Escúchenos en línea

Con votos, no con balas
La Revolución de los indios

None | 22 de Enero de 2006 a las 00:00

Entre los gritos de "Evo, Evo, Evo", el primer presidente indio de Bolivia recibió los símbolos patrios, la banda y medallas presidenciales, antes de que el himno de Bolivia sonara en el Palacio Legislativo. El indígena aymara recibió la banda presidencial en reemplazo de Eduardo Rodríguez, para un mandato de cinco años, en un acto solemne al que llegó ataviado de un traje ornado con un motivo indígena en alpaca en vez de la corbata, para alegría de los indígenas que ven en ello una señal sobre un futuro gobierno en favor de los desposeídos. Notablemente emocionado, Morales elevó el puño de su brazo derecho luego de que el vicepresidente, Álvaro García Linera, leyó el juramento tras lo cual recibió la banda presidencial, la medalla del Libertador Simón Bolívar y se escuchó el Himno Nacional boliviano. El Legislativo rompió en un gran aplauso y posteriormente comenzó a escucharse música del barroco colonial, pero en esta ocasión acompañada emotivos cantos en lengua quechua, al igual que los "pututus", cuernos de los venados e instrumentos de viento tradicionales. Inmediatamente después, Morales tomó la palabra durante 90 minutos, discurso durante el cual asomaron las lágrimas a sus ojos.

Poco antes, había tomado posesión su vicepresidente Álvaro García Linera, también con la mano en el corazón y no de la forma tradicional, que consiste en hacer una señal de la cruz con los dedos de la mano derecha. Dijo que este Gobierno volverá a unir a Bolivia tras un período de inestabilidad política y social, "pero no sobre las bases de la injusticia, de la inmoralidad, el racismo". García Linera, un intelectual y ex guerrillero que estuvo cinco años en la cárcel durante los años 80 por organizar el Ejército Guerrillero Tupac Katari (EGTK), tiene ahora el desafío de romper la tradición "decorativa" de los vicepresidentes. El profesor universitario García Linera, sociólogo y matemático, procede de una familia de origen europeo, afincada en Cochabamba, al centro del país. Alto, de postura elegante, el vicepresidente, de 43 años, sostiene que desde los 17 años, cuando fue testigo de un bloqueo carretero campesino, entendió que las mayorías indígenas deberían "asumir el poder" y conducir las riendas del país.

"Toca ahora a los pueblos indígenas, a los más nobles, a lo más verdaderos de nuestra patria, a la gente sencilla ocupar el mando de la nación y conducirla por un camino de unidad, de integridad nacional", afirmó. García Linera aseguró que el nuevo gobierno volverá a unir a Bolivia. El cambio acontecido el 18 de diciembre con la elección de Morales como el primer gobernante indio del país andino "es volver a unir a Bolivia, volverla a integrar, pero no sobre las bases de la injusticia, de la inmoralidad, el racismo", dijo. El vicepresidente manifestó que los retos de Morales son crear "un estado fuerte en economía y en lo social" y la única manera de lograrlo es integrando a los indios, que forman la mayoría.

Antes de la investidura de Morales y García Linera, el presidente saliente, Eduardo Rodríguez, que asumió el cargo en junio tras la dimisión de Carlos Mesa, advirtió de los "enormes retos" que afronta Bolivia.

Morales asume la Presidencia de una nación de 9,3 millones de habitantes, más de la mitad de ellos indígenas, en medio de una gran expectativa en su país y en el exterior. Son los indígenas quienes cifran mayores esperanzas en su presidente pues ellos forman la gran masa de pobres –63% de la población total– en este país que, paradójicamente, posee la segunda reserva más importante de gas del continente. Morales llega al poder con el apoyo del Congreso (84 legisladores de 157) para tomar decisiones respecto al vital tema de la nacionalización de los hidrocarburos, que ha prometido se realizará sin afectar los bienes de las petroleras. Morales llega al Palacio Quemado con 74% de popularidad, sin precedentes en un presidente designado en elecciones populares en Bolivia, las cuales ganó con un aplastante 54% el pasado 18 de diciembre.

A la investidura de Morales asistieron el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Sila; el argentino Néstor Kirchner, el chileno Ricardo Lagos, el peruano Alejandro Toledo, el ecuatoriano Alfredo Palacio, y el Príncipe de Asturias, en representación de España. También el paraguayo Nicanor Duarte, el venezolano Hugo Chávez, el colombiano Alvaro Uribe, el panameño Martín Torrijos, el esloveno Janez Drnovsek, el gobernante de las Antillas Holandesas, Etienne Néstor, y el jefe de Gobierno de la República Arabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz. Se unieron además un centenar de invitados, entre dirigentes de movimientos sociales e indígenas, partidos políticos y sindicatos de todos los continentes.

Largo y emotivo discurso

En su discurso de más de hora y media, con citas en quechua y aymara, Morales se refirió en detalle a la exclusión de los indígenas de su país: "Con orgullo he visto a muchos hermanos y hermanas cantando en la Plaza de Murillo (frente al Palacio presidencial), cuando hace 50 años no teníamos derecho de estar allí", dijo.

"Los indígenas han sido "marginados, humillados, despreciados, condenados a la exclusión. Jamás nos reconocieron como seres humanos siendo dueños absolutos de esta noble tierra".

Tras mostrarse deseoso de vivir en igualdad con los que han llevado a cabo las políticas discriminatorias, se comprometió a resolver ese problema histórico, "no con venganzas", porque "el movimiento indígena originario no es excluyente, es incluyente". "Tampoco estamos para seguir llorando por los 500 años porque estamos en época de triunfo, de alegría, de fiesta". "Ojalá que otros señores aprendan de nosotros", dijo en referencia a la elite mestiza que ha gobernado el país andino desde la fundación de la República en 1825. "Después de 180 años de vida republicana recién ahora podemos (los indígenas) llegar acá (al gobierno)". "Un país con semejantes riquezas y con semejante pobreza...", dijo antes de comprometerse con un gobierno con "cero corrupción" en que imperará la ley indígena de "no robar, no mentir, no ser flojo". "Queremos vivir en igualdad de condiciones con ellos (los que aún rechazan a los pueblos indígenas) y por eso estamos acá para cambiar nuestra historia. Este Movimiento indígena originario no es concesión de nadie. Nadie nos ha regalado esta conciencia de mi pueblo, de nuestro pueblo", dijo Morales.

Ovacionado con aplausos y con "pututus" (trompetas andinas), sostuvo que ha llegado el momento de restaurar el Tahuantinsuyu del Imperio Inca y la Patria Grande soñada por el libertador Simón Bolívar. Entre los objetivos que se marcó fue cambiar, en democracia, las políticas que concentran "el capital en pocas manos para que muchos se mueran de hambre". También anunció que la Asamblea Constituyente del próximo agosto debe servir para refundar la nación y consideró que en este contexto se podrá conseguir "una segunda independencia" en Bolivia.

