pudieran dormir y combatir el frío en las noches del altiplano. En esta ceremonia tradicional, muy simbólica para los aymara, 2.300 indígenas formaron una guardia para acompañar a Morales durante el acto.

El alcalde de Tiwanacu, Lino Condori, informó que toda la población trabajó arduamente en los más mínimos detalles para que el templo de Kalasasaya, el de Tiwanaku y la ciudad en si, den una muy buena impresión al gran número de visitantes. Las míticas ruinas –situadas al sureste del lago Titicaca, a 70 kilómetros de la ciudad de La Paz y a una altura de 3.844 metros sobre el nivel del mar– fueron la cuna del hombre americano. Se cree que Tiwanacu fue una antigua ciudad preincaica, que poseía un sofisticado sistema de agricultura en terrazas, bien adaptado para producir grano a gran altitud.

Los caminos del Che

Tras la ceremonia, Morales dio un discurso que inició agradeciendo "por todo el apoyo que me dieron en la campaña. Hoy día empieza el nuevo día para los pueblos originarios del mundo. Una nueva vida en que buscamos igualdad, justicia, una nueva era, un nuevo milenio, para todo el pueblo del mundo", dijo Morales, cuyo rostro difícilmente deja traslucir sus emociones.

En su discurso al pie de la Puerta del Sol, que sirve de acceso al templo de Kalasasaya, proclamó: "estoy convencido de que sólo con la fuerza del pueblo con la unidad del pueblo vamos a acabar con el modelo colonial y el modelo neoliberal", dijo. "Necesitamos la fuerza del pueblo. Los invito a corregirme permanentemente, podremos equivocarnos, pero jamás traicionar la guerra del pueblo boliviano. Los indígenas son dueños absolutos de esta tierra", dijo. "Necesitamos la fuerza del pueblo para doblar la mano del imperio", dijo Morales. "Si no puedo avanzar, empújenme ustedes, hermanos y hermanas", agregó el mandatario electo en medio de ovaciones.

"La lucha que dejó el Che Guevara vamos a cumplirla nosotros". "Se acabó el tiempo de resistir por resistir. Sabemos ahora que combinando nuestra conciencia social con la capacidad intelectual es posible triunfar. Unidos cambiaremos las políticas económicas que no resuelven nuestros problemas". "Seguiremos luchando por la liberación de Bolivia y de América. La lucha que dejó Tupac Katari seguirá. La lucha que dejó el "Che" Guevara la concluiremos nosotros". (...) "En el mundo o gobiernan los ricos o gobiernan los pobres". (...) "Los convoco a la unidad sobre todas las cosas. Los movimientos indígenas de toda América nos saludan y nos acompañan. Los movimientos sociales de América, Europa y Asia nos apoyan".

Recibe obsequios de delegaciones indígenas

Poco después, comenzó el desfile de las delegaciones, cada una entregando un presente como una pluma de águila que le dio "Voz de Aguila", una indígena estadounidense.

Pinturas, tejidos, bolsos, vino y un látigo fueron parte de los obsequios que el presidente electo Evo Morales recibió de manos de delegaciones indígenas de todo el mundo desde las Américas hasta Asia, en una larga fila protocolar a la entrada del templo sagrado. Morales recibía sonriente los presentes y después los entregaba a asistentes que estaban a poca distancia en los escalones del templo.

Morales, de pie en la puerta del templo recibió uno a uno a los delegados indígenas de Guatemala, Ecuador, Colombia, Venezuela, Estados Unidos y una delegada de las Naciones Unidas representando a pueblos indígenas asiáticos, que le ofrecieron su respaldo y le expresaron su mejores deseos para el gobierno que inaugurará oficialmente el domingo.

"La energía de la naturaleza le ayudará", dijo una delegada del Consejo Nacional Indígena de Venezuela en representación de 36 etnias de ese país.

Indígenas emocionados

"Lo que estamos viviendo ahora es algo que no podíamos ni imaginar hace unos años", dijo Waldo Wilcarani, director de la banda indígena y real imperial de la ciudad de Oruro, en la que Morales fue trompetista en su juventud.

Morales asumirá formalmente la presidencia el domingo, con la promesa de escribir una nueva historia de progreso y estabilidad para el país más pobre de Sudamérica, de mayoría indígena, que hace cinco años vive atrapado en una serie de crisis políticas y violentas revueltas.

