Escúchenos en línea

Gobierno desata represión
y despide a doce médicos

None | 23 de Enero de 2006 a las 00:00

FETSALUD, que agrupa a unos 22.000 trabajadores de todas las ocupaciones del sector, se mantiene fuera del conflicto en "atención a una solicitud del gremio médico", señaló Porras. Pero "los despidos nos obligarían a meternos con toda la fuerza" como FETSALUD, apuntó Porras.

"A esto hay que darle una salida y tiene que ser integral porque está el problema de los médicos, pero está el problema de las enfermeras, de las auxiliares, de los compañeros de limpieza, es decir, de todos los trabajadores de la salud y esto tiene que salir una salida integral y tiene que ser sin represión", insistió el doctor Porras.

El doctor López dijo que "la huelga se ha fortalecido, y la patronal se ha debilitado". Consideró que las autoridades recurrieron a medidas de fuerza y de presión "para obligarnos a negociar el reintegro de los despedidos y que nos olvidemos del objetivo principal que es el salario".

La ministra de Salud, Margarita Gurdián, confirmó los despidos. "Estamos actuando de conformidad a lo que establece el Código Laboral y por eso hemos autorizando esos despidos", dijo Gurdián. Justificó la decisión en que "nunca ninguna huelga médica ha cerrado las emergencias. Para nosotros eso es sumamente grave". No obstante, Gurdián llamó a los huelguistas a reincorporarse a sus labores.

"Nuestro objetivo es que la gente llega a nuestras unidades sea atendida, ¿por qué llegamos a esta situación? Porque los médicos en vez de seguir en la negociación, en la comisión técnica de política salarial, empezaron a cerrar las emergencias el miércoles pasado y nosotros como MINSA no podemos negociar la atención por las emergencias, nunca una huelga médica en la historia de Nicaragua ha cerrado emergencias", insistió Gurdián.

La ministra instó a los dirigentes del gremio a iniciar una discusión sobre una política salarial en el sector para solucionar el problema. También anunció que el MINSA convocará a "un foro para trabajar en conjunto una política salarial" que ayude a resolver el conflicto.

Por su parte, el presidente Enrique Bolaños reiteró este lunes que no autorizará nuevos reajustes para médicos ni para maestros, que también han amenazado con huelgas, ya que ello pondría en riesgo el programa económico con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Bolaños advirtió que no accederá a los reclamos salariales porque ello significaría "romper los acuerdos" con el FMI. Ese organismo acaba de aprobar una extensión del programa económico con Nicaragua que este año permitirá desembolsar 230 millones de dólares en préstamos. Si el país no cumple sus compromisos, "nos vuelven a cortar" el financiamiento, dijo Bolaños.

Tras recibir las notificaciones de despidos, los dirigentes del paro dijeron que no aceptan la resolución del MINSA, desconocen a la Ministra Gurdián como interlocutora, y confirman que seguirán al frente del paro en todos los hospitales del país. Los médicos advierten además que sólo negociarán cuando sea el propio presidente Enrique Bolaños quien encabece la delegación oficial para darle una solución a sus exigencias de incremento salarial.

El presidente de la Federación, Elio Artola, insistió en que la ministra "ha demostrado que no ha sabido resolver esta huelga, más bien ha entorpecido las negociaciones". Denunció que Gurdián amenaza con despedir a los galenos internos que apoyan las demandas, y con no permitir que se gradúen los médicos residentes que estudian distintas especiales en los hospitales y que respaldan también la huelga.

Mientras se agudiza el conflicto entre médicos y autoridades de salud, la población enferma y de escasos recursos resiente el rechazo cuando asiste a los hospitales. La huelga en la que participan unos 3,000 médicos comenzó el 14 de noviembre con una demanda de incremento salarial del 140%, que luego fue rebajada al 70% ante el argumento del gobierno de que no hay dinero para satisfacer sus reclamos.

La Sala Civil II del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), emitirá este martes a las nueve de la mañana su resolución sobre el recurso de amparo interpuesto por la Federación Médica, en contra de la decisión del Ministerio de Trabajo de declarar ilegal la huelga del sector. Gerardo Rodríguez, presidente de la Sala, dijo que la documentación está completa y que van a iniciar el trámite para emitir su resolución. Una fuente judicial dijo que de aprobarse, el amparo dejará sin efecto el despido de los doce médicos.