Morales destacó las coincidencias que mantiene con su homólogo argentino, Néstor Kirchner y le dio las gracias, al igual que lo hizo con el venezolano Hugo Chávez, "por enseñarme y orientarme" durante sus encuentros previos a toma de posesión. "Somos iguales. El presidente Kirchner es un "loro blanco" y Evo es el "loro moreno", dijo el nuevo gobernante tomándose la nariz y aludiendo a la nariz de su colega bonaerense, lo que causó la risa de quienes asistieron a la ceremonia en la sede del Parlamento. Morales hizo varias alusiones al apoyo que ha recibido del presidente de Argentina y a cuánto ha aprendido de cómo esa nación latinoamericana ha hecho para superar sus dificultades económicas, políticas y sociales. Morales prometió públicamente a Kirchner inaugurar juntos próximamente una carretera que unirá las fronteras de ambos países y destacó que el gobernante argentino le entregó información sobre el apoyo que requieren las pequeñas y medianas empresas para reactivar la economía de un país como Bolivia.

Significativa fue la presencia de Ricardo Lagos, primer mandatario de Chile en visitar oficialmente en el último medio siglo Bolivia. No hay relaciones diplomáticas entre los dos países desde 1978 a raíz de un centenario diferendo. Morales agradeció la presencia de Lagos y le dijo: "Confiamos en el pueblo chileno" para acabar con una "enemistad entre vecinos que no puede ser".

A Estados Unidos le recordó su compromiso en la lucha contra el narcotráfico pero dijo, con firmeza, que esa lucha no puede ser un pretexto para oprimir ni dictar políticas de sometimiento. "La droga, la cocaína y el narcotráfico no es propio de la cultura andina. Apostamos por la cocaína cero y narcotráfico cero", dijo antes de pedir a Washington: que "la lucha contra las drogas no sea una excusa para que Estados Unidos someta a nuestros pueblos; queremos diálogo de verdad, sin sometimiento".

Al finalizar su discurso de investidura, Morales se dirigió a la docena de mandatarios asistentes para agradecerles su apoyo y pedirles que no le abandonen durante su gestión. "Un saludo especial al Príncipe", dijo al dirigir su mirada y señalar con su mano a Felipe de Borbón, sentado en el palco de invitados del Palacio legislativo junto al mandatario chileno, Ricardo Lagos. El heredero le devolvió el gesto con una sonrisa, que estuvo acompañada de la actitud simpática del resto de asistentes. "Sobre todo a la Reina. Quiero decirles que he recibido mucha solidaridad de la Reina", agregó al recordar el momento en que se encontró con Doña Sofía en el Palacio de la Zarzuela, cuando visitó al Rey Juan Carlos I el pasado 4 de enero en Madrid.

En pleno invierno madrileño, reveló que el día de la cita él "estaba medio resfriado, con gripe". "La Reina, muy solidariamente, agarra el teléfono, llama a sus médicos y en minutos más ya estaban las tabletas para curarme", explicó en tono de broma, pero agradecido. "De reina a médica de Evo Morales", dijo ante la audiencia congregada en el Congreso de la Nación que hoy fue testigo de su investidura.

Además, Morales, agradeció el respaldo de su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez. "Gracias por orientarme, por apoyarme", le dijo al mandatario venezolano, quien permanecía en el palco del Congreso, sentado al lado de otros mandatarios latinoamericanos y al Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. "Ustedes son mis hermanos mayores. Quiero decirles que no me abandonen", les dijo, emocionado Morales, quien reveló que Bolivia recibirá asistencia de Venezuela en materia de alfabetización, –ya que el 20% de los bolivianos no sabe leer ni escribir– y también respecto de a la fórmula para dotar de documentos de identidad a los miles de ciudadanos que no saben "ni cuándo ni dónde han nacido", según contó el propio líder aymara.

Con algo de crudeza, Morales relató que, durante su visita a Europa, se dio cuenta de que "en esos países hasta los perros tienen pasaporte" y dijo que entonces no es posible que seres humanos no cuenten con identificación.

Asimismo, en un claro llamamiento a la integración, Evo Morales dijo a los mandatarios de Brasil, Luis Ignacio "Lula" da Silva; Venezuela y Argentina, Néstor Kirchner, que no excluyan a Bolivia de proyectos de integración energética como Petroamérica y Petrosur.

La llegada de Morales al poder ha generado la simpatía de sus homólogos en el continente. "Todos queremos ayudar a Evo Morales, él debe decirnos cuáles son sus prioridades", dijo el presidente de Brasil, Luis Inacio Lula Da Silva, a nombre de sus colegas latinoamericanos.

Extractos del discurso de posesión del nuevo presidente de Bolivia, Evo Morales, el domingo:

ECONOMIA:

  • No es importante concentrar el capital en pocas manos para que muchos se mueran de hambre, esas políticas tienen que cambiar en democracia. No es posible que algunos sigan buscando cómo saquear, explotar y marginar, Queremos vivir bien, seguramente algunos tienen derecho a vivir mejor, pero sin someter, sin robar, sin humillar sin someter a la esclavitud; eso tiene que cambiar.
  • Las políticas económicas injustas no pueden continuar, tienen que cambiar, pero tienen que cambiar en democracia.
  • No es posible que se privaticen los servicios básicos, especialmente el agua, el agua es un recurso natural, sin agua no podemos vivir, y el agua no puede ser un negocio privado.
  • Constitucionalmente, es ilegal el latifundio, sin embargo éste existe.
  • Las políticas económicas implementadas por instrucciones externas, por recomendaciones externas, nos han dejado desempleo.
  • Nos dijeron hace 15 años que la empresa privada iba a resolver los problemas de la corrupción y el desempleo, pasan tantos años y tenemos más desempleo, y más corrupción.
  • El modelo económico (neoliberal) no es solución para nuestro país, tal vez para un país europeo o africano puede ser la solución, en Bolivia, el modelo neoliberal no va.
  • Producto de la aplicación del modelo neoliberal, nuestros jóvenes profesionales van a Argentina, Estados Unidos, o Europa, a trabajar como meseros.
  • No estoy pidiendo participación de la comunidad internacional para Evo Morales, sino para el pueblo boliviano.
  • Muchos países tienen que ponerse la mano al pecho para pensar en las mayorías, no solo bolivianas, sino latinoamericanas, y buscar mecanismos que permitan reparar los daños de 500 años de saqueo a nuestros recursos naturales.
  • No se trata de importar políticas económicas desde afuera, y la comunidad internacional tiene que entender eso. El querer importar políticas a Bolivia ya es un error.
  • Los pueblos indígenas no somos responsables del endeudamiento externo, eso no significa desconocer esa deuda externa, pero es importante que la comunidad internacional vea con seriedad, y pedimos, con todo respeto, condonar esa deuda externa que ha hecho tanto daño y dependencia a nuestro país.
  • Es importante discutir y analizar profundamente estas políticas de comercio que están vigentes, sea el ALCA o sea la CAN, Mercosur, TLC, hay que discutirlas, si son mercados para microempresarios, si hay mercado para los productos que generan o producen los pequeños empresarios, si se garantiza el mercado para los pobres, pues bienvenido.