"Evo no nos va a traicionar porque es uno de los nuestros y porque es el único que tiene ahora doble autoridad", dijo el jilakata, o jefe comunitario de la provincia Omasuyos de La Paz, Juan Quino, que llegó a Tiwanaku encabezando una delegación de casi un millar de campesinos. Se refería a que Morales será presidente de los bolivianos y jefe de los pueblos originarios del país.

Jefes comunitarios aymaras, vestidos con llamativos ponchos rojos que simbolizan su autoridad, se destacaron en la reunión, a la que las delegaciones indígenas llegaron durante la tarde del viernes y toda la madrugada del sábado.

En medio de un bosque de banderas bolivianas, se alzaron multicolores wiphalas (bandera de los pueblos indígenas de América) y las banderas azules que el partido de Morales, el Movimiento al Socialismo, popularizó en la campaña electoral. Grupos autóctonos tocaron instrumentos de vientos esperando la ceremonia, que incluyó ritos en las ruinas y en las afueras del pueblo y una fiesta popular en la plaza central. Allí el bocado es una tora hecha de quinua, un cereal andino de grandes propiedades alimenticias.

Genaro Mamani, dirigente vecinal de El Alto, dijo estar "orgulloso porque ahora tenemos la oportunidad de administrarnos nosotros mismos, ése es el cambio".

La ceremonia se cumplió en la pirámide de Akapana, un lugar ceremonial de la cultura Tiwanakota, probablemente la más poderosa que existió en Bolivia y a la que sucedieron la cultura aymara e inka.

"Es imposible remediar en 5 años lo que el neoliberalismo destruyó en 20", manifestó Morales Ayma al referirse a los desafíos que debe encarar para trabajar en la inclusión de los sectores más marginados del país.

Su principal capital político para alcanzar estos cambios, no es precisamente el contundente triunfo del cerca de 54 por ciento de los votos, sino la profunda dignidad de un pueblo que resistió a los embates del modelo neoliberal en las últimas dos décadas.

"Nunca me he imaginado ver a Evo como Presidente, nadie en mi familia soñaba con eso", confesó la hermana mayor del mandatario electo, Esther Morales, quien pidió ayuda al pueblo boliviano para que su hermano haga un buen gobierno que favorezca a todo el país.

Nació pobre, vive como pobre

Evo nació en Isallavi, cantón Orinoco, muy cerca del Lago Poopó de Oruro, el 27 de octubre de 1959. Sus padres fueron Dionisio Morales Choque y María Ayma Mamani, ambos fallecidos. En su familia son tres hermanos: Esther la mayor, Evo y Hugo el menor. En su juventud trabajó en varios oficios, incluyendo pastor de ovejas, ladrillero, panadero y músico.

En 1983, partió hacia Chapare, en el trópico de Cochabamba. Su migración a las selvas tropicales del oriente del país coincidió con el incremento de la siembra de coca en esa región. Su destacada participación en el movimiento cocalero impulsó a Morales en la escena política, aunque se reveló que Morales llegó a ser dirigente porque sabía jugar fútbol.

En 1997 fue elegido Diputado por el Chapare de Cochabamba con los votos del movimiento cocalero que llegaron al 70 por ciento.

En enero de 2002 fue expulsado del Parlamento Nacional, bajo cargos de estar vinculado al narcoterrorismo de los cocaleros, cuando Jorge Quiroga era Presidente, tras la renuncia por enfermedad del mandatario Hugo Banzer. Morales. Ante este panorama respondió lanzándose a la presidencia de Bolivia ese año en junio, enfrentando, entre otros candidatos, al ex gobernante Gonzalo Sánchez de Lozada. Sorpresivamente ocupó el segundo lugar.

Durante esta campaña, el entonces embajador de Estados Unidos, Manuel Rocha, se pronunció públicamente en contra de la aspiración presidencial de Morales, sugiriendo que Estados Unidos suspendería la ayuda económica a ese país en caso de que el líder indígena resultara elegido.

Como escribió Augusto Zamora, profesor de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid, Evo Morales es el antagónico del gobernante medio latinoamericano. No habla inglés, sino español y aymará. No ha estudiado en ninguna universidad extranjera, pues la única vez que salió de Bolivia, lo hizo como emigrante a Argentina.

Coronando al "hermano presidente"

Por Pablo Stefanoni, desde La Paz. Página/12, Buenos Aires

La Paz se ha convertido en una especie de Meca de la izquierda mundial para lo que muchos llaman la "coronación" de Evo Morales, el primer presidente indígena electo de la historia de Bolivia. Hoy acudirá a una milenaria ceremonia indígena en la localidad de Tiahuanacu.