El Director Jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Bayardo Izabá, culpó de la crisis al Gobierno y al Fondo Monetario Internacional. "El gobierno se limita a alegar que no le da permiso el Fondo, que el FMI no quiere que el gobierno autorice aumentos más allá del 9% de la masa salarial de los trabajadores. Este tipo de afirmaciones y de argumentos no contribuyen a que haya entendimiento entre las partes y se le busque alguna salida", dijo Izabá.

A juicio del funcionario del CENIDH, hace falta un nuevo espacio de negociación. Si bien la demanda de los médicos es legitima, "también la atención al pueblo es legítima, una atención que ya deteriorada, aún antes de la huelga porque no hay medicinas, porque hay mala atención y hay negligencia médica; a eso se suma la huelga y la parte más afectada es la gente pobre que accede a los hospitales públicos".

La ONU respalda reclamos médicos, pero no suspensión total de los servicios

La Organización de Naciones Unidas (ONU) instó a los médicos y al gobierno a buscar una solución a la huelga que continúa hoy en los hospitales públicos, pese a las amenazas de despido contra los huelguistas. "Las demandas del personal médico a incrementar su bienestar económico y, en consecuencia, a mejorar su nivel de vida son justas", aseguran las agencias y organismos de la ONU con representación en Nicaragua en un pronunciamiento divulgado este domingo. El texto advierte, sin embargo, que la suspensión total de la atención hospitalaria decretada por los 3 mil galenos en 32 hospitales y 164 centros de salud para presionar al gobierno, "constituye una violación al derecho fundamental de asegurar la salud y la vida de todas las personas por igual".

El Pronunciamiento está firmado por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Las organizaciones del sistema de Naciones Unidas declaran su preocupación por la medida tomada por los médicos, "ya que se está impidiendo la atención normal en los servicios de emergencia, consulta externa y las cirugías programadas, con la agravante de que la mayoría de los pacientes que no están siendo atendidos provienen de segmentos poblacionales con bajos ingresos económicos".

En su lugar, la ONU insta a los más de tres mil médicos en huelga desde hace más de dos meses y al Ministerio de Salud (MINSA) a abordar las demandas en el marco de una política de recursos humanos y salarial. "La pretendida política debería incluir regulaciones a la carrera sanitaria y a los respectivos componentes de salarios, beneficios e incentivos para el sector", sugirió la ONU.

Sobre los huelguistas pesa ahora la amenaza del despido, luego de que el viernes pasado el Ministerio de Trabajo declarara ilegal el paro y les diera un plazo de 48 horas para deponer su actitud. "Exhortamos a los médicos y médicas a estar consciente de los riesgos de la suspensión total del servicio médico y su contradicción con el compromisos internacionales de derechos humanos vigentes", añade el texto de las Naciones Unidas.

La Federación Médica exige un aumento salarial del 70 por ciento, que les permitiría equiparar el sueldo a los del resto de sus colegas del istmo centroamericano. El MINSA alega por su parte que carece de fondos para satisfacer esa petición, ya que sólo dispone de menos de nueve millones de dólares para mejorar los salarios de los más de 24 mil trabajadores del sector. Ante la negativa del gobierno, los galenos decidieron cerrar desde el miércoles pasado las salas de emergencia de los 32 hospitales públicos del país.

Miguel Espinoza, secretario de organización de la asociación médica, dijo que seguirán negociado y buscarán apoyo legal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y de la Coordinadora Civil.

Mueren dos personas por falta de atención en hospitales

Notimex – Una anciana de 77 años y una bebé de dos meses de edad son las primeras dos víctimas indirectas del prolongado paro de médicos, quienes hace más de dos meses están huelga en busca de un aumento salarial. En ambos casos se habría presentado una presunta negligencia ya que las dos víctimas encontraron la muerte en busca de atención médica.

Una menor de dos meses habría fallecido consecuencia de un severo cuadro diarreico y de convulsiones luego que según su madre denunció, recorrió tres clínicas departamentales en busca de ayuda.

La madre, Mayra Montenegro de 17 años, afirmó que hubo negligencia entre el personal de salud en la ciudad de Jinotepe, Carazo, "que ni siquiera me dejaron pasar del portón aunque les explique que mi hija se podía morir".

El otro deceso fue el de Estela Espinoza, de 77 años, quien al parecer sufrió una fractura de fémur y politraumatismos ocasionados por la caída de una pared de su vivienda en un barrio de León Viejo, al noroccidente de la capital.


Descarga la aplicación

en google play en google play