POLITICA:

  • Queremos cambiar Bolivia, no con balas, sino con votos.
  • Esta lucha es parte de la lucha de nuestros antepasados, de la continuidad de los esfuerzos del Che Guevara.
  • Sólo queremos vivir bien. Otros tienen derecho a vivir mejor, pero sin esclavizar a otros.
  • Estamos recordando nuestra historia, llena de humillación, pero tampoco estamos para llorar por los 500 años anteriores. Por eso es necesario cambiar nuestro destino.
  • Estoy casi convencido de que si los anteriores gobernantes hubieran sido inteligentes administradores del estado, Bolivia sería mejor que Suiza.
  • Decían que hay que acabar con el radicalismo sindical, ahora nos toca decir que hay que acabar con el radicalismo neoliberal.
  • También el Estado tiene que ser fuerte en lo social, integrando a los pueblos indígenas a la gestión de las instituciones. El Estado es de todos.
  • Tenemos que cumplir una tarea, cumplir el deseo del pueblo boliviano, que es la Asamblea Constituyente, una refundación de Bolivia, que reclaman los hermanos indígenas de todo el país.
  • Quiero decir a los organismos internacionales que no soy ningún ladrón, vamos a garantizar la honestidad de mi gobierno.
  • Cero nepotismo, cerro corrupción, será el lema del nuevo gabinete.

RELACIONES INTERNACIONALES:

  • Quiero agradecer la visita del representante de Estados Unidos, Thomas Shannon, quien me expresó que debe fortalecerse las relaciones bilaterales, para expresarnos éxito en nuestro gobierno.
  • Queremos acabar con el analfabetismo, por eso saludamos preacuerdos con el gobierno de Cuba y de Venezuela, dispuestos a ayudarnos con expertos para terminar con el analfabetismo.
  • Gracias al presidente de Chile (Ricardo Lagos) por aceptar la invitación, y su presencia es histórica.
  • Tengo mucha confianza en el pueblo chileno, la comprensión de su estado, para saldar o reparar ese tema histórico que tenemos pendiente con Chile. ¿Hasta cuando podemos seguir viviendo en enemistad dos países vecinos?.
  • Estaré presente en la transmisión de mando de Chile, no tengo ningún miedo.

INDIGENAS:

  • Agradezco a Dios y a la Pacha Mama, por haberme dado esta oportunidad para conducir el país.
  • Los pueblos indígenas, que son mayoría de la población boliviana, históricamente, hemos sido marginados, humillados, despreciados, condenados a la extinción.
  • Quiero decir a los hermanos indígenas que la campaña de 500 años de resistencia indígena y popular no ha sido en vano, estamos acá para decir basta de resistencia, vamos de la resistencia de 500 años a la toma del poder para 500 años.
  • Quiero ayuda de la comunidad internacional para erradicar la corrupción.
  • Queremos gobernar con el legado de nuestros antepasados, no robar, no mentir, ni ser flojo.
  • Como primer presidente que viene del pueblo indígena, quiero ser el mejor presidente de los bolivianos, y por qué no de los latinoamericanos.
  • Como dijo el subcomandante Marcos, mandaré a Bolivia obedeciendo al pueblo boliviano.

DROGA

  • Quiero decirle a la comunidad internacional que la droga, la cocaína, el narcotráfico, no es la cultura andina amazónica. Lamentablemente este mal lo han importado. Hay que acabar con el narcotráfico, hay que acabar con la cocaína. No habrá cero coca, apostamos por cero cocaína, narcotráfico cero.
  • Aprovecho esta oportunidad para decirle al representante del gobierno de los Estados Unidos: hacer una alianza, un acuerdo de lucha efectiva contra el narcotráfico. Queremos aliados en la lucha contra el narcotráfico. Sabemos, y estamos convencidos de que el narcotráfico hace mal a la humanidad, pero que la lucha contra el narcotráfico, que la lucha contra las drogas, que la cocaína no sea una excusa para que el gobierno de Estados Unidos domine o someta a nuestros pueblos. Queremos diálogo de verdad, sin sometimientos, sin chantaje, sin condicionamientos.

FAMILIARES:

  • Quiero agradecer a mis padres, que en paz descansen, convencidos y siempre conmigo, ayudándome.
  • Perdón, no estoy acostumbrado a hablar tanto, no vayan a creer que Fidel (Castro) o (Hugo) Chávez me están contagiando.
  • Nunca había soñado con ser presidente, gracias al pueblo boliviano.

Tras jurar en el Congreso Nacional, el líder socialista se dirigió acompañado por una comisión de parlamentarios al palacio presidencial, situado a unos 50 metros del Parlamento, y recibió el reconocimiento del Alto Mando Militar, como el nuevo Capitán General de las Fuerzas Armadas de Bolivia en el primer acto público de su gestión. También por primera vez se vio flamear una bandera indígena de cuadros azules, rojos, anaranjados y blancos, llamada "wipala" en los ventanales del palacio junto a la oficial de tres franjas: rojo, amarillo y verde.

Posteriormente, se ubicó en el balcón del edificio junto a su vicepresidente, Alvaro García Linera, quien se quitó la corbata que había lucido en el hemiciclo parlamentario para acompañar al líder indio, vestido con una camisa blanca y una chaqueta oscura con motivos andinos. Sus principales invitados, entre ellos el Príncipe de Asturias y los mandatarios que asistieron a la toma de posesión, lo acompañaron para saludar a las decenas de personas que se conglomeraron en la Plaza Murillo, sede de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Una columna de honor del Colegio Militar de Ejército abrió el desfile militar en el que participaron también regimientos de la Armada y de la Fuerza Aérea en un acto tradicional tras la investidura de los mandatarios del país andino. Las tres ramas del ejército boliviano y la policía también rindieron honores.

Miles de personas aplaudían en la Plaza Murillo al flamante mandatario mientras se realizaba la Columna de Honor por parte de los militares. Morales estaba acompañado por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez y por el mandatario de Eslovenia, Janez Drnovsek y por muchos indígenas y campesinos que por primera vez observaban un desfile militar desde el balcón del palacio presidencial.

En su discurso de investidura, el mandatario cuestionó la exclusión de los indígenas en la sociedad boliviana y fue específico en sus críticas a las fuerzas armadas de la que dijo que un día quisiera ver a un general con apellido Quispe, Mamani, Ayma.