"Los excluidos, marginados y odiados hasta el exterminio estamos de pie; los más de 500 años de resistencia no fueron en vano, ya no podemos seguir llorando, ahora nos toca gobernar", dijo ayer el presidente electo de Bolivia, Evo Morales, en un foro que reunió a decenas de dirigentes indígenas de América latina que llegaron hasta La Paz para festejar la asunción del "hermano presidente". Y a la hora de gobernar, la izquierda indígena contará con una hegemonía institucional desconocida en las últimas dos décadas: anteayer fue elegido el diputado masista Edmundo Novillo como presidente de la Cámara baja, y pocas horas antes el partido de Evo Morales le arrebató a la derecha la presidencia del Senado con la ayuda del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y Unidad Nacional de Samuel Doria Medina, que cuentan con un senador cada uno. El MAS está en minoría, con un representante menos que Podemos, de Jorge "Tuto" Quiroga.

Morales anunció también su determinación a acabar con "un Estado dependiente de la cooperación internacional" en favor de "un Estado con soberanía y dignidad". "Los sectores sociales aconsejan que si el país quiere nacionalizar los recursos naturales primero se deben nacionalizar los poderes Legislativo y Ejecutivo", continuó Morales, en una envidiable luna de miel con la opinión pública que llegará hoy al clímax cuando sea ungido en Tiahuanacu en una emotiva ceremonia indígena. El presidente electo anunció además que la nueva estructura del Poder Ejecutivo estará constituida por 16 ministerios. Entre los cambios más importantes mencionó la reposición de la cartera de Planeamiento y la creación del Ministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario y del Ministerio de Aguas. Sobre esta última cartera señaló que "cuando se convierte el agua en un negocio privado se violan los derechos humanos". "El Ministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario se ocupará de gasificar el campo, no reprimiendo con gas lacrimógeno a los campesinos sino dotando de gas al área rural", ironizó. Y anunció el fin del Ministerio de Asuntos Indígenas por "racista".

Una rápida constatación de este diario confirmó que todos los hoteles de cinco estrellas de La Paz han colapsado y la policía en las puertas deja en evidencia que allí se alojarán varios de los mandatarios extranjeros que llegarán al país en una magnitud desconocida en anteriores ceremonias de transmisión de mando. Una decena de jefes de Estado desafiarán el "mal de altura", entre ellos Néstor Kirchner, Luis Inácio Lula da Silva y Hugo Chávez Frías... y también nombres curiosos como Mohamed Abdeaziz, de la República Arabe Saharaui.

Mientras tanto, aparecieron algunas evidencias de que Fidel Castro podría aceptar el convite: según el matutino La Razón, el equipo de seguridad del líder cubano ya se encuentra en La Paz y en los últimos días estuvo trabajando con los responsables de la seguridad bolivianos. También Morales invitó a George W. Bush y a Condoleezza Rice (a quien en la CNN llamó Condolencia). Washington enviará a un funcionario de segunda categoría: el subsecretario Thomas Shannon.

La sede de gobierno boliviana se ha transformado en una especie de Meca de la izquierda global. Además de unos 1200 periodistas acreditados, han llegado centenares de jóvenes que no quieren perderse lo más parecido a una revolución, con condimento indígena, que vive la región en los últimos años. "Evo sembró la semilla que nosotros debemos llevar a nuestros propios países; con su triunfo, canceló más de 500 años de humillación de los pueblos indígenas", se entusiasma un dirigente guatemalteco. Nunca un boliviano causó tanto impacto internacional: un capital político no despreciable en un país con escasa autoestima. Y, junto a la política, en Bolivia se habla de "moda", por el ya famoso pulóver a rayas con el que Morales recorrió el mundo en 10 días. Por primera vez, el "indio" aparece como "indio", sin tomar el camino del blanqueamiento por el que la historia boliviana obligaba a transitar a quienes aspiraban a obtener algo de reconocimiento social. Aprovechando esto, la firma textil Punto Blanco anunció la confección en serie del pulóver, que podrá comprarse en Bolivia al precio de 10 dólares.

Hoy Bolivia se prepara para lo que algunos llaman la "coronación" de Evo, y el solemne sonido de los pututos (cuernos de vaca) hablará de la nueva era, el Pachakutik en la lengua de los aymaras que hoy, por primera vez en la historia, escoltarán a "su" presidente.


Descarga la aplicación

en google play en google play