El tercer juramento

Después del desfile y acompañado del vicepresidente Alvaro García Linera y del alcalde de La Paz, Juan del Granado, el nuevo mandatario encabezó una fiesta popular multitudinaria en su nombre en una céntrica plaza.

Como presidente de Bolivia, Evo Morales, caminó por las calles más céntricas de La Paz, rodeado de cientos de mineros y campesinos, para participar en una gran fiesta popular de homenaje a su pueblo. Morales encabezó una impresionante columna humana formada por bolivianos llegados desde todos los rincones del país y al lado de Álvaro García Linera su vicepresidente. García Linera, ya sin corbata, y Morales, que cambió su chaqueta de paño por otra de cuero, arribaron a la Plaza de los Héroes, escenario histórico de protestas y manifestaciones callejeras, donde les esperaban en torno a 100,000 personas.

Con un compromiso ante decenas de miles de personas reunidas en la plaza de San Francisco, Morales completó su triple juramento presidencial, que había iniciado el sábado al asumir el "mando autóctono" en las ruinas milenarias de Tiwanaku, continuando con la asunción formal ante el Congreso. "De verdad nunca había pensado ser presidente, de dirigente a presidente, pero ahora todo el pueblo, quechuas, aymaras, guaraníes y todas las nacionalidades somos presidente," dijo Morales al prometer que cumplirá con su programa de cambio, empezando por la convocatoria a una asamblea constituyente para "refundar" la nación.

La fiesta popular, que comenzó al mediodía justo cuando Morales llegaba al Congreso para prestar juramento, incluyó la actuación de una veintena de grupos musicales y cantautores bolivianos y extranjeros, como el cubano Vicente Feliú, el argentino Piero y el grupo chileno Inti Illimani. En la plaza había un intenso comercio callejero de souvenirs del Movimiento al Socialismo, el partido de Morales, mientras que familias enteras se tomaban fotografías y llevaban la wiphala, la bandera que representa a los pueblos indígenas de América. También se vendían en puestos camisetas con la imagen de Morales y libros con su biografía.

Ritmos andinos, proclamas partidarias y decenas de banderas indias y del Movimiento Al Socialismo (MAS), partido con el que Morales gano por mayoría absoluta en las elecciones del 18 de diciembre, dieron colorido a la fiesta. Una gran pancarta, con el lema: "Evo Morales, hasta la victoria siempre", en alusión a la legendaria frase del Che Guevara, ondea en la mítica plaza, también conocida como de San Francisco. Al otro lado, un boliviano alzado en una gran escalera y disfrazado de cóndor, el ave que representa a una divinidad andina y a la máxima autoridad de las comunidades indias, domina un escenario impensable en Bolivia hasta hoy.

Eduardo Galeano feliz

En un estrado, los nuevos dirigentes se unieron a sus invitados, entre ellos, el escritor uruguayo Eduardo Galeano. "Yo y mucha gente decimos que viva Bolivia", expresó, con entusiasmo. En su discurso dijo que la de Morales es una victoria universal y el nacimiento de una nueva era en la que los movimientos sociales "no están condenados a repetir la historia", sino a escribir la propia. "Tenemos el coraje y la certeza de que podemos cambiar y dejar atrás la herencia del miedo, aquella que los enseñó a caminar en silla de ruedas. Tenemos la energía suficiente para caminar con nuestras propias piernas", puntualizó. Según el autor de "Las venas abiertas de Latinoamérica" y "Memorias del Fuego", se acabó el tiempo de las naciones discriminadas en que se niegan los derechos a los indios, a los pobres, a los negros y a las mujeres. "Que viva este parto, el alumbramiento de esta otra Bolivia, y que viva el nacimiento de otro mundo posible", exclamó Galeano.

También habló García Linera a los asistentes, a quienes llamó "camaradas, hermanos y hermanas" e igualmente se unieron al acto el cantautor argentino Piero, los integrantes del grupo chileno Inti Illimani y otras formaciones de folclore boliviano.

Poco antes, durante una conferencia de prensa, Galeano aseguró que las ceremonias oficiales le aburren, pero que asiste a la toma de mando presidencial de Morales porque "señala para Bolivia el nacimiento de una era muy importante de afirmación de su derecho a la soberanía plena, lo que incluye la soberanía sobre sus recursos naturales". Dijo que la investidura del líder socialista es "una causa universal" y de reafirmación de la diversidad de los pueblos latinoamericanos. "Creo en Evo y en lo que él encarna, por eso digo que su posesión será el nacimiento de una historia nueva", que es también un motivo para la esperanza latinoamericana y universal, apostilló.

"No creo que esta sea una repetición de la historia sino el nacimiento de una historia nueva", dijo el escritor. Según él, Morales encarna un movimiento de cambio y "hay mucha esperanza puesta en esto, no sólo boliviana, sino también latinoamericana y universal". Galeano piensa que Morales "tiene conciencia que la esperanza implica una gran responsabilidad". Pero también recordó que "los escritores del realismo socialista decían, mintiendo, que la esperanza es de acero. No es de acero, es de cristalito no más.

Un centenar de periodistas extranjeros lo bombardearon con preguntas relacionadas con Morales y la realidad latinoamericana, de la que Galeano es un experto. La Historia de esta región y particularmente de Bolivia está plagada "del saqueo incesante de sus recursos naturales. Ese saqueo abarca desde la explotación de la plata del Cerro Rico de Potosí, que después de dar tanta riqueza al desarrollo ajeno terminó como una muela vacía", hasta la producción del salitre y el estaño y ahora del petróleo y del gas, explicó Galeano.

Para Bolivia, dijo, el triunfo de Morales es la reafirmación de una soberanía plena, "lo que incluye la soberanía de sus recursos naturales", que la Naturaleza le otorgó "no para maldecir a su pueblo, sino para que tenga la base material para caminar hacia su propia libertad". Galeano, que es uno de los invitados del líder socialista, expresó su optimismo al afirmar que el Gobierno de Morales no será una repetición de la vieja historia, sino una gestión llena de esperanza. Coincidió con el discurso del líder campesino y denunció que Bolivia se fundó sin la participación de los indios. Algo que puede cambiar con la Asamblea Constituyente que se instalará el próximo agosto, manifestó.

El laureado escritor opinó que todas las naciones de Latinoamérica y muchas en el mundo nacieron "mentidas, mutiladas" porque las independencias alumbraron países "sin mujeres, sin indios, sin pobres, reducidos a una minúscula cantidad de seres elegidos para decidir por todos los demás". A su juicio, los pueblos del mundo pugnan desde hace mucho tiempo por ser ellos mismos, por recuperar su diversidad perdida, y "en ese sentido, la causa de Bolivia es una causa universal". La caracterización como "caudillos bárbaros" de los actuales líderes populares de algunos países de América Latina es "un mito mentiroso" y un "acto de auto desprecio", según Galeano. Así respondió al artículo publicado por el escritor peruano Mario Vargas Llosa, en el que califica de "racistas" los planteamientos de líderes latinoamericanos como Evo Morales, Hugo Chávez y el candidato presidencial Ollanta Humala. "Me parece muy significativo lo que ocurre en Bolivia como un acto de afirmación de la diversidad", lo cual es opuesto al "racismo, el elitismo y el militarismo, que nos dejan ciegos de nuestra maravillosa plenitud, de ese arco iris que somos", declaró Galeano en La Paz. "Esto de los caudillos bárbaros lo he leído muchas veces y lo escuché muchas veces", dijo Galeano. "Es la resurrección de uno de los mitos más caros, más entrañables de los dueños del poder en América Latina, que es el mito de la civilización y la barbarie", precisó. "Este es un acto de auto desprecio, que es una herencia colonial y se ha convertido en la cultura dominante, que es lo que yo llamo la cultura de la impotencia", afirmó el escritor.

Rompió todos los protocolos

El aymara Evo Morales rompió el protocolo y costumbres de muchos años al jurar su cargo de presidente con una chaqueta con motivos andinos, sin solapas y sin portar la tradicional corbata. Se trató de un traje oscuro de paño, compuesto por pantalón y chaqueta, rematada ésta con un "aguayo", tela tejida a mano por los pueblos quechuas y aimaras, que combinó con una camisa blanca desabrochada en su primer botón.

El socialista conservó así la informal manera de vestir que lo caracteriza desde sus tiempos como líder en la lucha sindical, aunque, en esta ocasión tan especial, si bien no usó un traje tradicional sí fue sobrio en el vestir. La originalidad de Morales contrastó con el elegante traje negro y corbata del mismo color que lució su vicepresidente, Alvaro García Linera, quien generalmente tampoco luce de esa manera.

Durante su discurso de investidura, García Linera abogó por un Estado en el que "un poncho valga igual que una corbata y una piel negra lo mismo que una blanca", en franca relación al origen del nuevo presidente de Bolivia.

"Evo, Evo, para nosotros va a seguir siendo Evo no más", afirma un paceño convencido de que el nuevo presidente de Bolivia, el primer mandatario indígena del país, quiere que los ciudadanos le sigan llamando con la familiaridad que acostumbran.

Pero del "Evo" indigenista, líder cocalero, sindicalista y promotor de protestas y bloqueos queda ya bien poco. Sí, sigue llevando su "chompa", el suéter a rayas que lo hizo famoso en medio mundo. También continúa mascando regularmente hojas de coca y tiene una tendencia a romper los protocolos que desconcierta a más de uno.

Mas Evo Morales también está ya muy ducho en eso de codearse con otros mandatarios, como se pudo ver durante la extensa gira internacional que emprendió antes de asumir la presidencia. Además ha aprendido el lenguaje de la diplomacia, el tono conciliador con el cual apaciguar a todos aquellos cuya elección provocó temores.

Prueba también de la expectación internacional que genera este aymara de 46 años es el hecho de que a su investidura hayan acudido 11 jefes de Estado y delegaciones de más de 60 países de todo el mundo.

El historiador Fernando Cajías destacaba este domingo en una entrevista televisada que Morales afronta un gran reto tanto interno como internacional: ha sido nombrado "presidente de todos los pueblos indígenas", lo que implica que "por primera vez tenemos un líder boliviano con alcance latinoamericano". Durante la ceremonia andina celebrada el sábado en Tiwanaku, una indígena venezolana lo llamó incluso la "punta de lanza de la revolución que tenemos que hacer los pueblos indígenas".

Con todo, Evo Morales no lo va a tener nada fácil en el país latinoameriano más pobre después de Haití y con una población que espera impaciente que se revierta una situación de desigualdad social nada fácil de resolver, al menos a corto plazo, dado lo arraigada que está.

A juicio de Cajías, a este "paso histórico le tiene que seguir la no exclusión económica", el mal endémico de este país. Y para ello es necesario "no sólo que gobiernen (los indígenas), sino que se termine con la extrema pobreza".

Una difícil tarea para la que Evo Morales necesita no sólo a la mayoría indígena –y paupérrima– del país, sino también a las capas más altas de la sociedad. El nuevo presidente ya ha anunciado lo que quiere que sea su estilo de gobierno, "conciencia social y capacidad intelectual", una fórmula que encarna junto con el flamante vicepresidente, Alvaro García Linera, el prototipo de "intelectual de clase media" que encarna al sector de la sociedad que Morales quiere atraer para su proyecto.

En este sentido, apeló a la "unidad" de todos los bolivianos y aseguró que su gobierno no será "vengativo" con las otrora clases dominantes, además de insistir en la necesidad de que participen los más posibles en su gobierno.

Pero el periodista y analista Humberto Vacaflor advierte en un artículo que algunos bolivianos se sintieron "excluidos" del festejo indígena del sábado en Tiwanaku, y asevera que "fortalecer el espíritu de cuerpo de los bolivianos será decisivo para que el gobierno de Morales enfrente los riesgos que están mostrando los bigotes con demasiada anticipación, y que provienen, casi todos, de sus supuestos aliados, compañeros de ruta, expertos volteadores de gobernantes".

En esta difícil tarea, Evo Morales parte al menos con un fuerte capital político: paradójicamente, este primer presidente indígena, un hecho que muchos vaticinaban como "desastre", es el primero en muchos años que puede dar la sensación de que por fin llegó la estabilidad al gobierno, después de convulsos años con gobernantes frustrados como Gonzalo Sánchez de Lozada o Carlos Mesa.

La casa de Evo

Evo Morales recibió a funcionarios extranjeros en su sencilla vivienda alquilada en un barrio de La Paz puesto que aún no ha decidido si se instalará o no en la residencia presidencial.

Con el mismo jersey de rayas que ha lucido en su gira mundial y que hace furor en Bolivia, el líder cocalero se reunió en su casa con el presidente chileno, Ricardo Lagos, pocas horas antes de jurar como el primer presidente indígena del país. El sábado había recibido en el mismo sitio al jefe de la delegación de Estados Unidos en la toma de posesión, el subsecretario de Estado para América Latina, Thomas Shannon.

La pequeña casa de dos plantas está situada en una avenida del barrio residencial de Miraflores, hasta donde llegó Lagos en una enorme caravana de vehículos que provocó un gran atasco de tráfico.

"Evo pidió disculpas a los visitantes por la humildad de su vivienda, que es muy pequeña, como muestra de la humildad y la sinceridad del nuevo presidente", declaró el senador Ricardo Díaz, que comparte piso con Morales y con varios funcionarios del Movimiento al Socialismo (MAS). Explicó que Morales y Lagos se reunieron en privado en el comedor de la planta baja y que al término de su encuentro hicieron declaraciones a los periodistas en la calle porque habría sido imposible que entraran en la casa las decenas de reporteros que cubrieron el encuentro.

Morales, que es soltero y padre de dos hijos de madres diferentes, ocupa uno de los tres dormitorios de la vivienda. Díaz ocupa un segundo dormitorio y en el tercero se han instalado varios funcionarios de apoyo. Los presidentes bolivianos tienen a su disposición una mucho más confortable residencia oficial, en el céntrico barrio de San Jorge pero Morales "todavía no ha decidido si irá a vivir allí". "Creo que todavía no ha pensado en ello", subrayó Díaz.

Bolivianos le piden a voz en cuello a Lagos "mar para Bolivia"

Cientos de bolivianos apostados frente a la sede del Congreso donde será investido este domingo el presidente Evo Morales vitorearon y aplaudieron al mandatario de Chile, Ricardo Lagos, pero también le reclamaron a grito pelado "mar para Bolivia", quienes mantuvieron un histórico encuentro. Lagos es el primer mandatario de Chile que asiste a una toma de posesión de un par boliviano. Ambos coincidieron en resaltar la importancia del momento y en la necesidad de hablar "en voz baja" de temas históricamente tensos como la salida al mar de Bolivia, una actitud que contrasta fuertemente no sólo con el antiguo discurso del ahora "presidente Morales", como lo llamó Lagos, sino incluso con el de muchos de sus predecesores, considerados de la "élite" del país.

Bolivia y Chile carecen de vínculos diplomáticos desde 1978 tras fracasar un nuevo intento de La Paz por obtener una salida propia a la costa del Pacífico, resignada en una guerra con los chilenos en 1879. Lagos llegó a la ceremonia de investidura tras entrevistarse con Morales en una reunión privada en la que acordaron desarrollar una agenda bilateral "una agenda de acercamiento, sin exclusiones y con realismo", incluyendo el centenario diferendo marítimo. "Vamos a trabajar por el bienestar de nuestros pueblos en democracia y por justicia social", manifestó el gobernante chileno saliente. El jefe de Estado chileno invitó además a Morales a la transmisión del mando presidencial en Santiago el 11 de marzo en favor de la socialista Michelle Bachelet, para continuar con las conversaciones bilaterales. "Venimos a Bolivia para mirar el futuro y construir un agenda de acercamiento", para tratar todos los temas de interés en ambos países, dijo Lagos, y no descartó un pronto restablecimiento de las relaciones diplomáticas interrumpidas desde 1978 a causa de un diferendo marítimo.

Consultado acerca de si habrá negociación sobre la demanda boliviana de una salida al océano Pacífico, Lagos dijo que "con el presidente Morales definimos la agenda de acercamiento sin exclusiones, y con realismo, que nos haga avanzar (a) los dos países", pero consideró que el conflictivo tema del mar debe abordarse sin estridencias ni anuncios en la prensa. Lagos dijo que recientemente ambos países dieron importantes pasos que llevaron a vivir hoy "un tiempo de confianza mutua".

"Podemos avanzar mucho más si trabajamos, como también lo ha dijo el presidente Morales, en voz baja y con responsabilidad", opinó. "Con una agenda de futuro exitosa, podemos abordar mucho mejor los temas del pasado", agregó en relación a la posibilidad de abrir conversaciones sobre la cuestión marítima.

Lagos reconoció que el desarrollo chileno necesitará en el futuro próximo mayores fuentes energéticas, pero admitió que su gobierno no había querido tratar el tema del gas, que tiene un interés económico, como parte de la cuestión marítima, y abogó por un acuerdo futuro que posibilite a Bolivia exportar gas a Chile y al mundo.

Poco antes, en la vivienda de Morales en el centro de La Paz, donde conversaron durante unos 40 minutos, los presidentes de Bolivia y Chile aparecieron por un pequeño ventanal y saludaron tomándose las manos en signo de amistad. Luego, Lagos, que deja el gobierno con un alto nivel de aprobación a su gestión, se fundió en un abrazo con el dirigente indígena cocalero que ingresa al gobierno con un 75% de popularidad tras haber alcanzado en las urnas un inédito 54% de los sufragios.

En las afueras de su domicilio, Morales dijo que comenzará a trabajar en la agenda con Chile una vez que conforme sus grupos de trabajo, y destacó como "histórico" el encuentro con Lagos, aunque prefirió mantener la cautela al referirse a la centenaria demanda marítima de Bolivia.

Lagos destacó que Morales llega a la jefatura de Estado de Bolivia "con una tremenda legitimidad" y dijo que en este momento histórico "no caben los temores" para avanzar en una mejor relación con Bolivia. No descartó un pronto restablecimiento de relaciones diplomáticas, y consideró que si hay "una oferta boliviana en ese sentido" sería aceptada.

Rodríguez destaca acercamiento con Chile

El presidente saliente de Bolivia, Eduardo Rodríguez, valoró especialmente los acercamientos con su par chileno, Ricardo Lagos, en su discurso de entrega de mando el domingo por la tarde al indígena aymara Evo Morales en una ceremonia en el Palacio Legislativo de La Paz.

"Quiero destacar la voluntad del presidente de Chile, Ricardo Lagos, en el propósito de forjar una relación de confianza en la que los intereses recíprocos contribuyan no sólo a acercar a nuestros pueblos, sino también a solucionar nuestras antiguas diferencias", dijo ante el plenario del Congreso. Esa "buena vecindad con todos es una virtud que debemos cultivar", pidió. Valoró asimismo el apoyo "sin reticencias" de la comunidad internacional "al proceso de cambio en Bolivia". Rodríguez, que asumió el 9 de junio último en medio de una profundad crisis política y social tras la renuncia del presidente Carlos Mesa, destacó que la principal obra de su gobierno fue la celebración de elecciones generales en diciembre último.

"Nada hizo cambiar al gobierno la decisión y el mandato de convocar a elecciones generales, libres e imparciales, unas elecciones históricas, no sólo en términos de participación ciudadana, la mayor en los últimos tiempos, y la inédita elección de prefectos, sino de sus resultados", afirmó.

El gobernante saliente recalcó la importancia de instalar una Asamblea Constituyente y abrir el proceso de autonomías regionales. "La concreción de la Asamblea Constituyente y el referendo autonómico configurarán los pilares fundacionales de un gran pacto social del que emergerá la nueva Constitución remozada que trasunte las esperanzas, las frustraciones, las aspiraciones de dos siglos de lucha permanente por la libertad, la justicia y la independencia", demandó.

Al cabo de más de siete meses de mandato, Rodríguez exaltó la buena salud de la economía, expresada en la reducción histórica del déficit fiscal al 1,6% del PIB, el aumento de las reservas internacionales (a poco menos de 1.500 millones de dólares) y "un crecimiento en la inversión pública ejecutado en un porcentaje superior al 100% del presupuesto aprobado". La economía boliviana registró en 2005 un crecimiento de casi 4 puntos del PIB, de 9,3 millones de dólares, lo que "revela una estabilidad económica que debe preservarse como patrimonio de Estado", arengó.

Tras siete meses de mandato, Rodríguez, quien presidía la Corte Suprema de Justicia, aseguró que hoy Morales y él coinciden en que el país "ha cambiado y se encamina hacia mayores transformaciones". En su opinión, este vuelco experimentado por el Estado se debe a la recuperación de la confianza en la democracia. Agregó que entre los retos de la próxima administración figuran: la continuación del saneamiento de la propiedad agraria, la renovación del sistema de justicia y, principalmente, la superación de la pobreza y la desigualdad, y procurar un sistema educativo y sanitario más justo.

Tras finalizar su paso por la primera magistratura de Bolivia, Rodríguez regresa a su antiguo cargo en la Corte Suprema de Justicia.

Chávez pide apoyar a Morales, alerta a "imperio norteamericano"

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llamó el domingo a los bolivianos a apoyar y a unirse en torno al nuevo presidente de Bolivia, Evo Morales, y a estar alerta ante la posibilidad de que el "imperio norteamericano" trate de sacarlo del poder.

Chávez denunció este mes que Estados Unidos ya debe haber iniciado una conspiración contra el gobierno del primer presidente indígena boliviano y reiteró que Venezuela respaldará a Bolivia ante cualquier ataque. "Yo lo que estoy es sólo lanzando como el alerta para que el pueblo boliviano esté alerta para que el imperio norteamericano no vaya a tratar de hacer más nunca lo que en Venezuela hicieron apenas hace cinco años", dijo el mandatario el domingo en La Paz.

Chávez, quien se prevé firme el lunes varios acuerdos de cooperación con Bolivia, alabó al nuevo mandatario al que ha ofrecido todo su respaldo. "Evo sabe lo que tiene que hacer, tienen ustedes un presidente sabio, tienen ustedes un presidente con los pantalones bien puestos, tienen ustedes un presidente valiente, que sabe lo que tiene que hacer, apóyenlo, únanse a él," dijo. El presidente dijo que al leer la prensa boliviana percibió que hay sectores que buscan debilitar a Morales. "Uno lee ya el veneno en algunos comentarios, las fuerzas que empiezan a tratar de debilitar el poder del pueblo, tratar de dividir, tratar de menospreciar a Evo, tratar a veces de ridiculizarlo. Apóyenlo porque él encarna la esperanza más grande que este pueblo tiene", dijo.

Evo Morales confiesa sus sueños

Rueda de prensa exclusiva con los periodistas cubanos acreditados para los actos de asunción presidencial.

Por María Julia Mayoral, desde La Paz. Diario Juventud Rebelde, La Habana.

"Tengo muchos deseos de ser el mejor presidente de los bolivianos —digo esto por primera vez—; solo pienso en mí personalmente cuando estoy en la cama, despierto o durmiendo, preguntándome cómo podré lograr ese objetivo, que es mi gran misión en estos momentos".

Evo Morales Ayma, quien este domingo asumirá oficialmente su cargo al frente del ejecutivo de la nación andina, se lo confiesa a los periodistas cubanos que desde hace varios días reportan desde esta tierra sudamericana los acontecimientos relacionados con la histórica victoria electoral escenificada por los bolivianos.

El voto del pueblo, dice Evo, me hizo casar con Bolivia, y, para la cultura amerindia, cuando uno se casa es para servir a la mujer.

Vestido con su habitual chompa a rayas, de carácter afable y hablar pausado, Morales acepta conversar de disímiles temas con el equipo de prensa escrita, televisión y radio de la Mayor de las Antillas, que llegó a La Paz el pasado 18 de enero. Nos recibe en el comedor de su casa, un recinto de tamaño reducido donde una mesa ovalada ocupa casi todo el espacio, donde no hay ningún tipo de lujos, como mismo sucede en el resto del inmueble.

Según comenta, después de su reciente gira internacional, se ha convencido de que quien ocupe el cargo de Presidente está en la obligación "de hacer buenos negocios para su país, y en Bolivia los vamos a hacer recuperando los recursos naturales".

Para que le vaya bien en sus nuevos empeños, asegura que piensa "en la Pachamama, nuestra Madre Tierra, en nuestros dioses, y en mis padres, que en paz descansen".

Los primeros pasos en su gobierno, afirma, serán agradecer al pueblo boliviano "por ese apoyo digno, honesto, sano en las urnas, donde demostró su vocación democrática, sus deseos de cambiar a nuestra Bolivia mediante una revolución democrática y cultural".

Por tanto, comenta, entre las acciones iniciales estará la conformación del nuevo equipo de trabajo en el ejecutivo, capaz de enfrentar no solo los problemas económicos, sino también la necesaria refundación de la nación por medio de una Asamblea Constituyente.

La ley de convocatoria para realizar ese proceso, indica, debe ser aprobada en los primeros días de marzo, y de esa forma garantizar que el 2 de julio puedan elegirse los constituyentes, para luego instalar la Asamblea Constituyente el 6 de agosto, el Día de la Patria, en Sucre, la capital histórica de Bolivia.

Estamos apostando al cambio en lo político y en lo económico para poder resolver importantes problemas sociales como la falta de salud y educación, recalca el líder del Movimiento al Socialismo (MAS). Hemos visto, dice, la solidaridad de muchos gobiernos y pueblos; con la ayuda de Cuba y Venezuela vamos a erradicar el analfabetismo, y está también el acuerdo con España que condonará la deuda bilateral.

Para el éxito del proceso constituyente, informa, queremos empezar una campaña de documentación; "lamentablemente hay muchas familias sin documentos, sin identificación, y para esta labor vamos a contar con la experiencia del gobierno venezolano".

En salud, también habrá acciones inmediatas: hay una decisión unánime de organizar brigadas, como especies de hospitales móviles, con la idea de llegar a las comunidades campesinas y a los barrios urbanos para ayudar a la gente pobre. En estas cuestiones, agrega, merece distinguirse el otorgamiento de becas por parte de Cuba para que jóvenes bolivianos puedan estudiar Medicina.

Retos

Para Evo Morales, entre los principales retos del nuevo gobierno estará la captación de recursos económicos con destino al presupuesto nacional, pues de lo contrario sería muy difícil avanzar en las cuestiones de educación y salud. "Si hallamos la colaboración de otros países en el tema financiero, serán bienvenidos, pero sobre todo queremos contar con la experiencia de Cuba y Venezuela, que erradicaron el analfabetismo y han encontrado soluciones a problemas sociales como los mencionados".

Queremos en Bolivia, asegura, médicos que cambien de mentalidad; algunos de los que hoy atienden a nuestra gente quieren clientes, no pacientes. "Necesitamos médicos con vocación de servir a la sociedad, de salvar a muchas personas carentes de posibilidades económicas para acceder a las clínicas y a los hospitales. Estamos seguros de que la salud debe ser un servicio público y no un negocio privado".

Es cierto que el hoy Presidente de Bolivia recogió de niño los restos de frutas tirados a la carretera por los pasajeros de un ómnibus interdepartamental, y que entonces dijo al padre: un día viajaré en la flota (de buses); y que otra vez le anunció a su progenitor: un día no iré detrás de las llamas, sino delante de ellas: sueños de la infancia vividos en la adultez.

"Eso fue en 1971, recuerdo que había sequía en el altiplano, y cuando falta la lluvia o vienen las granizadas, las heladas, no hay producción en los campos. Mis padres tenían solo una bolsa de maíz para darnos de comer en el desayuno, el almuerzo y la comida".

La precaria provisión estaba acabándose y el padre decidió marchar con la llama para buscar más del grano, debía alimentar a la familia y ayudar a los vecinos; "él era una persona muy solidaria, por su ejemplo aprendí a valorar la ayuda a los demás. A veces hasta le ‘robaba’ a mi madre para poder ser solidario con los tíos, con la comunidad, porque era lógico que mi madre fuera más apegada a cuidar su pequeña economía para bien de nosotros".

En esa marcha en busca de maíz, "pasé por la zona de Confital, por el camino departamental entre Oruro y Cochabamba, tenía 12 ó 13 años, estaba cansado de caminar — llevaba como tres semanas de andar por aquellos parajes— y vi las flotas, todavía esa vía no tenía pavimento, era de tierra. Los pasajeros iban botando cáscaras de naranja y de plátano, y yo recogiéndolas para comer". "Ahora cada semana paso en avión tres y cuatro veces por esa zona donde caminé detrás de 50 llamas. Ya con anterioridad, al ser dirigente sindical del trópico de Cochabamba (del conocido como movimiento cocalero), marché por esas tierras en varias oportunidades, pero delante de miles de compañeros dispuestos a pelear por las reivindicaciones económicas y sociales, la dignidad, la soberanía de nuestro país. Pero aún en aquellos tiempos nunca había pensado en ser candidato ni presidente".

Esas marchas, afirma, ya acabaron, por lo menos no las habrá para luchar por las reivindicaciones, porque no hará falta. "Las nuevas marchas serán para defender la soberanía si hay amenazas y sabotajes del imperio; además, podrá haber grandes concentraciones para expresar solidaridad con otros pueblos".

Evo admite que sus sueños de muchacho fueron muy reveladores. Soñó que estaba volando sobre un cerro, y el padre al interpretar la pesadilla le contestó: "Vas a ser un gran hombre en la vida, vas a ser respetado y para eso tienes que respetar a mayores y a menores".

Si he llegado hasta aquí, comenta Evo, ha sido por el respeto a los demás; con él me gané la confianza de muchos al iniciar las luchas sindicales, y el respeto ha sido fundamental para llegar a donde estoy hoy.

Aunque este domingo asumirá oficialmente el cargo de Presidente de la República, dice que seguirá siendo el mismo. "La Presidencia será circunstancial para el compañero Evo, conocido por su resistencia contra las políticas neoliberales; su lucha a favor de las reivindicaciones será eterna, por eso las seis Confederaciones de Cocaleros del Trópico aprobaron en su reunión que yo siga siendo el compañero Evo dentro de ellos, y me alegra mucho ese acuerdo".

He sido un poco cuestionado por la forma en que visto, comenta; pero "entiendo poco de cuestiones protocolares y formales; soy como soy y seré como soy".

Lo que más aprecia de los seres humanos, explica, son sus sentimientos de solidaridad y reciprocidad, su afán de luchar contra las injusticias. Los recursos, opina, tienen que ser bien distribuidos y eso depende de cómo los dirigentes diseñen políticas económicas.

Esas nuevas políticas, recalca, tienen que ser distintas a las aplicadas hasta ahora en muchas partes. Cuando se privilegia la concentración de capital en muy pocas manos, no hay soluciones para el pueblo, ni en Bolivia ni en ninguna otra parte del mundo, asegura.

Tiempos de cambio

La rebeldía que se basa en la valentía de los pueblos de América Latina define los tiempos que vivimos, advierte Evo. "Ellos le perdieron el miedo al imperio. Amenazas, chantajes y condicionamientos que vienen de la Casa Blanca, no han faltado". En 2002, ilustra, el entonces embajador de Estados Unidos, Manuel Roche, decía: No voten por Evo Morales; si él sale Presidente, vamos a cortar la ayuda económica; y en estas últimas elecciones hubo tres amenazas. Afirmaron que si el nuevo gobierno cambia la política sobre la coca, no recibirá ayuda económica, que si no aprueba la inmunidad para los soldados y otros ciudadanos estadounidenses, también habrá recortes de la ayuda económica. La última de esas amenazas, recuerda, fue: Si Evo gana, va a haber conflictos con la votación, prepárense; les advertía EEUU a sus funcionarios diplomáticos aquí.

"Todo orientado a amedrentar a los ciudadanos votantes, eso fue lo que llegó de la embajada de Estados Unidos", y los representantes del modelo económico neoliberal boliviano tampoco se quedaron atrás, "hasta el último día nos hicieron la guerra sucia, con base en la mentira, querían desprestigiarme; por eso pienso que hay rebeldía en los pueblos de este continente, que han perdido el miedo al imperio, que es lo más importante para liberarnos".

Los levantamientos —sean sindicales, sociales, electorales— son hechos muy positivos para la lucha por la segunda y verdadera independencia de América Latina, subraya.

Esas fuerzas sociales, pondera, son el ejército de la liberación nacional, y es importantísima la unidad de los pueblos. En Bolivia, aprecia, hemos logrado unirnos, y hoy el MAS parece como si fuera la confederación de los movimientos sociales en nuestro país, pero tenemos que seguir profundizando esa unidad.

Si se piensa en una integración real de Nuestra América, para beneficio de los pueblos, basada en la solidaridad y la cooperación, en opinión de Evo Morales hay que pensar profundamente en los recursos naturales, los cuales deben ser la base para un nuevo orden económico en Latinoamérica.

"Debemos impulsar que las empresas estatales sean dueñas absolutas de esas riquezas, pues si no hay soberanía en ese sentido, difícilmente podremos llegar a la integración". Cuando se carece de ese dominio, opina, no hay posibilidades de conseguir cambios en la estructura económica de la región. Puede haber empresas privadas, advierte, pero los recursos naturales tienen que estar bajo el control del pueblo, del Estado.

"Ojalá un día, y lo más pronto, Latinoamérica o Sudamérica tengan su propia moneda y haya cierto equilibrio entre los pueblos de las distintas naciones. Es algo todavía un poco difícil, pero tarde o temprano tendremos que llegar a la unidad, pues es la única forma de frenar la voracidad del imperio".


Descarga la aplicación

en google play en google play